Para qué sirve la política

“La actividad humana que tiende a dirigir la acción del Estado en beneficio de la sociedad”. Esta es una de las frases más utilizadas para definir “política”. Después de tanta sangre y tantas chicanas al fin llegó el turno de la acción política. El Jefe de Gabinete del gobierno nacional, Aníbal Fernández, y el Jefe de Gabinete del gobierno porteño, los principales gladiadores de una contienda estéril, anunciaron un plan de viviendas en forma conjunta que destrabó el conflicto en el Parque Indoamericano (hay que llamarlo terreno abandonado para ser justos con su estado). Ambos funcionarios aclararon que quedarán excluidos todos aquellos que usurpen tierras. Además advirtieron que quienes ocupen predios de manera ilegal serían castigados con la supresión de otros beneficios sociales o subsidios.

Toda una señal: la conferencia de prensa que compartieron Fernández y Rodríguez Larreta fue la contracara de las convocatorias a los periodistas para cruzarse acusaciones y tratar de descargar responsabilidad en el otro durante la última semana. Antes el gobierno nacional le dio intervención a Gendarmería y Prefectura y organizó un censo de los ocupantes. Unas trece mil personas, la mayoría de la Capital, habitaban el predio. Algo así como una ciudad pequeña.

Los lamentables sucesos que rodearon la toma del Parque permiten sacar algunas conclusiones:

* La presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kichner, y el Jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri comprendieron que la espiral de agresiones y la inacción no sólo los perjudicaba ante la población sino que la situación amenazaba con extenderse. Más allá de las responsabilidades propias de cada administración, la inexplicable demora en dar una respuesta estatal coordinada y coherente costó tres vidas y decenas de heridos y magullados

* La solución elegida reconoce la dramática situación que viven miles de argentinos por la falta de viviendas dignas. Según los datos de la Asociación Argentina de Presupuesto, de los programas de vivienda de la Ciudad se ejecutaron solo el 26,5 por ciento (se usaron $189 millones de un Presupuesto de $489 millones). El año pasado a la misma fecha el nivel de ejecución era del 40 por ciento. Tampoco se cumplió con la promesa de urbanizar villas y asentamientos. Más allá de la inoperancia de la gestión porteña la falta de viviendas se extiende a todo el país.

* La presidenta está convencida que detrás de la ocupación hubo una mano negra. Dijo también que quisieron evitar que en el tercer aniversario de su gestión hiciera un balance comparativo con el 2003 que, evidentemente, le permite mostrar guarismos positivos. “Esto no se desmadró, se apadrinó”, dijo Cristina Kichner en evidente alusión a una columna firmada en un diario por el fugaz ministro de educación de Macri, Abel Posse, que escribió que la situación se había “desmadrado”. Luis D’Elía y algunos intendentes no dudaron en señalar a Eduardo Duhalde. Esa presunción, fundada o no, nunca debió inhibir la acción del Estado nacional.

* En línea con el argumento de las conspiraciones, Duhalde no descartó que el gobierno hubiese intentado “hacerle una zancadilla a Macri”. Y, como frutilla de la torta, dijo que Argentina “está viviendo un clima preanárquico”. Todo eso desde Estados Unidos dónde se encuentra dando unas charlas. Lo que se dice un hombre comprometido con la paz social.

* Entre lo más negativo quedan los dichos xenófobos de Mauricio Macri que contribuyeron a enardecer más los ánimos cuando había que llamar a la calma. Producto del consejo de sus asesores o por decisión personal, el Jefe de Gobierno asumió de manera explícita el discurso de la derecha más dura.

* El estallido operó como un baño de realidad para todos. En la Ciudad de Buenos Aires conviven Puerto Madero y Las Cañitas con Villa Soldati y la villa 20. La campaña electoral del PRO se lanzó desde Villa Lugano pero su gestión hizo poco y nada para acortar la brecha social entre “las dos ciudades”. Un chico que nace en el sur tiene muchas menos posibilidades de sobrevivir, de tener acceso a la salud, de estudiar o de llegar a la universidad que uno que nace en el norte. Veinte cuadras de distancia pueden cambiar un destino.

