Carrió y la destitución de CFK

Elisa Carrió en una entrevista imperdible con Morales Solá. Su defensa a ultranza del Grupo Clarín (“le van a tener que hacer un monumento a Magnetto”), sugiere que “en un país serio la presidenta sería destituída” y exige tratar el tema seguridad antes que cualquier otro.  Ningún dirigente de la derecha vernácula habla con tanta frontalidad. Ni siquiera Mauricio Macri. Tampoco tienen posiciones tan extremas los referentes del peronismo disidente. Dónde está ubicada Carrió? Qué opinan los que la votaron como una opción progresista? Apenas algunas preguntas.

Carrió y la destitución de CFK

Alberto Fernandez: la historia Kirchner-Clarín

La pelea Clarín-Gobierno, las reuniones entre Néstor Kirchner y Héctor Magnetto, la relación con Papel Prensa, Graiver y Papaleo, la Ley de Medios, el discurso de la Presidenta y otros temas en una larga e interesante entrevista que le hicimos en Mañana es tarde al ex Jefe de Gabinete y representante del Estado en Papel Prensa, Alberto Fernández. (Gentileza Radio Del Plata)

[audio:25-08-alberto-fernandez.mp3] (para descargarlo, hacé click derecho, y elegí “Guardar destino como”)

Alberto Fernandez: la historia Kirchner-Clarín

La libertad de prensa según Carrió

Como ocurrió en medio del debate generado por la sanción de la Ley de Servicios Audiovisuales, algunos dirigentes de la oposición volvieron a advertir sobre supuestos peligros para la libertad de prensa en Argentina. Como en aquel momento, Elisa Carrió, Federico Pinedo, Felipe Solá y Oscar Aguad, entre otros, faltan a la verdad. La reacción de ese sector del conglomerado opositor, esta vez, fue en respuesta a los planteos que hizo Cristina Fernández de Kirchner sobre Papel Prensa. La presidenta le pidió a la justicia que investigue la transferencia de acciones de esa empresa durante la última dictadura militar a los diarios La Nación, Clarín y La Razón. Además envió al Congreso un proyecto de ley para que se declare de interés público la producción de papel y se cree una comisión bicameral para monitorear a la empresa. A pesar de la razonabilidad de los pedidos -la oposición esperaba el anuncio de intervención de la papelera- Lilita y cía insistieron con una idea tramposa: “peligra la libertad de expresión, hay que defender al periodismo independiente”. El país asiste a una fenomenal pelea política y económica entre el gobierno y uno de los grupos empresarios más poderosos. Esta puja no tiene relación directa con la libertad de expresión. Como tampoco tiene vinculación con la libertad de opinión la decisión oficial de cancelar la licencia de la proveedora de Internet, Fibertel. Sin embargo, Carrió y sus socios intentan que todo termine en la misma bolsa.

Según Lidia Papaleo, la viuda de Graiver, los militares la obligaron a vender las acciones de la empresa familiar bajo torturas y amenazas. Esta argumentación cuenta con el respaldo de los organismos defensores de los derechos humanos, entre ellos, Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. En el gobierno quieren que se investiguen en la justicia la existencia de posibles delitos de “lesa humanidad”, calificación que permitiría que se puedan imputar eventuales responsabilidades penales a pesar de las más de tres décadas que pasaron de la transferencia empresarial. Según los voceros de los grandes diarios eso es falso (“se trata de una historia inventada para quedarse con Papel Prensa”, dicen) y denuncian que la venta se produjo lícitamente cinco meses antes de las detenciones y los vejámenes. También señalan que estos hechos ya fueron investigados en democracia y que no se detectó delito alguno. Para ratificar su posición expusieron el testimonio de Isidoro Graiver, hermano de David, el dueño de la empresa. La diferencia entre ambas posiciones es abismal. Sólo la justicia podrá determinar si la grave denuncia del gobierno tiene fundamento o se trata de un armado para impactar en el principal rival mediático del gobierno. Por lo pronto, la vía judicial y la apuesta al Congreso son dos gestos a favor de la institucionalidad.

Pero volvamos a la preocupación de Carrió y sus amigos. Cuando se discutió la Ley de Servicios Audiovisuales, los representantes de los grandes medios intentaron transmitir sin éxito que, de aprobarse la nueva norma, sobrevendría una catástrofe. Según esta versión desaparecerían canales, programas y periodistas. No se podría escuchar música ni ver televisión. Con el correr de los meses esa falacia se fue diluyendo. Los legisladores de Proyecto Sur, del Partido Socialista y miembros de otras fuerzas de centroizquierda acompañaron la iniciativa oficial y permitieron decretar la defunción de la ley de la dictadura militar. La validez de la nueva norma acaba de ser ratificada por la Corte Suprema de Justicia, aunque resta resolver un planteo sobre el plazo de desinversión.

