El discurso de Sietecase en los Premios Tato

Reynaldo Sietecase

Reynaldo Sietecase fue ovacionado en su discurso al recibir el Premio Tato a Mejor labor periodística por su trabajo en Telefe Noticias.

“Hace meses escuché en este mismo lugar hablar de la preocupación que hay por la grieta que se está generando en la Argentina, y yo la comparto. Pero me sorprende que los mismos colegas que están preocupados por la grieta se ocupan de ensancharla cada día más. Es un debate que debemos darnos con respeto e inteligencia”, dijo, y generó un fuerte aplauso entre los presentes.

“En los últimos años nos hemos alejado de los hechos por distintas razones, y de pronto te encontrás a gente diciendo que hace periodismo, pero de pronto termina defendiendo lo indefendible, no importa de qué gobierno se trata. Defender lo indefendible no es periodismo, es otra cosa. El periodismo siempre es crítico, pero una cosa es la crítica y otra la operación política a medida de los empresarios que me contratan”, finalizó.

Video: plazademayo.com/mediosyopinion

Anuncios
El discurso de Sietecase en los Premios Tato

Kamikazes en la Feria del Libro

invitacion_feria

Reynaldo Sietecase presenta Kamikazes en la Feria del Libro, en una charla con Marcelo Zlotogwiazda con el título “Todos contra todos: periodismo y política”.

Este martes 7 de mayo a las 19.30 en la sala Victoria Ocampo.

Invita Editorial Aguilar.

Kamikazes en la Feria del Libro

“Soy periodista, no soldado”

Sietecase

Entrevista a Reynaldo Sietecase en La Nación

En un país en el que hay dos propuestas fuertes que no admiten grises, la racionalidad en el discurso es un elemento fundamental. Así opina Reynaldo Sietecase, periodista de larga trayectoria y autor de varias novelas. Por primera vez, Sietecase se apartó momentáneamente del género literario para escribir un libro periodístico, centrado en la política. Y no cualquier política, si no la que definió a la Argentina en los últimos 10 años. ” Kamikazes , los mejores peores años de la Argentina”, es, dice el rosarino, un intento de equilibrio.

“Yo rechazo completamente la idea de contar desde una supuesta neutralidad”, asegura, en una entrevista con LA NACION, pero sostiene que “hoy el periodismo vive una lógica de guerra” en la que “si criticás al Gobierno sos una especie de traidor a la patria. Y si de pronto adherís a alguna política es porque te compró el kirchnerismo”.

¿Cómo surge la idea del libro?

Este año cuando gané el Martín Fierro por mi laburo en radio, hice un comentario y eso me generó una suerte de polémica con Jorge Lanata. Me quedé toda la semana pensando en esa discusión. Y llegué a la conclusión de que pasaba algo raro en la Argentina. De que si criticás al gobierno sos una especie de traidor a la patria. Y si de pronto adherís a alguna política del gobierno es porque te compró el kirchnerismo. Es una lógica tan estúpida que me hizo pensar mucho en eso.

Empecé a madurar la idea de poder contar estos diez años, que tienen una gran intensidad política, de otra manera.

Según quién te cuenta lo que pasa o lo que pasó estos diez años, o es una maravilla y estamos cerca de la revolución social, o esto es una catástrofe manejada por una dictadura. Y no es ni una cosa ni la otra. La defensa de los intereses de los medios ha hecho que los productos periodísticos se vayan degradando, porque dejó de ser importante si algo es cierto.

¿Cómo fue la selección de temas?

Me quedó mucho afuera. Elegí 10 para hacerlo abarcable y que el libro tuviera un tamaño digerible para el lector. No es un libro para especialistas. Aunque muchos colegas me dijeron que está bueno porque hago un raconto de algunas cosas. Me dicen “tenés una mirada entre 678 y 9, 10, 11”.

Yo rechazo completamente la idea de contar desde una supuesta neutralidad. A mí no me da lo mismo que el Estado intervenga en la economía o que no intervenga, que los derechos humanos se respeten o no se respeten. Me parece tremendamente injusta la sociedad argentina. Y desde ese posicionamiento trato de contar los hechos.

