Leo en Casa Patas: Flamenco en Madrid

La madrugada es un lugar de extrañas fraternidades. A instancias de mi amigo Jorge Biancotti concurrí a escuchar flamenco a un lugar sorprendente: Casa Patas en el barrio de Lavapiés (calle Cañizares 10 / http://www.casapatas.com). Allí funciona un restaurante y un tablao por el cuál han pasado y pasan los mejores representantes del género. Pero también allí, en la planta alta de ese centenario edificio, se erige una Fundación Casa Patas dedicada a la difusión del flamenco.

Antes de llegar allí, mi querido amigo Américo me hizo de guía por algunas tabernas del Madrid Histórico (imperdible La Casa de las Torrijas, un sitio que data de 1907, frente al ahora cerrado Teatro Albeniz). En Casa Patas cenamos rabo de toro y migas, con un buen vino Rioja. Luego en el tablao nos deleitamos con los movimientos de Paloma, una bailaora destinada a brillar y el cante de unos artistas notables. Más tarde, finalizado el espectáculo, Martín Guerrero Gómez, director general de Casa Patas, nos invitó a conocer la Fundación. Mientras tanto, frente a la barra, los músicos y los parroquianos se mezclaban en una lentísima retirada dónde se soltaban todavía algunas canciones. El local finalmente cerró pero nosotros nos quedamos para una copa más. Y fue entonces que ocurrió algo casi milagroso: golpeó a la puerta del local cerrado Leónides Maya, más conocido como Leo de Aurora. Martín nos puso al tanto del acontecimiento: se trata de un notable guitarrista flamenco (en marzo próximo se presentaría en Casa Patas).

Descendiente del legendario Ramón Montoya, Leo fue criado en una familia de gran tradición flamenca, es hijo de Felipe Maya. Éste talentoso músico se sentó a la mesa, pidió una guitarra y encendió la magia. Fueron varias horas entre copas, música y palabras. La madrugada es un lugar de extrañas fraternidades.

A riesgo de romper el encantamiento, en un momento, se encendió la cámara (el comienzo no tiene buen audio, unos pero sería un pecado editarlo, la música se escucha muy bien). Pasen y vean. Pasen y sientan. Leo en Casa Patas, una noche de flamenco en Madrid.

Anuncios
Leo en Casa Patas: Flamenco en Madrid

18 comentarios en “Leo en Casa Patas: Flamenco en Madrid

  1. Eduardo dijo:

    Una exquisitez! Que placer el que estas viviendo de esta manera, este Leo, quien diría cuando hablaba, bajito, casi tímido, de pronto su actitud es otra, cuando comienza a sonar la guitarra, irgue el mentón, prepara el cuerpo al sentimiento, entonces el instrumento y él es una sola fibra casi brutal, contenida y suelta de a ratos. Como te envidio! Un abrazo

    Me gusta

    1. Qué bueno que lo disfrutan. No fue fácil, porque Leo tocó mucho pero temíamos cortar la magia con la cámara, finalmente “le robamos” un poquito de su arte. saludos ya casi pegando la vuelta.

      Me gusta

      1. Eduardo dijo:

        Rey, la envidia no llega a tanto como pasar ese momento con una Coca Cola como chimenta la cámara, al menos un vino de tabla. Abrazo y buen regreso

        Me gusta

  2. Piccola dijo:

    REY: Por problemas que supongo tienen que ver con mi equipo, no pude escuchar muy bien la bellísima música flamenca. Me desesperé, toqué todos los botoncitos pero no logré mejorar el audio, salía discontínuo. Si lo vi a uds. muy contentos. Tienes mucha razón, las madrugadas son mágicas. No sé si tienes idea total, de lo bello que es para nosotros recibir imágenes y comentarios de tus viajes.
    Gracias enormes por compartirlo.
    Cariños.

    Me gusta

      1. Creo que Piccola tiene una máquina desactualizada y una conexión no muy rápida. Lo mejor en estos casos es reproducir el archivo bajándole el audio e ir a otra solapa o ventana a hacer otra cosa, volver a esa ventana al rato, cuando ya terminó de reproducir entrecortado y darle arriba a la izquierda a “Ver de nuevo”, esta vez estará el archivo completo cargado en memoria y no se va a frenar.

