A bailar

Mis mejores augurios para el 2012. A mi me gusta desear deseos porque creo que los deseos son el verdadero motor de la vida. Les dejo un bello video que hizo León Gieco (el tema está en su último CD El Desembarco). También va una crónica del libro No hay tiempo que perder  que tiene mucho que ver con los bailes. Yo soy medio patadura pero en ese sitio de Río de Janeiro comprendí que “el cuerpo necesita la danza, como el alma la esperanza”.

Bienvenido a la ciudad de los sueños perdidos, a las calles donde todo puede suceder. Fica leve y dejate llevar por el ritmo. Niños de doce que manejan calibres 38. La coca volando por los morros. Mujeres increíbles huyendo hacia el olvido. Curaciones bajo el mágico influjo del candomblé. Ofrendas en la playa, aguardiente y comida para el santo. Asesinatos por un par de zapatillas o un reloj. Amor a destajo en cualquier sitio. El Elite Club es un refugio en el desierto, una tregua inventada para los solos del mundo.

Hace medio siglo un conocido periodista carioca ingresó al Elite, subió la escalera que da a la Rua Frei Caneca en el centro de Río de Janeiro, tambaleándose. Había bebido media docena de cervezas y varias caipirinhas en un bar de Santa Teresa. Sus poros hedían cachaça. La orquesta navegaba sobre un bolero cadencioso. Uno de los camareros lo tomó del brazo, el periodista quiso resistirse pero sus piernas ya no le respondían. Lo echaron del Club a la vista de todos. Despertó al mediodía siguiente acompañado por la resaca y la humillación. Una vez en el diario percutió en el teclado un furibundo artículo contra el Elite, “un club donde se repiten innumerables gaffes (del francés gaffe, error, torpeza, metida de pata)”. El dueño del Elite dobló el periódico y dirigió una amplia sonrisa a su personal que esperaba una reacción violenta. “Gaffe es una linda palabra”, dijo, y el mito de las gafieiras comenzó a disputarse las noches tropicales del Brasil.

Desde aquel incidente fueron denominados gafieiras los clubes nocturnos donde la danza es el atajo perfecto para el amor y lo único indispensable son las palabras que se dicen al oído. A sesenta y tres años de su inauguración, todavía no puedo determinar qué rara fuerza me empujó a la intersección de Frei Caneca y la Rua da República donde se levanta el Elite Club. No sé por qué esa noche no fui al Canecao a escuchar a Caetano Veloso. La razón por la que no fui al Circo Voador para mover las piernas al son del reggae resulta un misterio aún mayor.

Enfundada en un estrecho vestido rojo, una morena robusta de sexo indescifrable distribuye las entradas con avaricia, franquea la entrada del Elite por cincuenta mil cruzeiros como si entregara a un pecador las llaves del Paraíso. Sobre su cabeza, un cartel de papel pintado afirma: “El cuerpo precisa la danza, como el alma la esperanza”. Evito soltar mi portugués de pésimo acento y le alcanzo un billete. La gorda me susurra “Tenés suerte, hoy es baile de paqueras”. Más tarde me enteraré de que se trata del baile del enamoramiento, para formar nuevas parejas. Es jueves ―quinta feira― día ideal para morir en París con aguacero. Pero aquí, en el Elite, la muerte es una dama sentada a la espera de su samba preferido.

Entro a la semipenumbra del Club, las únicas luces son rojas. La vida es roja en Río. Un mozo de chaleco me acompaña, me siento en la segunda fila de mesas que rodean la pista. Me atiende el poeta Sergio Alves, devenido empleado gastronómico por obra y gracia de su compadre, Joao Batista, otro poeta que administra y hace las veces de presentador en el Elite. Bebo la primera caipirinha de la noche y descubro el extraño centro de mesa frente a mi nariz: un pequeño mástil con dos banderas: una verde y otra roja. Sergio Alves me devela el misterio: cuando el ocupante de la mesa busca pareja, retira del tosco mástil el banderín rojo y deja izado el verde. Mi sonrisa se interrumpe cuando el poeta-mozo se aprovecha de mi sorpresa y se lleva el banderín colorado. Confío en la oscuridad y me digo que la gafieira podría bancarse una buena historia.

