Macri: ¿es o se hace?

Preguntas. ¿Es ingenuo o soberbio? ¿No tiene suficiente experiencia o es un autista político? ¿Es víctima del gobierno nacional o es un incapaz?

Maurico Macri llegó al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en nombre de la eficiencia y la calidad de gestión. Prometió obras (diez kilómetros de subte, entre otras), diez mil viviendas (sólo hizo un diez por ciento), más y mejor educación (se sucedieron los conflictos docentes), mejores espacios públicos y seguridad (recién esta semana se lanzó la policía metropolitana después del escándalo del espionaje).

Es el hombre que votaron los porteños. El empresario que venía a adecentar el Estado y mejorar la calidad de vida de los porteños. El “transformador” que hizo “milagros” en Boca Jrs.

La esperanza blanca de la derecha republicana hace agua. Su popularidad cayó en picada. Sus socios se alejan.  De Narváez y Solá ya anunciaron que competirán dentro del PJ. Sus compañeros lo cuestionan. Gaby Michetti fue a pedirle disculpas a Bergoglio por la mala jugada de Mauricio con el matrimonio gay. Sus últimos tropiezos son reveladores. Las designaciones del Fino Palacios y de Abel Posse lo definen tanto como las salidas forzadas de ambos funcionarios. Tal vez Macri sea todo eso junto: ingenuo, soberbio, inexperto, autistas, víctima y un incapaz.

Anuncios
Macri: ¿es o se hace?