Historia de un gordo

Feliz Navidad para todos! Anoche volví a ver a Papá Noel. Me provocó nostalgia y ganas de acercarles este texto publicado hace muhcos años y recuperado entre las crónicas de No hay tiempo que perder. Símbolo del consumo y del capitalismo. Reprentante generoso de la milagrería popular. Todo a la vez. Espero lo disfruten.

A bordo de un trineo volador, tirado por ocho renos, viajando desde el Polo Norte viene Papá Noel con una bolsa enorme repleta de regalos. No le importa el calor sofocante del hemisferio sur. No se le caen ni el gorro ni la risa de trueno. No sufre la ausencia de chimeneas. Puntual y eficiente, viene. Es verdad que no llega para todos de la misma manera. En eso se parece al capitalismo que lo convirtió en figura emblemática del consumo. Sus regalos no están a la altura de la bondad de los infantes sino de la capacidad económica de los padres. Pero su leyenda no tiene ateos. Recibir regalos es una de las experiencias más agradables de la vida. Era tan necesaria su presencia en este reino de usureros y abstemios, que hubo que inventarlo.

El verdadero San Nicolás era un obispo turco ―si bien no faltan los herejes que dudan de su existencia― nacido en el año 280 en la ciudad de Patara, Licia, una región boscosa de Asia Menor. Se dice que era hijo de una familia muy rica. Se ordenó como sacerdote a los 19 años cuando murieron sus padres. Al poco tiempo se convirtió en obispo. Tal vez por su juventud o por su amor por los más pequeños, lo llamaban “el obispo de los niños”. De hecho les legó su fortuna personal. Se le atribuyen varios milagros, entre ellos la resurrección de un marinero egipcio.

La historia a partir de la cual se construyó la leyenda cuenta que vivían en Patara, tres niñas que no podían aspirar a casarse debido a que su padre era muy pobre y, se sabe, sin dote no había pretendientes ni nupcias. El hombre, con todo pesar, había pensado en venderlas a medida que alcanzaran la edad de casarse.

Cuando San Nicolás se enteró de tan triste situación, decidió intervenir: cuentan los creyentes que cuando cada niña alcanzó la edad suficiente, en complicidad con las sombras de la noche, el obispo fue dejando dinero dentro las medias que las jovencitas colgaban cerca de la ventana para que se secaran.

Otra versión indica que el obispo Nicolás arrojó oro por la boca de la chimenea de la casa de las niñas. Lo cierto es que la leyenda se extendió desde el Oriente católico a toda Europa primero, y después por el resto del mundo. Cualquier regalo inesperado era agradecido a San Nicolás. Su función de repartir obsequios, por demás agradable, le regaló a cambio el fervor popular. De hecho, se han levantado en homenaje a San Nicolás más iglesias que en recuerdo de cualquier otro santo.

A partir de esa figura básica de un hombre alto de barba gris y traje blanco, mezclada con las creencias nórdicas del Padre Invierno, lo gnomos y los ancianos generosos de Alemania, se terminó de delinear el personaje. Los holandeses instalados en la costa este de los Estados Unidos lo llevaron a América. A comienzos del siglo XIX el escritor Washington Irving comprendió que un obispo no tenía mucho que ver con las tradiciones de esa parte del mundo, lo desvistió de sus ropas clericales y lo transformó en un holandés bonachón, “Guardián de Nueva York”. El holandés Sinter Klaas (San Nicolás) se convirtió rápidamente en el anglosajón Santa Claus. Está claro que todo se transforma.

Fue el dibujante Thomas Nast, un inmigrante alemán radicado en los Estados Unidos, quien en 1862 se acercó con sus trazos a la figura actual. Si bien los primeros dibujos de Nast lo mostraban como un gnomo barrigón, sus diseños lo imaginaron cada vez más alto. En este proceso San Nicolás perdió definitivamente su origen religioso para convertirse en personaje neutro, a la medida de la sociedad industrial. Ese cambio garantizó su expansión. Santa Claus regresó a Europa donde se fusionó con Father Christmas, celebrado por los ingleses. En Francia, el Padre Navidad se transformó en Papá Noel, así llegó a España y después a toda Hispanoamérica.

Osvaldo Soriano, casi un Papá Noel de la literatura, además de ser un excelente narrador era un gran tipo. Ninguna de estas dos verdades es un gran descubrimiento para sus lectores o amigos. El humor de Soriano era fino y contundente. La última postal que me envió, meses antes de morir, lucía la imagen de Papá Noel: gordo, con su barba y bigotes blancos, su traje rojo y una botella de Coca-Cola en la mano. Alguna vez Soriano escribió una crónica memorable sobre la historia de la bebida más popular del mundo capitalista. Es que la imagen actual del entrañable personaje navideño fue perpetrada por los creativos de la bebida cola. Una imagen tan popular no podía soslayarse a la hora de programar las nuevas campañas de ventas. En 1931, Habdon Sundblom transformó al gnomo de Nast en el gordinflón agradable que todos conocemos. Como era previsible, manchó su traje con los colores de la compañía y le encajó una botella de gaseosa en la mano derecha.

Sin preguntarse por el origen de la leyenda, despreocupadas y generosas, miles de personas se convierten cada Nochebuena en Papá Noel. A falta de chimeneas utilizan como plataformas terrazas y balcones. Barbas de algodón, toques de rubor en las mejillas, trajes de raso rojo, barrigas de almohadón y grandes dosis de entusiasmo. Las mamás Noel prefieren el silencio para que no las reconozcan, los hombres una voz cavernosa y distorsionada. Es una escena de amor festejada por chicos y grandes.

