El ojo loco del extranjero

El título de este post es un verso de Rimbaud. Para mí sintetiza una manera de mirar, con extrañeza y pasión. Un amigo mendocino, el periodista  Julio Rudman me mandó esta serie de fotos captadas por un extanjero.

Son bellísimas, no se las pierdan. Es una manera de revivir la fiesta.

http://www.boston.com/bigpicture/2010/05/argentinas_bicentennial.html

Anuncios
El ojo loco del extranjero

Otra mirada sobre los festejos

Nota: No es la primera vez que hago esto en el blog. Cuando alguien me manda un mirada diferente a la mía, me interesa sumarla para la discusión. En este caso Aníbal, un amigo, me aporta su crónica sobre los festejos del 25 de Mayo y cuestiona mi punto de vista. Con su permiso, acá va su texto que me mandó.

Hola Rey:

Son la dos de la mañana del 22 de mayo, acabo de llegar del Paseo del Bicentenario y mientras se calienta la milanesa con papas fritas que me dejo la empleada te empiezo a escribir.

¿Por qué nuevamente a vos?

“Perche mi piace”, me surgio.

Esta bueno, pero debo ser ordenado.

A raíz del fin de semana largo,ayer tuve que trabajar mas de lo que suelo un día viernes , terminé a las 18.50.Me dirigí al equipo encendí la radio que en tu honor se clavó en del Plata y alcancé a escuchar tu entrevista a Felipe Pigna , de paso el mejor historiador argentino de la actualidad. Luego vino la exhortación que hiciste a festejar. Me cayó bien. Decidí meterme en tu blog y leí el artículo sobre la presidenta y Macri .Me reí, como me pasa el 80% de las veces estaba de acuerdo con lo que escribiste.

Encendí el televisor, estaba Cristina inaugurando el paseo, no escuche nada particular.

Conteste las llamadas telefónicas y volví a tu articulo al que agregué mis fantasías, además de lo que dices, estos imbeciles se privan de escuchar tranquilos los maravillosos dos actos de “La Boheme”, de paso es lo que estoy escuchando ahora, versión de José Carreras.

Aunque claro, si me hubieran dado a elegir a mi, “Nabuco” de Verdi era la posta. Los bohemios son simpáticos, pero el drama de los esclavos judíos era el adecuado y “Va Pensiero” es casi un himno universal de la libertad.No obstante otro tipo que la va de culto, como yo, seguro que elige “Aída” que tiene en su historia, ser la de mas caro montaje.”La Boheme” esta bien. No me gusta mezclar con “Lago de Cisnes”, tanos y rusos no suelen ir, pero es otra historia.

Volví al televisor y estaba hablando Litto Nebbia anunciando, entre otros, a mi casi amigo Antonio Birabent.

Empezó a cantar:

Dicen que viajando se fortalece el corazón

Pues andar nuevos caminos

Te hace olvidar el anterior

Ojala que esto pronto suceda,

Así podrá descansar mi pena

Hasta la próxima vez

Me pregunte ¿Qué´carajo estoy haciendo en mi coqueto departamento?

Jeans viejos, zapatillas, tomar el subte en Juramento y bajarme en 9 de julio fue casi de repente. La anunciaban a Silvina Garré colega mía y conciudadana tuya, me acerqué a la multitud me fui metiendo en medio de los saltos de la gente, tironeado, sudoroso y feliz me acomodé. Sucedió lo que tenia que ser, un gordo prepotente y gritón me aplastó con la panza me estrujó integro y pasó; cuando ya estaba lejos toqué el bolsillo lateral de mi cartera y el celular había desaparecido junto con el gordo que se agitaba a lo lejos entre la multitud.

Boludo ¡me cagaste la noche!

Silvina ya no podía hacer nada.

¿Y ahora?

Salí como pude del medio de la multitud, pensando volver a casa.

¡No! Era hacerle el juego al gordo.

Después de todo quería desembarazarme de ese celular. Fue el último regalo de mi ex mujer hace cinco años, para el día del padre y nunca lo pude poner a mi nombre.

Algo, es algo mentiroso y venia bien.

Decidí caminar hacia Belgrano a mi derecha stands de comida , casi al llegar a Rivadavia divisé la carpa de las Madres de Plaza de Mayo , me quede boquiabierto ante la ronda sin fin que corona el lugar. 50 o mas personas haciendo cola para entrar, me sumé .Siempre fui crítico desde la radio o la TV de esta organización pero era un desafío ver que pasaba in situ.

Mientras hacia la fila comencé a hablar con los de adelante y de atrás .Creo que esta de más decirte que soy bastante charleta y cuando me dan calce peor, va con mi perfil. Una pareja muy joven y dos mujeres edad media fueron mis interlocutores. Opinaron del Paseo recomendaron lugares y le conté de mi celular, pero lo más jugoso fue cuando dije:

-¿Vieron el despelote entre Cristina y Macri?-

-¿Qué despelote?-Me preguntaron.

