¿Es posible la unidad contra el narcotráfico?

Cocaina

Los principales referentes de la oposición fueron convocados a la Casa de Gobierno, a instancias de la presidenta de la Nación, para una reunión destinada a coordinar políticas públicas para enfrentar el narcotráfico. Hermes Binner, Ricardo Alfonsín, Mauricio Macri y Sergio Massa, entre otros, conversaron durante una hora con el Jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; el Ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo y el de Justicia, Julio Alak. En el encuentro acordaron conformar una comisión de expertos de todas las fuerzas políticas para que analice propuestas legislativas que faciliten la lucha contra el crimen organizado. Entre otras iniciativas se habló de crear fiscalías especiales dedicadas a la investigación de lavado de dinero y otros delitos conexos. Además el gobierno puso a consideración de los opositores la creación de un organismo de élite, una suerte de DEA argentina armada con participación de las provincias, e integrada por profesionales altamente capacitados e incuestionables para operar en la represión de las bandas que operan en todo el territorio nacional.

La información precedente es falsa. Tan falsa como indispensable. Pero ¿es posible un encuentro de esta naturaleza? Sin mínimos consensos y una acción coordinada de las fuerzas democráticas cualquier política dedicada a combatir a los narcos está destinada al fracaso.

El atentado contra la casa del Gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, marcó un hito en esa pelea que las bandas mantienen con las instituciones. El mensaje fue claro: “podemos con un gobernador, podemos con cualquiera”. Los destinatarios: funcionarios y policías honestos, fiscales y jueces eficientes, ciudadanos decididos a dar testimonio, la sociedad en general. Fue el hecho mafioso más grave desde el retorno de la democracia.

Las escenas de los últimos meses son contundentes y remiten a otras geografías del continente. Una ciudad como Rosario, de enorme crecimiento económico en los últimos años, bate el record de homicidios (215 casos en lo que va del año, la mayoría menores de 24 años). Asesinatos por encargo, ataques a concesionarias de autos de alta gama, guerras por el territorio de venta, niños reclutados para el delito, barras bravas comprando decenas de propiedades, inmensas sumas de dinero abonadas en efectivo, policías venales entregando información que compromete la vida de sus compañeros honestos, operativos antidroga truchos y complicidades en todos los niveles.

El fin de semana pasado, la jerarquía de la Iglesia Católica hizo público un documento en donde expresa su preocupación por el avance del tráfico de drogas. Los obispos aseguraron que se llegó a una “situación de desborde” y advirtieron, en forma dramática, que el país “está corriendo el riesgo de pasar a una situación de difícil retorno”. El documento asegura que “si la dirigencia política y social no toma medidas urgentes costará mucho tiempo y mucha sangre erradicar estas mafias que han ido ganando cada vez más espacio”. En la afirmación más política del informe, critican la acefalía en la Secretaría de Lucha contra el Narcotráfico, vacante desde marzo pasado, y la falta de radarización en las zonas de frontera.

Difícil no coincidir con el relevamiento de los religiosos. Los curas villeros, los maestros, los militantes sociales son testigos del tsunami que arrastra a chicos cada vez más chicos al consumo de paco y a las filas del menudeo narco en cada uno de los barrios más pobres del país. El resto del paisaje se completa con la corrupción de agentes de las fuerzas de seguridad. Los casos de Santa Fe y Córdoba así lo demuestran.

El Secretario de Seguridad, Sergio Berni, dijo coincidir con los obispos pero calificó el documento como tardío, “el problema del narcotráfico viene desde hace muchos años”. Luego aseguró, sin dar muchas precisiones, que durante 2013 detuvieron a “5700 narcotraficantes”.