* Un dato curioso: la mayoría de los legisladores porteños vive en el norte. Alguna vez los representantes de la ciudad deberían ser elegidos por zona y obligados a permanecer en sus barrios mientras duren sus mandatos. De esta forma se harán cargo de lo qué pasa y de cómo se vive en el barrio al que representan. Así ocurre en muchas ciudades europeas.

*  En un principio los halcones del gobierno nacional intentaron comerse al caníbal. Declamando un falso progresismo criticaron las expresiones discriminatorias pero evitaron condenar la ocupación del espacio público. “Es un problema de Macri”, dijeron y apostaron a que los costos políticos sólo se pagaran en la Ciudad. Cuatro días después de los incidentes, el senador Daniel Filmus fue el primer oficialista en cuestionar las ocupaciones.

* Otra vez las fuerzas policiales no estuvieron a la altura del conflicto social. La Metropolitana y la Federal reprimieron brutalmente. No utilizar armas de fuego frente a movilizaciones sociales debería ser un catecismo en la Argentina. El desamparo y la desesperación no se combaten a tiros. En el último mes y medio murieron siete personas en movilizaciones.

* La presidenta apuesta a que Nilda Garré a cargo del flamante Ministerio de Seguridad marque un punto de inflexión en este tema y logre avances sustanciales en materia de seguridad.

* Es muy importante esclarecer los asesinatos de Rosemary Churapuña, Bernardo Salgueiro y Juan Castañeta Quispe  ocurridos en el Parque. En Argentina el principal problema no es el delito sino la impunidad.

* Merece una investigación especial la identidad de los grupos que alentaron la toma. ¿Existen mafias vinculadas al narcotráfico? Como señaló Sergio Shocklender. ¿Hay punteros que hacen negocios inmobiliarios con los más pobres?

* Es necesario un fuerte compromiso de políticos, medios y periodistas en contra la xenofobia y la discriminación. Muchas de las acusaciones y los insultos que se cruzaron durante estos días contra ciudadanos de países hermanos son producto de la ignorancia o de la mala intención. Argentina es un país de inmigrantes. Está demostrado que la inmigración es positiva y fortalece el crecimiento económico de un país.

* Mejorar la política inmigratoria no implica cerrar puertas sino abrirlas en las mejores condiciones. Evitando, por ejemplo, que los inmigrantes sean explotados por bandas o empresarios inescrupulosos o estén condenados a vivir en la ilegalidad. También contribuir a su plena integración.

Dirigir la acción del Estado en beneficio de toda la sociedad, en especial de los sectores más vulnerables. En Argentina si la política no apunta a transformar la realidad para hacerla más justa no sirve para nada.

Nota publicada en Diario Z del Jueves 16 de diciembre.

Anuncios
Para qué sirve la política

El wiki wiki

El tsunami de documentos secretos de la diplomacia norteamericana revelados por el sitio WikiLeaks, más allá de sus implicancias políticas internacionales, permiten confirmar la mirada prejuiciosa, prepotente y autoritaria de los Estados Unidos sobre el resto del mundo. Más de dos mil de esos documentos hacen referencia a la Argentina y su gobierno. Se confirma también el nivel de las fuentes de información utilizadas por la delegación yanqui: parte de la clase política argentina y un nutrido grupo de periodistas que exhiben, con orgullo, su asistencia perfecta a las reuniones públicas y confidenciales organizadas por el embajador con más poder en Buenos Aires. “¿Cómo a vos no te invitan ni para el 4 de Julio?”, me preguntó una colega con cierto desdén días antes de la principal celebración norteamericana. Casi todos, los que hacen la política y los que la cuentan, quieren ser interlocutores de “La Embajada”. Aunque más no sea para darle cuerpo a un rumor o hacer mérito soltando opiniones que coincidan con la perspectiva del Imperio. La idea extendida entre políticos y periodistas es que si algo dan, también algo recibirán.

En general la información vinculada a la Argentina, publicada hasta ahora, es pobre y poco relevante. Los grandes medios enfrentados con el gobierno nacional hicieron centro en el “estado mental” de la Presidenta de la Nación como la gran preocupación de la administración norteamericana. Una información que nació en una tapa de la revista Noticias dónde se hablaba de la supuesta bipolaridad de Cristina Fernández. El espionaje realizado por los diplomáticos es de dudosa calidad. El capítulo argentino se parece más a una carpeta de recortes preparada por el Agente 86 que a verdaderos reportes de inteligencia.

