El sueño del golpe blanco

Algunos analistas políticos, grandes medios, muchos foristas de internet sostuvieron ayer, en los momentos más dramáticos que se vivían en Ecuador y mientras el presidente Rafael Correa estaba secuestrado, que “el problema de la crisis en Ecuador  era Correa”. El análisis es perverso y va en este sentido: “Un gobierno puede ser legítimo de origen pero puede convertirse en ilegítimo por ejercicio y, por esa razón, es válido derribarlo, sacarlo del medio”. La democracia no es el mejor de los sistema, es apenas el menos malo. No logra la justicia social, ni evita que los chicos se mueran de hambre, no alcanza para que todos puedan educarse, ni logra eliminar la inseguridad pero es el único sistema dónde las decisiones se toman por consenso y con respeto de la libertad. A un presidente sólo se lo puede quitar del poder que le confirieron los ciudadanos, con los votos. Por suerte, la intentona golpista en Ecuador fue frustrada. Los presidentes de latinoamérica tuvieron un comportamiento ejemplar, hasta los que militan en la derecha ideológica como Sebastián Piñera se expresaron en forma contundente contra el golpe. Por otro lado, la UNASUR otra vez demostró su eficacia. Ya paró dos conflictos bélicos y ahora ayudó a evitar un golpe. Un dato para los que descreen de la importancia de la integración regional.

Anuncios
El sueño del golpe blanco