La segunda caipirinha no había arribado a mi mesa ―la número 43― cuando sorprendo a un tipo alto, de unos cuarenta años, moviendo la cabeza como invitándome a bailar. Meneo la mía, incómodo, en sentido contrario. Por las dudas refuerzo la negativa con un rápido movimiento del índice. El tipo desaparece. La banda ataca ahora con una bossa nova. Me siento en el Río de los años cincuenta. Trompetas, guitarra, bajo y percusión. Con menos narcos y más prostitutas y malandros.

Bebo más. El golpe en el hombro me devuelve los ojos a la pista. Una mujer morena me extiende la mano. “El que duda no ama”, recuerdo que dijo García Márquez. Me aferro de sus dedos y camino con ella hacia el centro del salón. Se cuelga de mis hombros con delicadeza y al instante descubre la torpeza de mi cuerpo. Un samba de Vinicius es desflecado a conciencia por la banda. Trato de no pisarla. “No bailo bien”, me disculpo, al tiempo que percibo su aliento dulce. “Fica leve”, dice, y comienza a guiarme.

Como en un carrusel veo las caras a mi alrededor, danzarines singulares que no muestran piedad por mis pasos en falso. “Fica leve”, ordena ahora mi compañera y, deliberadamente, apoya en mi pubis su entrepierna. Me dejo llevar, la aprieto contra mi cuerpo y giramos. Todo se mueve, el cielo raso con arañas de cristal, el piso de madera, las mesas con sus estúpidas banderas. Siento deseos de parar, siento deseos de tomarla del cabello, siento deseos de besarla. “Fica leve”, repite con firmeza.

La vida por Tom Jobim. “Eu sei que vou te amar”. Ahora ya no quiero detenerme, su olor lo invade todo. Se sobrepone al humo y al sudor, a los cometas y las mariposas. Tal vez bebí de más. Con el último acorde, la mujer desaparece y yo vuelvo derrotado a la mesa 43. La busco en la penumbra roja del salón hasta que mi miopía anuncia la derrota de los ojos. Joao Batista agradece desde el escenario y anuncia los próximos bailes de la semana. Mixtura chistes sobre el hambre y el sexo de los brasileños, es su capacidad de síntesis. Apoyo los labios en la cuarta “caipira”. Esta vez la banda suma a una vocalista que suelta la voz como Gal Costa. Todo en la dulzura del alcohol.

Vuelvo a verla. Está en mitad de la gafieira. Me abro paso entre las mesas y llego hasta su cuerpo. “Vou a ficar leve”, le prometo, y empezamos a movernos suavemente.

Anuncios
A bailar

Entre el Properonismo y "los compañeros"

Mauricio Macri tuvo la mejor semana en mucho tiempo. Finalmente ocurrió lo que sus asesores le habían vaticinado: tanto los dirigentes del Peronismo Federal como Francisco De Narváez “fueron al pie”. Desde ambos sectores reconocen que no tienen un candidato presidencial con posibilidades y, en nombre del pragmatismo, aceptan ahora que el mejor representante de la centroderecha es del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Este movimiento explícito terminó de decidir a Macri: será candidato a presidente. Y, según afirman sus hombres más cercanos, Gabriela Michetti será la candidata elegida para disputar la sucesión en la Capital.

Hasta el martes pasado, Macri mantenía en público una posición ambigua sobre su futuro político. Manifestaba su aspiración presidencial pero sin cerrar la puerta a una posible reelección en la Ciudad. ¿Qué cambió? Eduardo Duhalde y los principales referentes del Peronismo Federal aceptaron lo evidente: ningún dirigente de ese sector despierta entusiasmo en la sociedad y, en forma expresa, fueron a golpear a la puerta del ingeniero. Si bien en el PRO saben que el duhaldismo es como la mancha venenosa para el electorado independiente al que pretenden seducir, necesitan de la estructura del peronismo disidente para sostener una candidatura presidencial en todo el país. Ahora el desafío es como capitalizar el apoyo sin que se convierta en el abrazo del oso.

Macri insiste con una frase: “el ciclo del kichnerismo está terminado”. Más allá que la frase está más cerca de una expresión de deseos que de la realidad. Lo concreto es que Macri aspira a llegar a una segunda vuelta con Cristina Fernández  y, en ese caso, convertirse en el único opositor. Para eso necesita del peronismo no kichnerista.