“Somos los antipaladines: gordos y viejos, cuando la sociedad dice que hay que ser joven y fuerte para triunfar. Esa noche ganamos nosotros”. La definición es de Helio Migliore, operador de la Central de Emergencias de Rosario. Helio, que se recibió de periodista, es Papá Noel desde hace dos décadas. Primero se disfrazaba para su familia y después, ante innumerables pedidos, se transformó en el abastecedor de las sonrisas de muchos hogares de la República de la Sexta, uno de los barrios más lindos de Rosario. Los vecinos solo  deben llamarlo y tener preparada la bolsa de tela roja. En esos menesteres no solo estacionar el trineo es un problema. Helio cuenta que una vez iba de recorrida con el auto en plena Nochebuena y dobló en “U” porque llegaba tarde a una casa. Enseguida lo detuvo un agente de tránsito: “Cuando me vio con el traje no lo podía creer. Antes de que reaccionara le dije ‘no me detenga agente,  soy Papá Noel’, y por supuesto, me dejó ir”.

No recuerdo cuándo descubrí la operación navideña organizada por mi familia. Pero mantengo entre mis recuerdos más queridos la imagen de Papá Noel deslizando con cuidado de asaltante la bolsa de regalos desde el techo del garaje donde nos reuníamos cada Navidad. Y conservo, desde entonces, el temor a lo inesperado, la perplejidad de mis primos, la risa de mi madre, la ilusión de una noche blanda con regalos y amores que llegaban del cielo.


Anuncios
Historia de un gordo

39 comentarios en “Historia de un gordo

  1. Jackeline dijo:

    Hermoso relato Rey, muchas felicidades para vos también!!!!! esperemos que el 2012, sigamos unidos por aqui, como no he podido escuchar mucho el tema de tu ida de la radio, me gustaria que nos cuentes que pensas hacer en el proximo año, los que te seguimos buscaremos la forma de ir tras tu programa donde estes….. un abrazo grande desde la patagonia argentina!!!!!!…..

    Me gusta

  2. Eduardo dijo:

    Me quiero hacer otro regalo en este día. El 10 de octubre del 2009 se votó la Ley de Medios. Un tiempo atrás, Tristán Bauer me había ofrecido hacerme cargo de la transmisión del Mundial de Sudáfrica por Canal 7. A continuación, el correo electrónico que le envié desde la casilla de mi productora Agustina Zeballos a Tristán el 15 de octubre del 2009, cinco días después de la votación.

    Caro Tristan,un fuerte abrazo.
    Te escribo porque no me animo a hablarte!,No hasrta que leas estas lineas que van a desencantarte…
    Quiero al menos que puedas ir cubriéndote para el mundial y no hacerte perder mas tiempo.
    Lo que sucede es que no voy a poder aceptar tu ofrecimiento de trasmitir el mundial.El apoyo que con
    tanta alegría en mi corazón di a Ley de Medios,me juega ahora en contra.Credibilidad es renunciamiento
    he pensado siempre.Ponerte por encima de las propias conveniencias.
    No necesito decirte cuanta frustración me provoca no hacer el mundial en los términos tan generosos
    que me ofreciste.Cuando dibuje en mi cabeza lo que podía hacer,me sentí inmensamente feliz.
    Pero estas semanas se convirtieron en una valla insalvable.No puedo confrontar con la sospecha.Anda a decirle
    a la gente que no di mi apoyo a la Ley para “ganarme” el mundial.
    Comemos en la semana,si te parece,pero te ruego de antemano que me entiendas y no me lo pongas mas
    difícil,de lo que es de por si hacerme a un lado a la mejor oportunidad de mi vida profesional.
    En otro orden de cosas,me gustaría hacer una nota para entender mejor el tema del video del colega de
    La Nacion que pasaaron en el programa de la tarde de Canal /.Se que es difícil hablar del tema pero si hay alguna
    punta hacele saber a Agustina,productora de mis programas,que te podemos llamar.
    Mil disculpas,en serio,y un abrazo
    vh
    Por supuesto que hubo otras alternativas y una insistencia de Tristán generosa y persistente, con la que hubo que luchar y que generó uno de los momentos de mayor orgullo de mi vida y que alguna vez contaré.
    Víctor Hugo
    PD lo errores son de VH

    Me gusta

  3. Eduardo dijo:

    Las Ratas Huyen del Barco

    Imposible dejar de lado las declaraciones de José Pablo Feinmann a La Nación y en cuanto reportaje le propusieran.
    Con verdades que en su boca se asemejan a novedades y una sarta de estupideces rayanas en el terrorismo mediático tan temido, el escriba del gobierno durante más de ocho años, se despega como solo se puede hacer cuando se ha adulado hasta lo empalagoso, se ha apartado a lo bestia y ha dejado una estela de la que todavía no ameritamos las consecuencias. Sin querer aventurarme, es la punta de un movimiento que tendrá más consecuencias en los hechos concretos de la política.
    El escriba de contratapa del diario oficial, formado en Hegel, Marx, Sartre, Adorno, Foucault…etc., dice ahora que la K es de Kant, Kierkegaard, Kafka. Está clarísimo, la K de Kirchner es para los tiempos que se vienen, devaluatoria.
    Tiene el tupé de decir que Cristina está a la izquierda de Néstor mientras el huye hacia vaya a saber qué punto cardinal, a la vez que grita a los cuatro vientos que él es de izquierda, pero para ser más cobardemente exacto se define como feinmanneano, una categoría desconocida como es hablar de sí mismo y en clave adolescente. Ahora es un librepensador, asintomático, aséptico, a partidario, apolítico, un querubín de los que sobrevuelan a la virgen María, a decir verdad últimamente lo veía bastante parecido a alguno de estos.
    Si no fuera que es el diario de los Mitre y que por algo lo eligió, hubiera dicho que es un truco con cierto “Magnetismo”. Nada hay tan repugnante como rajarse por las sogas portuarias ante el mínimo riesgo. Ayer descubrió que sus jefes eran millonarios y cometían la incongruencia de hablar de pobres y a los pobres, en un gobierno que no sé porque todavía reconoce como nac y pop.
    El Perro todavía lo hace con mas elegancia, con arte, ciencia y agudamente certero. Todos disputando entre sí, pero lo hacen, Moyano, Feinmann, Verbistsky, cada uno con su estilo van dejando ese habitáculo movimientista que juntaba pelajes de distintos corrales. Se perciben abandonados por la autosuficiencia presidencial, casi monárquica pero de izquierda ¿?
    Decirle kirchnerista es un insulto para el devenido despegante librepensador, a la vez que insulta a toda Carta Abierta por orgánica y progubernamental, otra vez es él y su ejercicio de pensar. Se ve que hasta ahora no podía hacerlo y por eso escribía lo que escribía, cisternas de argumentos de melosa y holgazana alabanza, y una cucharadita de polvo crítico que le abriría las puertas del raje estrepitoso y legitimado.
    Se va del gobierno del país de las maravillas en forma desordenada, disparando tiros y a los tumbos, presagiando peligros setentistas como hace la rancia derecha de la que acusa a Moyano al asociarlo a Duhalde. Se siente en la obligación de hablar con el corazón y expresar su desentendimiento para con los ricos que no regalan parte de sus millones a los pobres para poder dormir tranquilos, como si no pudieran hacerlo. Su cretinismo es rayano en no entender porque los romanos no les pagaban un sueldo a sus esclavos. Si este muchacho se formó con los que cita muy orondo, deberemos rever la historia de la filosofía, al menos desde los presocráticos.

