Victoria y el juez

La chica de la foto es Victoria Montenegro. Estos días salió mucho por la tele. Nació el 31 de enero de 1976, tres meses antes del golpe militar. Sus padres fueron Hilda Torres y Roque Montenegro, militantes del ERP. Trece días después de su nacimiento, sus padres fueron detenidos y luego desaparecidos. Ella fue apropiada por el coronel Herman Tetzlaff, quien participó del asesinato de sus padres. Vivió gran parte de su vida convencida de que se llamaba María Sol Tetzlaff y que los planteos de las Abuelas de Plaza de Mayo y del juex de San Isidro, Roberto Marquevich, para que aceptara su verdadera identidad eran parte de un complot. Asegura que, a sugerencia de su apropiador, intentó perjudicar al juez. Estaba convencida de que, como le había explicado en su hogar, quería raptarla y perjudicarla. Con el tiempo comprendió la dimensión de su drama y recuperó su identidad. Esta semana declaró ante la justicia en la causa donde se investiga la existencia de un plan sistemático de robo de bebés. Allí habló sobre su paso por la justicia. Y recordó el papel del fiscal Romero Victorica y del ex juez Marquevich. Nunca había vuelto a hablar con el magistrado a quién en su momento intentó perjudicar y ahora reinvindica. En el programa Mañana es tarde volvieron a hablar después de aquellos encuentros dramáticos que mantuvieron en el juzgado. La nota es valiosa porque permite tomar conciencia del drama que se vivió en la Argentina. Se reproduce por gentileza de Radio del Plata en tres partes.

[audio:http://www.reynaldosietecase.com.ar/wp-content/uploads/2011/04/27-04-11-MARQUEVICH-MONTENEGRO-01.mp3%5D [audio:http://www.reynaldosietecase.com.ar/wp-content/uploads/2011/04/27-04-11-MARQUEVICH-MONTENEGRO-02.mp3%5D [audio:http://www.reynaldosietecase.com.ar/wp-content/uploads/2011/04/27-04-11-MARQUEVICH-MONTENEGRO-03.mp3%5D
Victoria y el juez

Fotos de la ausencia


María Irma Ferreira – María Susana Ferreira


Mario Eduardo Menendez – Luis María Pirro

Ausencias es un proyecto expositivo que partiendo de material fotográfico de álbumes familiares muestra diecisiete casos a través de los cuales se pone rostro al universo de los que ya no están: trabajadores, militantes barriales, estudiantes, obreros, profesionales, familias enteras; ellas y ellos víctimas del plan sistemático de represión ilegal y desaparición forzada de personas, instaurado por la dictadura militar argentina, entre 1976 y 1983.


Ciara Aiteman de Fink – Claudio Marcelo Fink


Roberto Ismael Sorba – Jorge Cresta – Azucena Sorba


Omar Darío Armestoy – Mario Alfredo Armestoy


Juntas. La típica foto de los años 70 con las chicas en el barrio.
Sola. La sobreviviente junto a lo que ahora es una pura ausencia.


Gustavo,Guillermo, Diego y Eduardo Germano.


Grupo de amigos en 1971. Hoy faltan dos.

Partí de una necesidad expresiva personal de ponerle presencia a la ausencia, pero al mismo tiempo de buscar aportar a la memoria“, señaló su autor, Gustavo Germano, fotógrafo radicado en España, cuyo hermano Eduardo fue secuestrado a los 18 años, en 1976.


Raul y su hemano Manuel con sus novias en 1973.


Laura con sus padres en 1976


Leticia Margarita Oliva – Orlando Rene Mendez
Playa “La tortuga alegre”, Concordia, Entre Ríos

Fotos de la ausencia

Los militares en la calle

Se podría presentar el tema diciendo así: Aunque usted no lo crea hay alguien en Argentina que quiere a los militares en la calle nuevamente. Pero no es para Ripley, después de la historia de sangre vivida en la última dictadura, no sólo la propuesta existió sino que cosechó adhesiones.

