Kirchner vs Kirchner

nestor1

Nunca antes un dirigente perdió tanto capital político en tan poco tiempo. En la elección del 2007 la presidenta obtuvo el 48 por ciento de los votos en la provincia de Buenos Aires. Néstor Kirchner se fue del poder con la mayor imagen positiva que se recuerde de un presidente con mandato cumplido, ahora está en el podio de la desconsideración popular. Dos años después del triunfo de su esposa, siete de cada diez argentinos prefirieron votar a otros candidatos. ¿Qué pasó?

Hoy a las 2,20 de la madrugada, cuando el presidente del PJ y actual diputado nacional, reconoció la derrota – con un discurso racional y mesurado, por cierto- un periodista le preguntó: ¿Por qué cree que perdió? Kirchner evadió la respuesta. Mientras, el gobierno elabora su explicación.

Me animo a repasar algunas razones:
-Abandonó el programa progresista del 2003 y terminó pactando con los caciques del conurbano.
Archivó su idea de construcción de un movimiento de centroizquierda con eje en el peronismo.
-No pudo contener a dirigentes muy cercanos como Martín Sabatella, quién obtuvo dos diputados y más del cuarenta por ciento en Morón, su distrito, en esta elección.
-No pudo retener a Felipe Solá, quién fue su aliado en la elección del 2007 y estaba a favor de las retenciones móviles, claro que no como el gobierno las planteaba.
-Fue el ideólogo de la madre de todos los errores: la perdurabilidad del conflicto con el campo. Jugó a todo o nada el gobierno de su esposa por una medida de política económica. No aceptó segmentar las retenciones, separar a los grandes de los chicos. En definitiva hacer una concesión hacia los pequeños y medianos productores. Eso lo enfrentó con sus propios votantes del interior de Buenos Aires y del país. En Córdoba y en Santa Fe, por ejemplo, sus candidatos no llegaron a un dígito.
-La falta de vocación para el diálogo con sectores políticos afines. Un ejemplo fue la estatización de las AFJP, tanto el radicalismo como el socialismo apoyaban la decisión pero no se aceptaron modificaciones al proyecto original. El socialismo acompañó igual.
-La utilización del miedo como argumento. “Hay un intento destituyente”, durante el conflicto con el campo o recientemente: “Si perdemos explota todo”. No hay proyecto político que se sustente en el tiempo sin apelar a la esperanza.
-También las cosas positivas que hizo el gobierno le generaron resistencia, pero en este caso positiva y necesaria. La política de derechos humanos, la revalorización del rol del Estado y el proyecto de Ley de Radiodifusión, entre otras cuestiones.

Pero un fracaso político se explica por los errores y no por los aciertos. Y aquí hubo una sucesión inexplicable y todos tienen nombre y apellido. La responsabilidad mayor de Néstor Kirchner es haber hecho naufragar un proyecto político progresista que se había planteado un país más justo y solidario. Complementariamente darle aire a opciones de centroderecha dentro y fuera de su sector.

¿Qué hacer? Cuando se está en el fondo, solo cabe ir mejorando. Uno de los afiches de campaña de Agustín Rossi, uno de los dirigentes kirchneristas más coherentes, rezaba: “debatir, cambiar, avanzar”. Ojalá.

Anuncios
Kirchner vs Kirchner