    Me gusta

    1. Carlos. dijo:

      A este hay que dedicarle una canción.

      RATA DE DOS PATAS

      Rata inmunda
      animal rastrero
      escoria de la vida
      adefesio mal hecho

      Infrahumano
      espectro del infierno
      maldita sabandija
      cuanto daño me has hecho

      Alimaña
      culebra ponsoñosa
      deshecho de la vida
      te odio y te desprecio

      Rata de dos patas
      te estoy hablando a ti
      porque un bicho rastrero
      aún siendo el mas maldito
      comparado contigo
      se queda muy chiquito

      Maldita sanguijuela
      maldita cucaracha
      que infectas donde picas
      que hieres y que matas

      Alimaña
      culebra ponsoñosa
      deshecho de la vida
      te odio y te desprecio

      Rata de dos patas
      te estoy hablando a ti
      porque un bicho rastrero
      aún siendo el mas maldito
      comparado contigo
      se queda muy chiquito

      Me estás oyendo inútil
      hiena del infierno
      cuanto te odio y te desprecio!

      Maldita sanguijuela
      maldita cucaracha
      que infectas donde picas
      que hieres y que matas

      Alimaña
      culebra ponsoñosa
      deshecho de la vida
      te odio y te desprecio

      Rata de dos patas
      te estoy hablando a ti
      porque un bicho rastrero
      aun siendo el mas maldito
      comparado contigo
      se queda muy chiquito.

      PAQUITA LA DEL BARRIO

      Me gusta

      1. Carlos, cuando murió NK sonaron las bocinas en varios barrios porteños. Cuando la nuera perdió el embarazo dijeron: “Murió el nieto de puta”. Hay carteles que dicen: “Cristina no te vayas con Chavez, andate conchuda”. Me parece que con las muestras de bajeza anteriores sobra. ¿Qué van a decir?
        Ah, parece que no es montonera nomás… 😀

        Me gusta

    2. Siempre que se habla de Feinmann me pasa lo mismo. El tipo se hizo amigo de NK, (amigo del poder, mal que le pese), y se separó cuando Néstor decidió enfrentarse al capo narco por el aparato del PJ de la provincia. Había habido varios chisporroteos porque publicó en Página12 sus críticas al gobierno de NK, que son las mismas que dice ahora, y son las mismas que le criticamos todos al kirchnerismo. Siempre las críticas fueron las mismas, que en un momento eran “tibias” y hoy son “categóricas”, vaya uno a saber por qué mutación coyuntural (es entendible porque en aquella época llamaban “la yegua” a la presidenta, decían que había que matarla, colgarla, etc, etc, entonces cualquier crítica civilzada parecía una ayuda. Hoy el kirchnerismo está respaldado por los millones de votos de Octubre y hacer las mismas críticas que entonces suena como un sacrilegio contra la voluntad popular…)
      Me parece que lo que molesta de este asunto es que da por tierra con un montón de supuestos que le quedan cómodos a cierta oposición renuente a pensar por sí misma, como la verdad irrefutable de que no se puede criticar a los kirchner porque te convertís en enemigo. Una pavada. Feinmann los criticó con fundamentos y está escrito en un diario de tirada nacional, y siguió siendo amigo de NK. Otra: El que critica es opositor y está traicionando al modelo, porque se pasó al enemigo. Falso. Muchos tenemos críticas desde el primer día, y llamativamente son siempre las mismas (y casi las mismas que J. P. Feinmann en mi caso) así que no se entiende por qué alguien habría cambiado de vereda por decir lo mismo. Entiendo que la coherencia sorprenda a algunos pero me parece que se les está yendo la mano. Que los talibanes kirchneristas acusen a todo el mundo de hacer el juego a la derecha no fue nunca óbice para que cada uno pudiera opinar desde su honestidad, hay quienes amontonan los porotos para que sea más difícil la cuenta.
      Entiendo que J.P.F. sea insoportablemente pedante, que solo hable de él hasta en el libro de Néstor Kirchner, que continuamente palanquee con las jinetas conseguidas leyendo a todos los filósofos que citó Eduardo, pero bueno, la humildad no es lo de él y a veces tenemos que soportar a cada ladrillo mandándose la parte y no tienen ninguno de los títulos que tiene Feinmann bueno ni podrían tenerlos jamás, porque no les da la cebolla…