El socialismo que gobierna Santa Fe cometió un error que ahora está tratando de enmendar: le cedió a la policía el control de la fuerza. Ese exceso de confianza facilitó los “negocios” y la corrupción. También desamparó a los buenos policías. Las investigaciones judiciales en marcha revelaron que en casi todas las bandas desmanteladas hasta ahora existía alguna vinculación con personal de seguridad. El ex jefe de la policía santafecina Hugo Tognoli se encuentra detenido, al igual que el comisario inspector Gustavo Pereyra, quien, según la investigación judicial, facilitaba información a los narcos. Algo parecido ocurrió en Córdoba. Una investigación sobre la conexión entre policías y narcos llevó al gobernador José Manuel De la Sota a relevar al Ministro de Seguridad de Córdoba, Alejo Paredes, y al jefe de policía, Ramón Frías. Según los especialistas esto apenas es el comienzo.

Pero plantear que los problemas se limitan a esas dos provincias, curiosamente no oficialistas, es un error o una estupidez. El conurbano bonaerense y los asentamientos precarios de la Capital Federal, son escenario de situaciones parecidas. Hay villas, como la 1.11.14 o Zabaleta que están controladas por los delincuentes. En Buenos Aires los episodios más graves estuvieron ligados a la producción de efedrina. Hubo tres homicidios mafiosos que todavía no fueron esclarecidos. También se detectó la presencia de narcos colombianos y se registraron vendettas y detenciones.

Muchas operaciones inmobiliarias se relacionan con el lavado de dinero. En Argentina casi no hay detenidos por ese delito y su represión le corresponde al gobierno nacional, así como la inexplicable laxitud de las fronteras. Buenos Aires se convirtió en un paraíso para los narcos con problemas en sus países de origen.

El enemigo está en las calles. Tiene poder y dinero ilimitado. Capacidad para corromper a quienes deben combatirlo. Sus principales víctimas son adolescentes. No se trata de un problema que corresponde a un gobierno determinado. Los narcos no discriminan. Más allá de las responsabilidades puntuales y los errores cometidos por cada administración en particular, la dirigencia política debe dejar de lado las mezquindades electorales y aceptar este desafío en conjunto. Si no pueden acordar presupuestos mínimos que garanticen eficacia en la lucha contra el narcotráfico, es que no pueden acordar nada. Y, en ese caso, alguna vez deberán rendir cuentas por haber faltado a un compromiso ético indelegable.

Anuncios
¿Es posible la unidad contra el narcotráfico?

16 comentarios en “¿Es posible la unidad contra el narcotráfico?

  1. Como la vieja calesita, dando vueltas en un mismo punto,
    La voluntad polìtica no existe en conjunto, si algo no reditùa ganancias polìticas partidarias el problema no existe , entonces es mejor negarlo,
    Sabemos el tema de fronteras.y sabemos muchas mas cosas,,se sabe como combatir o mantener el delito en un màrgen, pero no existe la voluntad polìtica,y como es un compromiso social que hay que tomar medidas serias,profundas,entonces mejor lo arreglamos con algunos parchecitos de pegamento …y de paso aspiramos un poco..

    Me gusta

  2. Ojalá te escuchen Reynaldo. Por suerte no sos el único que piensa así, hay periodistas como Hernán Lascano, Ricciardino y Feldman -entre otros seguramente- que vienen machacando en la misma dirección hace rato.

    Es muy triste ver lo que está ocurriendo en Rosario y saber que es el emergente de una realidad nacional e internacional muy compleja de atacar. Pero si no queremos llegar a lo de México o Brasil tenemos que concentrar esfuerzos.