Les conté

-Escúchame flaco, es un kilombo entre gente rica ¿A vos te invitaron al teatro o a la Rosada? ¿Por qué te calentas? Acaso ellos van a venir a pasear con nosotros .Te aseguro que ni pisan-Explicó con lógica categórica el masculino de la pareja. Las mujeres edad media asintieron con risas.

En ese momento estallaron los aplausos, Hebe de Bonafini, saludaba detrás de las vallas, acariciaba con afecto las manos que se le extendían y la gente coreaba:

“Madres de la plaza el pueblo las abraza”

Nudo en mi garganta. Pertenezco a una generación maldita y nací en una provincia igualmente maldita, decirte la lista de amigos muertos y desaparecidos seria largo.

Me impresiono Hebe, petisita, gordita, vestida con algo parecido a un jogging rojo, pañuelo blanco en la cabeza. Cara blanca lavada y surcada de arrugas con canas que se escapaban del pañuelo, era la antitesis de la mujer mediática, maquillada, soberbia y puteadora que tanto me había disgustado al verla por TV juzgando a periodistas. Por supuesto que es la misma persona o quizás el personaje.

Entramos.

Gente joven y madres en los mostradores un, clima de actividad y buena onda impresionantes. Folletería a montones información la que quisieras.Me fui acercando a un rincón donde exponían unos vitrales y esculturas de vidrio y hierro, el motivo excluyente era Evita. De una enorme rosa salía el conocido rostro y el rodete, muy feos para un admirador de Goya. Sin embargo las señoras edad media para arriba se acercaban, con devoción, tocaban con la yema de los dedos sus labios y los depositaban en las figuras. Respeto mucho respeto.

Finalmente llegué a una mesa con libros, reconozco que eso me puede, comencé a hojearlos ante la atenta mirada de un chico no mayor de 20:

-Preguntame lo que quieras-. Me sonrío.

A los pocos minutos anunciaron que eran las 22 y cerraban yo con un libro, escueto, sobrio que no me invitaba a nada.

Se acerco un señor y me pidió que me fuera, a mis espaldas escuche una voz:

-Dejalo, se ve que le gustan los libros-.

Me di vuelta, Hebe de Bonafini me miraba sonriendo. Tartamudee:

-Gracias Hebe-. (casi le digo señora)

Finalmente un tomo me llamó, mejor dicho los autores me impresionaron. Norman Briski y Tato Pavlovsky mis maestros en psicodrama en los 70.Gregorio Baremblit y Armando Bauleo mis hermanos mayores de esa época. Felipe Pigna y Eugenio Zaffaroni a quienes respeto. Un título”Un País 30 años”.

Mientras lo compraba, a escasos pasos Bonafini conversaba con una persona, ya quedaba muy poca gente. Sentí que la historia me miraba. Nunca más se daría otra oportunidad. Busque una lapicera, me acerque y pedí.

-¿Me lo firmas?-

“Con amor, Hebe” y me estampo un beso en la mejilla.

Salí boqueando.

Entre al pabellón de México imperdible.Un video maravilloso Chichén- Itzá, Uxmal, Tulum, los clavadistas de Acapulco, bailes de mascaras, las piñatas y sobre todo la vieja música de guitarras, arpas y laúdes, fueron una fiesta. Luego Republica Dominicana, y sobre todo Haití; una; habitación blanca, con mubles Luis XVI pintados de blanco y un escudo que decía “Liberté Egalité et Fraternité”

Salí e hice la cola para la carpa de Abuelas.

Lo mismo y yo el mismo charlatán que hablaba con pibes que parecían salidos de “Quebracho”.

-¿No te pareció una masa los chabones del rock?-Me preguntaron.

Omití el robo del celular y recibí una refinada información de lo que me había perdido. A mi vez: comenté.

-Que embole lo de la presidenta y Macri-

-No sabíamos que tenían este bardo .Dale contá-.

Expliqué.

-Ah por lo que decías yo entendí que Macri se le enhebró a la vieja, tanto se fichan que para mi hay onda entre ellos-.Comentó un mentón peludo.

-El Colon ¿es esa figurita nueva que hicieron?-Me preguntó un manojo de rastas.

Conté la histotoria del Colon.

-¿A quien mierda le importa una cosa tan vieja?-

Carcajada general, yo incluido.

Entramos, por suerte Estela Carloto no estaba, para una noche era suficiente. Clima de tristeza y silencio interrumpido por las preguntas de los candidatos a Quebracho.

-Vos sos un tipo grande ¿cómo dejaste que los hijos de puta de los milicos se afanaran tantos pibes? Avisa grandote, ¿no te da vergüenza?-.

La verdad que si pero no lo dije, tampoco se veía que querían una respuesta era así no mas.

Cerca de las 12 me fui al stand de Tucumán estaba cerrado pero al acercarme la Negra Sosa me estaba esperando sentada. Una figura de cera o de papel maché o del material que fuera enfrentaba otra fila de personas que esperaban sentarse al lado y sacarse una foto.

Empecé a caminar de vuelta.

Llegué a Avenida de Mayo, el Congreso iluminado me atrajo y me desvíe, pasé por el Tortoni

como tenia hambre entré, fui a hacer pis, me senté atrás, en una mesa que enfrentaba a las figuras de Borges, Gardel y Alfonsina Storni.