      Me gusta

      1. Eduardo dijo:

        Fabian, por favor ¿Cuando y donde ha dicho antes estas frases brutales?
        “Es muy incómodo adherir al gobierno de dos multimillonarios que te hablan del hambre”
        “Cuando Cristina dice que es la primera que renuncia a los subsidios, sería muy bueno un acto simbólico: “Yo doy 10 millones de dólares para hacer un barrio en tal lugar”. Un millón, aunque sea. “De esa fortuna que dicen que yo robé, uno va ahí.”
        “El aumento patrimonial de los Kirchner no me parece un tema menor. Habría que hacer un muy buen análisis de cómo creció ese patrimonio, que alguien demuestre con qué mecanismos se hizo la extracción ilegal, eso me tranquilizaría mucho más. Me dolió cuando se habló de un hotel de dos millones de dólares que pertenecía a Néstor Kirchner, porque es verdad, me dolió. Y muchas cosas me dolieron así de la política. Convengamos que la política y el dinero y el enriquecimiento de los políticos es una modalidad universal de la política. No hay político que no haga un acaparamiento de dinero por muchos motivos. Yo te diría que Cristina es una de las que más motivos tiene. Porque está haciendo una política tan arriesgada en tantas cosas, está nucleando tantos odios de la derecha que en cualquier momento se tiene que rajar de este país. Y bueno, tiene que tener dinero para hacerlo.”

        Me gusta

      2. Eduardo, el sentido de esas frases está en lo que viene criticando desde hace tiempo. Por supuesto la nación engañó a sus lectores como siempre extrayendo y sacando de contexto, como puede saber cualquiera que haya escuchado por radio la desgrabación del reportaje, que JPF conservó, por supuesto, sabiendo con qué bueyes araba.
        Para conocer lo que siempre critica podés buscar en Página12, que Feinmann tiene a su disposición para escribir lo que le venga en gana, y te vas a dar cuenta de lo que te digo. Si, escribió un montón de tonterías elogiosas hasta la vergüenza ajena (el amor y el poder hacen de un hombre un tonto), pero eso no quita que haya dicho siempre lo que dijo. El tipo es un filósofo peronista, mezcla rara e intragable que nos legaron los dorados setentas y tiene un problema mayúsculo cuando trata de bajar al llano a explicar a doña Rosa qué proponían Hegel, Nietzche y Marx. Es un esfuerzo inútil. Doña Rosa cambia de canal porque leer la aburre y la cultura le importa un pepino, y ahí queda Feinmann explicando el sentido último de las luchas de emancipación latinoamericanas y la conexión entre Miranda, Martí, Perón y NK.
        El tipo se hizo amigo, y a un amigo uno le banca cosas que al resto no, desde ese punto lo entiendo, y entiendo también a cierta prensa carroñera haciendo política para su partido que toma cualquier disenso en esta gelatina medio líquida que es el panorama por estos días y lo transforma en título de tapa, lejos de los ataques frontales de otrora, cuando escuchábamos las barbaridades más fuera de lugar que se le puedan decir a un presidente constitucional. Creo que ni a De la Rúa hablaron de colgarlo, tirarlo de un tren en marcha, arrojarlo desde un avión al mar, etc, etc.
        Yo sé que Feinmann es intragable, pero lo justo es justo, qué se le va a hacer.
        Mariano T.: Es el problema que tenemos los que no nos podemos acomodar a partido alguno, porque nos resulta imposible amoldar nuestras ideas a un esquema ajeno.
        Saludos.

        Me gusta

      3. En el film “El abogado del diablo” el demonio pierde la partida, y retoma el control al final, convirtiéndose en periodista y ofreciéndole al héroe un reportaje elogioso, al que este accede. Al Pacino, (el diablo), retomando su forma cuando Keanu Reeves se aleja habiendo aceptado la entrevista dice sonriendo: “Vanidad. Mi pecado favorito.”
        No es un secreto para nadie que Feinmann pasó de ser narcisista directamente a ser solipsista. Debe suponer que el mundo comienza a funcionar cuando él abre la ventana y mira hacia la calle. Tal vez seamos directamente una fantasía suya, sin existencia real… 😀
        Tuvo graves problemas maníaco depresivos, obsesivos compulsivos, etc, etc. El Prozac, Al plac y otros similares eliminaron muchos síntomas, pero no pueden eliminar la raíz del problema. José Pablo es un analista brillante y un filósofo con una formación envidiable, pero el coco se le despista seguido y tiende a gratificarse demasiado hablando de él mismo durante páginas y páginas. Hoy tuve esta discusión en Facebook con una amiga kirchnerista y le decía que si alguien aceptara darme un peso por cada boludez que dije podría vivir en el caribe tomando tragos que se sirven en un coco y con dos ex diputadas del ari abanicándome con una hoja de palmera, (cada uno la pasa bien como puede). El que esté libre de pecados que saque la UZI del ropero.

        Me gusta

      4. Mirá Carlos, lo de psicopateada es medio relativo. Para vos un tipo del palo tuyo (mas o menos) como feinmann es ahora una rata inmunda porque piensa que los millones de los K son una traba.
        Un punto de vista tan especial es, en mi opinión, una parte constitutiva de la visión del mundo de una persona, no es un matiz.

        Me gusta

    3. Jackeline dijo:

      El puñal en la espalda

      Por José Pablo Feinmann

      Uno publica un libro y suceden estas cosas. Hay que empujar la venta con una serie de entrevistas que la editorial estipula. Habitualmente son muchas y la mayoría no exactamente con periodistas con los que se pueda mantener un diálogo alejado del esquema binario y ya salvaje de la sociedad argentina. Que es el siguiente: lo K y lo anti-K. O el “oficialismo” y la “oposición”. Llevamos años sin poder salir del brete en que el pensar ha sido atrapado, sofocado. Y hasta eliminado. Todo esto tiene su espacio de exaltación en Internet, el mundo de lo simple, de lo esquemático. Todo se reduce a si uno es “K” o “anti-K”. O el otro modelo binario mencionado. Pero uno creció y pensó en medio de otros condicionamientos u otras convicciones. Cree en la posibilidad del diálogo democrático. Al menos yo –y otros pensadores que conozco– creo que las palabras pueden y deben llevar más allá de sí mismas y constituir la posibilidad de un intercambio de ideas que alimente y constituya una sociedad democrática.

