Los fachos de la red

¿Son tantos como parecen? ¿Son gente común que va al trabajo, hace el amor, ayuda a sus hijos con las tareas de la escuela y antes de dormir le dedica unos minutos a internet? ¿Son todos como esos jóvenes musculosos que levantan el brazo derecho en los actos organizados por Cecilia Pando? ¿O se trata de ciudadanos honestos que pagan sus impuestos y escriben a los medios como “la mejor manera de participar en política”? ¿Estaban desde antes o aparecieron todos después de la pelea del Gobierno y las entidades del campo? ¿Por qué si nosotros tenemos tantas dudas, ellos sólo exhiben certezas? Son los fachos de la red, los titanes de internet, los justicieros.

Cuando se enojan, y todo el tiempo se enojan, son incansables, hirientes, jodidos. Además, aunque suenen confusos o tengan problemas de expresión, están convencidos. Están muy convencidos y eso es lo importante. Desde esa convicción de hierro insultan, amenazan y prometen todo tipo de represalias contra el autor en cuestión. Dicen por ejemplo que, más temprano que tarde (perdón Salvador Allende), harán tronar el escarmiento.

Son duros. Adoran las chicanas. Evitan discutir sobre argumentos. Se ocultan en el anonimato que permite la horizontalidad democrática de la web –una de las grandes virtudes de internet, por cierto– y desde las sombras disparan contra el traidor, el débil, el vende patria. De esta manera hacen justicia virtual. Transforman sus teclados en espadas vengadoras. Disparan comentarios como misiles.

Parados sobre sus banquitos invisibles, levantan los dedos acusadores. Dan lecciones de periodismo, historia y alta política. Se ubican a la izquierda o a la derecha de la pantalla. Depende el día, depende el tema. Cada tanto exigen indignados: “¿Por qué no hablan más de inseguridad? Nos están matando a todos –advierten citando números y encuestas–. Los delincuentes están en la calle y vos lamentando la muerte de Nicolás Casullo”.

Siempre tienen razón. Quien no piense como ellos está equivocado. Quien no acuerde con sus opiniones es el enemigo, o un escriba pagado por el Gobierno, o un mercenario bancado por la oposición y las multinacionales, un agente de la patria mediática, un miembro de la sinarquía internacional o un comunista solapado. Depende el tema, depende del día. Como decía mi abuela: cree el ladrón que todos son de su condición.

Eso sí, no admiten medias tintas. Quieren que todos se definan. Es blanco o es negro. En realidad, quieren más blanco que negro. Se indignan por el hambre pero abominan de los hambrientos. Se conmueven por la desigualdad pero repudian los métodos de reclamo popular. Creen que todo aporte del Estado a los sectores carecientes es como darles margaritas a los chanchos. Afirman que todo dirigente social está comprado. Que todos los empleados públicos son vagos. Gozan con la división. Creen que estamos en guerra y que es necesario elegir bando. No rescatan nada de nadie. Ven en cada error una conspiración.

Forman una rara legión imposible de clasificar por sus ideas. Hay kirchneristas doloridos y antikirchneristas virulentos. Hay gorilas de todo pelaje y peronistas de cualquier sector. Hay liberales y golpistas. Todos unidos por la intolerancia. Algunos hasta se animan a levantar las banderas del racismo. Participan orgullosos de una suerte de vale todo verbal.

Hay temas que los ponen especialmente locos: las notas sobre condenas a represores –sugiero repasar los comentarios que se suscitaron en la web por el traslado de Jorge Rafael Videla a una cárcel común. Las cuestiones que apunten a defender la programación familiar o el debate sobre la despenalización del aborto. Una nueva ley sobre la forma de castigar el consumo de drogas despierta un tsunami de comentarios rabiosos e ignorantes. El ranking sigue con las peripecias de los ex Montoneros –algunas de verdad impresentables–, los despistes de los piqueteros, los aciertos de los K, los enchastres de los K y algunos más.

Son los fachos de la red. Los titanes de internet, los que garantizan ciento por ciento lucha debajo de cada nota.

Conviene no hacerlos enojar.

Anuncios
Los fachos de la red

Basta de abortos clandestinos

Ojalá ninguna mujer tuviese que abortar. Pero aquellas que deciden hacerlo no puede ser que se enfrenten a una situación que incluso pueda terminar con su vida. El 28 de septiembre es el Día de la Lucha por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe. El lunes 29 se organizó en Buenos Aires una marcha que unirá El Congreso de la Nación con la Plaza de Mayo, bajo la consigna  “Anticonceptivos para no abortar. Abortos para no morir”. La cita es a las 18. Abortar es una desgracia en cualquier caso. Una situación dramática que sólo la mujer que pasa por eso puede dimensionar con precisión. Es una verguenza social que además de vivir ese drama, las mujeres que llegan a ese momento sean consideradas delincuentes. Y más, en muchos casos, aquellas que no tienen recursos económicos, obligadas a interrumpir el embarazos en condiciones sanitarias deplorables. En muchos casos arriesgando sus vidas por el uso de métodos caseros.  Estos son algunos datos que obligan a abrir un profundo debate sobre éste tema:
En Argentina se realizan 500 mil abortos clandestinos por año, que ocasionan la muerte de más de 500 mujeres (algunos consideran que esta cifra es mayor),  unas 15 mil quedan con secuelas de salud. En América Latina, la cifra de muertes asciende a 5 mil por año. 800 mil mujeres de bajos recursos son hospitalizadas anualmente por complicaciones relacionados con abortos inseguros en América Latina. Es obvio que las que tienen recursos no viven esta inseguridad. Si querés más información sobre la campaña por la despenalización del aborto podés buscarla en  www.pyr.org.ar

Basta de abortos clandestinos