Éxtasis

Dicen que todos los caminos conducen a Roma. No lo sé. Hay que reconocer sí, que es una ciudad fascinante. Compleja y deslumbrante. Próxima por costumbre y por historia. Deslumbrante en su arte. Elijo El Moisés, lamento La Pietá (tras su blindex después del atentado que la dañó), celebro El Juicio Final y la Creación del Hombre en la Capilla Sixtina, pero reconozco que hay más. Otras imágenes secretas como la que se oculta al viajero poco atento en la pequeña iglesia Santa María della Victtoria. Allí se encuentra la estatua de Bernini, El éxtasis de Santa Teresa. Según Lacan si alguien quiere saber que es el goce tiene que mirar este rostro. Esta vez me fue esquiva, pero es mi regalo para ustedes desde la vieja capital del Imperio.

El éxtasis de Santa Teresa
El éxtasis de Santa Teresa
Anuncios
Éxtasis