      No es así. Mi pequeña esperanza era que –luego del contundente triunfo de Cristina Fernández en las últimas elecciones– la “oposición” revisara sus modos de operar. Si uno tiene un jefe de marketing que le diseña una campaña para el año 2011 y esa campaña conduce a un resultado calamitoso, lo lamenta. Pero decide darle una nueva oportunidad. El hombre (conjetura) es un profesional y sabe hacer su trabajo. Le pide un plan operativo para el año 2012. Si el eficiente profesional le trae el mismo, si le trae el del 2011, uno lo mira atónito: “Pero, ¿qué me trae? ¿A usted tengo que decirle que con esto nos fue horrorosamente mal?”. “Sí, pero no se me ocurre otro.” “Bueno, está despedido.” Así, uno había llegado a pensar en una inevitable autocrítica de la “oposición” que llevara sus planteos a otras esferas que no fueran las del agravio, la denuncia sin fundamentos o la agobiante repetición de las recetas neoliberales. Parte de esos planteos era que los agravios no eran de ellos sino de los otros. Que los crispados estaban enfrente. Que todo lo malo, lo antirrepublicano, lo turbio y lo antidemocrático estaba enfrente. Todo enfrente, más allá, en la “otra parte” del espacio político. Perdieron. Pero no sólo “perdieron”. Perdieron pavorosamente. Habitualmente –cuando la gente razona– estos cataclismos sirven para revisar errores y cambiar rumbos. No fue así.

      Me veo compelido a escribir estas líneas por las incómodas e inusitadas reacciones que tuvo una nota que me hicieron en el diario La Nación. Mis palabras fueron tan distorsionadas (sobre todo en la edición para Internet de la nota) que pareciera he pasado a ser el líder ideológico de la “oposición”. Lamento quitarles el trabajo a Morales Solá o Grondona. Como un vértigo, se acumularon en mi contestador telefónico invitaciones que había dejado de recibir a fuerza de negarme a aceptarlas. De algunos que me llamaron “alcahuete del poder” en Perfil, medio en que cualquiera puede escribir cualquier bajeza sobre mí, desde un conservador hasta un “revolucionario” que, sencillamente, razonó por medio de conceptos como “tilingo” y “pelotudo”, cosas que vendría a ser yo, o agravios aún peores en la revista Noticias, donde también se me puede insultar con entera libertad, para eso es que, en ese medio, se encarna el “periodismo libre”. Pero lo de La Nación no lo esperaba.

      La cosa es así: te llaman, te adulan, dicen que te quieren, que han leído toda tu obra y hasta te dicen que sos un genio. Uno, que, más que un genio, es un tonto que cree en la posibilidad de romper el esquema binario y abrirse a un diálogo amplio, democrático, que posibilite un país más armónico y menos esquizofrénico, menos bélico, acepta, va y dialoga. Ricardo Carpena, el periodista, es agradable. El fotógrafo es un joven que ha hecho cursos conmigo y hasta me pide que le firme un libro. El ambiente es agradable. Empieza el reportaje. Han logrado algo importante: que uno se afloje, que se sienta cómodo, que suelte un poco o bastante la lengua. Nos despedimos. Todo –hasta el momento– bien.