Esta semana, como el célebre pastorcito de la fábula, Carrió volvió a agitar el fantasma de la censura ante una batalla política que no implica riesgos para el ejercicio del periodismo. Cámaras no le faltaron. En estas cuestiones la líder de la CC está más cerca de Mauricio Macri, y su alter ego legislativo Federico Pinedo, que de cualquiera de sus aliados históricos. El senador Rubén Giustiniani, severo crítico del gobierno y ex socio electoral de la diputada chaqueña, evitó la foto con ella.

Hay algo innegable. En esta pelea el gobierno ha tomado decisiones tan conflictivas como caprichosas. Su principal debilidad queda expuesta ante un interrogante: ¿por qué no se tomaron estas medidas antimonopólicas cuando las detectaron? La respuesta es obvia: en aquellos años la relación con el Grupo Clarín se parecía a un romance de barrio y a nadie en el gobierno se le ocurría pensar en limitar su influencia. Todo lo contrario. Pero esta es otro cuestión.

“Hoy es momento de defender la libertad de prensa, atacada en uno de sus grupos que es Clarín…” “ En este momento la que está siendo atacada es la libertad de prensa y en este caso yo estoy del lado de Clarín, de TN, de sus periodistas…”, bramó Carrió. Su discurso tiene la claridad del agua clara. Como en la discusión por la Ley de Servicios Audiovisuales, la fundadora del ARI vuelve a confundir libertad de prensa con libertad de empresa. En todo caso, la que está amenazada es la libertad de algunas empresas que mantienen posiciones dominantes en sus mercados.

Es posible que el de Cristina Kirchner sea uno de los gobiernos más arbitrarios desde el retorno de la democracia. Lo que no genera dudas es que este grupo de dirigentes opositores es el más obediente al poder económico del que se tenga memoria.

Nota publicada en el Diario Z

La libertad de prensa según Carrió

Amigos son los amigos

El martes por la noche tuve una agenda placentera y cargada:  mientras trataba de sintonizar bien mi pequeña radio para no perderme la exposición de la presidenta Cristina Fernández sobre Papel Prensa apuraba el paso para llegar a la charla que en Eterna Cadencia, esa hermosa librería de Palermo, brindó el escritor argentino, radicado en Francia, Alberto Manguel. De allí me fuí a un exposición de espumantes (los deliciosos Alma 4) organizada por la bodega Zuccardi. Cerca de la medianoche varios colegas me llamaron alarmados porque habían visto en el programa DDT que conduce  Jorge Lanata en Canal 26, como el diputado y dueño de América TV, Francisco De Narváez decía, ante la consulta sobre el levantamiento de 3 Poderes y Lado Salvaje, algo así -yo no lo ví- como que “yo era su amigo y que nos habíamos reunido y que estaba todo bien”. Me veo obligado -también se lo pediré a Lanata- a hacer algunas aclaraciones:

1. No soy amigo de Francisco De Narváez. Como la mayoría de la gente elijo a mis amigos. Son los mismos desde hace años. Siempre me relacioné con DN como dueño del Canal dónde trabajé tres años o como un actor de la política.

2. Es verdad que mantuvimos una reunión después de mi paso por el Senado de la Nación. Fue a su pedido. Fue una reunión que estuvo muy lejos de la cordialidad. Comenzó con esta pregunta lanzada por el diputado: “Sos conciente de cómo me estás perjudicando?”.  Lo que me causó gracia. El dueño de casi todo, me decía a mí, el periodista al que le habían levantado dos programas y una columna de radio que él era la víctima. Le dije que en todo caso él se perjudicaba a sí mismo por decidir los levantamientos o, a lo sumo -ya que negaba su participación en la decisión del canal- lo perjudicaban sus socios Daniel Vila y José Luis Manzano.

3. No nos pusimos de acuerdo en NADA. Es más me hizo una advertencia: “saldremos a decir que vos mentís, porque lo que pasó fue que terminaron los contratos de tus programas y como no coincidías con la línea editorial del canal, fuero levantados”. A lo que yo respondí: “ustedes tienen muchos medios y yo me tengo a mí mismo: cada vez que digan que miento yo contaré lo que pasó, vamos a ver a quién le cree la gente”.

4. Los levantamientos de 3 Poderes y Lado Salvaje, junto a la suspensión de mi columna en LT8 de Rosario constituyeron actos de censura y persecusión periodística. Acaba de señalarlo de esa manera hasta ADEPA la organización que reúne a los dueños de los diarios. Algo así como los pares de Francisco De Narváez.

