Humor rural

El presidente de CRA Mario Llambías quiso hacerse el chistoso. El lunes pasado vivía un momento de euforia, unos mil productores aclamaban a la Mesa de Enlace en el predio de la Exposición Rural. Fue entonces que recordó la chicana de Néstor Kirchner quien, en pleno conflicto entre las entidades del campo y el gobierno, dijo que nunca recibiría a los “hijos de Martínez de Hoz”. La gente aplaudía. Y Llambías se sentía Charly García. Después de aceptar con reservas el convite a la Casa Rosada, hizo una reivindicación pública de José Alfredo Martínez de Hoz. Claro, fue un chiste. Aclaró que se trataba del fundador de la Sociedad Rural en 1866.

Llambías debería saber que ese apellido quedará para la historia marcado por el uso público que le dio el nieto del fundador de la rural, el José Alfredo que fue Ministro de Economía de la última dictadura militar. El nieto que el dos de abril de 1976 puso en marcha un plan que terminó por precarizar el empleo, destruir la producción nacional y endeudar el país.

Hace unos meses Hugo Biolcatti, el actual presidente de la Rural hizo un chiste sobre la posibilidad de una entrega anticipada del poder en la Argentina. La claque esa vez fue el doctor Mariano Grondona que de golpes sabe más que de etimología.

El gobierno de los Kirchner tiene infinidad de aristas cuestionables. Para criticarlo no hace falta convocar a los fantasmas del pasado, a menos que se crea que ellos son la mejor solución para el país. En ese caso no se trataría de ningún chiste.

Anuncios
Humor rural