También volvió al redil el diputado Francisco De Narváez, quien después de intentar todas las alquimias posibles aceptó que su futuro está al lado de su ex socio de Unión-Pro. El millonario intentó una imposible candidatura presidencial (es colombiano), luego aceptó que pelearía la gobernación bonaerense; después se acercó a Cobos, a Duhalde y a Scioli, en forma sucesiva, hasta que la realidad lo devolvió al punto de partida: Macri. Nunca nadie en la política argentina dilapidó tanto capital político y del otro en tan poco tiempo. Basta recordar que en el 2009 se impuso sobre Néstor Kichner. Las encuestas recientes lo dan lejos de Scioli. En el PRO lo harán sufrir un poco: “el que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen”, dicen y agregan: “nuestro candidato en la provincia es Jorge Macri”. Sin embargo, terminarán aceptándolo: un candidato con mucho dinero y un Canal de televisión no es para despreciar.

Aunque uno de los socios del diputado en la tele, Daniel Vila, ya habría firmado una tregua con el gobierno. El empresario mendocino cree que nadie recuerda el momento en que comparó al gobierno nacional con la dictadura de Videla en pleno debate por a Ley de Servicios Audiovisuales. Tampoco la distribución de pulseritas verdes con la leyenda “hasta K” entre los trabajadores de su multimedios. Tal vez tenga razón. A ese nuevo escenario responden los cambios en la línea editorial del Canal. Otro ejemplo de pragmatismo de ambos lados del mostrador.

Para la Ciudad, Macri ya tiene decidida la candidatura de Michetti. Como se anticipó en esta columna hace meses, la lógica de las candidaturas será la de las encuestas y los sondeos ubican a la ex vicejefa de Gobierno mejor posicionada que Horacio Rodríguez Larreta. Cerca de Macri muchos piensan que el Jefe de Gabinete representa mejor que nadie la gestión macrista, pero los números mandan. En la ciudad hay doble vuelta si ningún candidato llega a la mitad más uno, por lo cual no existe posibilidad de concurrir a la elección sin el candidato que más mide. El ingeniero se inclina, además, por unificar las elecciones porteñas con las presidenciales.

Ricardo Alfonsín también tuvo una buena semana. Se siente ganador de la interna radical y Julio Cleto Cobos vive su peor momento. Además ya fichó al gobernador socialista Hermes Binner, quién más allá de cómo resuelva la interna política en Santa Fe, ya se decidió por secundarlo en una fórmula presidencial. La decisión del gobernador cierra la posibilidad a un frente amplio de centro izquierda. Los que imaginaron una alianza que incluyera a Binner, Stolbizer, De Genaro, Solanas, Juez y otras fuerzas progresistas deberán seguir esperando. Por lo pronto, Solanas anunciará, en breve, un frente con el ex intendente de Córdoba.

En el Frente de la Victoria no hay grandes definiciones todavía. El gobernador Daniel Scioli ratificó por enésima vez su adhesión al proyecto del gobierno nacional. Con todo, los halcones del kichnerismo y los operadores mediáticos del establishment seguirán cuestionándolo. Los primeros porque lo ven ajeno, aunque lo saben imprescindible para ganar en Octubre, y los segundos porque lo pretenden como alternativa confiable a la presidenta.

Por su parte, Cristina Fernández no va apurar el anuncio de su decisión. Está convencida de que la gestión es la mejor campaña. El encuentro con su par de Brasil, Dilma Rousseff, y la foto en el balcón de la Casa Rosada junto a Estela de Calotto y Hebe de Bonafini, pesan más que cualquier anuncio. Dónde no escatimó palabras fue en el acto de inauguración de la autopista que une Santa Fe con Entre Ríos. “Les pedimos a los trabajadores y a sus dirigentes que la defensa del modelo sea a rajatabla porque son los primeros beneficiarios y van a ser los primeros perjudicados si las cosas llegan a ir mal”, dijo y les pidió responsabilidad en los reclamos.

La referencia tiene distintos destinatarios: los llamados Gordos que fueron condescendientes con el menemismo y ahora se muestran inusualmente combativos; los dirigentes de la CGT San Lorenzo que lleva adelante un planteo imposible: unificar un sueldo único para trabajadores de distintos gremios (esto sin dejar de apuntar que las empresas cerealeras exhiben una incalificable avaricia) y, en menor medida, los dirigentes sindicales más cercanos al gobierno que anunciaron algunos reclamos salariales que, según el gobierno, podrían disparar aun más los precios. Cristina Kichner sabe que las amenazas a su gobierno no sólo se ubican en la vereda de enfrente.