    Me gusta

  3. Reynaldo: Tu descripciòn del problema y la posible o utòpica solucion ( un gran consenso nacional en todo àmbito) son excelentes y coincido en la teorìa. En la pràctica soy muy pesimista. Se dejò entrar y avanzar a pasos ràpidos al narcotràfico y ya llevan mucha ventaja e incluso arraigambre. Soy de Rosario y se que vos caminas bastante esta tu ciudad y entonces sabras como yo, a que niveles prendiò en casi todo el àmbito de la ciudad la droga y su venta. El escuchar al Min de Seguridad diciendo hoy que a nivel nacional se esta haciendo mucho , por un lado, y por otro, a la Intendenta Fein, molestàndose por la comparaciòn de Rosario con Medellìn, en vez de recorrer la ciudad, hablar con los vecinos y saber que cantidad de “bunkers” a la vista hay o molestarse por que Lanata muestra como en zona de Puerto Norte funciona uno a la vista de todos ( y al dìa sgte del informe, seguìa tan abierto como antes, mostrado en este caso por Canal3), nos muestra cabalmente que a nivel dirigencial, no hay el mìnimo interes, y en algunos casos complicidades, en hacer algo por combatirlo.
    No coincido en los dichos locales de que sin ayuda nacional no es posible hacer nada, eso es verso para justificar el miedo a no meterse de lleno. La Policia local, es gobernada desde ya hace casi 6 años por el socialismo. No hubo tiempo de llevar bastante adelantada una buena reforma a la fuerza? O el “temor” o “complicidades” , o el no contrariar puertas adentro al partido ( esto en ref a la Intendencia) llevan a no hacer nada realmente o “hacer parecer que se hace” y no se hace nada.
    Yo entiendo, ( y el atentado contra el Gbdor lo demuestra) el intentar hacer algo serio ,conlleva su riesgo de vida, pero los dirigentes deben ser conscientes que si ellos quieren estar en esas sillas(para los jueces es lo mismo) , es asì, sino Sres quèdense en sus casas y no se postulen para sòlo querer dedicarse a poner una linda sonrisa en una largada de “Paris-Dakar” sin ningun compromiso serio para la sociedad.De esa manera todos querrìamos ser Gobernadores o Intendentes.
    Saludos desde tu ciudad Rosario
    Hector

    Me gusta

  4. Federico dijo:

    Aplaudan aplaudan no dejen de aplaudir.
    Reynaldo, te pasaste. Si hay alguien que tenga alguna critica hacia este articulo, lo invito a retirarse del pais. Sos el sinonimo de buena gente, sos la voz de miles de argentinos.
    La mejor nota periodistica que vi en años. Mucho coraje, mucha verdad.
    GENIO REY

    Me gusta

  5. EDIT dijo:

    Reynaldo, creo que la solución es esa, la del primer párrafo, pero hay tanta mezquindad politica, luego del ataque a la casa del gobernador no note que la dirigencia politica, o la sociedad en su conjunto se manifestara sobre el tema con la importancia que tiene. Es un tema muy serio, solo hay noticias de lo que se encuentra, pero donde estan los dueños de este negocio? Es tan dificil encontrarlos? En esto hay una gran descuido, o al menos quiero creer que es un descuido.Quizas puedas investigar si realmente las policias comunales pueden solucionar algo, algunos dicen que si, y otros que no. Escuche sobre una experiencia en Solano, que la union de los vecinos lograron solucionarlo.Cúal es el camino de abajo hacia arriba o al revez?De cualquier manera, es necesaria la union de todos, del tipo que ve movimientos raros y de la autoridad que debe investigarlo, y a veces parece que estamos muy solos en esto
    Saludos!

    Me gusta

  6. emilio gaviria dijo:

    Ya está explicitado ampliamente el problema. Hay un bache en la historia que no se ha podido aclarar. Entre los años 1930/32, ¿qué hizo el gobierno revolucionario militar para terminar con la organización de prostitución y anexos delictivos más grande del mundo, con ramas y complicidades oficiales en toda la Argentina?.¿ Los capos y secuaces, los cómplices, se escaparon, fueron juzgados, presos, los asesinaron en secreto?. Siendo la cuestión aquí tratada tan grave como la de los 30, resulta apropiado conocer qué se hizo en ese tiempo. Reynaldo, escritor-periodista rosarino, podrá esclarecerlo.