También quedaron expuestas algunas charlas públicas y otras privadas. Entre ellas, las críticas de los ex Jefes de Gabinete Alberto Fernández y Sergio Massa a la gestión oficial y a Néstor Kichner en particular. Los cuestionamientos de Fernández fueron realizados en los medios y se sucedieron desde el mismo momento en que se alejó del gobierno como consecuencia del conflicto con el campo. En sus dichos no hay apreciaciones peyorativas ni personales. Fernández sólo se quejó del “goteo” informativo que realiza el diario El País de España con datos de Argentina y lo atribuyó “a los problemas que el Grupo Prisa tiene con el gobierno”.

Lo de Massa, en cambio, ya generó un profundo malestar en el kichnerismo. El dirigente de Tigre que se presenta a sí mismo como “lo nuevo de lo nuevo” y se mostró compungido con la muerte de Kichner, a quien ponderó en sus exequias “por su apasionada militancia”, según la embajadora Vilma Martínez calificó al ex presidente como un “monstruo”, “psicópata” y “matón”. Las expresiones de Massa se sucedieron en una cena realizada en noviembre de 2009 “en casa de un amigo banquero”. Para horror de su esposa, Malena Galmarini, quien le hacía señas para que callase, el intendente Massa se despachó a gusto contra Kichner. Explicó además que el gobierno no tendría posibilidades de ganar las elecciones del 2011. Eso dice Wikileaks que la embajadora le escribió a sus superiores en Washington. Massa dice ahora que no dijo nada de lo que dicen que dijo y que sólo fue a La Embajada a renovar la visa. Si se tratara de un trámite judicial se podría hacer un careo entre Vilma y su amigo Sergio.

El actual Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en algunos cables es sindicado como el Ministro “más amigo” de EEUU, en otros “como otros políticos argentinos está salpicado por rumores de corrupción e incluido vínculos con el narcotráfico”. Francisco De Narváez, rápido como un rayo, salió a pedirle explicaciones. El diputado millonario sabe de lo que habla. El mismo es una fuente privilegiada de La Embajada.

Hay que reconocerle a Elisa Carrió su honestidad brutal. En su momento la líder de la Coalición Cívica se acercó a la representación norteamericana para expresar sus críticas al gobierno. Hasta mandó cartas a otras embajadas extranjeras expresando su visión apocalíptica de la realidad argentina. Cuando se lo recriminaron, ella reivindicó la movida. Con Carrió no hay sorpresa posible. El resto de sus colegas peregrinan a La Meca pero se avergüenzan cuando tienen que reconocer que rezan.

Mauricio Macri también cayó en la volteada. La embajadora escribió que la reunión que mantuvo con el Jefe de Gobierno le sirvió “para recordarnos su brusquedad, su maniquea visión del mundo y su incomodidad con las sutilezas de las comunicaciones interpersonales”. Contó que Macri cortó la reunión a los veinte minutos y que esas cualidades las “comparte con Néstor Kirchner, su gran rival político”. No bien se bajó del avión que lo trajo de regreso de su luna de miel –estuvo en Colombia y México, no en el Líbano como se anunció– Mauricio dijo no recordar el encuentro pero reconoció que ve seguido a la embajadora quien, suele mandarle brownies para su cumpleaños. Otra dulce lección de hipocresía. ¿Qué postre le mandará la embajadora a la Presidenta? ¿Qué masitas recibirá Massa en sus cumpleaños?

Más allá de este aluvión de chimentos, la información difundida por Wikileaks tiene poca relevancia política. Estos documentos están lejos de los informes secretos sobre la matanza de civiles y periodistas en Afganistán o la difusión de la masacre en Kenia que hicieron célebre al sitio de internet. Está claro que Wikileaks expresa el nivel de vulnerabilidad del mayor país del mundo. Ni el poderoso Departamento de Estado, ni la CIA, ni el Pentágono pueden proteger sus comunicaciones. Pero la baja calidad de estos secretos asombra. Está claro que apuntan más a erosionar al presidente Barak Obama que a exponer los entretelones del poder real y sus iniquidades. No son pocos, los que en Estados Unidos, piensan que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, debería renunciar. Los republicanos celebran el peor momento del presidente demócrata. Tal vez lo hacen chocando sus tazas de té.

