Los mineros invisibles


Sólo la muerte los rescata

Saben que en el olvido

crece el socavón más peligroso

“Yo te lo dije Juan

es bueno tener miedo”

Quemados

Asfixiados

Sepultados bajo toneladas de negrura

los mineros de Río Turbio

vuelven a la superficie

“Mirá por donde vas

movete con cuidado”

Con las manos curtidas

y las caras tiznadas

emergen de la tierra

cargando con sus penas

sus terrores

“Yo te lo dije Negro

no confiés en tu suerte

cavar tan cerca del infierno

debe tener su precio”

Ante ese desfile de espectros con linterna

las viudas no lloran

los niños no esperan

Ante su paso firme y sus canciones

El empresario ruin

El político infame

El dirigente cómplice

Como brasitas que arden

se pierden por el aire.

Nota: este poema fue publicado en el libro Hay que besarse más (Ediciones En Danza 2005). Hacía mucho que no posteaba un poema. Lo hago para celebrar que los 33 mineros chilenos encontraron una salida y también como denuncia a las pésimas condiciones en las que trabajan los mineros en toda América Latina. De paso aprovecho para contarles que la editorial que comanda Javier Cófreces (En Danza)  publicará una antología de mis poemas.

Anuncios
Los mineros invisibles