Glifosato en el desayuno

La polémica la disparó un informe elaborado por el médico e investigador del Conicet, Andrés Carrasco.

Según su trabajo, el Glifosato, principal herbicida utilizado en la Argentina, puede tener consecuencias severas para la salud. Su estudio revela malformaciones en embriones marinos sometidos al producto.

Después de que Página/12 publicara la investigación, entrevisté al doctor Carrasco en Mañana es Tarde (Del Plata). Recibimos llamados y mensajes de ingenieros agrónomos, genetistas y algunas entidades empresarias vinculadas a la producción de Soja, cuestionando el informe con distintos argumentos. Algunos dijeron que el “glifosato es el menos nocivo de los herbicidas” (Ingeniero Julio Ferrarotti) y otros que se trataba de “una operación política contra el campo”. Mientras tanto Carrasco denunció presiones y hasta amenazas de muerte y recibió la adhesión de distintas ONGs.

Recién esta semana pudimos hablar con un funcionario de primer nivel del gobierno nacional. Para mí éste era un testimonio muy trascendente. Si el glifosato, que está autorizado por las autoridades sanitarias argentinas, es nocivo, debería prohibirse, y si no es nocivo, hay que aclarar las dudas lanzadas ya que se emplea en todo el país.

En definitiva, se trata de un tema de salud pública que debe ser resuelto y explicado.

El Ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, nos dio su opinión.  A pedido de algunos de ustedes aquí se reproduce la nota con Carrasco y la entrevista con el ministro Barañao, por gentileza de Radio Del Plata.

[audio:13-04-carrasco.mp3]

Carrasco (para descargarlo, hacé click derecho, y elegí “Guardar destino como”)

[audio:lino-11-05.mp3]

Barañao (para descargarlo, hacé click derecho, y elegí “Guardar destino como”)

Anuncios
Glifosato en el desayuno

Alfredo: ¿ángel o demonio?

NOTA: Escribí esta nota a pedido de la revista “C” del diario Crítica, se publicará el próximo domingo en el marco de una producción sobre los personajes del año. A mí me tocó Alfredo De Angeli.

-¿Vos sabés quién soy?

El hombre lanzó la frase cuando su entusiasmo se topó con la indiferencia de la mujer. Era de noche y, por azar, compartían ahora un viaje en el ascensor de un hotel de Rosario. Alfredo De Angeli no podía creer que la dama en cuestión, a la que había estado observando con atención en el lobby del hotel, no lo conociera. Su perplejidad tenía fundamento. Después del conflicto entre el gobierno y las entidades que representan a los productores del campo, su figura devino en ícono popular.

Lo saludan en la calle. Le dicen: “Alfredo no aflojés“. Lo reclaman todos los medios de comunicación y él aprendió que su presencia es garantía de buen rating. Lo veneran en la Sociedad Rural. Lo respetan y le temen en la Federación Agraria. Las madres le acercan a sus críos para que los bese. En el interior, si no llega a tiempo para hablarle a la gente los actos se suspenden. Hay empresarios que le aseguran movilidad y chacareros que le abren su corazón.

Cuando se movilizó por primera vez en 1997, para frenar remates del Banco Nación, Alfredo De Angeli nunca imaginó que alguna vez estaría tan alto en la consideración popular. A fuerza de organizar actos se convirtió en un especialista en cortes y protestas. Incluso estuvo preso varias veces por ejercer esa práctica en las rutas y caminos de Entre Ríos. Lideró el corte del puente internacional Gualeguaychú-Fray Bentos para protestar por la instalación de la pastera Botnia. Y después, como titular de la Federación Agraria Argentina de su provincia, se convirtió en el principal opositor a las retenciones móviles.

Su manera sencilla de hablar, sus modos campechanos, su vehemencia a la hora de defender sus ideas, le dieron un protagonismo superior al del resto de los dirigentes del sector. Nacido hace 52 años en la localidad entrerriana de María Grande, separado, con tres hijos y un hermano mellizo, De Angeli vive en pie de guerra.

Según sus apologistas, Alfredo es un patriota. Devolvió dinero que encontró en un maletín en plena crisis del 2001 y cuando le estaban por rematar el campo (“es honesto”, dicen). Se animó a enfrentar las cámaras sin un diente (“no le importa el aspecto personal”, dicen). Superó las operaciones que la SIDE tramó para perjudicarlo (“tiene un pasado intachable”, dicen). Sobrevivió a un accidente aéreo (“Dios lo protege”, dicen). Está dispuesto a volver a cortar las rutas (“No claudica jamás”, dicen). Y dicen más.

No faltan los que le vaticinan futuro político. Tal vez la gobernación de Entre Ríos o una banca de diputado nacional. Él lo niega pero deja una puerta abierta: “si el país me necesita, lo pensaré“.

Según sus críticos, Alfredo es un conspirador. Castigó con dureza a la Presidenta de la Nación y a los legisladores oficialistas cada vez que pudo, llegó a llamarlos ñoquis del gobierno (“Es golpista y antidemocrático”, dicen). En lo más caliente de la pelea con el kirchnerismo, aseguró que los chacareros estaban armados y dispuestos a resistir (“Es violento”, dicen). Aceptó que durante diez años fue colono de la familia Yabrán (“Tiene vínculos con la mafia”, dicen). Viaja en aviones privados y taxis aéreos (“Lo mantienen los oligarcas”, dicen). Llegó a hablar de una posible revolución social.

No son pocos los que creen que su estrella se apagará más temprano que tarde. En el gobierno lo comparan con Juan Carlos Blumberg y confían que su popularidad tenga la misma fugacidad que la del papá de Axel.