Nota publicada en el Diario Z del 02.12.10

El wiki wiki

La invasión a Santa Cruz

La actual conformación de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en gran medida corresponde a designaciones realizadas después del 2003. El gobierno de Néstor Kirchner nominó a juristas prestigiosos que reemplazaron a los amigos de Carlos Menem. Además, firmó un decreto de autolimitación que, desde ese momento, fijó un mecanismo de designación transparente y que somete a los candidatos al alto tribunal a un proceso de impugnación previa de avanzada.

A pesar de que ese proceso es uno de los aciertos institucionales más contundentes de los últimos años, en la última semana el gobierno -a través de Aníbal Fernández- salió a cuestionar el fallo de la Corte que intima al gobierno de Santa Cruz a reponer al ex procurador Sosa en su cargo.

La Corte no sólo denunció al gobernador Daniel Peralta ante la justicia sino que le dio participación al Congreso. Desde entonces hay cuatro proyectos de intervención limitada a la provincia para reponer al fiscal desplazado por NK en 1995 cuando gobernaba la provincia.

En lugar de acatar el fallo -que por otro lado, es inapelable- el Jefe de Gabinete habló de un intento desestabilizador de la Corte y Peralta dijo “quieren invadir Santa Cruz”. Patético.

El gobierno imita a la oposición: la Corte es buena cuando falla a favor y mala cuando falla en contra. Basta recordar cómo la oposición y los grandes grupos mediáticos cuestionaron a la Corte cuando ratificó la vigencia de la Ley de Medios (por 7 votos a 0) cuando no se cansaban de alabarla.

La invasión a Santa Cruz

Divididos, las pelotas

reutemann

El senador Carlos Reutemann perdió la compostura. El alemán impasible, el hombre prudente y medido, estalló de furia: “Que se recontra metan (la candidatura) en el medio del culo”. Todo un poeta. El objetivo de su enojo: Roxana Latorre. Hasta hace una semana, su compañera inseparable en el Senado de la Nación.

El 28 de junio pasado los santafesinos, a instancias del Lole, le renovaron su confianza a la dupla de candidatos peronistas. Pero la firma de la ex docente en un dictamen que habilitó la votación de las facultades delegadas al Poder Ejecutivo terminó por convertirla a los ojos del Lole en el mismísimo demonio. El senador está convencido de que se trató de una operación política del kirchnerismo.

Sin embargo, Latorre contraatacó y dijo en una entrevista que su ex compañero “está aconsejado por su mujer y su hija, que no entienden un carajo de política”. Además, la senadora aseguró que fue amenazada. También le entró duro a la Sociedad Rural de Santa Fe, a cuyos integrantes asoció con una movida destituyente. El lunes pasado la escracharon en su casa de Rosario. Reutemann se lo había anticipado. Curioso. Justo él que se queja, con toda razón, de los reiterados escraches que le hacen por las inundaciones y los muertos de diciembre de 2001.

Más allá de las declaraciones procaces o altisonantes, la división interna en las huestes del Lole sorprende por otras razones. El ex corredor es un hombre muy desconfiado. Se caracteriza por nombrar en puestos públicos sólo a sus amigos o parientes. La lista de diputados que se acaba de consagrar en la última elección parece armada entre los invitados a su cumpleaños.

En las otras orillas de la oposición, las escenas de crisis se reiteran. Elisa Carrió no quiere a Julio Cobos. El vicepresidente, y a la vez referente opositor, no quiere a Carrió. Sin embargo, en sus respectivos entornos insisten en la posibilidad de un acuerdo. “Yo no lo votaría”, anunció la líder de la Coalición Cívica. En cambio, Cobos dijo que sí la votaría. Aunque todos saben que no, que en todo caso se trataría de un voto “no positivo”.

Carrió también cuestionó duramente a Margarita Stolbizer por asistir al diálogo convocado por el Gobierno y hasta amagó con instalarse en la provincia de Buenos Aires, el territorio de Stolbizer, para hacer política. Toda una declaración de guerra. Hace menos de dos meses hicieron campaña juntas. Ahora sólo se intercambian reproches. La principal escudera de la dirigente chaqueña, Patricia Bullrich, atizó la hoguera. La relación está rota.

