Cambios

Guillermo Moreno

Después de 45 días de ausencia Cristina Kirchner volvió decidida a recuperar la iniciativa política que su gobierno había perdido durante el último año. A través del vocero presidencial anunció, en dos días, el cambio de gabinete más importante de toda su gestión.

La incorporación de Jorge Capitanich a la Jefatura de Gabinete; Axel Kicillof en Economía y, en especial, la renuncia de Guillermo Moreno revelan que la presidenta registró claramente el mensaje electoral del 27 de octubre pasado.

Es verdad que el kirchnerismo conservó las primeras minorías en ambas cámaras legislativas y que sigue siendo la primera fuerza nacional, pero igual de cierto es que sufrió durísimas derrotas en los cinco distritos más importantes del país. Y no sólo eso, apareció un candidato peronista con la fuerza necesaria como para disputarle poder.

La salida del poderoso y polémico Secretario de Comercio está ligada de manera directa al ascenso de Kicillof. Cualquier ministro de Economía con Moreno en funciones sólo podría ser medio ministro. Kicillof, el joven economista que tanto asusta a algunos voceros del establishment (no faltó quien lo acusó ante la televisión de marxista), será un fiel intérprete de lo que el gobierno llama “el modelo” pero necesita las manos libres para modificar políticas y rectificar errores.

Además de intentar cortar el drenaje de divisas, el año próximo Kicillof pondrá en marcha un nuevo índice de precios al consumidor. Esa instancia es incompatible con la presencia en el equipo económico del interventor del Indec, lo que terminó con la credibilidad de las estadísticas oficiales. Por otro lado, la Presidenta sabe que entre los votantes que le dieron la espalda al gobierno en las pasadas elecciones la preocupación por la inflación sólo compite en importancia con el temor a la inseguridad.

Con todo, Moreno no fue víctima de sus modos ni de las denuncias de la oposición o los medios (aunque muchos se quieran anotar esa cucarda). Su salida tiene más que ver con su fracaso a la hora de contener el aumento constante de los precios. Ni los críticos más tenaces del ex funcionario cuestionan su honestidad. Sí sus modos autoritarios y virulentos. Dentro del gobierno destacan su lealtad y su inagotable capacidad de trabajo. Pero a la luz de los resultados en las góndolas de todo el país, está claro que los formadores de precios nunca se asustaron demasiado de sus gritos.

El “Loco” Moreno, durante una década el funcionario preferido de Néstor y Cristina Kirchner, tendrá un premio consuelo: un par de años de tranquilidad como agregado económico en la Embajada Argentina en Italia. No será sencillo reemplazarlo. Se ocupaba de casi todo, incluso a costa de otros funcionarios: acuerdos de precios, defensa de la competencia, subsidios agropecuarios, política energética, mercado cambiario y comercio exterior. Funciones que el nuevo ministro no estaba dispuesto a cederle.

El reemplazo de Juan Manuel Abal Medina por Jorge “Coqui” Capitanich en la Jefatura de Gabinete también marca un cambio sustancial. El gobernador del Chaco –ahora en uso de licencia– tiene peso político propio. Goza de la confianza total de la Presidenta: fue el autor de los documentos más duros emitidos por el kirchnerismo en los últimos años en el seno del PJ y es director de la AFSCA, la autoridad de aplicación de la Ley de Servicios Audiovisuales. Obtuvo un amplio respaldo en las últimas legislativas en su provincia y no oculta sus aspiraciones políticas de cara al 2015.

Tiene experiencia en el cargo, ya lo ocupó en 2002 en la presidencia de Eduardo Duhalde, buen diálogo con los gobernadores peronistas y también con la oposición. Y un plus en relación a sus antecesores: es capaz de defender las políticas oficiales en cualquier escenario.

Los otros cambios van en el mismo sentido: Juan Carlos Fábrega pasa del Banco Nación al Banco Central en lo que parece una señal destinada a frenar la emisión y cuidar las reservas sin quitarle apoyo a la producción. En el Ministerio de Agricultura fue designado Carlos Casamiquela, un técnico (estaba al frente del INTA) que conoce muy bien el sector a diferencia de sus antecesores en el cargo. Habrá más nombramientos. Uno obligado es en el Ministerio de Salud por la salida, sin pena ni gloria, de Juan Manzur.

