Preguntas sobre la sangre

Mariano Ferreyra tenía 23 años y desde su militancia política –equivocado o no– pretendía un país más justo. Una bala detuvo su sueño. Y mientras los asesinos gozan de amparo y los miserables de uno y otro lado tratan de sacar algún provecho político de esa muerte, vale la pena hacernos algunas preguntas:

-¿Por qué la democratización del modelo sindical argentino, a todas luces autoritario y violento, no está en la agenda de la política?

-¿Por qué nadie hace nada para detener la violencia intersindical? (Desde el 2006 murieron cinco personas y medio centenar resultó con heridas en enfrentamientos gremiales).

-¿Por qué José Pedraza, que participó activamente de la destrucción del Ferrocarril, sigue siendo el Secretario General de la Unión Ferroviaria? (Cabe recordar que fue menemista, duhaldista y hasta se dijo kirchnerista).

-¿Por qué sigue haciendo negocios con el Estado?

-¿Por qué, como muchos otros capitostes gremiales, es millonario?

-¿Por qué una dsiputa gremial, por salarios y reicorporaciones, se dirime en la calle y  no en el Ministerio de Trabajo?

-¿Por qué la Policía no logró realizar ninguna detención si estaba cerca del foco de la pelea?

-¿Por qué los barras bravas nutren a las fuerzas de choque sindicales?

-¿Por qué los dirigentes del Partido Obrero, el MRT, Quebracho y otras organizaciones  impulsan a los jóvenes militantes y estudiantes a concurrir a los conflictos gremiales aun cuando saben que habrá violencia?

-¿Por qué los alientan a la acción directa?

-¿Por qué los dirigentes troskistas argentinos siguen apostando a que “cuanto peor mejor”?

-¿Existe alguna relación entre el acto multitudinario y pacífico del viernes pasado en River con la violencia inusitada que terminó con la vida de Mariano Ferreyra?

-¿Por qué los Gordos de la CGT siguen dispuestos a defender sus privilegios a sangre y fuego?

-¿Por qué es tan fácil golpear o asesinar cuando se cuenta con amparo político o sindical?

Se podrían elaborar muchas preguntas más. Cada quien puede agregar las suyas.

El problema de Argentina no es la violencia, ni siquiera el delito o la corrupción que atraviesan a la sociedad. El problema de la Argentina es la impunidad. La impunidad es el karma nacional. La lacra a remover. El lastre que nos impide avanzar hacia un modelo pleno de justicia y libertad.

Es imprescindible que los asesinos de Mariano reciban el castigo que se merecen. Es necesario saber quienes y por qué volvieron a teñir de sangre las calles.

Anuncios
Preguntas sobre la sangre