Hasta la 1 me quede leyendo de mi libro nuevo dos capítulos el de Pigna y Zaffaroni, verdaderas joyas de simplicidad testimonial.

Admiré el Congreso y tomando por Callao llegué a Charcas en busca de 152, no tenia plata para el taxi.Mucha pero mucha gente.

En la parada casi 20 personas esperando.

Detrás mío una voz.

-¿Papi, esto va para Belgrano?-El día que me digan nono me retiro.

-Si ¿adonde vas?-Contesté.

-Cabildo y José Hernández- .Respondió un típico habitante de mi barrio, rubio, fortachón, jeans negros, camisa blanca y campera de cuero.

-Si te lleva-.

-¿Vas para el mismo lado?-Inquirió.

-Una parada mas, me bajo en Sucre-.

-¿Vivís de Cabildo a la derecha o a la izquierda?-

Pregunta clave, lo correcto es vivir a la derecha. La izquierda no existe.

-Vivo de Cabildo a la derecha-,

-Genial, yo también.

Como diría Landrú, gente como uno.

En el tercer 152 pudimos subir.

Venia como yo del Paseo .El tema salió solo.

-Lo de la presidenta y el chongo de Macri según mi papá es una boludez argentina-. Campera de cuero afirmó.

Omití al papá y repuse.

-¿Vos qué pensas?

-Yo que sé, el miércoles rindo Historia me la llevé previa de 5 año. Me parece verdura podrida-.

-¿La Historia o el lío?

-El lío, pero hoy me escape porque quería escuchar el rock-.

Comenzamos a hablar de historia y la verdad que mi vecino tenia bastante idea. Mucho más del pasado que de la actualidad. Se bajó, yo continúe y llegué a casa.

Al dejar la cartera me acorde del celular, no me importó y si en cambio, que mi supuesta cultura se modificó bastante después de toda mi noche de festejo. Que la presidenta vaya o no al Colon es como el robo de mi celular.Una anécdota del Bicentenario.

Como siempre rumiaré antes de mandarte estas líneas, sabiendo que lo voy a hacer, quise registrarme en tu blog pero pensé que me matarías si es que esto llegara a entrar.

OK Rey entre tu idea de festejar el Bicentenario y todo lo que te conté algo tuviste que ver ¿o no?

Un abrazo para que lo uses como y cuando quieras.

Aníbal

Otra mirada sobre los festejos

Pobre país

Comerse al caníbal. Esa es la apuesta de la oposición política en la Argentina. Giustiniani y Reutemann, Chiche Duhalde y Carlos Menem, Rodríguez Saá y Julio Cobos, Gerardo Morales y Estensoro. Todos unidos por el espanto que les provoca el gobierno nacional no sólo se quedaron con la mayoría de las autoridades en la comisiones del Senado –algo que el número surgido por las urnas le permite- también rechazaron el pliego de Mercedes Marcó del Pont en el Banco Central e intentarán voltear el DNU que habilita el pago de la deuda externa con reservas. Van por todo. Está claro que el kirchnerismo contribuyó como nadie a este escenario demencial de guerra permanente. Pero la oposición responde de la misma manera. Se discute poder no se discute el bienestar de la población. Sólo por eso es posible ver a “liberales” y a dirigentes de derecha oponiéndose al pago de la deuda externa y a “progresistas” pidiendo por el pago de los vencimientos. Lo que se discute en el parlamento argentino es poder. Hace años que la mayor apuesta política en Argentina es que “al otro” le vaya mal. Esto no ocurre sólo en el ámbito nacional. Basta ver las trabas que el peronismo le pone a Hermes Binner en Santa Fe y el inédito nivel de conflictividad social en el que transcurre su administración o los problemas que tiene Mauricio Macri en la Capital cada vez que se dispone a instrumentar una medida. Y en eso no hay ninguna valoración de ambas gestiones. Cualquier legislador logra un amparo contra las medidas que disponen los miembros de los ejecutivos o, peor aún, contra leyes aprobadas en el Congreso. Algunos jueces co-gobiernan de acuerdo a los intereses políticos y económicos de los poderosos. El oficialismo desprecia el diálogo. La oposición también. Los Kirchner creen que el diálogo es una concesión y no una convicción. La mayor parte de la oposición toca esa misma canción para sordos. La esencia misma de la democracia está vulnerada. Unos dicen que los otros son golpistas, los otros dicen que éstos son fascistas. ¿Quién se sentaría a negociar con alguien con esas características que tan livianamente se endilgan? Basta mirar hacia Chile o hacia Uruguay para entender la singularidad del “caso Argentino”. Mientras la clase política revela su fracaso, su falta de grandeza, las grandes corporaciones se consolidan y terminarán marcando el ritmo de la política. Qué no piensen que otra vez la población les dará carta blanca. Que se hagan responsables de lo que pueda pasar en el país. Kirchner, Cristina, Cobos, Morales, Carrió, Duhalde, Giustiniani, Rodríguez Saá, Menem, Alfonsín, De Narváez, Macri… En el año del bicentenario que Dios y la Patria se lo demanden.

Pobre país