      La nota sale en dos partes: en el diario y en Internet. La del diario empieza mal. Expresa la esperanza de que no me condenen al exilio de los que se atreven a pensar distinto. O sea, en el mundo “K”, al que piensa “distinto” (no se aclara qué es “pensar distinto”) lo mandan al exilio. Expresa el deseo de que “los kirchneristas” no me “trituren” por haber expresado ideas diferenciadas del “relato oficial”. Es decir, en el mundo “K” hay un “relato oficial” (no se dice cuál es). Si uno piensa distinto de él es “triturado”. Nada menos. Pero no quiero caer sobre el entrevistador porque puedo comprenderlo. Su trato fue muy amable. No puedo pretender que piense como yo si está en La Nación. Es parte del disenso democrático que acepte sus puntos de vista y hasta algunas de sus trampas, que tal vez ya le broten solas. El problema surgió cuando –no lo pueden evitar– encaró el tema de la corrupción. Viejo tema golpista que jamás estuvo ausente del clima propiciatorio de toda alteración del orden constitucional. Dije, amablemente dije: “Hay que hacer una verificación final de eso”. Dije que con Menem había decenas de causas abiertas y hasta presos por corrupción, ¿por qué no hacían eso con los políticos kirchneristas? Si era tan evidente, ¿por qué no lo demostraban? El periodista insiste. Pregunta si no me sorprende “el vertiginoso y enorme aumento patrimonial de los Kirchner”. Pese a que este tema me irrita profundamente. Pese a que me resulta casi increíble que los que se robaron el país en el siglo XIX, los que liquidaron a sangre y fuego las provincias federales luego de Pavón, los que son corresponsables de la matanza de medio millón de paraguayos (¿en el relato oficial de La Nación figura esto?; y si no, ¿permitirían decirlo? o ¿permitirían decir que Sarmiento –nuestro Mariscal Bugeaud, junto con Mitre– aconsejó “Si Sandes va, déjenlo ir. Si mata gente, cállense la boca”?, citado por el gran José Luis Busaniche –que de revisionista, nada– en su Historia Argentina, Hachette, p. 727), los que se enriquecieron con los campos que Roca, luego de su campaña, les cedió, hablen del “vertiginoso y enorme aumento patrimonial de los Kirchner”, pese a todo esto, dije “Habría que hacer un muy buen análisis de cómo creció ese patrimonio”. Y si fui cauto, si mi firmeza no fue la deseada por los cuadros “K” es porque el tema de la sola sospecha o acusación de corrupción en un gobierno popular me desquicia. De aquí que (viniendo de un largo razonamiento que había empezado con la condición de hacer “un muy buen análisis” del bendito tema del patrimonio) haya concluido diciendo la consecuencia lógica que se produciría si eso fuera verdad: “Porque es muy incómodo adherir a un gobierno de dos gobernantes multimillonarios que están comandando un gobierno popular, nacional y democrático”. Ahí cavé mi tumba. Porque Canepa tituló moderadamente su nota: “Si gobierna Moyano, van a ver lo que es el autoritarismo peronista”. Pero La Nación tiene el “policía malo”. No el que te recibe en el lujoso edificio y te habla como un caballero. No, el otro. El que está agazapado en Internet y cambia el copete y altera la nota extrayendo frases de contexto. Le pasó, antes que a mí, a Horacio González. Y, en menor medida, a Ricardo Forster y a Jorge Coscia. El título de Internet fue escandaloso: “Feinmann: Es muy incómodo adherir a un gobierno de dos gobernantes multimillonarios que están comandando un gobierno popular, nacional y democrático”. Lo que más se lee es la versión de la web. Ese día me convertí en un aliado de la “oposición”, de los “anti-K”. Para ser breve: agradezco a todos los referentes mediáticos de la derecha su interés en mi persona. Pero –más allá del copete artero, de la puñalada en la espalda que implicó el “armado” que hizo La Nación de mi nota en Internet– yo sigo pensando lo siguiente: 1) Esta necia obstinación nos condena a todos a seguir en el pensamiento binario; 2) Jamás aceptaré un reportaje en La Nación. Más por la versión web que por el diario y algunos de sus periodistas; 3) Voté por Cristina Kirchner y adhiero a su Gobierno; 4) No acepto ser definido como “kirchnerista” porque sería validar el esquema binario con que se piensa (mal) la política argentina: lo K y lo no K; 5) Soy un escritor de izquierda ligado a la lucha por los derechos humanos; 6) Apoyo el Mercosur; 7) Rechazo el Consenso de Washington y los diez puntos del economista neoliberal John Williamson; 8) Apoyo una economía proteccionista, que defienda el mercado interno, que instaure una nación con industrias pequeñas y medianas que produzcan y trabajadores que consuman; 9) Si se puede fabricar aquí, no hay que importar ni un solo clavo, como bien dijo CFK; 10) Todos los que participaron activamente del gobierno desaparecedor deben ser juzgados; 11) Los delitos de lesa humanidad son solamente los cometidos desde la esfera del Estado y no prescriben; 12) Contra la delincuencia (creada sobre todo durante la década del ’90 por los que ahora piden seguridad porque se volvieron ricos ahí, en medio de esa bacanal de la corrupción) se lucha creando fuentes de trabajo y escuelas; después, con un sistema carcelario humano, para integrar a los que se extraviaron y no para hacinarlos en la indignidad y la violencia entre pares de desdicha; 12) El sistema binario –en que insisten los medios que impulsaron el protogolpe del 2008– imposibilita el diálogo democrático; 13) Creo en la lucha antimonopólica. Creo –como Adam Smith– que los monopolios enferman el mercado, son sus tumores, son antidemocráticos y sofocan el surgimiento de voces diversas; 14) Creo en el buen periodismo: el que expresa la libertad de quienes lo hacen y no la de las empresas; 15) Creo en la escritura. En la buena prosa. Creo en muchísimas otras causas. Y no creo en la TVVómito. Creo que esa TV es funcional a las lacras más profundas del país porque idiotiza a los ciudadanos en lugar de reclamarles lucidez. Creo que cualquiera puede entender cualquier cosa, cualquier idea o un buen espectáculo, por complejos que sean. Creo que estuve confiado, ingenuo y hasta algo bobo en el reportaje de La Nación. Le puede pasar a cualquiera. Hay algo que no me va a pasar. Desde hace cuarenta años estoy en la misma vereda. No solo, sino con algunos de mis más grandes amigos. Siempre que me busquen búsquenme ahí. Ahí voy a estar.
      http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-184316-2011-12-28.html

      TIO EL PERIODISMO IN-DEPENDIENTE SIGUE HACIENDO DE LAS SUYAS!!!!

      Me gusta

      1. Yo lo leí en el diario, no en Internet. Salió el periodista que hizo la nota por la radio y ofreció la grabación.
        Lo que dijo lo dijo. Cada uno puede extraer parte de un reportaje para su propia agenda política.
        Hoy Feinmann reacciona porque ve que lo estan reputeando desde el kirchnerismo, así que lo tiene que desmentir.

        Me gusta

      2. Jackeline, veo desde hace años a JPF y otros presos de este sistema de pensamientos binario y mecanicista donde todos viven borrachos y no entienden de matices, aristas ni áreas grises en que las personas pueden estar de acuerdo en algo, más o menos de acuerdo en otras y nada de acuerdo en otro montón de cosas. Esta especie de guillotina horizontal que le corta la cabeza al que la hace sobresalir del resto es lo que uniforma el pensamiento, y hace encajar a cada uno en un molde. Este blog mismo es en pequeña escala una reproducción bastante fiel de la dicotomía gorila/nac & pop que reemplaza al viejo civilización y barbarie.
        No sé si vale la pena discutir. Me parece que entre tanta estupidez y mezquindad gente valiosa como Sarlo o Feinmann terminan siendo funcionales a la pelea bipolar, y dejando de lado toda su habilidad para razonar. En cuanto muestran un matiz, una duda, un sacarse el casco para ver si el soldado en la trinchera de enfrente es tan distinto y merece ser matado son acusados de traición por uno y otro bando. La consigna es pelear.
        Una pena. Veo a la cultura en general navegar en este mar de dulce de leche remando con dos cucharitas de plástico, y comparada con aquella explosión de color que fue el retorno a la democracia estamos en un panorama chato y conformista. Veremos cómo se sale de esto. Creí que el giro a la derecha del gobierno y la derrota humillante de la derecha tradicional iba a despabilar un poco el ambiente, pero otra vez me equivoqué, para variar.
        Un abrazo y buen fin de año.