5. Francisco De Narváez se lamentó en aquella reunión: “me dicen censurador y eso es injusto”. No, no lo es. Y me alegro que algunos colegas, aunque pocos, por lo menos se lo pregunten o se lo recuerden. Como lo hizo recientemente Roberto Sepúlveda en una nota que le hizo en radio Nihuil y como hacen los estudiantes cada vez que pisa una universidad. Aunque el diputado brinde su graciosa versión. La gente dirá a quién le cree. Por lo pronto, espero que esas preguntan lo acompañen durante mucho tiempo.

Amigos son los amigos

Réplica: "Un frente no tan amplio"

Un querido amigo me envió este artículo que contiene un análisis casi totalmente contradictrio con mi nota sobre la posibilidad de un Frente Amplio en Argentina. Con su permiso, y sin identificación a su pedido, lo sumo a la discusión.

“La razón, esa extraña sin memoria y sin herencia, que siempre quisiera recomenzarlo todo” Jean Guehenno

¿Que pasaría si un frente de izquierda y centro izquierda (sic) modelado en la imagen del Frente Amplio uruguayo se forma en la Argentina con vistas a las próximas elecciones?, se pregunta Sietecase. Pues pasaría que seria absolutamente funcional a la derecha y le dejaría el país servido al fascismo corporativista del neo-lopezreguismo encarnado en las figuras del Peronismo Federal que responden al patrón Magneto, y a sus aliados en la Sociedad Rural ,la Iglesia Católica, los multimedios monopólicos, los grandes grupos empresariales y el Partido Militar. Seamos honestos, la respuesta es simple, aunque la justificación a dicha respuesta sea mucho mas compleja y envuelva una falacia, que seria la formación misma de un frente de tales características con personajes cuyas ideologías lejos están de ser de izquierda o tan siquiera de centro izquierda.

Vayamos primero al objeto del deseo. ¿De que Frente Amplio hablamos? ¿De aquel circa1971 o de su aggiornada versión Pepe Mujica? ¿De aquel que nace de la experiencia de lucha de una guerrilla urbana como lo fue Tupamaros o de este de hoy en día que se esconde tras el secreto bancario, la sojerizacion del país y la impunidad a los militares torturadores y asesinos? ¿De aquel que nacía al calor de las luchas revolucionarias o de este que llega al gobierno bajo un manto de neoliberalidad en medio de un continente convulsionado políticamente por las experiencias venezolana y boliviana?

Creo que se habla del segundo y aun así, la composición ideológica, el pasado histórico y la práctica política de las figuras que menciona Sietecase (quizás con la honrosa excepción de De Genaro y de Martín Sabatella ,que ni siquiera es mencionado) hacen que su caracterización como de izquierda o centro izquierda sea, al menos, sospechosa.

En las democracias burguesas del capitalismo globalizado y periférico, la partidocracia es reina y señora, el voto es obligatorio pero no necesariamente útil o efectivo y la mayoría de las veces no se apunta al cambio del sistema sino a su perpetuación. Pero quien quiere ser optimista tiene el derecho a serlo y ver en los pequeños avances, pasos como de tortugas, luchas como de hormigas, un futuro mejor. Solanas-Carrio, Binner-Alfonsin, Juez-Stolbizer, Macaluse-Giustiniani o todas las formulas y contra fórmulas versas y viceversa que de estos nombres surjan no son la centro izquierda, menos aun la izquierda. Dejémonos de joder con fantasías. ¿Esta es la izquierda o la centroizquierda? No, no y no. No se que es la izquierda hoy en día ni adonde esta, pero seguro que allí en estas variantes electoralistas de la democracia burguesa, con estos personajes, no. Presiento, con dolor por la impunidad de la minería a cielo abierto, los índices truchos, los barones del conurbano, cierto sindicalismo residual, algunos impresentables y el enriquecimiento personal, presiento,decia, que, guste o no guste, por donde mas cerca anda hoy la izquierda o la centro izquierda es por los alrededores del proyecto K.

No quizás por la fulgurante conducción sino por esas segundas, terceras y cuartas líneas desde donde se intenta construir algo diferente, un país mejor digamos. Y sin entrar a discutir los aciertos y desaciertos-a algunos les alcanza con dolerles donde duele y admirar que los asesinos estén sentados en los banquillos o sean enviados a las prisiones, apoyar la Ley de Medios y la nacionalización de las AFJP, sostener una política exterior orientada al continente y no al imperio, aplaudir la asignación universal por hijo, los aumentos en las jubilaciones, el enfrentamiento con el poder omnímodo de la vieja oligarquía y la nueva sojagarquia, alegrarse por el matrimonio igualitario y la despenalización del consumo de drogas blandas, la purificación de la Corte,a algunos les alcanza, me incluyo entre ellos-de los dos últimos gobiernos, me sigo preguntando a quien favorecería la formación de tal Frente No Tan Amplio y me sigo respondiendo lo mismo. A los enemigos de siempre.

