La Mafia en recesión

Hoy todos los diarios españoles dan cuenta de una cifra: 700.000.

Seguramente a muchos les habrá dado un escalofrío cuando desayunaban, es que el vicepresidente del gobierno Pedro Solbes reconoció ayer que esa es la cifra estimada de puestos de trabajo que se perderán este año en España. Con esto el desempleo (el paro, como le dicen aquí) llegará a fin de año a 16 por ciento.

La recesión es un fantasma que recorre Europa (perdón Marx) y junto al desempleo están al tope de las preocupaciones de los ciudadanos del viejo continente. A tal punto los ajustes están a la orden del día que se conoció en Italia, a través de una grabaciones de charlas entre líderes de la Mafia, que hasta la Cosa Nostra encaró una reducción de sus subsidios ilegales y sueldos de capos y sicarios. Sí, aunque no lo crean.

Los diálogos del jefe del poderoso clan palermitano Gaetano Lo Presti revelan que los capos reconocen que “estamos en una crisis” y hay que tomar medidas. Según la charla grabada los picciotto (mafiosos jóvenes) vieron reducidos, en algunos casos, sus sueldos de 1500 euros a menos de la mitad y lo mismo ocurrió con los más experimentados que cobraban hace dos años 3000 euros y ahora también recibieron la reducción.

También se quejaba de que el 75 por ciento de los ingresos se iban en “salarios”. Eso sí, a los capos no se les tocaron los ingresos, y menos a los que están presos.

Otra curiosidad: la asociación de comerciantes de Italia (Confesercenti) señaló que “la Mafia es la primera empresa del país”.  En conjunto la Cosa Nostra sicialiana, la Camorra napolitana, la Ndrangheta calabresa y la Sacra Corona Unita de Apulia facturan 130 millones de euros al año, el 6 por ciento del PBI italiano.

Anuncios
La Mafia en recesión