        Me gusta

  3. Eduardo dijo:

    DENUNCIA
    LA GENDARMERÍA HACE INTELIGENCIA INTERNA
    PROYECTO X: VIGILEN A LA CLASE OBRERA

    Exclusivo: documentos oficiales que prueban el sistema de espionaje ilegal realizado por la Gendarmería, fuerza de seguridad que reviste bajo la órbita de Nilda Garré. Video: cómo actúan los servicios.
    Por Diego Rojas @zonarojas

    Los mecanismos de inteligencia y vigilancia sobre los ciudadanos no son asunto del pasado. Ni siquiera durante el mandato del así llamado “gobierno de los derechos humanos”. La admisión por parte de la Gendarmería a la Justicia de la existencia de Proyecto X -una base de datos ilegal, inconstitucional y clandestina que tiene como fin la vigilancia sobre las personas- (ver http://www.plazademayo.com/2012/02/los-expedientes-secretos-x/) no sólo constituye un hecho inédito, sino que pone sobre el tapete cómo el Estado activa mecanismos para espiar, en especial, a sectores combativos de la clase obrera. Plazademayo.com accedió a varios documentos y archivos -documentos que están en poder de la justicia- que dan cuenta de este ejercicio prohibido por la ley.
    Durante una manifestación realizada al calor del conflicto de la empresa estadounidense Kraft, un gendarme vestido de civil con una cámara de vídeo encendida se adentró en una asamblea obrera que se estaba realizando. Los trabajadores detectaron que tenía una actitud sospechosa, a pesar de vestir ropas de civil, y un miembro de la comisión interna se acercó y mantuvo el siguiente diálogo:
    Trabajador: -Yo soy delegado de la fábrica, quería saber de que medio sos, por que los compañeros tienen dudas
    Gendarme infiltrado de civil: -Prensa independiente amigo.
    Trabajador: -No, decime donde porque sino te sacamos a la mierda
    Gendarme infiltrado de civil: -Yo me voy solo, no te hagas drama
    Trabajador: -Bueno, andate.
    El video que ofrecemos a nuestros lectores en exclusiva fue aportado por la misma Gendarmería a la justicia en la causa contra los trabajadores por cortar la ruta Panamericana.

    Gendarme oficiando de servicio es expulsado de asamblea obrera en la Panamericana.

    La historia de la nación está plagada de la realización de políticas clandestinas por parte del Estado, que actúa como si el complot fuera el motor de su mecanismo, como si fuera inherente a su funcionamiento. Las formas conspirativas requieren cuidados minuciosos, ya que se fundan en la paranoia, en este caso, en una paranoia estatal. Por eso la revelación de la existencia del Proyecto X por parte de la Gendarmería misma constituye un hecho inédito. Una fuerza de seguridad que responde al ministerio de Seguridad -dirigido por Nilda Garré- confirma que sostiene un organismo de inteligencia ilegal e inconstitucional. La Gendarmería está dirigida desde 2005 por el comandante Héctor Bernabé Schenone. Su responsabilidad sobre este organismo de inteligencia es inequívoca y debe dar explicaciones, si no renunciar ante la organización de semejante aparato de espionaje. Schenone en persona fue quien admitió ante la justicia la existencia de este organismo ilegal. También existe la posibilidad de que las órdenes para la creación de Proyecto X hayan provenido desde el gobierno. En cualquier caso, la ministra Nilda Garré debe actuar frente a este atropello a las libertades democráticas. Las declaraciones en sede judicial que dieron cuenta de la existencia de Proyecto X se realizaron durante la gestión de Garré y señalaron a la “base de datos” en tiempo presente. En la secretaría de prensa de la gendarmería respondieron que no estaban “autorizados a dar ninguna información”. A pesar de reiterados pedidos, no hubo respuesta oficial por parte del ministerio de Seguridad de la Nación.
    Según Myriam Bregman, los aportes realizados por Gendarmería a la Justicia dan cuenta de un refinado aparato de vigilancia de ciudadanos que incluye, entre las características a espiar, “si fuma, si es mujeriego, características de personalidad. Admiten que las operaciones se realizan de manera ‘discreta o encubierta (vistiendo ropas de civil)’, textualmente. La operativa explicada indica que es una base de datos orientativa para causas judiciales. Lo curioso es que detectamos, a través de las declaraciones de los propios gendarmes, que las causas en las que hacen trabajo de inteligencia se desarrollan con profusión en Zona Norte y en conflictos obreros. Construyeron un aparato de vigilancia que puede, incluso, dar características de los conflictos laborales caracterizándolos y a las distintas posiciones gremiales en juego. Es llamativo que hayan informes realizados por gendarmes desde el ministerio de Trabajo contando si las audiencias se alargan o acortan, cuando no tienen competencia en ese lugar”.
    Las pruebas de la existencia de una base de datos ilegal en el Proyecto X son inequívocas. Gendarmes refirieron haber detectado la presencia del dirigente de la Corriente Clasista y Combativa Luis Cubilla en la Panamericana los días 20 y 21 de agosto de 2009. Cubilla había fallecido al 11 de junio de 2009. La confusión prueba que disponían de los datos sobre este activista y que fueron a corroborar su presencia en el conflicto. Los gendarmes lo llaman: “Luis Cubillo, delegado CCC”.
    Los detallados informes producidos por los servicios de inteligencia de la Gendarmería conducida por Nilda Garré. La ministra no opinó sobre el Proyecto X.

