La vida sin Néstor

Cristina Fernández de Kirchner participa, por estos días, de la reunión del Grupo de los 20 para discutir el rumbo de la economía en el mundo y las posibles reformas del sistema financiero internacional. Pasado el breve luto que se impuso, la presidenta de la Nación asumió el desafío de gobernar sin su aliado incondicional y principal socio político. Aprovechó un par de actos formales para ratificar la dirección de su gobierno – “la profundización del modelo”, como gustan decir en el oficialismo. Dejó en claro que participará directamente en la construcción del armado político y fijará la estrategia electoral. Está claro que también asumirá los riesgos. Pero no sólo la presidenta sufre la ausencia de Néstor Kirchner, los principales dirigentes de la oposición también siente su falta.

Una foto en sepia. Las manifestaciones de pesar expresadas por miles de jóvenes y militantes por el deceso del ex presidente, impactaron de lleno en el ánimo de varios dirigentes del Peronismo Federal. El diputado Felipe Solá fue el primero en sincerarse. “La muerte de Kichner cambia todo”, dijo y agregó: “El que muere rodeado del pueblo por algo será, es así, es la verdad”. Sus frases generaron malestar entre los otros precandidatos: Eduardo Duhalde, Mario Das Neves y Alberto Rodríguez Saá.

Para colmo, cuando a instancias de Duhalde, elaboraron un documento ratificando sus diferencias con el gobierno el senador Carlos Reutemann –la figurita que mejor cotiza en el universo anti K– se negó a firmarlo. “Hay que desensillar hasta que aclare”, dijo el Lole sorprendiendo a todos al citar a Perón. En ese momento ya había decidido dar el portazo en el Peronismo Federal.

Duhalde contraatacó y anunció el lanzamiento de su candidatura para diciembre. Fue su manera de apurar a todos. Rodríguez Saá y Das Neves aseguran que siguen en carrera. Solá también. Pero el caso del ex gobernador bonaerense es diferente. Pasado el impacto personal que le provocó la muerte de Kichner  –tenía la misma edad y compartieron años de gestión– sus colaboradores ratificaron que no existen conversaciones con el oficialismo. Con todo, Solá es quien tiene más claro cuáles son los límites del espacio que integra. “Es una foto sepia y sin calor popular”, sintetizó un felipista al referirse al último cónclave del PJ disidente. En los próximos meses, estará expectante a la eventual aparición de lo que denomina “terceras opciones” entre el gobierno y el duhaldismo.

Córdoba y Santa Fe. El deceso del presidente del PJ movió el tablero político en el interior. El kichnerismo en las dos grandes provincias agrícolas del centro del país, era casi mala palabra después del irracional conflicto con las entidades del campo. Hasta hace un par de semanas, el Frente para la Victoria estaba obligado a jugar en soledad y con bajísimas chances electorales. Ahora todo cambió.

En Córdoba ya se habla de unidad. La idea es que todo el peronismo vaya a elecciones internas y que luego todos apoyen al ganador. La apuesta contaría con el aval de la presidenta y el okey de José Manuel De la Sota y del gobernador Juan Schiaretti. Los tres coincidieron en un acto en la planta de Renault junto a dirigentes locales del kirchnerismo. El peronismo de Córdoba apoyaría después, sin fisuras, la eventual candidatura a la reelección de CFK.

En Santa Fe se explora el mismo camino. Reutemann y Jorge Obeid, los dos ex gobernadores que tuvo el peronismo santafesino avalarían esa opción si los candidatos del oficialismo (Agustín Rossi y Rafael Bielsa) también lo aceptan. Todos saben que el peronismo dividido no es una opción seria para desbancar al socialismo de Hermes Binner

Adelante Radicales. El cimbronazo en el radicalismo no fue menor. Si bien, todos presentían que el vicepresidente estaría entre los más cuestionados durante el velorio en Casa Rosada, nadie imaginó que Julio Cobos sería el blanco central de la bronca. “Casi ni se acordaron de Duhalde y Clarín”, se lamentó uno de sus asesores. Los pedidos de renuncia que nacieron en los cantitos de la Cámpora se extendieron a algunos dirigentes de la UCR. Cada vez son más los que creen que el doble rol que juega Cleto pasó a ser contraproducente para el partido. El senador Ernesto Sánz está entre ellos.

