El súper ministro

Jorge Capitanich
Jorge Milton Capitanich no para un segundo. En poco más de una semana brindó varias conferencias de prensa con agenda abierta; recibió a empresarios y sindicalistas; habló con cuatro gobernadores; se reunió con varios de los ministros y les pidió un listado de propuestas concretas hasta el 2015; concurrió a su despacho de la Casa Rosada durante todos los días del fin de semana largo; fue a visitar al gobernador José Luis Gioja en su lugar de internación; citó a Mauricio Macri y al socialista Antonio Bonfatti y se presentó en el Senado de la Nación.

Desde que juró como Jefe de Gabinete, el ex gobernador de Chaco se convirtió en la figura más relevante del gobierno después de Cristina Kirchner. No son pocos los que se preguntan si la bendición presidencial incluía tanto margen de acción.

Cristina no se caracterizó durante su gestión por delegar poder en ningún funcionario. ¿Qué cambió?

El ascenso de “Coqui” responde a razones médicas y políticas. Las primeras son las más fáciles de explicar: el estado de salud de la Presidenta no le permite ocupar el centro de la escena todo el tiempo ni ejercer el poder con la centralidad con la que lo hizo desde 2007. En principio, aceptará el consejo de los facultativos que la atendieron y permanecerá más en Olivos que en la Casa Rosada. Claro que no dejará de trazar las estrategias generales de su gobierno pero se alejará del día a día de la administración.

De los nombres disponibles en el Frente para la Victoria, Capitanich era el que reunía mejores condiciones para reemplazarla en la gestión. Experiencia no le falta. Ya ocupó ese cargo en 2002 y exhibe, más allá de algunas críticas, dos mandatos como Gobernador en Chaco. Además es uno de los dirigentes oficialistas que con menos dudas defendió las decisiones más polémicas del gobierno. Firmó los documentos más duros contra el sector agropecuario durante la crisis de la 125 y es miembro del directorio de la AFSCA, el organismo de aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. El resto lo hará su ambición. Coqui quiere ser presidente o, por lo menos, ocupar un lugar en la fórmula del oficialismo.

Las razones políticas del ascenso del chaqueño tienen directa vinculación con los números. El malestar de un sector importante de la población con el gobierno se manifestó con claridad en las elecciones del 27 de octubre pasado. En el coro de los descontentos se enrolaron miles de personas que votaron a la presidenta en su reelección. Modificar políticas, enmendar errores graves y, de esa manera, recuperar la iniciativa para llevar a buen puerto al gobierno nacional en los dos últimos años de mandato, no es una operación gratuita ni graciosa. Requiere de sacrificios. Así lo entendió Cristina Kirchner.

Cedió a uno de sus funcionarios fetiche. Despedir a Guillermo Moreno tiene el valor de una amputación voluntaria. El ex Secretario de Comercio Interior era el único funcionario al que se podía calificar como “más kirchnerista que los Kirchner”. Pero volver a otorgarle credibilidad al Indec, por ejemplo, era incompatible con la figura de quién lo desquició. Ni Capitanich ni el ministro de Economía, Axel Kicillof, podían compartir gabinete con “el Napia” y se lo hicieron saber a la Presidenta. Nada personal. La necesidad no sabe de antiguas lealtades.

En Economía se tomarán decisiones que alterarán algunas líneas directrices de lo que el gobierno denomina “el modelo”. Cerca de Kicillof se habla de tomar deuda y avanzar sobre la política de subsidios indiscriminados, entre otras cuestiones.

La impronta de Capitanich incluye en el menú sapos de todo tipo para el kirchnerismo de paladar negro. Ante la previsible primera estocada de Hugo Moyano, quien se quedó afuera de las primeras reuniones con empresarios y sindicalistas -“A Capitanich le dieron el mejor camarote del Titanic“-, el Jefe de Gabinete respondió con firmeza pero haciendo referencia al “compañero Moyano“. Luego aseguró que se tomaba con humor los dichos del sindicalista. Cuando le recordaron los elogios que le dispensó Eduardo Duhalde, uno de los archienemigos de los Kirchner, dijo: “respeto la opinión de todos”.

La otra jugada del Jefe de Gabinete incluyó a Macri y a Bonfatti. Ambos fueron convocados a discutir una agenda común con la Nación en el despacho contiguo al de la Presidenta. Una convocatoria imposible de imaginar antes de la designación del ex gobernador chaqueño. Diálogo con la oposición, reuniones con ministros, conferencias abiertas con la prensa… ¿Esto quiere decir que Capitanich se corta solo? ¿Que impone su criterio por sobre lo que dice Cristina? Por supuesto que no.

Con el luto terminó una etapa política. La presidenta tomó una decisión en beneficio de la supervivencia del proyecto político que conduce. Delegación y cambios, dos palabras que no estaban en su diccionario. La eficacia de la jugada dependerá, en gran medida, de la pericia del flamante súper ministro.