El ex presidente Eduardo Duhalde abrió las puertas de un debate durísimo. Propuso que las FA deben ser convocadas a luchar contra el delito “como en México y Brasil”. También dijo que el gobierno Kirchnerista “las humilla”. Esto generó el repudio de los organismos de derechos humanos. Hasta Macri se despegó de la idea. Pero también recogió adhesiones.

Más allá del cálculo político de la propuesta, aprovechar la preocupación por la inseguridad aún sabiendo que la participación militar en la represión de delitos  está prohibida expresamente por la ley de Seguridad Interior, la discusión quedó planteada.

En la radio logramos la opinión de la Ministra de Defensa Nilda Garré. Aquí está la nota.

[audio:nildagarre-260110.mp3]

Audio gentileza Radio Del Plata (para descargarlo, hacé click derecho, y elegí “Guardar destino como”)

Los militares en la calle

Memorias en la ciudad

memoriaMemoria Abierta y Eudeba invitan a la presentación del libro Memorias en la ciudad. Señales del terrorismo de Estado en Buenos Aires, que tendrá lugar el Lunes 31 de Agosto a las 18hs en la Sala F del Centro Cultural General San Martín (Sarmiento 1551, Buenos Aires).

Durante el evento Graciela Silvestri y Juan Carlos Romero comentarán este libro, que reúne información sobre 240 huellas del terrorismo de Estado en los 48 barrios de la ciudad.

Memorias en la ciudad. Señales del terrorismo de Estado en Buenos Aires incluye información sobre 202 sitios de homenaje y 38 lugares de detención ilegal a través de testimonios, fotos y mapas.

Esta publicación tiene el propósito de ofrecer al lector una serie de entradas para habitar y recorrer la ciudad de Buenos Aires de un modo reflexivo. Propone practicar un uso alternativo de los tránsitos urbanos: volver a destacar la historia suprimida en cada lugar donde la última dictadura militar condensó sus núcleos de diseminación del terror e intentar que esos rincones sean una ocasión para la memoria.

La topografía de las ciudades condensa capas superpuestas de memorias del pasado. Aunque no siempre visibles por el tránsito acelerado de la vida urbana, edificios, esquinas, baldosas, nombres de plazas y de calles cumplen su condición al mismo tiempo que señalan vacíos o buscan transmitir mensajes.

Las prácticas de rememoración de los ausentes se multiplicaron en los últimos años. Sus nombres se inscriben en las calles sobre soportes de variada índole por disposiciones estatales (nombres de calles, árboles y plazas), decisiones institucionales (nombres de aulas, auditorios, tribunas deportivas, pistas de atletismo y placas), e iniciativas populares (cambio de nombre a plazas, a calles, elaboración de baldosas).

Las 269 páginas que componen este libro están divididas en 9 sectores que describen 240 huellas del terrorismo de Estado en los 48 barrios de la ciudad. Incluye información sobre 202 sitios de homenaje y 38 lugares de detención ilegal a través de 34 testimonios del Archivo Oral de Memoria Abierta, 327 fotos y 63 mapas.

Memorias en la ciudad. Señales del terrorismo de Estado en Buenos Aires fue realizado con el apoyo de la Embajada de Holanda en Argentina y editado por EUDEBA.

Más información

Memorias en la ciudad

Ser periodista bajo el culto del miedo y la muerte

im_logo_ppalPego la gacetilla de Memoria Abierta:

“Ser periodista bajo el culto del miedo y la muerte es un ciclo que reflexiona sobre el ejercicio del periodismo durante la última dictadura militar argentina. Fue producido por The Freedom Forum, en el marco del proyecto Journalist Memorial, y por Un Ojo Avizor en los Medios .”