Por su parte, Ricardo Alfonsín no está solo ni espera. Prepara su lanzamiento –postergado por la muerte de NK– para las próximas semanas. Tiene una carta fuerte para exhibir en la interna. Sólo si él es el candidato, el socialismo de Binner se sumará a un acuerdo electoral. El santafesino ya habría tomado la decisión. De esa manera, explican, consolida el acuerdo con la UCR en su provincia.

Para Elisa. La líder del ARI guardó silencio ante la muerte de su archienemigo. Sólo habló para lamentar el breve duelo de la presidenta. Fiel a su estilo, Carrió vaticinó que no darse más tiempo para asimilar el dolor puede traer consecuencias políticas e institucionales. El futuro electoral de la dirigente chaqueña es incierto. Las razones por las que se fue del Acuerdo Cívico y Social permanecen incólumes. Según reconocen en su entorno, en este momento, está más cerca de reeditar su candidatura presidencial que de cerrar algún acuerdo con radicales y socialistas. Por lo pronto, mantendrá el bajo perfil mientras da los últimos toques a un libro dónde expresará sus propuestas para el país.

Mauricio sigue igual. A pesar de la advertencia de Jaime Durán Barba, su principal asesor electoral: “Nadie le gana a una viuda”, Mauricio Macri no se baja por ahora de la candidatura presidencial. “No cambió nada”, dice. Este fin de semana viajará por el Chaco y Santa Fe en una nueva etapa de su raid proselitista. Sólo cambiaría de actitud si percibe que otro candidato, del peronismo a la derecha –el nombre soñado es Reutemann–, se presenta con posibilidades de derrotar al gobierno. En tanto sigue alentando a sus laderos: Gabriela Michetti y Rodríguez Larreta, en la pelea por su sucesión. Cuando llegue el momento, como Sumo Pontífice del PRO, se decidirá por quien esté mejor en las encuestas.

El gran ausente. El diputado, empresario de medios y millonario, Francisco De Narváez, brilla por su ausencia. Concurrió al velorio pero se mantuvo a prudente distancia. Está en su peor momento. Después de imponerse sobre Kichner dilapidó capital político y del otro a una velocidad vertiginosa. Amagó con su candidatura presidencial a pesar que la Constitución Nacional se lo impide. Luego volvió sobre sus pasos. Se acercó a Cobos, a Macri, a Reutemann y a Scioli, sucesivamente. La mayoría de los sondeos lo ubican lejos, en intención de voto, del actual gobernador bonaerense. Algunos de sus operadores lo abandonaron. En los últimos días, su principal movida política fue denunciar que el gobierno lo persigue.

Plante un Pino, pero ¿dónde? Después de la muerte de NK, Solanas se replantea su futuro electoral. Ir por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad o intentar la aventura presidencial. El primer escenario brinda más certezas. En especial ahora que el sueño de un frente progresista junto al socialismo y otras fuerzas de izquierda parece a punto de naufragar. Claro que están los que piensan que sólo su candidatura a presidente daría proyección nacional a la fuerza que lidera.

Hasta la irrupción de miles de jóvenes desfilando frente al féretro de Kichner, Proyecto Sur parecía la única fuerza que lograba atraer a la juventud. El cineasta coincide en algo con el gobierno: la militancia movilizada puede ser clave para ganar una elección.

Como en el gobierno, la oposición siente la falta de Néstor Kirchner. Lo explicó bien Jorge Asís: contra él, todos estaban mejor.

Nota: Esta es la versión completa del artículo publicado en Diario Z del 11 de noviembre de 2010

Anuncios
La vida sin Néstor

Réplica: "Un frente no tan amplio"

Un querido amigo me envió este artículo que contiene un análisis casi totalmente contradictrio con mi nota sobre la posibilidad de un Frente Amplio en Argentina. Con su permiso, y sin identificación a su pedido, lo sumo a la discusión.