    En la causa que se tramita en la Secretaría Nº2 del Juzgado de Tres de Febrero contra los obreros de Kraft y militantes políticos que los apoyaron, como Nestor Pitrola, del Partido Obrero, o Vilma Ripoll, de Proyecto Sur -a quienes se les embargaron los bienes- el gendarme Raúl Ernesto Sheurman declara: “Llegamos al lugar, Panamericana altura Henry Ford, no me acuerdo si estaba cortado o no, y nuestra función allí es solamente observar quienes están en el lugar, hablar con la gente para saber el motivo del corte, mientras que todo lo referente al reestablecimiento del tránsito por vías alternativas se encarga el Escuadrón de Seguridad Vial junto con el concesionario de la autopista. Que vamos al lugar vestidos de civil para mezclamos entre la gente y ‘determinar quienes son los que hablan por los altoparlantes, ver quiénes son los organizadores”. Da cuenta así de sus tareas de inteligencia. Luego señala que “la baja calidad de las tomas fotográficas se debe a que se hacen por medio de teléfonos celulares”.
    Durante el conflicto, los gendarmes no sólo se dirigieron al corte en la Panamericana, sino que extendieron su vigilancia a lugares donde los obreros se reunían para planificar sus acciones de lucha: “A simple vista se pudo determinar que el lugar no se trata de una finca destinada a vivienda familiar, sino que se trata de un local utilizado para reuniones u organizaciones gremiales… Se observan movimientos en el domicilio, de aproximadamente 50 personas, quienes se encontraban reunidas, organizando una manifestación para el día 7 de mayo del año en curso a las 11:00 horas, frente a la empresa de referencia en protesta de los salarios percibidos”. Es el mismo gendarme Sheurman quien admite -y ofrece como prueba al juez- sus tareas de espionaje. Los datos aportados por los espías de la Gendarmería de Garré están encabezados con la siguiente frase: “Informe de los hechos producido por personal de inteligencia del Centro de Reunión de Información ‘Campo de Mayo’ de Gendarmería Nacional”.

    Los gendarmes infiltrados también vigilan a los estudiantes.

    Como dato curioso -y peligroso, a la vez que proveedor de los significados de esta época- habría que señalar que en la causa Kraft actuó el juez Juan Manuel Yajl, de penoso recuerdo al haber sido el magistrado que determinó la encarcelación del sindicalista ferroviario combativo Rubén Sobrero basado en pruebas inexistentes. La operación que culminó con el encarcelamiento de Sobrero contó con el respaldo del ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández y de la prensa adicta kirchnerista, que tituló un domingo: “Todas las pruebas para detener a Sobrero” en el diario Tiempo Argentino. Esas pruebas se habían “diluido” (SIC del juez) dos días después. En este informe realizado por la gendarmería, el espía señala que las órdenes de filmar, fotografiar e identificar a los activistas obreros provinieron del mencionado magistrado, a quien el servicio llama equivocadamente “Claudio”.

    Otra vez el juez Yajl, el mismo de las pruebas que se diluían en el caso Sobrero, haciendo de las suyas.
    La ley 25.520 en su artículo 4º establece los límites de las tareas de inteligencia. Dice: ““Ningún organismo de inteligencia podrá: Obtener información, producir inteligencia o almacenar datos sobre personas, por el solo hecho de su raza, fe religiosa, acciones privadas, u opinión política, o de adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias, cooperativas, asistenciales, culturales o laborales, así como por la actividad lícita que desarrollen en cualquier esfera de acción.”
    El Proyecto X escarba en las posiciones políticas de los activistas obreros en lucha. Su ilegalidad e inconstitucionalidad es manifiesta. La ministra Garré debe dar explicaciones y remover de sus cargos a los responsables de este aparato de espionaje digno de peores épocas de la nación, aunque la vigencia de estos métodos demuestre que los empresarios en connivencia con el gobierno y las fuerzas armadas sigan persiguiendo trabajadores conscientes, a quienes consideran perturbadores para la clase social a la que pertenecen.
    plazademayo.com

    ¡El Gobierno de los Trabajadores!