“Cada jueves publicaremos uno de los cuatro capítulos del ciclo que fue realizado para conmemorar a los 98 periodistas asesinados por la Alianza Anticomunista Argentina, conocida como la Triple A, y durante el gobierno de facto que tuvo lugar entre 1976 y 1983 en Argentina.”

“Creemos que las perspectivas de los 32 periodistas cuyas entrevistas integran esta colección (realizada en 1999) aportan a la profundización del conocimiento sobre el pasado reciente y contribuyen a promover el respeto por la libertad de expresión y de prensa.”

“Entendemos, al mismo tiempo, que este material enriquece los debates que están teniendo lugar sobre la vigente Ley Nacional de Radiodifusión (Ley 22.285 del año 1980) y sobre la propuesta para modificarla (Proyecto de ley de servicios de comunicación audiovisual -PDF).”

Más información y acceso al primer capítulo.

Memoria Abierta, Acción Coordinada de Organizaciones argentinas de Derechos Humanos, trabaja para aumentar el nivel de información y conciencia social sobre el terrorismo de Estado y para enriquecer la cultura democrática.
Ser periodista bajo el culto del miedo y la muerte

Ganaron ellos

La dictadura ganó su guerra contra el pueblo argentino. Es una falacia afirmar que el juicio a los comandantes y la presencia actual, lenta pero constante, de represores en el banquillo de los acusados indiquen un resultado diferente. El modelo económico anunciado por José Alfredo Martínez de Hoz el 2 de abril de 1976, una semana después del asalto al poder, está más consolidado que nunca. Los beneficiarios económicos de aquellos años de sangre, hoy son figuras respetables y sin pasado, tienen sus fortunas a buen recaudo y se espantan cuando les mencionan los crímenes del pasado.

En su formidable documento “Carta abierta a la junta militar”, escrito el 24 de marzo de 1977 al cumplirse un año del golpe, Rodolfo Walsh hace primero un implacable racconto de las atrocidades cometidas en un año: “Quince mil desaparecidos, diez mil presos, cuatro mil muertos, decenas de miles de desterrados son la cifra desnuda del terror. Colmadas las cárceles ordinarias, crearon ustedes en las principales guarniciones del país virtuales campos de concentración…”.

Pero después de esta descomunal denuncia, que incluye al detalle las ejecuciones y torturas, señala: “Estos hechos, que sacuden la conciencia del mundo civilizado, no son sin embargo los que mayores sufrimientos han traído al pueblo argentino ni las peores violaciones de los derechos humanos en que ustedes incurren. En la política económica de este gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria calificada”. Con la valentía y lucidez que lo convertirían de inmediato en un blanco móvil, Walsh hace una advertencia que no envejece. En los términos de Bill Clinton: “Es la economía, estúpidos”.

Su descripción del país diseñado por los militares parece una foto actual. “Basta andar unas horas por el Gran Buenos Aires para comprobar la rapidez con que semejante política la convirtió en una villa miseria de diez millones de habitantes”.

Walsh habla de barrios enteros sin agua potable, falta de luz, de trabajo. En la actualidad, según reconoció el gobernador Daniel Scioli, en esa provincia hay 400 mil chicos que no estudian ni trabajan. Faltan escuelas, viviendas y crece la inseguridad. Walsh advertía sobre la reducción del salario real (un 40 por ciento) y de la caída estrepitosa de la participación de los trabajadores en el ingreso (del 45 al 30 por ciento). La eliminación de delegados gremiales y activistas políticos fue clave para el éxito del plan de la dictadura. En 2009 el salario mínimo no alcanza a cubrir la canasta básica y la participación de los asalariados en la torta de ingreso ronda el 23 por ciento.