“La razón, esa extraña sin memoria y sin herencia, que siempre quisiera recomenzarlo todo” Jean Guehenno

¿Que pasaría si un frente de izquierda y centro izquierda (sic) modelado en la imagen del Frente Amplio uruguayo se forma en la Argentina con vistas a las próximas elecciones?, se pregunta Sietecase. Pues pasaría que seria absolutamente funcional a la derecha y le dejaría el país servido al fascismo corporativista del neo-lopezreguismo encarnado en las figuras del Peronismo Federal que responden al patrón Magneto, y a sus aliados en la Sociedad Rural ,la Iglesia Católica, los multimedios monopólicos, los grandes grupos empresariales y el Partido Militar. Seamos honestos, la respuesta es simple, aunque la justificación a dicha respuesta sea mucho mas compleja y envuelva una falacia, que seria la formación misma de un frente de tales características con personajes cuyas ideologías lejos están de ser de izquierda o tan siquiera de centro izquierda.

Vayamos primero al objeto del deseo. ¿De que Frente Amplio hablamos? ¿De aquel circa1971 o de su aggiornada versión Pepe Mujica? ¿De aquel que nace de la experiencia de lucha de una guerrilla urbana como lo fue Tupamaros o de este de hoy en día que se esconde tras el secreto bancario, la sojerizacion del país y la impunidad a los militares torturadores y asesinos? ¿De aquel que nacía al calor de las luchas revolucionarias o de este que llega al gobierno bajo un manto de neoliberalidad en medio de un continente convulsionado políticamente por las experiencias venezolana y boliviana?

Creo que se habla del segundo y aun así, la composición ideológica, el pasado histórico y la práctica política de las figuras que menciona Sietecase (quizás con la honrosa excepción de De Genaro y de Martín Sabatella ,que ni siquiera es mencionado) hacen que su caracterización como de izquierda o centro izquierda sea, al menos, sospechosa.

En las democracias burguesas del capitalismo globalizado y periférico, la partidocracia es reina y señora, el voto es obligatorio pero no necesariamente útil o efectivo y la mayoría de las veces no se apunta al cambio del sistema sino a su perpetuación. Pero quien quiere ser optimista tiene el derecho a serlo y ver en los pequeños avances, pasos como de tortugas, luchas como de hormigas, un futuro mejor. Solanas-Carrio, Binner-Alfonsin, Juez-Stolbizer, Macaluse-Giustiniani o todas las formulas y contra fórmulas versas y viceversa que de estos nombres surjan no son la centro izquierda, menos aun la izquierda. Dejémonos de joder con fantasías. ¿Esta es la izquierda o la centroizquierda? No, no y no. No se que es la izquierda hoy en día ni adonde esta, pero seguro que allí en estas variantes electoralistas de la democracia burguesa, con estos personajes, no. Presiento, con dolor por la impunidad de la minería a cielo abierto, los índices truchos, los barones del conurbano, cierto sindicalismo residual, algunos impresentables y el enriquecimiento personal, presiento,decia, que, guste o no guste, por donde mas cerca anda hoy la izquierda o la centro izquierda es por los alrededores del proyecto K.

No quizás por la fulgurante conducción sino por esas segundas, terceras y cuartas líneas desde donde se intenta construir algo diferente, un país mejor digamos. Y sin entrar a discutir los aciertos y desaciertos-a algunos les alcanza con dolerles donde duele y admirar que los asesinos estén sentados en los banquillos o sean enviados a las prisiones, apoyar la Ley de Medios y la nacionalización de las AFJP, sostener una política exterior orientada al continente y no al imperio, aplaudir la asignación universal por hijo, los aumentos en las jubilaciones, el enfrentamiento con el poder omnímodo de la vieja oligarquía y la nueva sojagarquia, alegrarse por el matrimonio igualitario y la despenalización del consumo de drogas blandas, la purificación de la Corte,a algunos les alcanza, me incluyo entre ellos-de los dos últimos gobiernos, me sigo preguntando a quien favorecería la formación de tal Frente No Tan Amplio y me sigo respondiendo lo mismo. A los enemigos de siempre.