En general, cuestiono más lo que no hizo el Gobierno que lo que hizo mal.

¿Cómo te definís políticamente?

Tengo una formación intelectual, cultural y familiar de izquierda. Si necesitan ubicarme en algún sitio estoy parado ahí. Pero nunca milité políticamente. Es más, siento que es incompatible la militancia con el laburo periodístico. A mí no me parece mal que haya militantes que hagan periodismo. Lo que me preocupa es que tus ideas puedan llegar a tergiversar lo que tenés que contar. Por eso yo digo que en nombre de la causa o la defensa de un gobierno determinado omitas cosas, manipules, cambies cosas, es tremendamente cuestionable. Lo mismo si lo hacés en nombre de los intereses de una empresa.

Creo que ahí hablamos de mala praxis periodística.

Decís que te preocupa más lo que no hizo el Kirchnerismo que lo que hizo mal. ¿Qué le falta hacer, en tu opinión, a este Gobierno?

No logró bajar la pobreza como debería. Pero esto se lo planteo a todos los gobiernos. Creó muchos puestos de trabajo, es verdad, pero sigue habiendo muchas personas que trabajan en negro.

Tampoco desconcentró la economía. No hizo una reforma fiscal profunda. Creo que el Estado tiene que ser mucho más eficaz.

La Justicia sigue siendo uno de los grandes problemas. En materia seguridad, se reaccionó tarde, recién en 2010 con la creación del Ministerio.

No hubo cambios en Transporte, que es un desastre. A pesar de que el kirchnerismo se plantea como la antítesis del menemismo siguió en ese plano la misma política. Subsidios a empresarios sin control, el sistema que no cambia.

¿Qué pensás que puede cambiar con la Ley de Medios?

Es un país bárbaro la Argentina, estamos discutiendo si cumplir o no una ley. Debería cumplirse para todos y con el mismo rigor. Si la ley sólo sirve para enflaquecer a Clarín, no sólo es un grosero error político del Gobierno, sino también puede llegar a ser una traición a todos los que de buena fe acompañaron la idea de una nueva ley de medios de la democracia.

Son mis expectativas, pero en realidad, no sé qué va a pasar. Y espero que no sea nada dramático.

En una parte de tu libro decís: “Está claro que los trabajadores de prensa no podemos incidir en la conformación del mapa mediático. Lo que sí podemos hacer es establecer pautas mínimas sobre cómo ejercer la profesión”. ¿Cómo se logra un balance?

Cuando pasó lo de Tres Poderes , nos habían planteado hacerle una nota al dueño del canal (De Narváez). Era algo muy difícil, preferíamos no hacerlo. Cuando insistieron, propusimos hacer una entrevista profunda, en serio. ¿Cómo explico si no que le hago una entrevista tonta al dueño del canal? Me dijeron que sí. Fue una entrevista muy rigurosa. Yo creo que él no sabía que venía a una entrevista así. Eso fue el principio del fin de nuestra presencia en el canal. Pero a la larga para mí fue bueno.

Yo siempre digo: me compran mi fuerza de trabajo, no mi opinión. Para poder trabajar en un medio, uno debe tratar de defender la agenda periodística. No es fácil.

Es una lucha cotidiana. Implica roces, discusiones. La independencia de los medios de comunicación debe ser con respecto al poder político. Después, es una empresa que tiene su lineamiento ideológico y eso es lógico.

De los periodistas el concepto de independencia tiene que ver con poder decidir a quién entrevistar, cómo hacer la nota. Claro que tiene mucho más margen de maniobra un periodista que tiene 20 años en la profesión que un cronista o un movilero.

El problema en la Argentina y en el mundo es que cada vez hay más dueños de medios que no son empresarios de medios. Y eso afecta los contenidos.

Y como dice Kapuscinski: cada vez hay más periodistas bancarios. No están motivados, están mirando el reloj para ver a qué hora irse. Y el periodismo es una actividad full life. Y un compromiso ético.

“Soy periodista, no soldado”, decís. ¿Es posible pararse en un equilibrio entre las dos propuestas que se oponen hoy?