La dictadura terminó con la sustitución de importaciones, desmanteló el aparato productivo y el Estado se retiró de áreas clave de la economía. En relación al perfil productivo, tres décadas después, el país es el mismo. Seguimos vendiendo básicamente materias primas. El modelo agroexportador es ahora un modelo agro-minero-petrolero exportador. No existe un plan a largo plazo para revertir esa tendencia. Un informe de Eco Latina señala que el 80 por ciento de los productos elaborados que se exportan desde el Mercosur salen de Brasil. Y si bien desde 2003 el gobierno de Néstor Kirchner alentó un proceso de mayor presencia estatal, todavía no se recuperó el control de la matriz energética ni de otras áreas fundamentales de la economía. Como bien apunta el economista Claudio Lozano, el Estado se quedó con empresas endeudadas o inviables para los privados como Aerolíneas Argentinas, Correo y Aguas.

Después del 76, los créditos ya no fueron para la producción, sino para la bicicleta financiera. La deuda externa pasó de 7 mil millones de dólares a más de 40 mil. En cuanto a endeudamiento externo también estamos peor. Los números son abrumadores, la quita de la deuda y la cancelación al FMI, no disimulan que Argentina debe todavía 175 mil millones de dólares. Además nos convertimos en uno de los mejores pagadores de la historia: en los últimos años cancelamos 30 mil millones.

“Desnacionalizando bancos se ponen el ahorro y el crédito nacional en manos de la banca extranjera, indemnizando a la ITT y a la Siemens se premia a empresas que estafaron al Estado”, dice la Carta. El autor de Operación Masacre agrega: están en marcha políticas dictadas por “el Fondo Monetario Internacional según una receta que se aplica indistintamente al Zaire o a Chile, a Uruguay o Indonesia, la política económica de esa Junta sólo reconoce como beneficiarios a la vieja oligarquía ganadera, la nueva oligarquía especuladora y un grupo selecto de monopolios internacionales encabezados por la ITT, la Esso, las automotrices, la U.S. Steel, la Siemens, al que están ligados personalmente el ministro Martínez de Hoz y todos los miembros de su gabinete”. Un solo dato permite entender hasta qué punto el proceso de desnacionalización no se revirtió: el 70 por ciento de las mayores empresas de Argentina son de capital extranjero.

Habían pasado apenas doce meses de gobierno militar y en el último ademán de su vida, Walsh lo explicó con claridad. Vale la pena releerlo. Para tener memoria y procurar verdad y justicia. Treinta y dos años después de aquel texto, el esquema diseñado por Martínez de Hoz goza de buena salud. Ganaron ellos.

Ganaron ellos

Represores libres

El Tigre Acosta, Alfredo Astiz y una veintena de represores, el núcleo duro de los que participaron de la demencial represión en la ESMA, quedaron a punto de salir en libertad gracias a un polémico fallo de la Cámara de Casación Penal.

La decisión se ajusta a derecho. Los jueces Yacobucci y García se basaron en el cumplimiento de los plazos para que una persona esté detenida preventivamente sin condena en su contra. La ley permite dos años, prorrogable por uno más según los delitos cometidos.

Claro que hay que contemplar varias cuestiones:

La Cámara de Casación Penal que favoreció a los represores es la misma que viene dilatando los juicios. Es el tribunal que integraba Alfredo Bisordi, reiteradamente cuestionado por sus demoras en este tema. Curiosamente Bisordi, después de renunciar, se dedica a defender a represores. Lo que extiende un manto de sospecha sobre la decisión.

Además sorpende la “casualidad” de que se conoció el fallo el mismo día de un acto por la memoria en la ESMA.

Mi posición sobre la necesidad de juicio y castigo a los culpables para que, alguna vez, se pueda superar este pasado de oprobio y muerte es conocida.

De todas maneras, me preocupa la celeridad en pedir juicio político a los jueces y la sobreactuación de algunos actores de la política y la justicia.

Para ayudarnos a pensar, les sugiero escuchar esta nota que le hicimos en la radio al doctor Gabriel Cavallo; el juez que dictó la inconstitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

[audio:gcavallo191208.mp3]

Audio gentileza Radio del Plata (para descargar el audio, hacé click derecho, y elegí “Guardar destino como”)

Represores libres