En el mejor momento

“Soy precandidato a la Presidencia”. Desde Córdoba, provincia a la que concurrió invitado por la Fundación Mediterránea, Mauricio Macri ratificó esta semana su intención de competir en el 2011 por el premio mayor de la política nacional. “Estoy en el mejor momento de mi vida”, dijo y aclaró que se siente pleno no sólo porque está enamorado y se casará en noviembre próximo. Los astros le sonríen. Sin embargo, las reiteradas aclaraciones del Jefe de Gobierno porteño sobre sus verdaderas intenciones electorales tienen una explicación complementaria: por primera vez en su entorno aquellos que no creen que la batalla presidencial sea la mejor opción se animan a manifestarlo. El presidente de Boca no se inmuta: “Voy a ganarle a Kichner”, repite y el mensaje tiene destinatarios dentro y fuera de su agrupación.

En el PRO son minoría los que recomiendan ir por otro período en la Capital pero se hacen oír. “Tenemos que demostrar que somos capaces de hacer un gobierno distinto con eficacia y sensibilidad social -explican- y para eso es necesario un nuevo mandato”. Por ahora se imponen los que creen que MM tiene una oportunidad histórica de llegar a la Casa Rosada. Para este grupo ni los problemas de gestión en la Ciudad de Buenos Aires, ni el escándalo de las escuchas telefónicas, ni los reclamos estudiantiles, ni los paros docentes, ni los muertos en derrumbes, ni las denuncias de prebendas con la publicidad oficial, afectan las posibilidades electorales. Más allá del optimismo que despliega el propio Jefe de Gobierno, vale preguntarse: si éste es el mejor momento cómo serán los malos.

Pese a todo, Macri y los suyos adscriben a la teoría de “el traje de amianto”. Apuntala esa idea con encuestas y focus Group. “La gente sabe que Mauricio es víctima de las operaciones del kirchnerismo”, dicen. Por otro lado, están convencidos de que Francisco De Narváez y el resto del Peronismo Federal, a falta de un referente “fuerte”, sumarán a su candidatura presidencial.

Con ese sueño como bandera, Macri ya tendría decidido unificar las elecciones de la Ciudad y la de autoridades de Comunas con la elección nacional. Para que se puedan votar autoridades de la Ciudad Autónoma el 30 de octubre del 2011 junto a las elecciones presidenciales la legislatura debería modificar la ley que prevé lo contrario. “No es difícil de lograr, ningún partido tiene candidatos fuertes en la Capital. A casi todos le conviene votar el mismo día”, explicó un legislador macrista.

El principal fogonero del plan “Macri Presidente” es Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Gabinete se imagina como el sucesor natural del líder del PRO en la Capital Federal. Por ahora sufre en silencio un síndrome similar al de Claudio Lozano. La chance del economista de la CTA para pelear por el gobierno de la ciudad depende de la candidatura presidencial de Pino Solanas. El diputado de Proyecto Sur le lleva una ventaja: no tiene competidor alternativo que seduzca a Pino. En cambio, para cumplir su objetivo, Rodríguez Larreta tendrá que convencer a su jefe político que su candidatura es mejor que la de Gabriela Michetti. En especial con elecciones unificadas dónde el caudal de votos en la Capital tributaría en forma directa sobre el resultado nacional.

Gabriela clavo y canela

La ex vicejefa del gobierno porteño se fue el martes pasado rumbo a España. Dicen sus colaboradores que está feliz y entusiasmada. Ella también puede decir que está en un buen momento de su vida. Como MM, se encuentra en pareja y con proyectos de todo tipo. Antes de partir para Madrid, para participar de un encuentro de jóvenes líderes hispanoamericanos, recibió un elogio inesperado: “vos tenés muchos puntos en común con Marina Silva”. Quién la comparó con la candidata a presidente del Partido Verde de Brasil fue el asesor del PRO Jaime Durán Barba. El consultor ecuatoriano participó del diseño de la estrategia electoral de la candidata ecologista que se transformó en la gran sorpresa de la elección brasileña. Cuando nadie lo esperaba la ex Ministra de Lula obtuvo el 20 por ciento de los votos. Más allá de las evidentes diferencias ideológicas entre ambas mujeres para Durán Barba, Gabriela y Marina tienen en común “la simpleza, la sinceridad, la relación directa con la gente”. La frase fue música para los oídos de Michetti.

Sin embargo, la actual diputada nacional es más prudente a la hora de alentar la candidatura presidencial de Macri. Aunque podría convertirse en la beneficiaria directa de esa movida no se quiere precipitar. En su entorno dicen que llegó a la política para quedarse y que puede ser candidata en el 2011 pero también en el 2015 si su jefe se decide a pelear la reelección en la Ciudad. Explican que Michetti cuenta con una alta imagen positiva y una buena penetración en el electorado porteño lo que le daría una ventaja indescontable a la hora de mirar encuestas y, con cierta malicia, agregan: “Rodríguez Larreta tiene que poner su foto hasta en los comunicados de los CGP para que lo conozcan”. La interna está desatada y lo más probable es que se profundice con el correr de los días hasta que Macri decida sobre el destino político de sus dos más leales escuderos. Mientras tanto, todos dicen disfrutar del buen momento.

Nota publicada en Diario Z del 07.02.2010

Anuncios
En el mejor momento