Hay que intentarlo. Yo lo intento, no diga que salga bien. Trato de ser fiel a mí mismo, ser honesto. Me equivoco, hay días que me sale bien, días que me sale mal. No es una tarea sencilla.

Si te parás en el medio hoy, te critican de los dos lados. El kirchnerismo genera a su vez un nivel altísimo de adhesión y de odio visceral.

Antes era más racional. Hoy hay una lógica de guerra. Y al dejar de ser importante la verdad,.

Hay que ser un poco más racionales. Si el libro sirve para algo, espero que sea para que las cosas vayan por un parámetro más racional.

¿Cuáles son las características básicas de un buen periodista?

Curiosidad, persistencia, pasión por la verdad y trabajo duro.

¿Tenés referentes en el periodismo?

Para mí el más importante es Tomás Eloy Martínez. Tanto en la ficción como en el periodismo. Fue un gran maestro del periodismo. Justamente él decía que el periodismo es una de las pocas profesiones en donde menos lugar hay para las verdades absolutas. Y hoy vemos que todos están aferrados a sus verdades absolutas.

Y también aprendí mucho de mis colegas: Lanata, Caparrós, Tenembaum, un montón de gente. Se aprende mucho viendo a trabajar al de al lado.

Y también de Mario Trejo, que era un poeta. Aprendí para la literatura y para el periodismo.

Y muchos de esos colegas piensan distinto que yo. Pero las opiniones para mí son circunstanciales.

En tu libro hablás de los “fachos de la red”, en referencia a los que comentan con posturas extremas en las redes sociales y los foros de los medios. ¿Para vos es algo positivo este espacio? ¿Te parece que si hubiera existido antes hubiera sido igual de virulento o es producto de la coyuntura actual?

Regular sobre Internet sería quitarle el espíritu. Me parece bien que la gente diga lo que quiera, pero yo he aprendido a relativizar lo que dicen, salvo que sean aportes interesantes, porque hay mucho odio, ¿qué te suma un insulto? Además, el anonimato ayuda, cualquiera insulta desde el anonimato.

Yo creo que esto está potenciado por este nivel de enojo. Tiene que ver con el gobierno que construye confrontando, y con la oposición que es muy virulenta. También con la construcción que hacen algunos comunicadores.

¿Qué te generaron los cruces con Lanata ?

Más que nada me da un poco de tristeza. Estamos viendo el país completamente diferente. No sé si volvería a trabajar con él, dudo que él quiera. Yo aprendí muchas de las cosas que sé de Lanata. Respeto que él esté parado donde él quiera. Pero me molesta el insulto. Me sorprende verlo tan enojado. Jamás me vas a escuchar decir algo descalificador de Lanata. Sí me da tristeza, y me confunde que muchas de las cosas que critica yo las aprendí de él.

Uno de los capítulos de tu libro está dedicado al tema de la seguridad, algo que viene siendo foco de debate y reclamos en la Argentina ¿Considerás que hay, como sugieren algunos, una manipulación mediática de la inseguridad?¿Cuál es el rol del periodismo en este campo? ¿Hay una falta de responsabilidad en la manera de informar estos hechos?

No es que hay una manipulación mediática. Pero Argentina tiene una situación particular: tiene 5 canales de cable transmitiendo las 24 horas. Cinco canales que te transmiten el mismo homicidio todo el día. El tema central de la mayoría de los noticieros es el policial. De alguna manera eso influye en lo que la gente siente.

Acá lo que hay es una sobre abundancia de información, que es muy impactante. Para mí el minuto a minuto de la TV es una catástrofe. Condiciona los contenidos. Era algo exclusivo de los programas de chimento y ahora funciona también en los noticieros. Por eso han desaparecido los programas periodísticos de la tele. Y el que funciona bien es el de Lanata que es un show.

“Soy periodista, no soldado”

El elegido

Si fuera por lo que dicen las encuestas, Daniel Filmus y Gabriela Michetti podrían ir posando para los afiches como candidatos del Frente para la Victoria y del Pro en la Ciudad de Buenos Aires. Pero en política no siempre son los números los que dictan las mejores decisiones. Dos más dos no siempre es cuatro a la hora de definir un candidato. Por esa razón, el senador no esconde su preocupación y la ex vicejefa porteña exhibe una inusitada prudencia. Sus respectivos referentes, Cristina Kichner y Mauricio Macri, preparan sus estrategias en base a una multiplicidad de datos y dilatarán la designación.