    Me gusta

  7. Alfredo dijo:

    Muy acertado tu analisis. Pero, para mi, el narcotrafico vino para quedarse, porque es un negocio global, es una herramienta de control social para aplicarle a los paises perisfericos y a los pueblos de los paises centrales.
    Hoy en Narcotrafico, tiene mas capacidad que la iglesia en la edad media, para imponer las condiciones.
    Es por eso que hay que ser muy creativo para darle pelea.
    Estamos mal, podemos estar peor pero hay algo de instalación del tema para pegarle al gobierno y el gobierno algo tiene que hacer.
    Abrazo

    Me gusta

  8. Monica dijo:

    Y la responsabilidad del Estado en generar cada dia mas y mas narcotrafico? Medidas concretas, falta de colocacion de radares, las fronteras entra y sale cualquiera, los pueblos cercanos ya estan tomados por los narcos, dicho por la Corte Suprema de Justicia, despenalizacion del marihuana que trae un marketing grosero de los medios oficiales para decir el que consume no es drogadicto y demas pavadas para realizar un franco pro narcomarketing, no esta la policia ni la gendarmeria ni la prefectura ni los juzgados preparada para luchar contra el narcotrafico, una ley que si traes dinero sucio nadie pregunta de donde provienen: lavado de dinero legarl como los Cedin, etc. Este gobierno hizo todo lo posible para que hoy estemos como estemos. Si hubiera politicas estatales serias para prevenir y combartir el narcotrafico no estariamos como estamos pero no hicieron nada en mas 10 años de gobierno. Tienen que hacerse responsables no es cuestion de medios o de pegarla a un gobierno, es algo serio muy serio, estan vendiendo al pais a delincuentes feroces.
    La politica estatal pro narco esta dando sus frutos y todos los que lo apoyaron son tan responsables y culpables de esta situacion, aunque quieran mirar para otro lado con argumentos no validos.

    Me gusta

  9. pueblosimple dijo:

    “Los narcos no discriminan. Más allá de las responsabilidades puntuales y los errores cometidos por cada administración en particular, la dirigencia política debe dejar de lado las mezquindades electorales y aceptar este desafío en conjunto. Si no pueden acordar presupuestos mínimos que garanticen eficacia en la lucha contra el narcotráfico, es que no pueden acordar nada. Y, en ese caso, alguna vez deberán rendir cuentas por haber faltado a un compromiso ético indelegable”.

    Escribio Reynaldo al final de la nota y estoy de acuerdo, para paliar los efectos, esta seria la manera, de ninguna forma sera la cura igualmente, hay que aceptar las drogas como parte de la civilizacion y los tiempos,aunque sea una merda, ahi esta y crecio hasta instalarse….

    Ahora solo podemos intentar controlarla, que no siga creciendo, nada mas….

    Me gusta

  10. santo alcibíades dijo:

    Esta noticia ficticia de Sietecase les causaría muchísima gracia a los jefes narcos: ¡Hermes Binner, Ricardo Alfonsín, la Carrió, la Stolbizer, Cristina, De Narváez, el camaleón Massa! ¿a quien pueden combatir estos practicamente discapacitados? ja ja, es gracioso pretender hacer una política de estado entre delirantes e imbéciles capaces -y de hecho lo hacen- de traicionarse hasta a ellos mismos.

    Me gusta

  11. santo alcibíades dijo:

    ESTOY VIENDO A UN DELINCUENTE QUE TIENE SECUESTRADA A UNA FAMILIA CON UNA ¡MUJER TOMADA POR EL CUELLO! MIENTRAS LES GRITA ESTUPIDECES A LA POLICÍA. PERO YO ME PREGUNTO ¿COMO ES QUE UN FRANCOTIRADOR DE LA POLICÍA NO LO MATA DE UN BALAZO EN LA CABEZA? ¿QUE SOMOS LOS ARGENTINOS? ¿UN HATO DE COBARDES INDEFENSOS Y RESIGNADOS? PIENSO QUE LOS NARCOS VAN A TOMAR EL PAÍS DEL COGOTE Y SE NOS VAN A REIR A CARCAJADAS EN LA CARA.