Nota: Publicado en Diario Z del 03.02.2011

Entre el Properonismo y "los compañeros"

Para qué sirve la política

“La actividad humana que tiende a dirigir la acción del Estado en beneficio de la sociedad”. Esta es una de las frases más utilizadas para definir “política”. Después de tanta sangre y tantas chicanas al fin llegó el turno de la acción política. El Jefe de Gabinete del gobierno nacional, Aníbal Fernández, y el Jefe de Gabinete del gobierno porteño, los principales gladiadores de una contienda estéril, anunciaron un plan de viviendas en forma conjunta que destrabó el conflicto en el Parque Indoamericano (hay que llamarlo terreno abandonado para ser justos con su estado). Ambos funcionarios aclararon que quedarán excluidos todos aquellos que usurpen tierras. Además advirtieron que quienes ocupen predios de manera ilegal serían castigados con la supresión de otros beneficios sociales o subsidios.

Toda una señal: la conferencia de prensa que compartieron Fernández y Rodríguez Larreta fue la contracara de las convocatorias a los periodistas para cruzarse acusaciones y tratar de descargar responsabilidad en el otro durante la última semana. Antes el gobierno nacional le dio intervención a Gendarmería y Prefectura y organizó un censo de los ocupantes. Unas trece mil personas, la mayoría de la Capital, habitaban el predio. Algo así como una ciudad pequeña.

Los lamentables sucesos que rodearon la toma del Parque permiten sacar algunas conclusiones:

* La presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kichner, y el Jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri comprendieron que la espiral de agresiones y la inacción no sólo los perjudicaba ante la población sino que la situación amenazaba con extenderse. Más allá de las responsabilidades propias de cada administración, la inexplicable demora en dar una respuesta estatal coordinada y coherente costó tres vidas y decenas de heridos y magullados

* La solución elegida reconoce la dramática situación que viven miles de argentinos por la falta de viviendas dignas. Según los datos de la Asociación Argentina de Presupuesto, de los programas de vivienda de la Ciudad se ejecutaron solo el 26,5 por ciento (se usaron $189 millones de un Presupuesto de $489 millones). El año pasado a la misma fecha el nivel de ejecución era del 40 por ciento. Tampoco se cumplió con la promesa de urbanizar villas y asentamientos. Más allá de la inoperancia de la gestión porteña la falta de viviendas se extiende a todo el país.

* La presidenta está convencida que detrás de la ocupación hubo una mano negra. Dijo también que quisieron evitar que en el tercer aniversario de su gestión hiciera un balance comparativo con el 2003 que, evidentemente, le permite mostrar guarismos positivos. “Esto no se desmadró, se apadrinó”, dijo Cristina Kichner en evidente alusión a una columna firmada en un diario por el fugaz ministro de educación de Macri, Abel Posse, que escribió que la situación se había “desmadrado”. Luis D’Elía y algunos intendentes no dudaron en señalar a Eduardo Duhalde. Esa presunción, fundada o no, nunca debió inhibir la acción del Estado nacional.

* En línea con el argumento de las conspiraciones, Duhalde no descartó que el gobierno hubiese intentado “hacerle una zancadilla a Macri”. Y, como frutilla de la torta, dijo que Argentina “está viviendo un clima preanárquico”. Todo eso desde Estados Unidos dónde se encuentra dando unas charlas. Lo que se dice un hombre comprometido con la paz social.

* Entre lo más negativo quedan los dichos xenófobos de Mauricio Macri que contribuyeron a enardecer más los ánimos cuando había que llamar a la calma. Producto del consejo de sus asesores o por decisión personal, el Jefe de Gobierno asumió de manera explícita el discurso de la derecha más dura.

* El estallido operó como un baño de realidad para todos. En la Ciudad de Buenos Aires conviven Puerto Madero y Las Cañitas con Villa Soldati y la villa 20. La campaña electoral del PRO se lanzó desde Villa Lugano pero su gestión hizo poco y nada para acortar la brecha social entre “las dos ciudades”. Un chico que nace en el sur tiene muchas menos posibilidades de sobrevivir, de tener acceso a la salud, de estudiar o de llegar a la universidad que uno que nace en el norte. Veinte cuadras de distancia pueden cambiar un destino.

