Basta de abortos clandestinos

Ojalá ninguna mujer tuviese que abortar. Pero aquellas que deciden hacerlo no puede ser que se enfrenten a una situación que incluso pueda terminar con su vida. El 28 de septiembre es el Día de la Lucha por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe. El lunes 29 se organizó en Buenos Aires una marcha que unirá El Congreso de la Nación con la Plaza de Mayo, bajo la consigna  “Anticonceptivos para no abortar. Abortos para no morir”. La cita es a las 18. Abortar es una desgracia en cualquier caso. Una situación dramática que sólo la mujer que pasa por eso puede dimensionar con precisión. Es una verguenza social que además de vivir ese drama, las mujeres que llegan a ese momento sean consideradas delincuentes. Y más, en muchos casos, aquellas que no tienen recursos económicos, obligadas a interrumpir el embarazos en condiciones sanitarias deplorables. En muchos casos arriesgando sus vidas por el uso de métodos caseros.  Estos son algunos datos que obligan a abrir un profundo debate sobre éste tema:
En Argentina se realizan 500 mil abortos clandestinos por año, que ocasionan la muerte de más de 500 mujeres (algunos consideran que esta cifra es mayor),  unas 15 mil quedan con secuelas de salud. En América Latina, la cifra de muertes asciende a 5 mil por año. 800 mil mujeres de bajos recursos son hospitalizadas anualmente por complicaciones relacionados con abortos inseguros en América Latina. Es obvio que las que tienen recursos no viven esta inseguridad. Si querés más información sobre la campaña por la despenalización del aborto podés buscarla en  www.pyr.org.ar

Anuncios
Basta de abortos clandestinos