    Me gusta

  12. Eduardo dijo:

    AL QUE NACE BARRIGÓN, ES AL ÑUDO QUE LO FAJEN
    Harto demostrado está que la burguesía nacional nunca ha tenido el control cultural de la sociedad argentina. La perdió primero en manos del golpismo oligárquico en el 30 y en manos del peronismo “salvador” en el 45. Su débil hegemonía, en la ilusoria gran sociedad que proyectara Carlos Pellegrini, estaba condicionada por el propio origen contrabandista de la clase poseedora industrialista y por los constantes retrocesos a la que la oligarquía vacuna y agraria sometía la ficción democrática y republicana de la incipiente nación, con sus innumerables golpes de estado.
    El negocio fácil fue el origen de nuestra “burguesía nacional”, a la que el peronismo rindió honores olímpicos aunque hasta ahora no haya logrado ser merecedora de ellos.
    Si la burguesía per se, es una clase vaga y vividora, la argentina arrastra, además de su rol de ladrona de origen, como toda burguesía, el haber vivido sin proyecto de nación, colgada de las ubres del imperio inglés, valga la imagen paradójica. En pos de ese paradigma infausto, regaló sin vergüenza alguna, tanto territorio como problemas le acarrearan en pos del control de una aduana unitaria.
    Presentada la dueña de casa al desnudo y en su cama matrimonial, es hora de verla en la cocina.
    Al contrario de la burguesía chilena, que explota y oprime como la argentina, ésta, no hegemoniza como la trasandina. Su identificación simbólica a través del revisionismo a la manera de José María Rozas, con el gaucho predador del ganado esparcido por la pampa, no como trabajador sino como habitante del campo, inadaptado a las faenas que la oligarquía terrateniente imponía. Esta simbología del revisionismo peronista que hasta hoy nos dirige, se opone en 180 grados a la sarmientina que abrevaba en la explotación industrialista basada en el progreso y en la educación por sobre la barbarie del desalambramiento no revolucionario sino salvaje, cuasi pre-totémico.
    Cuando Sarmiento pronuncia su ya bronceada frase: “Nos gobierna la oligarquía con olor a bosta”, nos estaba preanunciando el anclaje a lo más atrasado, a un estadio a la cola del desarrollo mundial. La tierra es el eslabón más primitivo en la cadena de producción humana y por lo tanto de su consciencia.
    Donde haya un negocio, no importa si legal o ilegal, nuestra burguesía se prende como la mejor. Es ella el presente y nada más, ganancia y nada más. No cumple ni el origen esencial del robo para explotar al otro, como cualquier burguesía del mundo. Los 250 mil millones de U$D colocados off shore hablan a las claras de lo que digo, porque no están ellos dispuestos a explotar a proletariado externo, no, es solo especulación financiera.
    En este contexto, el narcotráfico es un negocio más, que abrió con mucha fuerza la orgía del genocidio y su avasallamiento de cualquier límite, moral, ético o político.
    Si la burguesía mundial está perdiendo supremacía moral y política, la argentina es el termómetro de esa fiebre. La voracidad por la ganancia desdibuja las fronteras entre oficialismo y oposición. No están paralizados como podría cada cual intuir, equivocadamente. Están sentados a la opípara mesa de la decadencia, a los gritos, como si alguno tuviera razón.

    Me gusta

  13. santo alcibíades dijo:

    Cuando leo la palabra “burguesía” sé que estoy leyendo a alguien que, como mínimo, no ha logrado zafar del siglo XIX y XX. Por lo tanto llego a esa palabra ridícula y abandono, no lo leo mas, eso me ayuda en la laucha por conservar la ecuanimidad en un Universo en el que el cretinismo es la ley fundamental imperante.

    Me gusta

  14. Eduardo dijo:

    Los esquemáticos de su categoría, que poseen el método de argumentos ad hominem como los kirchneristas a quienes dicen denostar, les agradezco que pasen de largo. Tenga Ud buen viaje.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s