Pino plantó un pinito

Nota: Las declaraciones de Pino Solanas no tuvieron mucha difusión. Las subo porque creo que valen la pena.

“Estamos en un momento político delicado que no admite la virulencia manifestada por la Mesa de Enlace que, por cierto, no representa a los pequeños productores de Pigué ni a los manzaneros de Famatina en crisis y conduce mal al sector al enemistarlo con el Estado en nombre de sus conflictos con el gobierno nacional. El productor debe preguntarse sinceramente quién es el ‘devorador fiscal’, si el Estado o las multinacionales exportadoras como Cargill o Bunge que estafaron al fisco y a los productores por 1.800 millones de dólares el último año y que se llevan todos los años un tercio de la renta agraria. Los beneficios que producen con su sudor muchos productores agrícolas pasan a los financistas y exportadores por complicidad del gobierno y de estas entidades rurales”, dijo el dirigente de Proyecto Sur desde España, dónde se encuentra participando de un encuentro de cineastas.
Luego advirtió: “La presión impositiva en Argentina según la propia OCDE es menor en más de 10 puntos al que existe en países desarrollados, por eso, no se trata de bajar esta presión que puede provocar un peligroso desfinanciamiento del Estado, sino de ver cómo se traducen esos ingresos en políticas reales y efectivas para mejorar la producción agropecuaria, para sacar de la emergencia a los 220.000 productores en crisis que no exportan y para reconstruir la infraestructura de transportes que abarate sus costos. No puede haber un solo productor que no exija la vuelta del ferrocarril”.
Además anunció la propuesta que llevará a la próxima reunión con el gobierno nacional: “Vamos a proponer la traza de un serio Plan Agropecuario Nacional que de respuesta a todas las regiones, asegure la diversificación agraria y la soberanía alimentaria; con juntas nacionales por producto, la implementación de medidas para restringir la concentración y extranjerización de la tierra y la puesta en marcha de obras hídricas en zonas de creciente sequía” y concluyó: “Necesitamos poner en función una política efectiva hacia el agro que haga viables las producciones de trigo, maíz, carne, leche, con el objetivo de terminar con la sojización del país y liberar a los productores de quienes concentran la comercialización de sus productos y los insumos que necesitan para producir.”

Anuncios
Pino plantó un pinito

Humor rural

El presidente de CRA Mario Llambías quiso hacerse el chistoso. El lunes pasado vivía un momento de euforia, unos mil productores aclamaban a la Mesa de Enlace en el predio de la Exposición Rural. Fue entonces que recordó la chicana de Néstor Kirchner quien, en pleno conflicto entre las entidades del campo y el gobierno, dijo que nunca recibiría a los “hijos de Martínez de Hoz”. La gente aplaudía. Y Llambías se sentía Charly García. Después de aceptar con reservas el convite a la Casa Rosada, hizo una reivindicación pública de José Alfredo Martínez de Hoz. Claro, fue un chiste. Aclaró que se trataba del fundador de la Sociedad Rural en 1866.

Llambías debería saber que ese apellido quedará para la historia marcado por el uso público que le dio el nieto del fundador de la rural, el José Alfredo que fue Ministro de Economía de la última dictadura militar. El nieto que el dos de abril de 1976 puso en marcha un plan que terminó por precarizar el empleo, destruir la producción nacional y endeudar el país.

Hace unos meses Hugo Biolcatti, el actual presidente de la Rural hizo un chiste sobre la posibilidad de una entrega anticipada del poder en la Argentina. La claque esa vez fue el doctor Mariano Grondona que de golpes sabe más que de etimología.

El gobierno de los Kirchner tiene infinidad de aristas cuestionables. Para criticarlo no hace falta convocar a los fantasmas del pasado, a menos que se crea que ellos son la mejor solución para el país. En ese caso no se trataría de ningún chiste.

Humor rural