    Me gusta

  4. Piccola dijo:

    Queridos amigos Carlos y Fabián: Muchas gracias por acudir en mi auxilio. Y sí, mi PC es como su dueña: antigua y desactualizada, no digo básica porque sería demasiada auto-agresión (ja ja). Probaré con lo sugerido y luego les cuento.
    Abrazos para ambos.

    Me gusta

  5. Carolina dijo:

    El otro día Beatriz Sarlo escribió en mi opinión un buen artículo sobre Malvinas en La Nación. Quienes estábamos decepcionados con algunas de sus recientes actitudes, le pudimos volver a reconocer su voz y su pensamiento. En el mismo sentido, hoy Vargas Llosa escribe este artículo en la Nación sobre un libro del historiador mexicano Enrique Krauze donde entre otras cosas dice sobre Latinoamérica:

    “Debo confesar que, en mi caso, ha servido para derribar desconfianzas y escepticismos que alentaba hacia algunos países, sumidos en problemas que me parecían obstáculos insalvables para que en ellos echaran raíces en un futuro próximo instituciones y costumbres democráticas sobre bases estables”

    Link: http://www.lanacion.com.ar/1445910-el-tiempo-del-realismo-politico#comentar

    Habría que leer el libro que recomienda para ver bien de que se trata pero es bueno volver a leer a estos intelectuales haciendo análisis, despojándose de prejuicios y preconceptos.

    Me gusta

  6. Piccola dijo:

    CAROLINA: gracias por subir el artículo porque, en mi caso, no lo hubiera leído. No por prejuicio hacia La Nación, sino porque no me doy el tiempo suficiente para leer más de los tres diarios que veo actualmente.
    Como bien dices, habrá que leer el libro. Me parece raro que Krauze haya hecho un análisis profundo de latinoamérica y no mencione a n/país. No me arriesgo a decir que fue un “olvido” de Vargas Llosa en su comentario, pero estoy convencida de que Argentina debe figurar allí, por su transformación a partir del 2003. Habrá que ver también cuál es su mirada sobre dos muy queridos compatriotas nuestros: Evita y el Che.
    Cariños.

    Me gusta

  7. Nora dijo:

    Hola Rey: no sé si seguís por España, por las dudas te invito a Sevilla, te tomas el AVE y en dos horas y veinticinco minutos estás acá y podrás ver el arte del sur.Besotes de tu compi de Periodismo.Nora Casalanga

    Me gusta

  8. JorgeB dijo:

    Un artículo que refleja breve pero certeramente ese momento mágico. Y para intentar (¿vanamente?) extender esa magia, aquí dejo un enlace a la última actuación de Leo en Casa Patas, en otra mágica (permítaseme el abuso del término) noche, cuando para este tema se hizo acompañar por su hermano Jerónimo y su padre Felipe. Un abrazo, my friend.

    Me gusta

  9. Juan dijo:

    Hola Reynaldo.
    Toca muy bien éste chico, no lo conocía. Si te interesa el género es muy posible que conozcas a Vicente Amigo, si no lo conocieras te lo recomiendo.
    Vivo en España, de mi último viaje a Argentina me traje tú (último?) libro No hay tiempo que perder. Lo estoy leyendo y me está gustando.
    Acabo de ver una entrevista en youtube en la que hablabas de tu “pensamiento poético” o de tu “pensar poéticamente”, es interesante eso, me sucede algo similar. Vivo pendiente de las imágenes y de las metáforas. En algunos períodos he sabido andar con una libreta y una lapicera en el bolsillo para apuntar (algunas pocas) ideas que se me iban ocurriendo. A éste tipo de conductas Freud le llamó neurosis obsesiva, a partir de ahora creo que lo voy a autodenominar, copiando tu reflexión, pensamiento poético, suena mejor y no tiene ninguna connotación patológica… (jajaja)
    Un abrazo
    Juan

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s