La Presidenta rearmó el gabinete para los últimos dos años de su mandato constitucional. Convocó a dirigentes con peso propio y les dio la misión de elevar el nivel de la gestión. Sabe que de los resultados obtenidos depende la supervivencia de su proyecto político. Como en el fútbol, sólo se mantiene inalterable a un equipo cuando gana.

Anuncios
Cambios

¿Es posible la unidad contra el narcotráfico?

Cocaina

Los principales referentes de la oposición fueron convocados a la Casa de Gobierno, a instancias de la presidenta de la Nación, para una reunión destinada a coordinar políticas públicas para enfrentar el narcotráfico. Hermes Binner, Ricardo Alfonsín, Mauricio Macri y Sergio Massa, entre otros, conversaron durante una hora con el Jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; el Ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo y el de Justicia, Julio Alak. En el encuentro acordaron conformar una comisión de expertos de todas las fuerzas políticas para que analice propuestas legislativas que faciliten la lucha contra el crimen organizado. Entre otras iniciativas se habló de crear fiscalías especiales dedicadas a la investigación de lavado de dinero y otros delitos conexos. Además el gobierno puso a consideración de los opositores la creación de un organismo de élite, una suerte de DEA argentina armada con participación de las provincias, e integrada por profesionales altamente capacitados e incuestionables para operar en la represión de las bandas que operan en todo el territorio nacional.

La información precedente es falsa. Tan falsa como indispensable. Pero ¿es posible un encuentro de esta naturaleza? Sin mínimos consensos y una acción coordinada de las fuerzas democráticas cualquier política dedicada a combatir a los narcos está destinada al fracaso.

El atentado contra la casa del Gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, marcó un hito en esa pelea que las bandas mantienen con las instituciones. El mensaje fue claro: “podemos con un gobernador, podemos con cualquiera”. Los destinatarios: funcionarios y policías honestos, fiscales y jueces eficientes, ciudadanos decididos a dar testimonio, la sociedad en general. Fue el hecho mafioso más grave desde el retorno de la democracia.

Las escenas de los últimos meses son contundentes y remiten a otras geografías del continente. Una ciudad como Rosario, de enorme crecimiento económico en los últimos años, bate el record de homicidios (215 casos en lo que va del año, la mayoría menores de 24 años). Asesinatos por encargo, ataques a concesionarias de autos de alta gama, guerras por el territorio de venta, niños reclutados para el delito, barras bravas comprando decenas de propiedades, inmensas sumas de dinero abonadas en efectivo, policías venales entregando información que compromete la vida de sus compañeros honestos, operativos antidroga truchos y complicidades en todos los niveles.

El fin de semana pasado, la jerarquía de la Iglesia Católica hizo público un documento en donde expresa su preocupación por el avance del tráfico de drogas. Los obispos aseguraron que se llegó a una “situación de desborde” y advirtieron, en forma dramática, que el país “está corriendo el riesgo de pasar a una situación de difícil retorno”. El documento asegura que “si la dirigencia política y social no toma medidas urgentes costará mucho tiempo y mucha sangre erradicar estas mafias que han ido ganando cada vez más espacio”. En la afirmación más política del informe, critican la acefalía en la Secretaría de Lucha contra el Narcotráfico, vacante desde marzo pasado, y la falta de radarización en las zonas de frontera.

Difícil no coincidir con el relevamiento de los religiosos. Los curas villeros, los maestros, los militantes sociales son testigos del tsunami que arrastra a chicos cada vez más chicos al consumo de paco y a las filas del menudeo narco en cada uno de los barrios más pobres del país. El resto del paisaje se completa con la corrupción de agentes de las fuerzas de seguridad. Los casos de Santa Fe y Córdoba así lo demuestran.

El Secretario de Seguridad, Sergio Berni, dijo coincidir con los obispos pero calificó el documento como tardío, “el problema del narcotráfico viene desde hace muchos años”. Luego aseguró, sin dar muchas precisiones, que durante 2013 detuvieron a “5700 narcotraficantes”.

El socialismo que gobierna Santa Fe cometió un error que ahora está tratando de enmendar: le cedió a la policía el control de la fuerza. Ese exceso de confianza facilitó los “negocios” y la corrupción. También desamparó a los buenos policías. Las investigaciones judiciales en marcha revelaron que en casi todas las bandas desmanteladas hasta ahora existía alguna vinculación con personal de seguridad. El ex jefe de la policía santafecina Hugo Tognoli se encuentra detenido, al igual que el comisario inspector Gustavo Pereyra, quien, según la investigación judicial, facilitaba información a los narcos. Algo parecido ocurrió en Córdoba. Una investigación sobre la conexión entre policías y narcos llevó al gobernador José Manuel De la Sota a relevar al Ministro de Seguridad de Córdoba, Alejo Paredes, y al jefe de policía, Ramón Frías. Según los especialistas esto apenas es el comienzo.