La alianza política que venció al kirchnerismo en su principal bastión, la provincia de Buenos Aires, también parece herida de muerte, aunque todos se cuidan de convocar al velorio. Felipe Solá ya se lanzó como candidato a la presidencia para 2011. Mauricio Macri lo mira con recelo y calla. A su vez, los dos saben que ésa es también la aspiración del tercer socio: Francisco de Narváez. De hecho, no habrá un bloque único en la Legislatura nacional. Sigue la buena relación pero Unión PRO tendrá una bancada y el llamado felipismo, otra.

Por su parte, el hombre más votado en la última elección cuestionó en duros términos a Mario Das Neves. Lo acusó de decir una cosa y hacer otra. En buen romance: Das Neves critica al gobierno nacional pero luego, con el voto de los legisladores de Chubut, lo ayuda a aprobar la delegación de facultades. El gobernador recogió el guante. Aseguró que esos dardos provenían de gente que tenía “mucho tiempo libre”. Un argumento que ya había sido utilizado por el ministro Aníbal Fernández en la última contienda electoral cuando tildó a De Narváez de vago.

Las fuerzas de centroizquierda no escaparon a las riñas. Cuando los quince diputados del sector lograron acordar una posición común ante la discusión de la delegación de facultades al Poder Ejecutivo, llegó de España Pino Solanas. El dirigente del Proyecto Sur se reunió con algunos y dijo ante las Cámaras que iban a votar en contra de la aspiración del oficialismo. Los legisladores que ya habían acordado imponer limitaciones a la ley para tener una posición común terminaron transitando caminos diferentes en el recinto. Solanas completó su desembarco castigando a Martín Sabbatella.

En el campo, las espinas. Eduardo Buzzi cruzó sin piedad a Alfredo De Angeli por la última aparición virulenta del entrerriano frente al Congreso de la Nación. “No nos deja bien parados a la mayoría de los productores. No tiene relación con lo que la sociedad está esperando. La sociedad no quiere más enfrentamientos ni empujones”, dijo el presidente de la Federación Agraria. Luego agregó: “El dirigente debe ser dirigente y no agitador, el dirigente debe ser quien coordina acciones y no el vocero de los más exaltados”. El chacarero más mediático del país eligió no responder: “No le voy a contestar nada”. Ahora, un nuevo plan de lucha disimulará por un tiempo las peleas.

Visiones distintas, demasiados egos, legítimas diferencias ideológicas, mezquindades varias, conductas irreconciliables, necesarias peleas políticas, vanidades, operaciones del oficialismo. Lo cierto es que, a pesar de las divisiones propias o inventadas, todos coinciden en algo: la culpa de lo que les pasa la tiene el Gobierno.

Divididos, las pelotas

¿Es correcto parodiar a la Presidenta?

“¿No podemos dejarla a un costadito a la Presidente?”, pidió Aníbal Fernández. El Ministro  de Justicia eligió una radio para hacer la solicitud pública a la producción de Marcelo Tinelli. El conductor empezó esta semana un segmento llamado Gran Cuñado con imitaciones a 19 políticos. La intervención de Fernández que incluyó una sugerencia de “correccioines” al ciclo, fue el viernes por la mañana pero por la tarde algo cambió. Aceptó hablar con el programa de chimentos Intrusos, que conduce Jorge Rial, para bajarle el tono a su pedido. Entre otras cosas dijo: “Nunca pedí que saquen (la imitación)”; “No soy quien para decirle Tinelli y al guionista qué tienen que hacer con su vida” y soltó un elogio: “Me parece que hay imitaciones que son espectaculares y la de Bossi es para aplaudirla de parado 20 minutos”.  Más allá del singular raid mediático del Ministro, desde algunos sectores se analiza con preocupación el efecto que puede tener la imitación de la Presidenta. Hay funcionarios que habla de erosión de la figura presidencial y otros que lo relativizan. En mi opinión el peor tratado fue Julio Cleto Cobos, enfrentado a los Kirchner (ver post El reality más triste). Pero la discusión es interesante: ¿Puede un programa de tele afectar la gestión de un gobierno? ¿Habría que dejar afuera de las parodias al primer mandatario?

¿Es correcto parodiar a la Presidenta?