        Me gusta

      3. Carlos. dijo:

        ¿Nunca pensás que tanto Sarlo como Feinmann son asalariados del poder?
        ¿Que lo que llamás matices pueden ser bajadas de línea según el pensamiento del poderoso de turno?
        ¿O realmente crees que tienen independencia al escribir?

        Me gusta

      4. No Carlos, lo que tienen es talento y capacidades de análisis por encima del resto, y están enroscados en esta boludez de k o antik que ya lleva ocho años y promete cuatro más. En los noventa este mismo debate pero con Carlos I lo hacían entre el turco asís y gerardo romano, mirá qué diferente.

        Me gusta

      5. Eduardo dijo:

        Esta nota exculpatoria es lo que llamamos en el barrio una mariconada. Es la típica argumentación que alimenta el pensamiento político binario, otra cobardía del enamorado de sí, Feinmann. No se puede ir a ningún lado que no sea la prensa oficial. El temita sabroso es que, fue al otro lado, cruzó el charco de la política argentina y nada explica sobre el porqué excepto su propia torpeza, pero no, opta por echar la culpa al cartero, a los binarios que el recrea con sus blanduzcas disculpas.
        Acepta o busca lo acepten en un medio de prensa que los pensantes K consideran de la opo, dice lo que dice, se despacha a gusto y con dureza, es hasta grosero con sus ex adulados y después anda lloriqueando por las cornisas de la prensa oficial, casi casi su casa, porque “el artista la pinto gorda y con bozo”. Si este es un tipo brillante, Palito Ortega es Alfredo Kraus.
        ¿Escribe en un medio de prensa que ejerce la edición de lo que se les antoje y se asombra o sorprende por el modo de titular del jefe de redacción de La Nación? Tres podrían ser las razones: se asustó de que le quiten su exposición mediática supuestamente prestigiosa y los correspondientes emolumentos, el que sea un idiota o el que nos quiera tomar a todos por idiotas. De esta tríada, el término que más lo dignifica es el segundo.
        Un hombre con honra, calla después de haber hablado.

        Me gusta

  4. Sofia dijo:

    Les dejo un excelente documental que muestra al régimen fascista de Mussollini ejerciendo el control de la prensa. Excluyendo el contexto de la guerra, muestra de manera elocuente como se conducen las masas….Para que hubiese un Mussollini, un Hitller,….se necesitó siempre una masa que gritara ¡¡¡¡VIVAAAA!!!!

    Cualquier similitud con la realidad “no es” pura coincidencia. El documento esta en italiano, para los que sepan la lengua les servirá de ejercicio y para los que no, esfuercen el sentido auditivo, en general es muy comprensible.

    Me gusta

    1. Lagrimas_Negras dijo:

      Sofia brillante hallazgo el tuyo, je lo de “no es” pura coincidencia estuvo más brillante aún, propio de alguien como vos. Viste q por algo somos amigas? 🙂 , ji ji no sólo son halagos para tí.

      En el FAP votaron en contra lo cual me da más fuerzas para seguir en ese camino. No ha cambiado nada en el kirchnerato, la única diferencia es q debido a la coyuntura no hay tantos chupetines para repartir entre la gilada y de ese modo salen a la luz las miserias q siempre estuvieron.

      chaucitoooooo con todo mi afecto

      pd: “ya no me quedan dudas,todo se paga en esta vida”

      Me gusta

      1. Carlos. dijo:

        No es ninguna sorpresa. Los que viven de la oncología (especialmente los médicos oncólogos radiantes), cuantos mas enfermemos existan, mas dinero ganan. El “Socolinsky” de la televisión santafesina debe estar desesperado por hablar sobre el tema.

        Me gusta

      2. Lagrimas_Negras dijo:

        Mariano D no te gasteeeees, viven metiendose en mis posteos a destilar. Hay una cuestión de ausencia de dignidad muy notoria pero se comprende… Sólo hay q saber relacionar todo. Lo extraño es q abiertamente les he hecho el planteo pero la compulsividad y la obsesión son indicativos de sus patologías.

        un beso y “ayáaaaaaaaaaa” te deje una esquelita hace unos días.

        Me gusta

  5. Sofia dijo:

    Dirigentes de la oposición y organismos multisectoriales renovaron hoy sus reclamos para que la presidenta Cristina Fernández aplique un veto la Ley Antiterrorista, mientras el senador nacional Aníbal Fernández reconoció que la sanción de la polémica norma se produjo por “una necesidad del gobierno”.

    La Coalición Cívica ARI, el diputado peronista opositor Eduardo Amadeo, la dirigente Margarita Stolbizer, la CTA anti kirchnerista, la referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, y el Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel fueron algunos de los que hoy volvieron a expresarse en contra de la ley aprobada a instancias del organismo antilavado Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).

    En sentido contrario, el senador Aníbal Fernández defendió la ley y aclaró que “no va a suceder” que a sea utilizada por el Poder Ejecutivo actual o futuro para perseguir opositores.

    De todos modos, al explicar los motivos de la sanción de la ley, el ex jefe de Gabinete reconoció que “hay una necesidad del gobierno nacional” que al formar parte de “un organismo internacional como es el GAFI que requiere de determinadas normas que hagan que actuemos en forma más o menos parecida con el resto del mundo”.