Pero plantear que los problemas se limitan a esas dos provincias, curiosamente no oficialistas, es un error o una estupidez. El conurbano bonaerense y los asentamientos precarios de la Capital Federal, son escenario de situaciones parecidas. Hay villas, como la 1.11.14 o Zabaleta que están controladas por los delincuentes. En Buenos Aires los episodios más graves estuvieron ligados a la producción de efedrina. Hubo tres homicidios mafiosos que todavía no fueron esclarecidos. También se detectó la presencia de narcos colombianos y se registraron vendettas y detenciones.

Muchas operaciones inmobiliarias se relacionan con el lavado de dinero. En Argentina casi no hay detenidos por ese delito y su represión le corresponde al gobierno nacional, así como la inexplicable laxitud de las fronteras. Buenos Aires se convirtió en un paraíso para los narcos con problemas en sus países de origen.

El enemigo está en las calles. Tiene poder y dinero ilimitado. Capacidad para corromper a quienes deben combatirlo. Sus principales víctimas son adolescentes. No se trata de un problema que corresponde a un gobierno determinado. Los narcos no discriminan. Más allá de las responsabilidades puntuales y los errores cometidos por cada administración en particular, la dirigencia política debe dejar de lado las mezquindades electorales y aceptar este desafío en conjunto. Si no pueden acordar presupuestos mínimos que garanticen eficacia en la lucha contra el narcotráfico, es que no pueden acordar nada. Y, en ese caso, alguna vez deberán rendir cuentas por haber faltado a un compromiso ético indelegable.

¿Es posible la unidad contra el narcotráfico?

equipo que gana, no se toca

La frase pertenece al mundo del fútbol y, a la vez, responde a la sabiduría popular. ¿Para qué hacer cambios cuando se viene de un triunfo? La presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el Jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, coincidieron en la cantidad de modificaciones en sus gabinetes. Sólo sumaron tres nombres a sus elencos ministeriales. Ambos privilegiaron la capacidad, la experiencia de gestión y, en especial, la lealtad. La distancia ideológica que separa a estos dirigentes no es obstáculo para la aplicación de un similar razonamiento político. Cualquier dirigente exitoso trata de ratificar su liderazgo y el rumbo político elegido después de recibir el respaldo popular.

La presidenta sólo movió las fichas obligadas. Se podría decir, por el perfil de los nuevos funcionarios, que CFK hace una opción preferencial por los profesionales jóvenes cada vez que debe sumar colaboradores. Juan Manuel Abal Medina, de 43 años, pasó de la Secretaría de Comunicación a la Jefatura de Gabinete. Si bien proviene del progresismo, militó en el Frente Grande, porta un apellido cargado de significado dentro del peronismo. Su padre fue un estrecho colaborador de Perón y su tío, Fernando, uno de los fundadores de Montoneros. Es un hombre formado en el ámbito académico y representa el cristinismo puro y duro. Reemplaza a Aníbal Fernández, quien por primera vez en diez años pasará a un segundo plano de la política. Casi un exilio dorado: allí podrá ejercer su filosa oratoria aunque lejos de “la cocina” del poder que tanto lo seduce.

Alfredo Scoccimarro fue el encargado de anunciar la conformación del nuevo gabinete casi como si se tratara de un mero trámite administrativo. Esa fue otra señal. El vocero presidencial es visto como uno de los eventuales reemplazos de Abal Medina en Comunicación. Un área clave, allí se deciden las estrategias comunicacionales del oficialismo y, nada menos, las pautas publicitarias.

En Economía el cambio de línea es más imperceptible todavía: Hernán Lorenzino fue promovido de Secretario de Finanzas a titular del Ministerio. Este nombramiento despeja especulaciones sobre cortocircuitos entre la primera mandataria con su vicepresidente Amado Boudou. El funcionario “rockero” no pasa por su mejor momento pero tampoco transita el desierto como apuntaron algunos medios. Deberá sí, superar el karma de los vicepresidentes. Más allá de la calificación “de concheto” que le disparó hace una semana y de cualquier interpretación interesada, hasta ahora la presidenta lo privilegió al elegirlo como compañero de fórmula, al designar a Lorenzino como su reemplazante y al impulsar a Roberto Feletti, otro colaborador de Boudou, como presidente de la Comisión de Presupuesto en la Cámara de Diputados. La confirmación de Diego Bossio al frente del Anses también fue una buena noticia para el ex Ministro.