Y aquí entra en escena el factor mas poderoso de la oposición, el gran actor ya no tan en las sombras, léase la Patria Mediática, sus capangas, sus peones, sus patroncitos y sus mercenarios. Es casi una certeza que a esta gente, dueña de los medios de producción de ideas e imágenes, vería con mucha simpatía-como ya lo prueban las constantes visitas a sus lugares de predica de ciertos referentes principales de esta falsa izquierda o centro izquierda- la formación de un Frente como el planteado, porque seria totalmente beneficioso a sus intereses. Salvo la historia de los viejos periódicos anarquistas o de los periódicos y revistas partidarias de los diversos grupos de izquierda, hubo en la Argentina solo dos experiencias de periodismo grafico en donde la patronal no respondiese a los poderes fácticos, políticos o económicos de turno y ambos estuvieron ligados a las organizaciones armadas de los años 70. Uno fue el Diario Noticias, que respondía a la Tendencia y a Montoneros, el otro el Diario El Mundo, que respondía al PRT-ERP. En ellos pusieron la palabra, el cuerpo y en muchos casos la vida, periodistas y no tan periodistas tales como Rodolfo Walsh, Manuel Gaggero, Paco Urondo, Rodolfo Ortega Peña, Agustin Tosco, Miguel Bonasso, Martín Caparros, Horacio Verbitsky, Nicolas Casullo y tantos otros. También se podría agregar al mencionado dúo el primer Pagina 12, pero dejémoslo para otro día. Acepto que en una democracia burguesa el periodista no debe ser soldado de ningún poder pero también entiendo que en un determinado proceso histórico el soldado de un ejercito irregular o los militantes populares tienen el derecho a ejercer de periodistas, confundiéndose buenamente los roles y las funciones. Aquellos medios gráficos con predominancia en la formación de pensamiento de antaño han sido reemplazados por multimedios atontantes, cuyo poder de penetración y taladramiento de un pensamiento único es incomparable. Si pienso hoy por hoy en los soldados que produce la Patria Mediática, la imagen que se me viene a la cabeza es la de una caravana de tractores manejados por los Castro,los Tenembaun, los Majul, los Leucos, los Bonelli, los Morales Sola, los Van der Kooy, en fin, por los soldados de Magnetto, dirigiéndose a la Rural a escuchar los discursos de Biolcatti o Buzzi, los Cristos de la Diosa Soja, con Duhalde, Macri, De Narvaez, Sola y el Lole aplaudiendo para la galeria. Esta imagen conlleva en si misma connotaciones absolutamente pesadillescas.

Por una cuestión de sanidad mental, me resisto a considerar la idea, aunque mas no sea por solo un segundo, de que políticos como Carrio, Juez, Giustiniani, Stolbizer, Macaluse, Alfonsin o Binner puedan ser considerados de izquierda o aun de centro izquierda. El caso del PSP de Santa Fe es casi oligofrénico, porque han apoyado con su voto parlamentario legislaciones que se podrían considerar de avanzada-quizás por una cuestión de estrategia-pero a la hora de las alianzas, como ya lo demostraron en las ultimas elecciones con la formula Carrio-Giustiniani, estas se buscan en los sectores mas o menos reaccionarios de la partidocracia no peronista, quizás también por entender o temer a la base sojera del voto en esa provincia. Aunque con algunos aciertos de gestión, es difícil caracterizar de izquierda o centro izquierda a un partido nacido de las ideas de un estanciero, un partido que en los años de plomo usaba muy contento la muletilla del “por algo será, en algo andarán” y que después justifico el nacimiento y posterior crecimiento de la infame teoría de los dos demonios. El porque este partido no busca alianzas mas progresistas,incluso con los sectores del kirchnerismo con los que podría lograrlas ya que en la practica parlamentaria así ha sucedido, sigue siendo un misterio.

Con lo que vamos al particular caso de Pino Solanas y su Proyecto Sur. Coincidiendo con su énfasis primario en la critica a las multinacionales de la minería a cielo abierto y la sojerizacion desertificadora del país, creo que desde las elecciones del 2009, Pino ha hecho lo posible,y hasta lo imposible,por posicionarse a la derecha del kirchnerismo. Sus desesperadas tranzas por pequeñas migajas de poder parlamentario abandonando así toda integridad ideológica de la que hasta ese momento podría haberse jactado, su partidocracia a la antigua negando todo carácter de apertura movimentista a su proyecto, sus fotos con los dinosaurios de la derecha, sus halagos recientes a Carrio, su maquiavelismo inconducente, su falta de inserción a nivel nacional y su falta de experiencia en la gestión de la política burguesa, su paseo genuflexo por los recovecos del poder mediático, su negativa a acercarse a quienes como Sabatella presentan una oposición constructiva, su reconocida codicia y ambición personalista, su evitar tocar ciertos temas vaya a saber porque Nobles presiones, su negar las criticas internas y no tanto de militantes de su propio proyecto, son cosas todas que hacen que tanto su caracterización como su accionar político difícilmente puedan ser catalogados de izquierda o de centro izquierda. Mucho me temo que así como lo fue en el 2009 y lo es ahora, Pino y su Proyecto le son y serán absolutamente funcionales a la derecha y sus aliados, los mismos que el ,autoproclamadamente, dice combatir.