* Un dato curioso: la mayoría de los legisladores porteños vive en el norte. Alguna vez los representantes de la ciudad deberían ser elegidos por zona y obligados a permanecer en sus barrios mientras duren sus mandatos. De esta forma se harán cargo de lo qué pasa y de cómo se vive en el barrio al que representan. Así ocurre en muchas ciudades europeas.

*  En un principio los halcones del gobierno nacional intentaron comerse al caníbal. Declamando un falso progresismo criticaron las expresiones discriminatorias pero evitaron condenar la ocupación del espacio público. “Es un problema de Macri”, dijeron y apostaron a que los costos políticos sólo se pagaran en la Ciudad. Cuatro días después de los incidentes, el senador Daniel Filmus fue el primer oficialista en cuestionar las ocupaciones.

* Otra vez las fuerzas policiales no estuvieron a la altura del conflicto social. La Metropolitana y la Federal reprimieron brutalmente. No utilizar armas de fuego frente a movilizaciones sociales debería ser un catecismo en la Argentina. El desamparo y la desesperación no se combaten a tiros. En el último mes y medio murieron siete personas en movilizaciones.

* La presidenta apuesta a que Nilda Garré a cargo del flamante Ministerio de Seguridad marque un punto de inflexión en este tema y logre avances sustanciales en materia de seguridad.

* Es muy importante esclarecer los asesinatos de Rosemary Churapuña, Bernardo Salgueiro y Juan Castañeta Quispe  ocurridos en el Parque. En Argentina el principal problema no es el delito sino la impunidad.

* Merece una investigación especial la identidad de los grupos que alentaron la toma. ¿Existen mafias vinculadas al narcotráfico? Como señaló Sergio Shocklender. ¿Hay punteros que hacen negocios inmobiliarios con los más pobres?

* Es necesario un fuerte compromiso de políticos, medios y periodistas en contra la xenofobia y la discriminación. Muchas de las acusaciones y los insultos que se cruzaron durante estos días contra ciudadanos de países hermanos son producto de la ignorancia o de la mala intención. Argentina es un país de inmigrantes. Está demostrado que la inmigración es positiva y fortalece el crecimiento económico de un país.

* Mejorar la política inmigratoria no implica cerrar puertas sino abrirlas en las mejores condiciones. Evitando, por ejemplo, que los inmigrantes sean explotados por bandas o empresarios inescrupulosos o estén condenados a vivir en la ilegalidad. También contribuir a su plena integración.

Dirigir la acción del Estado en beneficio de toda la sociedad, en especial de los sectores más vulnerables. En Argentina si la política no apunta a transformar la realidad para hacerla más justa no sirve para nada.

Nota publicada en Diario Z del Jueves 16 de diciembre.

Para qué sirve la política

Cómo salir del país Cromañón

Estoy entre triste y enojado. Es una historia repetida. Hoy me levanté muy temprano para poder tomar a tiempo el avión que me llevaría a Tucumán y por la radio escuché las primeras noticias sobre la tragedia del boliche Beara en Palermo.

Otra vez volví a sentirme en Cromañón.

Vivimos en un país inseguro, pero no me refiero al nivel de robos. Vivimos en un país donde es un riesgo ir a un recital de rock porque el local puede estar rebasado de gente y las bengalas pueden causar una tragedia inimaginable. Vivimos en un país donde es un riesgo ir a una plaza con tu hijo porque te puede aplastar una estatua. Vivimos en un país donde es un riesgo cruzar la calle porque te puede arrollar un colectivo. Vivimos en un país donde es un peligro ir al gimnasio porque se puede derrumbar en tu cabeza. El ingeniero que construía al lado era un irresponsable pero a pesar de las advertencias del gremio nadie clausuró la obra.

Vivimos en un país donde es un riesgo ir a bailar porque el local se pude incendiar y no hay salidas de emergencias adecuadas. Y todo porque la policía y los inspectores recibían coimas.

Vivimos en un país donde es peligroso consumir un medicamento porque puede ser trucho y te lo vende tu obra social. Vivimos en un país donde es un riesgo ir al banco porque te pueden matar en una salidera y el tipo que te marcó estaba atrás tuyo en la cola. Vivimos en un país donde si no te cuidás vos no te cuida nadie. Vivimos en un país donde el estado parece llegar siempre tarde.