Un día después de su nombramiento, Lorenzino anunció que la reestructuración de la deuda soberana –es un especialista en el tema– será una prioridad. Aunque no mencionó al monstruo, tal vez para no invocarlo, la lucha contra la inflación es el otro gran tema de su agenda. Todo con el telón de fondo de la puja salarial y las posibles consecuencias de la crisis internacional.

En Agricultura fue designado Norberto Yahuar, un patagónico que dejó a Mario Das Neves justo a tiempo. En una escena de peronismo explícito, este año enfrentó al gobernador de Chubut impulsando la candidatura del kirchnerista Carlos Eliceche. Se desempeñaba en la Subsecretaría de Pesca y reemplazará a Julián Dominguez, quien presidirá la Cámara de Diputados.

El resto, es el mismo equipo que saludó en el atrio ante el aluvión de votos del 23 de Octubre. Julio De Vido, a quien se sindicaba como número fijo para Economía, seguirá en su puesto y en la primera línea de muchos conflictos. Tiene a su cargo la relación con Hugo Moyano y la CGT, con los empresarios, con los intendentes y gobernadores, y el desmantelamiento de los subsidios. De Vido, junto a sus colegas Nilda Garré, Alicia Kirchner, Carlos Tomada, Florencio Randazzo y los secretarios Carlos Zanini, Oscar Parrili y Guillermo Moreno, conforman el centro operativo de la gestión.

En la mala costumbre de expresar noticias deseadas y no hechos reales, algunas usinas periodísticas y políticas daban por finiquitada la gestión del polémico Secretario de Comercio. Más allá de algunas barrabasadas que llevan su firma, la última fue el anuncio de una supuesta canasta navideña para cuatro personas al costo de cien pesos, Moreno está más firme que nunca. Si alguna vez emigra de su puesto será hacia un lugar mejor.

El sábado, la presidenta expondrá ante los legisladores su plan de gobierno. Tampoco allí habrá sorpresas. Defender “el modelo”, apostar a la diversificación productiva, alentar la innovación tecnológica, mejorar la educación, ampliar derechos sociales, restringir la venta de tierras a extranjeros, profundizar la integración regional, entre otros temas.

Finalmente le tomará juramento Julio Cobos. Más allá de la sinuosa figura del vicepresidente, a esta altura un cadáver político, eso es lo que corresponde. Y otra vez fue la presidenta la que puso las cosas en su sitio. Los alcahuetes y el fuego amigo serán inevitables en  el segundo mandato que comienza.

Los nombres de Mauricio

El Jefe de Gobierno porteño emprendió el mismo camino. A Macri no hay que explicarle el significado de una frase futbolera. El triunfo de su delfín en Boca ratifica su olfato. Cuando las cosas salen bien, sólo hay que cambiar lo justo y necesario. El peronista Emilio Monzó, quien fuera intendente de Carlos Tejedor y ex funcionario del gobierno de Daniel Scioli, ocupará el flamante Ministerio de Gobierno. El gesto hacia el peronismo no kirchnerista es claro. La carrera al 2015 ya comenzó. A cargo del Ministerio de Modernización del Estado, la otra novedad, estará Andrés Ibarra, ex gerente general de Boca y ex responsable de Infraestructura Escolar. Un hombre cuestionado pero de total confianza. De eso se trata.

El otro cambio es obligado: Carolina Stanley va a Desarrollo Social en reemplazo de la vicejefa de gobierno María Eugenia Vidal. La nueva ministra es hija del conocido banquero del Citybank. Está claro que Macri elige bien a las mujeres que lo acompañan: inteligentes, lindas, leales y ambiciosas. Después de proyectar a Gabriela Michetti al firmamento político nacional, ahora María Eugenia Vidal es la nueva estrella del gobierno porteño. Junto a Rodríguez Larreta y Monzó tendrá la misión de defender y explicar la gestión. El trío intentará mejorar la relación con el gobierno nacional. Todo un desafío.

Nota publicada en Diario Z, en su edición del 8.12.2011 – Ilustración: Juan José Olivieri

equipo que gana, no se toca