    “Nada tienen que ver los reclamos sociales ni el periodismo mucho menos. Es una locura. Estamos hablando de un tema claro y contundente, que nosotros hemos apreciado y padecimos, teniendo muchos muertos. No banalicemos el tema, dejémoslo en el lugar que corresponde, estamos hablando puntualmente del tema del terrorirsmo y con el terrorismo no se negocia”, afirmó el ex jefe de Gabinete.

    Sin embargo, la Coalición Cívica ARI, que lidera la diputada Elisa Carrió, envió hoy una carta a la presidenta Cristina Fernández para que “vete la Ley Antiterrorista votada por el Congreso de la Nación”. “Es una ley que puede traer graves consecuencias para las personas, a partir que deja a criterio de un juez qué acción conlleva una finalidad terrorista y cuál no”, sostuvo en un comunicado el partido que encabeza Adrián Pérez y el bloque de diputados nacionales de esa fuerza, que preside Alfonso Prat-Gay y del que forma parte Carrió.

    Por su parte, Eduardo Amadeo, del Frente Peronista, advirtió: “Cristina Fernández va a pagar el precio del error que cometió con la Ley Antiterrorista. La presidenta está en una encrucijada: si no la veta, habrá dado un retroceso grave en su discurso sobre los derechos humanos, pero si la veta, va a mostrar la poca seriedad con que trata estos temas”, afirmó en diálogo con DyN el legislador.

    En ese sentido, mañana, a las 15, en la sede porteña de la Central de Trabajadores de la Argentina que conduce el opositor Pablo Micheli, en Lima 609, se dará una conferencia de prensa de para exigir la marcha atrás con la ley antiterrorista y el anuncio de una marcha a Plaza de Mayo. Junto a dirigentes sindicales, también estarán Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, representantes de organismos de Derechos Humanos y organizaciones sociales y Pérez Esquivel.

    Finalmente, Margarita Stolbizer se sumó a los cuestionamientos aunque reconoció no tener “ninguna expectativa de que la Presidenta pueda vetar las leyes penales recientemente sancionadas en el Congreso”. “Es que ese paquete de leyes expresa de manera clara la agenda de prioridades y el carácter que ella misma va a dar a su gestión”, expresó la Presidenta del Bloque GEN y miembro de la Mesa Nacional del FAP.
    cronista.com 27.12.11

    Me gusta

    1. Sofía, sí y no a lo que dicen desde el gobierno. Están mintiendo y lo saben, por eso esquivan hablar abiertamente del tema. La ley que aprobaron valiéndose de la mayoría automática es mucho peor en todo sentido que la ley que Gafi exigía para integrarse al organismo. Aníbal Fernández puede jurar y recontra jurar que no va a ser usada para reprimir la protesta social ni para presionar al periodismo pero no puede ser tan ingenuo de pensar que él va a estar velando por esto por los años de los años. En 2015 sube la derecha, y donde dice exterminio suponen e interpretan exterminio y estamos todos al horno, como nos ha pasado y no hace tanto, curiosamente con peronistas.
      Zaffaroni es un prestigioso jurista, una especie de Maradona del derecho (sí, también con los vicios y fallas del gran petiso, porque es humano), y ha dejado clara su postura: Esta ley es un mamarracho y si va a la corte se cae. Nunca tuvimos una corte suprema como la actual, y es un buen reaseguro en momentos en que la hegemonía del partido en el poder es total, y los peronistas comienzan como siempre a hacer sus peroneadas.
      CFK no va a vetar la ley, porque su corazoncito está bastante a la derecha de sus palabras, y hasta el discurso se está acomodando a este estado de las cosas.

      Me gusta

      1. Jackeline dijo:

        Sofía te faltó la oposición de Estela de Carlotto también a ésta ley,, y doy fé que tanto Fabián, Eduardo y yo hemos firmado por el NO a ésta ley. Saludos

        Me gusta

      2. Sofia dijo:

        Cierto Jackeline la ley fue cuestionada incluso por Abuelas de Plaza de Mayo a través de Estela Carlotto. Su hijo Remo la votó afirmativamente.

        Me gusta

      3. Jackeline dijo:

        No siempre los hijos piensan igual que los padres, a veces es una suerte otras una desgracia…….como hija lo sabrás y yo lo sé como madre e hija.

        Me gusta

  6. Piccola dijo:

    Pido disculpas por salirme del tema actual, pero recién veo el comentario (3)del 26/12/11.
    EDUARDO: M. Gracias por subirlo al blog. Me pregunto qué habrá sentido VHM si después de semejante renunciamiento, siguen tildándolo de “genuflexo K” y otras imputaciones varias. Magdalena y algunos medios ¿se habrán enterado?. ¿Por qué no se acepta que la política, como otras actividades, tiene matices y que no todos transan?.
    En este blog, por ejemplo, de pocos foristas, participan dos personas de mucho peso (vos y Fabián) “anti-K” confesos y, sin embargo, son capaces de ver y analizar lo bueno, lo malo hecho, lo que falta por hacer, etc. Así es como se construye un país, especialmente si todavía falta un trecho por recorrer. Mientras tanto, todos los que tienen militancia y/o preferencias doctrinarias y políticas, van trabajando para tener una oferta superadora hasta el 2015. Aclaro que no me molesta la oposición, me cansa la oposición maliciosa, mentirosa y estancada en viejas antinomias.
    Un abrazo. Después saludaré para el 31.

    Me gusta

  7. Piccola dijo:

    BILL: Compañero, qué bueno leer tus comentarios, nos tenías abandonaditos. Me alegro mucho y espero que sigas comunicándote (si eso es lo que quieres).
    Ahora nos falta Bully.
    Un abrazo norteño ¡gigante!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s