Anuncios
El súper ministro

6 comentarios en “El súper ministro

  1. alfredo dijo:

    Muy buena nota. La oposicion se quedo sn discurso para oponerse a estos cambios de las formas y tambien del contenido. Algunos kirchneristas my de izquierda tal vez tambien esten esorientdos. Pero la mayoria de los que apoyamos este proyecto en 2011 confiamos en la postura patriotica deCFK. Digo 2011 pq el gobierno empezo a recuperar votos. La oposicin al desarrolo Argentino es muy poderosa y tenemos que asegurar lo logrado, salir de la retriccion externa en la q entramos y establecer definitivamente una orientacion al pais que lo saque de la dependencia de los duenios de los dolares. Esto no se hace en solo dos anios mas

    Me gusta

  2. emilio gaviria dijo:

    Hipótesis a verificar con el transcurso del tiempo: para seguir en el poder hay que entregar la “vaca muerta” y las demás vivas, retomando la práctica habitual de casi todos los gobiernos, endeudarse en el exterior; no hay credibilidad posible, sólo disponer de dinero para cooptar voluntades, ya que las lealtades y traiciones funcionan pragmáticamente.

    Me gusta

  3. Buen análisis. Como seguro va a ser uno de los candidatos para 2015, para que no nos sorprenda como pasó con Nèstor que nadie sabía cómo había manejado su provincia, creo que habría que empezar a entrevistar a la gente del Chaco, a sus funcionarios y a su oposición, así sabríamos lo bueno y lo malo de Coqui antes de que llegue el 2015, después e demasiado tarde.

    Me gusta

  4. pueblosimple dijo:

    buena nota rey , coincido, pero mas que ideologico, es un planteo politico, hay que darle margen de tiempo para ver el desarrollo, igual espero una remontada de Randazo como posible candidato para el año proximo…
    saludos

    Me gusta

  5. Eduardo dijo:

    CON LA ETAPA POLÍTICA TERMINÓ EL LUTO

    A Moreno lo fueron porque lo que viene es reventar las columnas que sostenían el relato “del modelo”
    En enero se empiezan a aplicar los nuevos índices del INDEC acordados con el Fondo Monetario. Se viene la mano de seda en los acuerdos con empresarios para los precios. Era un ridículo que siguiera Moreno mientras se hace lo contrario de su credo.
    La hiperquinesis de Capitanich, es el nuevo intento del relato. El hiperquinético nos va a desarrajar un ajuste nunca visto en la década y denostado por todo el kirchnerismo como la herramienta de la derecha para hacer pagar a los pobres sus ambiciones de ganancias.
    Eso es lo que debe ser en la lógica del capitalismo, que es la única con la que se puede convivir junto a su dinámica de empobrecimiento social. De no hacerlo ahora, las lágrimas y el sudor serán más abundantes y más estentóreos los llantos.
    Cristina no cambió nada, continúa con la perfidia de mantenerse en sus trece y que otro pague por lo que ella hizo. Ningún médico puede tanto si las razones políticas no fueran de sobrevivencia del narciso presidencial.
    De haber cambiado el rumbo y con él la ética presidencial, la presidente no habría discurseado con que van a profundizar el modelo. La caterva de mentiras, no voy a hablar de contradicciones, intenta aumentar aunque en ello les vaya la racionalidad y/o la sanidad mental. Siguen insistiendo en que estamos bárbaro y el mundo en baja. Que nos estamos desendeudando mientras patean a futuro las deudas que acarreo el modelo, para ello ver el acuerdo con Repsol, por el que pagarán nuestros hijos y nietos gracias a los bonos con los que solventarán los 5000 o 6000 millones de dólares que hace un tiempo nos iban a pagar los españoles por el vaciamiento y ahora le pagamos nosotros por imbéciles, ni siquiera por ladrones.
    Capitanisch no es un súper ministro, es un conservador de la más rancia y cristiana derecha norteña al estilo Urtubey. Es lo peor del PJ y sus feudos provincianos.
    La Presidente no tomo esta decisión en beneficio de la supervivencia del proyecto político, que ya está muerto en tanto tal, sino para no pagar ella y su enorme ego, el desastroso legado de su “década ganada”. En todo caso, a lo que aspira respecto a una continuidad, es resguardarse las espaldas detrás de alguna espada del PJ, siempre prestas a cuidar la continuidad monárquico partidaria.
    Solo la derecha mira sonriente y exigente el futuro que le ofrece la típica decadencia de la progresía embaucadora. Pagaremos el ajuste y mucho pero lo harán los pobres. Los que se dejaron embaucar, veremos si extraen conclusiones que construyan luchas, o elaboran justificativos con anclaje en los “enemigos del pueblo” excluyendo a los que ellos votaron.

    Me gusta

  6. lola dijo:

    Los K serían un show de risa si no fuera por lo mucho que perjudican al país. Prueban sus cortas ideas, total ellos quedan impunes. Probemos por la izquierda, ahora por la derecha, un poquito al centro “Viste los que criticaban se quedaron sin palabras”.
    La realidad es que el modelo no existe, es pura improvisación y parches. Corto plazo. Pan para hoy y hambre para mañana. La mala noticia es que el mañana les llegó antes de que se acabe el mandato. Igual qué importa, sigamos aumentando impuestos, sobre todo el inflacionario, que paguen los giles que nos votaron, devaluemos. Uh, pero la presi dijo que no lo iba a hacer…Bueno, pero luego de la operación, viste? Ella ahora no puede…
    Lo que no pudo Cristina fue dar la cara para hacerlo.
    Da vergüenza ajena que los seguidores apoyen todo! No hay dignidad? No les causa enojo el cambio de timón? Ah, claro ellos son parte activa de las payasadas K.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s