En definitiva, pienso, al contrario de Sietecase, que la construcción de un Frente Amplio a la Argentina seria un retroceso degradante en lo poco que se ha podido avanzar en los últimos 7 años, y seria, obvio decirlo, totalmente funcional a los intereses de los históricos enemigos del pueblo argentino. Alegraría solamente a quienes plantean el odio de clase ,el gorilismo en sus extremos mas decadentes, la vuelta al pasado de impunidad y unicato. Un Frente así, por estricta cuestiones de análisis de la coyuntura electoral de la democracia burguesa, solo lograría dejar la mesa servida a los buitres y nos mandaría para atrás varias décadas, mas cerca del basurero de la historia que de un futuro mejor y distinto.

Réplica: "Un frente no tan amplio"

Hipocresía made in Santa Fe

Varios colegas de mi provincia en defensa de los intereses corporativos de sus empresas, lanzaron la idea de que existe un acuerdo secreto entre Hermes Binner y el kirchnerismo.  No pueden tolerar que socialistas, Pino Solanas, Lozano y otros sectores de la centroizquierda -manteniendo sus críticas al gobierno- hayan decidio apoyar la ley de medios. Para los interesados en mi opinión aquí está la columna que hice para LT8 de Rosario.

[audio:rey-180909.mp3]
Hipocresía made in Santa Fe

Pino plantó un pinito

Nota: Las declaraciones de Pino Solanas no tuvieron mucha difusión. Las subo porque creo que valen la pena.

“Estamos en un momento político delicado que no admite la virulencia manifestada por la Mesa de Enlace que, por cierto, no representa a los pequeños productores de Pigué ni a los manzaneros de Famatina en crisis y conduce mal al sector al enemistarlo con el Estado en nombre de sus conflictos con el gobierno nacional. El productor debe preguntarse sinceramente quién es el ‘devorador fiscal’, si el Estado o las multinacionales exportadoras como Cargill o Bunge que estafaron al fisco y a los productores por 1.800 millones de dólares el último año y que se llevan todos los años un tercio de la renta agraria. Los beneficios que producen con su sudor muchos productores agrícolas pasan a los financistas y exportadores por complicidad del gobierno y de estas entidades rurales”, dijo el dirigente de Proyecto Sur desde España, dónde se encuentra participando de un encuentro de cineastas.
Luego advirtió: “La presión impositiva en Argentina según la propia OCDE es menor en más de 10 puntos al que existe en países desarrollados, por eso, no se trata de bajar esta presión que puede provocar un peligroso desfinanciamiento del Estado, sino de ver cómo se traducen esos ingresos en políticas reales y efectivas para mejorar la producción agropecuaria, para sacar de la emergencia a los 220.000 productores en crisis que no exportan y para reconstruir la infraestructura de transportes que abarate sus costos. No puede haber un solo productor que no exija la vuelta del ferrocarril”.
Además anunció la propuesta que llevará a la próxima reunión con el gobierno nacional: “Vamos a proponer la traza de un serio Plan Agropecuario Nacional que de respuesta a todas las regiones, asegure la diversificación agraria y la soberanía alimentaria; con juntas nacionales por producto, la implementación de medidas para restringir la concentración y extranjerización de la tierra y la puesta en marcha de obras hídricas en zonas de creciente sequía” y concluyó: “Necesitamos poner en función una política efectiva hacia el agro que haga viables las producciones de trigo, maíz, carne, leche, con el objetivo de terminar con la sojización del país y liberar a los productores de quienes concentran la comercialización de sus productos y los insumos que necesitan para producir.”

Pino plantó un pinito