Por el contrario, Alfredo De Angeli siente que llegó al escenario nacional para quedarse. Entre otras cosas, para enfrentar a Néstor Kirchner a quien en el 2003 votó para Presidente de la Nación.

-¿Seguro que no me conocés?

La bella mujer meneó la cabeza y mintió con el gesto. Esto no lo sabe De Angeli hasta hoy, pero se había cruzado con la esposa de un funcionario y ésta aprovechó para golpear con su desinterés la vanidad de uno de los dirigentes más odiados por el gobierno nacional. Fue una modesta venganza.

Alfredo: ¿ángel o demonio?

Soja: condena o salvación / sigue el debate

Uno de los primeros post de esta página fue un artículo que me mandó mi amigo Pablo Robledo desde Londres, él es un crítico de los cultivos transgénicos. En la nota, el príncipe Carlos de Inglaterra, cuestionaba los cultivos manipulados genéticamente (“Si siguen con los transgénicos y piensan que eso va a funcionar a mi no me cuenten porque está garantizado que esto causará el mayor desastre ecológico de todos los tiempos” dijo. Y hay más: “las grandes corporaciones han estado conduciendo un gigante experimento con la naturaleza y con la totalidad de la humanidad,un experimento que ha tenido resultados desastrosos“) . Esto abrió un debate muy interesante que ya insumió más de cincuenta comentarios. Hice un pequeño recorte, a vuelo de pájaro de algunos comentarios (pueden ver todos en el post El príncipe contra la soja manipulada), simplemente para seguir la discusión de manera más visible. Gracias.

“El príncipe es un papanatas. La carrera contra el hambre se esta ganando por menos de una cabeza, se esta ganando por un hocico”. (Mariano T.)

“Creo que la soja transgenica en particular y los cultivos transgenicos en general dan una vuelta mas de tuerca a las modificaciones no solo del habitat ‘natural’ sino del habitus (bourdie) que incluye tambien al hombre”. (Jorge)

“Mira Rey desde que lo vi D’angeli ni se si se escribe asi pero me cayo como el traste y no se si ves viste o veras el informe de la liga pero ahora lo odio, hijo de puta “no se si esos agroquimicos hacen mal ” como no va a saber esta matando gente a su alrededor” (Miriam)

“Si el monocultivo fuera tan malo no comeríamos aceitunas ni tomaríamos vino. Hay viñedos y olivares que llevan centenares de años en el mismo lugar. Cada vez producen más y mejor gracias a la tecnología”. (Julio Ferrarotti)

“Un pueblo que se dedica a un solo cultivo se suicida” (Jorge)

“Monsanto no hace variedades de soja en Argentina. Tampoco vende semilla de soja en Argentina. En Argentina no se siembra solo un cultivo, ni tampoco la agricultura es la única actividad” (Ferrarotti)

“El papel del periodismo en Sojalandia fue patético y no escapaste a ello sino en algunas pocas ocasiones, si hubieran sido lo incisivos y sagaces que fueron con el gobierno (cosa que agradezco), con los patrones, rentistas…, nos hubiéramos ilustrado mucho más sobre la tasa de ganancias de estos señores llorones” (Eduardo)

“Tambien me pregunto, el dueño de las tirras no tiene derecho a la renta de su capital ..??? o debe vender sus tierras a los testaferros de los sindicalistas y comprar departamentos, porque los dueños de los Dtos si cobran renta y los duños de la tierra no tienen derechos” (Rubén)

“Hay una lucha de intereses muy grande detrás de la carrera tecnológica entre las multis europeas y las yanquis. Tampoco compres el discurso de las organizaciones ambientalistas. Muchas de ellas, y las más importantes, son funcionales interesadas en esa pelea” (Ferrarotti)

“Es razonable lo que decís, Julio, sobre los intereses de las multi. Lo que pasa es que el bombardeo de información es apabullante y los neófitos nos agarramos de donde podemos, y sacamos a veces conclusiones, basadas en la dinámica de la historia de la competencia capitalista, que en general ha sido a favor de los intereses de pocos y en desmedro de las mayorías del mundo”. (Eduardo)

Soja: condena o salvación / sigue el debate

El Príncipe contra la soja manipulada

Mi amigo Pablo Robledo me manda esto desde Londres. Lo aporto para sumar a una polémica que casi no se desarrolla en nuestras pampas: Hoy salió un reportaje exclusivo en el Daily Telegraph que fue levantado por algunos diarios como The Guardian y la BBC y cadenas. Es el Principe Carlos avisándole a la humanidad que “la adopción de cultivos transgénicos en la agricultura ha puesto al mundo en camino del desastre medioambiental más grande de todos los tiempos”.

“Si siguen con los transgénicos y piensan que eso va a funcionar a mi no me cuenten porque está garantizado que esto causará el mayor desastre ecológico de todos los tiempos” dijo. Y hay más: “las grandes corporaciones han estado conduciendo un gigante experimento con la naturaleza y con la totalidad de la humanidad,un experimento que ha tenido resultados desastrosos“.

Predijo también que millones y millones de pequeños campesinos de todo el mundo serán expulsados de sus tierras y terminarán viviendo en las villas miserias de las grandes ciudades por la acción de las corporaciones que plantan semillas y cultivos transgénicos”.

Aqui va el link por las dudas que quieras verlo, es tapa de hoy del Daily Telegraph
http://www.telegraph.co.uk/earth/main.jhtml?xml=/earth/2008/08/12/eacharles112.xml

Pablo publicó una nota en Crítica sobre este tema

El Príncipe contra la soja manipulada