Homenaje a Tomas Eloy Martinez en Eterna Cadencia

“Copypasteo” la invitación directo desde el blog de Eterna Cadencia:

El próximo martes, Leila Guerriero, Reynaldo Sietecase y Josefina Licitra participarán de una charla en recuerdo del imprescindible Tomás Eloy Martínez.

La cita es el 16 de febrero a las 19 en Eterna Cadencia, Honduras 5574. Con entrada libre.

Leila Guerriero es periodista. Ha colaborado con diversos medios de Latinoamérica y España, entre otros La Nación (Argentina), El país (España), Rolling Stone (Argentina), Letras Libres, El País (Montevideo). Participó, junto a otras escritoras y periodistas, en el libro Mujeres argentinas (Alfaguara, 1998). Publicó Los suicidas del fin del mundo (Tusquets, 2005) y el libro de crónicas Frutos Extraños (Aguilar, 2009).

Reynaldo Sietecase es escritor y periodista. Actualmente se desempeña en televisión en el programa Tres Poderes (América TV), en gráfica es colaborador permanente del diario Crítica y en radio conduce el programa Mañana es tarde (Radio del Plata). Es autor de Un crimen argentino, Las crónicas del viajero que huye, Bares, Pendejos y A cuántos hay que matar, además de una vasta obra poética.

Josefina Licitra es periodista y licenciada en Ciencias Políticas. Ha colaborado para numerosos medios de la Argentina (Clarín, La Nación, Perfil, Rolling Stone, Newsweek, Veintitrés, Noticias, entre otras) y del exterior (Interviú, El Mercurio, Etiqueta Negra, Gatopardo, Soho, Don Juan, El Malpensante, etc). Actualmente se desempeña como Redactora Especial en el diario Crítica de la Argentina. En 2004 ganó el premio CEMEX de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano en la categoría texto. En 2007 publicó el libro de crónicas Los Imprudentes. Historias de la adolescencia gay lésbica en Argentina (Editorial Tusquets, colección Andanzas). Asimismo, sus crónicas fueron incluidas en diversas antologías: La Argentina Crónica, En Celo, Crónicas de otro planeta. Las mejores historias de Gatopardo y Crónicas Filosas de Rolling Stone.

Anuncios
Homenaje a Tomas Eloy Martinez en Eterna Cadencia

Tomás dejó de escribir

TEM dejó de escribir. Anoche entre sollozos Gabriela Esquivada, su mujer, me transmitió la triste noticia.

Hoy volvió a pasar por mi corazón un encuentro que me cambió la vida.  Escribo ficción por Tomás Eloy Martínez.

Hace diez años, tuve la fortuna de participar de un taller organizado por la Fundación Nuevo Periodismo (la que dirige García Márquez).  El tema: ejercitarse en las técnicas de periodismo narrativo, la gran apuesta de los escritores, periodistas y editores que saben que lo más importante para un medio de comunicación sigue siendo, a pesar de las nuevas tecnologías, “contar bien una historia”. Era una gran oportunidad, al curso lo dictaba un gran maestro: TEM. Para mí, como para casi todos los periodistas de mi generación un ejemplo ético y profesional, además de un escritor extraordinario. Éramos doce periodistas: seis argentinos y seis de otros países latinoamericanos.

Durante esas jornadas, que se desarrollaron en un edificio de la avenida Libertador, TEM nos reveló algunos secretos del oficio de narrar, su apuesta personal para que el lector de los diarios se detenga en una historia y por no poder parar de leer “llegue tarde al trabajo o se le quemen las tostadas“.

Cada uno de nosotros tuvimos que desarrollar una historia con los parámetros del periodismo narrativo. Yo hacía años -desde 1991- que arrastraba el caso de un secuestro cometido en Rosario en 1980 y que terminó con un empresario disuelto en ácido sulfúrico. Me animé a escribirla allí. Recuerdo que el último día,  todos los participantes del taller tuvimos que leer nuestros textos. Al final de cada lectura, TEM hacía sus observaciones y correcciones. Cuando terminé de leer mi historia, me dijo: “Antes de hacerle mi devolución sobre la nota, quiero decirle algo: usted tiene allí una novela“. A mí el comentario me sorprendió pero me pareció desmesurado. Le contesté: “Es una buena historia pero no sé si es una novela” y el gran maestro replicó: “No dije que usted la pueda escribir, le digo que allí hay una novela”.

Salí del curso conmocionado. Sí TEM lo decía, tenía que intentarlo. Y lo hice. Finalmente esa historia fue el germen de mi libro “Un crimen argentino“. Tomás tenía razón. Escribo esto ahora que ya no volveré a hablar con él. Esta semana mi nueva novela estará en la librerias. Escribo ficción por aquella sugerencia.

Por suerte pude agradecerle muchas veces aquel empujón. Tanto como le agradecí sus libros -algunos memorables: basta nombrar Santa Evita o su última bella novela, Purgatorio – y, fundamentalmente, su manera de encarar el periodismo.

Como ocurre con los grandes escritores, sus libros quedan al alcance de la mano y del alma. Chau Tomás.

Tomás dejó de escribir

Tomás Eloy Martínez: maestro de reporteros

Se trata de un gran escritor y de un maestro de periodistas. Autor de novelas memorables como Santa Evita, La novela de Perón, La mano del amo o El vuelo de la reina.

TEM es un hombre de conocimiento generoso, así decía Borges que era Macedonio Fernández. Acaba de recibir el Premio Ortega y Gasset que otorga el diario El País de España. Lo califican como “maestro de reporteros” y es justicia.

Más allá del respeto que me genera su actividad, yo le tengo un cariño especial porque fue él quien me impulsó a escribir mi primera novela (Un crimen argentino). Durante un taller de periodismo narrativo, auspiciado por la Fundación de García Márquez, confeccioné un texto y cuando lo leí en la jornada final, TEM me dijo: “Ahí tiene una novela”. Abrumado le respondí que no sabía si era así, que era apenas una buena historia y él retrucó: “No sé si puede escribirla, pero tiene una novela”. Asumí el desafío y comprobé que efectivamente tenía una novela entre manos. Acaba de publicar Purgatorio, “su novela más literaria” y la editorial Alfaguara está publicando en una colección especial toda su obra.

Espero que disfruten esta charla que mantuvimos en la radio.

[audio:tomas-eloy-martinez-240409.mp3]

Audio gentileza Radio Del Plata (para descargarlo, hacé click derecho, y elegí “Guardar destino como”)

Tomás Eloy Martínez: maestro de reporteros