Vivimos en un país donde los ciudadanos son de baja intensidad y la mayoría piensa que no va a pasar nada, aun cuando se percibe el peligro con claridad. Y vivimos en un país donde cuando se piensa que no va a pasar nada casi siempre pasa lo peor. No me quiero ir de Argentina, quiero salir de Cromañón.

Cómo salir del país Cromañón

Mauricio, el progre

Macri

¿Mauricio Macri es progresista? Pocos se animarían a contestar afirmativamente. Los más se burlarían hasta de la formulación del interrogante. Más allá de los debates ideológicos, un ejercicio casi imposible en un país dónde las dos fuerzas políticas tradicionales amparan en su seno tanto a centroizquierdistas como a conservadores y reaccionarios, el Jefe de Gobierno porteño avaló el matrimonio entre personas del mismo sexo. Sorpresas te da la vida.

“Es una vergüenza que haya aceptado la decisión”, lo amonestó el arzobispo Jorge Bergoglio. El gobernador de Buenos Aires, el justicialista Daniel Scioli se apuró a aclarar que su definición de matrimonio “es la unión de hombre y mujer”. El ex motonauta es el principal socio político del progresista Néstor Kirchner.

¿Cuál es la opinión de Cristina Kirchner sobre este tema? La presidenta de la Nación, cuando ocupaba una banca el Senado, se manifestó contra los intentos de aprobar una legislación que despenalice el aborto. En esto, incluso, se diferenció del ex Ministro de Salud Ginés González García que defendió públicamente esa posibilidad e impulsó los proyectos de procreación responsable. Es más, sin menoscabar la incuestionable actitud ética de Graciela Ocaña, la ministra de Salud elegida por Cristina fue la contracara de Ginés en todas estas cuestiones. Otro dato: Juan Manzur, el actual ministro, está ideológicamente más cerca de Bergoglio que del actual embajador argentino en Chile.

¿Cuál es la idea de Elisa Carrió sobre este tema? En su momento, la fundadora del ARI cuestionó duramente al senador Rubén Giustiniani, por haber presentado un proyecto de ley para que no se castigue penalmente a las mujeres que deciden abortar. “Voy a militar contra ese proyecto”, anunció Carrió y puso en crisis la sociedad política que mantenía con el dirigente socialista.

La tercer mujer relevante de la política actual, Gabriela Michetti, también es una ferviente católica. La compañera de fórmula de Macri, respalda la decisión del Jefe de Gobierno pero será la primera en sufrir las consecuencias del enojo de los obispos. Bergoglio mantiene con ella una relación privilegiada que, dicen, se verá afectada a partir de ahora.

Mi decisión no tuvo que ver con convicciones personales, hace al deber de un conductor político en cuanto a resguardar la libertad de los ciudadanos, independientemente de las creencias religiosas. Pero entendemos y respetamos la posición de la Iglesia”. ¿Quién dijo esto? ¿Luis Zamora, Pepe Mugica, Hermes Binner, Pino Solanas? No. Esta es la frase utilizada por Mauricio Macri después de la reunión que mantuvo con el Arzobispo de Buenos Aires para explicarle su posición. Bergoglio respondió con dureza: “(Macri) faltó gravemente a su deber de gobernante y custodio de la ley”.

En relación al fallo de la jueza en los contencioso administrativo, Gabriela Seijas, que declaró inconstitucional los artículos 172 y 188 del Código Civil –que limitan el matrimonio a las personas de distinto sexo– el arzobispo aseguró que “la Constitución y los códigos nacionales no pueden ser modificados por un juez de primera instancia”.

Seijas atendió una presentación de la pareja formada por José María Di Bello y Alejandro Freyre, rechazó los recursos de nulidad de entidades católicas y falló a favor. Macri, entonces, decidió no apelar. Incluso lo justificó a través de internet “en este caso se permite a la gente que decida libremente”.

