Esperando a Cristina

Cristina Kirchner

-¿Sabés cuándo vuelve?

-¿En serio te preocupa? ¿Y desde cuándo sos kirchnerista?

-No, no soy. La voté una vez, nada más.

-¿Y entonces? ¿No está todo más tranquilo así? Sin discursos, ni peleas, ni cadena nacional….

-Puede ser… pero la extraño.

El diálogo entre dos amigos en el café El Destino de Abasto permite, en su inocencia, la reflexión política. Un mes sin Cristina Kirchner en la Casa Rosada es mucho tiempo. Pero a la vez hay que destacar un dato: su ausencia momentánea no generó mayor incertidumbre. Ni siquiera la inexplicablemente magra información oficial logró inquietar a la sociedad. La ausencia de datos dio pasto a especulaciones diversas y hasta a algunos brulotes. Nada más.

Los funcionarios más cercanos dieron sus partes personales: “está bien”, “se está recuperando”, “volverá pronto”. Un informe diario hubiese sido lo más razonable. Pero no.

El viernes se cumple el mes de reposo que le recomendaron los médicos, durante el cual, según se informó, no tomó contacto ni con sus funcionarios ni con la información de actualidad. Lo más previsible es que ya esté al tanto de lo ocurrido en el último mes: el nuevo accidente en Once; la estatización del ferrocarril Sarmiento –decidida por Florencio Randazzo, según él mismo contó, sin consultar al vicepresidente Amado Boudou– ; la magra cosecha electoral del Frente para la Victoria el 27 de Octubre pasado y la convalidación constitucional de la Ley de Medios por parte de la Corte Suprema de Justicia, el principal tema de sus desvelos.

Las preguntas se suceden y no sólo apuntan al cuándo volverá sino a cómo volverá. ¿Será la misma dirigente apasionada y dispuesta a emprender todas las batallas o se viene una Cristina más sosegada? ¿Mantendrá su estilo de conducción personalista o derivará más en sus ministros? ¿Cómo leerá el resultado de las elecciones legislativas? ¿Se aferrará a la idea de la primera minoría o a la derrota en los principales distritos del país? ¿Habrá cambio de políticas y de gabinete o ratificará el rumbo? ¿Cómo seguirá el conflicto con Clarín? ¿Aflojará la tensión con el grupo mediático o vendrán nuevos capítulos de la guerra?

Le restan dos años de mandato. Tiene a su favor una alta imagen positiva, el control de las primeras minorías en el Congreso y la adhesión de la mayoría de los gobernadores peronistas. Tendrá que lidiar con los problemas que, en la última elección, muchos argentinos pusieron en agenda con su voto: inflación, inseguridad y cepo al dólar, entre otros. También deberá construir un sucesor y enfrentar a una oposición envalentonada y con media docena de candidatos a Presidente.

-¿De verdad la extrañás?
-…

Los dos parroquianos del bar El Destino, en el Abasto, se piden otra vuelta de cerveza.

Anuncios
Esperando a Cristina

Fotos de la ausencia


María Irma Ferreira – María Susana Ferreira


Mario Eduardo Menendez – Luis María Pirro

Ausencias es un proyecto expositivo que partiendo de material fotográfico de álbumes familiares muestra diecisiete casos a través de los cuales se pone rostro al universo de los que ya no están: trabajadores, militantes barriales, estudiantes, obreros, profesionales, familias enteras; ellas y ellos víctimas del plan sistemático de represión ilegal y desaparición forzada de personas, instaurado por la dictadura militar argentina, entre 1976 y 1983.


Ciara Aiteman de Fink – Claudio Marcelo Fink


Roberto Ismael Sorba – Jorge Cresta – Azucena Sorba


Omar Darío Armestoy – Mario Alfredo Armestoy


Juntas. La típica foto de los años 70 con las chicas en el barrio.
Sola. La sobreviviente junto a lo que ahora es una pura ausencia.


Gustavo,Guillermo, Diego y Eduardo Germano.


Grupo de amigos en 1971. Hoy faltan dos.

Partí de una necesidad expresiva personal de ponerle presencia a la ausencia, pero al mismo tiempo de buscar aportar a la memoria“, señaló su autor, Gustavo Germano, fotógrafo radicado en España, cuyo hermano Eduardo fue secuestrado a los 18 años, en 1976.


Raul y su hemano Manuel con sus novias en 1973.


Laura con sus padres en 1976


Leticia Margarita Oliva – Orlando Rene Mendez
Playa “La tortuga alegre”, Concordia, Entre Ríos

Fotos de la ausencia