Lo que está definido es que no habrá internas. La bendición se hará entre cuatro paredes. Será la presidenta quien decida finalmente entre el ex Ministro de Educación y su actual ministro de Economía, Amado Boudou, cual es el mejor abanderado kichnerista en la Capital. El titular de la cartera de Trabajo, Juan Carlos Tomada no se baja del ring pero se siente unos pasos más atrás a la hora de aspirar a la candidatura oficial.

Después del golpe que significó para sus aspiraciones de “candidato natural”, el lanzamiento de Boudou junto a Hugo Moyano y Carlos Kunkel, Filmus logró recomponerse. Si bien comprende que la decisión de bajar al ex titular del Ansses a la arena política fue una decisión de la presidenta, confía en que los números lo respaldarán. En especial ante una posible segunda vuelta. Sus colaboradores afirman que el ex Ministro tiene un perfil más amable para independientes, radicales, socialistas y militantes progresistas en general que podrían determinar la elección en una segunda instancia. “Nosotros estamos en una mirada diferente a la que plantean Boudou y Moyano respecto a la ciudad”, dijo a Diario Z la semana pasada. Los colaboradores del senador aseguran que éste es el mejor argumento: “Boudou nunca podría ganarle una segunda vuelta a Michetti”.

Del otro lado, insisten con que el crecimiento del ministro de Economía no tiene techo: “este es el año de Amado”, prometen y, por lo bajo, explican que en la Casa Rosada le siguen facturando a Filmus viejas cuitas por una supuesta falta de lealtad en la elección del 2009 cuando no quiso sumar al engendro de las candidaturas testimoniales. En Balcarce 50 los dejan correr a los tres. No habrá definiciones hasta que el Pro resuelva su interna.

Gabriela Michetti ya se siente candidata. Sus colaboradores más cercanos afirman que todos los sondeos le dan mejor que a su rival interno: Horacio Rodríguez Larreta, pero agregan con orgullo: “en algunas le da mejor que a Macri si tiene que enfrentar una segunda vuelta”. El balotaje en la Ciudad es casi cantado. A diferencia del sistema imperante en la elección presidencial, los porteños eligen al Jefe de Gobierno en primera vuelta sólo si el ganador obtiene un voto más que la mitad de los emitidos. Un escenario altamente improbable. Por eso Michetti apuesta a su buena imagen con los independientes y a la aceitada relación que mantiene con radicales y miembros de otros partidos. Para compensar su principal debilidad: la capacidad de gestión, la candidatura a vicejefe será acompañada para un hombre del Partido, un ministro de su confianza o un legislador con peso propio.

Por su parte, el jefe de Gabinete porteño, es reconocido como gestor, cuenta con el apoyo de la mayoría de los funcionarios porteños y tiene el control del Partido. También goza de la simpatía de Macri, quien le reconoce haberse “puesto al hombro la gestión”. Choca con un límite: su perfil no es el mejor para seducir a los independientes ni para cerrar alianzas políticas en una segunda vuelta.

Todo quedará resuelto en un mes. Cuando Macri lance su candidatura presidencial y se defina la fecha de las elecciones. Para ese momento ya se encargaron nuevos sondeos, “más completos y complejos en su calidad” para definir si la candidatura es para “la líder motivacional” o para “el líder gerencial”.
La fecha encierra más de un dilema. Macri en esto coincide con el kichnerismo, preferiría unificar las elecciones con las nacionales el 23 de Octubre. Tanto el ingeniero como la presidenta estiman que arrastrarán voluntades en la ciudad para sus respectivos candidatos. Para eso hay que modificar una ley y hacen falta 40 voluntades en la legislatura. En el Pro dicen que tienen ese número: “en breve habrá presupuesto y unificación”, dicen. En realidad a todas las fuerzas les conviene votar el mismo día que en las presidenciales. Pero a Seguro, como a José Pedraza, se lo llevaron preso.