La Corporación de Abogados Católicos presentó un recurso de queja ante la Cámara Contencioso Administrativo. Temen que Buenos Aires se convierta en “la capital gay de Sudamérica”. Es un planteo contra reloj porque el registro civil asignó el 1 de diciembre como fecha para la realización de la ceremonia. La primera en latinoamérica. La fecha elegida no es casual. Es el Día Mundial de lucha contra el Sida. José María y Alejandro son portadores de HIV. Lo más probable es que la Corte Suprema de la Nación termine resolviendo este tema. Un recurso presentado por dos mujeres que se quieren casar ya circula por los despachos de los magistrados.

Esta semana el centro de la Capital Federal apareció empapelado con una foto de dos hombres vestidos de traje rosa, besándose. Nadie se atribuyó la autoría pero la intencionalidad del mensaje no deja dudas: “Matrimonio Gay: vos votaste a Macri para esto”. Entre los colaboradores del ex presidente de Boca se debate todavía sobre las consecuencias políticas de la decisión. Mientras algunos expresan su alarma, otros exhiben encuestas dónde la mayoría de los porteños consultados se manifiesta a favor de que este tipo de uniones tengan el amparo del Estado.

Macri no es progresista por eso sorprende gratamente que, en su semana de mayor debilidad política y acosado por el escándalo del espionaje a opositores, haya elegido tener una actitud republicana y valiente.

Mauricio, el progre

Memorias en la ciudad

memoriaMemoria Abierta y Eudeba invitan a la presentación del libro Memorias en la ciudad. Señales del terrorismo de Estado en Buenos Aires, que tendrá lugar el Lunes 31 de Agosto a las 18hs en la Sala F del Centro Cultural General San Martín (Sarmiento 1551, Buenos Aires).

Durante el evento Graciela Silvestri y Juan Carlos Romero comentarán este libro, que reúne información sobre 240 huellas del terrorismo de Estado en los 48 barrios de la ciudad.

Memorias en la ciudad. Señales del terrorismo de Estado en Buenos Aires incluye información sobre 202 sitios de homenaje y 38 lugares de detención ilegal a través de testimonios, fotos y mapas.

Esta publicación tiene el propósito de ofrecer al lector una serie de entradas para habitar y recorrer la ciudad de Buenos Aires de un modo reflexivo. Propone practicar un uso alternativo de los tránsitos urbanos: volver a destacar la historia suprimida en cada lugar donde la última dictadura militar condensó sus núcleos de diseminación del terror e intentar que esos rincones sean una ocasión para la memoria.

La topografía de las ciudades condensa capas superpuestas de memorias del pasado. Aunque no siempre visibles por el tránsito acelerado de la vida urbana, edificios, esquinas, baldosas, nombres de plazas y de calles cumplen su condición al mismo tiempo que señalan vacíos o buscan transmitir mensajes.

Las prácticas de rememoración de los ausentes se multiplicaron en los últimos años. Sus nombres se inscriben en las calles sobre soportes de variada índole por disposiciones estatales (nombres de calles, árboles y plazas), decisiones institucionales (nombres de aulas, auditorios, tribunas deportivas, pistas de atletismo y placas), e iniciativas populares (cambio de nombre a plazas, a calles, elaboración de baldosas).

Las 269 páginas que componen este libro están divididas en 9 sectores que describen 240 huellas del terrorismo de Estado en los 48 barrios de la ciudad. Incluye información sobre 202 sitios de homenaje y 38 lugares de detención ilegal a través de 34 testimonios del Archivo Oral de Memoria Abierta, 327 fotos y 63 mapas.

Memorias en la ciudad. Señales del terrorismo de Estado en Buenos Aires fue realizado con el apoyo de la Embajada de Holanda en Argentina y editado por EUDEBA.

Más información

Memorias en la ciudad

¿Todos unidos triunfaremos?

escudopj

En las últimas horas desde la Coalición Cívica, el socialismo y el Partido Nuevo de Juez insisten con la idea de que el peronismo se unirá después de las elecciones. Según Binner y Stolbizer, los candidatos de Kirchner y los de De Narváez terminarán juntos; igual que Reutemann con el oficialismo y los dos peronismos de Córdoba. Apelan a la historia política reciente para ratificar esa idea.

Más allá de esta discusión hay una certeza: según todas las encuestas, los candidatos del PJ, oficial y disidente, reunirán el 60 por ciento de los votos en la provincia de Buenos Aires (que representa el 40 por ciento del padrón). Un dato ineludible para analizar la política nacional de aquí a futuro.

[poll id=”3″]

¿Todos unidos triunfaremos?