En el Pro también estudian una variante judicial: afirman que la ley que impide al Jefe de Gobierno llamar a elecciones junto a los comicios nacionales es inconstitucional. Según los juristas consultados, la norma vulnera la potestad que le otorga la Constitución de la Ciudad al titular del ejecutivo porteño de poder fijar la fecha cuando lo estime conveniente. La prioridad, de todas formas, es la solución política vía un acuerdo legislativo.

Mientras tanto, Macri trata de consolidar su candidatura presidencial en todo el país. No le resulta sencillo. En algunas provincias el Pro casi no existe. Por esa razón, desoyendo a su principal asesor electoral: Jaime Durán Barba, tiende puentes con el peronismo federal. Para el especialista ecuatoriano, la cercanía con Eduardo Duhalde es contraproducente en un eventual escenario de balotaje. En Santa Fe la candidatura a Gobernador del Pro del cómico Miguel Del Sel será secundada por Osvaldo Salomón, intendente de Chabás, furioso opositor de la 125 y referente local del peronismo federal. Es una señal. Macri necesita del duhaldismo en el interior pero teme que una alianza con “el Jefe” se convierta en un salvavidas de plomo.

Según unos cables de la Embajada norteamericana en Buenos Aires, revelados por wikileaks y publicados por Página/12, Mauricio Macri le anticipó hace un año a la embajadora Vilma Martínez su intención de competir por la presidencia. En esa misma charla le pidió a la diplomática que interceda para que EE.UU. adopte posturas más duras con el gobierno argentino y promocionó a su agrupación, ante otros funcionarios de la Embajada, diciendo “somos el primer partido pro mercado y pro negocios en cerca de 80 años de historia argentina que está listo para asumir el poder”. En la convicción de que nada lo afecta electoralmente –ni los muertos en derrumbes, ni las inundaciones en Belgrano, ni las expresiones xenófobas, ni sus visitas a La Embajada– Macri ratificó sus dichos sin siquiera ponerse colorado. Cree que lejos de perjudicarlo esas noticias consolidan su perfil. Duhalde lo aplaude, Francisco De Narváez vuelve arrepentido a su redil. Sin la pinta de Pablo Echarri, se siente El Elegido de la oposición.

El elegido

Zoológico de poetas

Miércoles 19 de mayo de 2010 – 22 hs en “El Empujón del Diablo“, Ángel Carranza 1969 (entre Costa Rica y Nicaragua) Barrio de Palermo – Ciudad Autónoma de Buenos Aires – ARGENTINA

Entrada libre y gratuita – Micrófono abierto

Este miércoles:

JULIETA DESMARÁS, RODOLFO EDWARDS, REYNALDO SIETECASE, NATALIA BUKOWSKIANA + JULIO JOSE “MOCHI” LEITE, directamente desde Tierra del Fuego!

y la música de:

SANTIAGO ARAYA (una leyenda del Abasto, el alma mater musical de MALDITA GINEBRA).

Coordinación: Cony Banús, Ignacio Osorio.
Elenco estable: Chicho Decima, Nico Olmos, Valeria Counyo y Daniela Scagliola. Vendrá Flavio????
Apoyo Logístico: Martín Legorburu.
Asesoramiento Espiritual: Héctor Urruspuru.

http://www.elempujondeldiablo.com.ar/

Zoológico de poetas

¿Por qué no charlamo' un ratito? (con Sietecase)

Este miércoles 21 de abril en el marco del ciclo La Ficción y sus Hacedores, se realizará una entrevista pública con Reynaldo Sietecase a cargo de Silvia Hopenhayn.

Por este ciclo organizado por el Fondo Nacional de las Artes han pasado ensayistas, poetas, narradores argentinos. La idea es agrupar en este ciclo a “escrituras” que marcan la cultura del presente.

La entrevista comenzará a las 19.30 hs en Rufino de Elizalde 2831 (Palermo Chico) y tendrá una duración de una hora apróximadamente. La entrada es libre y gratuita.

¿Por qué no charlamo' un ratito? (con Sietecase)