Y aquí entra en escena el factor mas poderoso de la oposición, el gran actor ya no tan en las sombras, léase la Patria Mediática, sus capangas, sus peones, sus patroncitos y sus mercenarios. Es casi una certeza que a esta gente, dueña de los medios de producción de ideas e imágenes, vería con mucha simpatía-como ya lo prueban las constantes visitas a sus lugares de predica de ciertos referentes principales de esta falsa izquierda o centro izquierda- la formación de un Frente como el planteado, porque seria totalmente beneficioso a sus intereses. Salvo la historia de los viejos periódicos anarquistas o de los periódicos y revistas partidarias de los diversos grupos de izquierda, hubo en la Argentina solo dos experiencias de periodismo grafico en donde la patronal no respondiese a los poderes fácticos, políticos o económicos de turno y ambos estuvieron ligados a las organizaciones armadas de los años 70. Uno fue el Diario Noticias, que respondía a la Tendencia y a Montoneros, el otro el Diario El Mundo, que respondía al PRT-ERP. En ellos pusieron la palabra, el cuerpo y en muchos casos la vida, periodistas y no tan periodistas tales como Rodolfo Walsh, Manuel Gaggero, Paco Urondo, Rodolfo Ortega Peña, Agustin Tosco, Miguel Bonasso, Martín Caparros, Horacio Verbitsky, Nicolas Casullo y tantos otros. También se podría agregar al mencionado dúo el primer Pagina 12, pero dejémoslo para otro día. Acepto que en una democracia burguesa el periodista no debe ser soldado de ningún poder pero también entiendo que en un determinado proceso histórico el soldado de un ejercito irregular o los militantes populares tienen el derecho a ejercer de periodistas, confundiéndose buenamente los roles y las funciones. Aquellos medios gráficos con predominancia en la formación de pensamiento de antaño han sido reemplazados por multimedios atontantes, cuyo poder de penetración y taladramiento de un pensamiento único es incomparable. Si pienso hoy por hoy en los soldados que produce la Patria Mediática, la imagen que se me viene a la cabeza es la de una caravana de tractores manejados por los Castro,los Tenembaun, los Majul, los Leucos, los Bonelli, los Morales Sola, los Van der Kooy, en fin, por los soldados de Magnetto, dirigiéndose a la Rural a escuchar los discursos de Biolcatti o Buzzi, los Cristos de la Diosa Soja, con Duhalde, Macri, De Narvaez, Sola y el Lole aplaudiendo para la galeria. Esta imagen conlleva en si misma connotaciones absolutamente pesadillescas.

Por una cuestión de sanidad mental, me resisto a considerar la idea, aunque mas no sea por solo un segundo, de que políticos como Carrio, Juez, Giustiniani, Stolbizer, Macaluse, Alfonsin o Binner puedan ser considerados de izquierda o aun de centro izquierda. El caso del PSP de Santa Fe es casi oligofrénico, porque han apoyado con su voto parlamentario legislaciones que se podrían considerar de avanzada-quizás por una cuestión de estrategia-pero a la hora de las alianzas, como ya lo demostraron en las ultimas elecciones con la formula Carrio-Giustiniani, estas se buscan en los sectores mas o menos reaccionarios de la partidocracia no peronista, quizás también por entender o temer a la base sojera del voto en esa provincia. Aunque con algunos aciertos de gestión, es difícil caracterizar de izquierda o centro izquierda a un partido nacido de las ideas de un estanciero, un partido que en los años de plomo usaba muy contento la muletilla del “por algo será, en algo andarán” y que después justifico el nacimiento y posterior crecimiento de la infame teoría de los dos demonios. El porque este partido no busca alianzas mas progresistas,incluso con los sectores del kirchnerismo con los que podría lograrlas ya que en la practica parlamentaria así ha sucedido, sigue siendo un misterio.

Con lo que vamos al particular caso de Pino Solanas y su Proyecto Sur. Coincidiendo con su énfasis primario en la critica a las multinacionales de la minería a cielo abierto y la sojerizacion desertificadora del país, creo que desde las elecciones del 2009, Pino ha hecho lo posible,y hasta lo imposible,por posicionarse a la derecha del kirchnerismo. Sus desesperadas tranzas por pequeñas migajas de poder parlamentario abandonando así toda integridad ideológica de la que hasta ese momento podría haberse jactado, su partidocracia a la antigua negando todo carácter de apertura movimentista a su proyecto, sus fotos con los dinosaurios de la derecha, sus halagos recientes a Carrio, su maquiavelismo inconducente, su falta de inserción a nivel nacional y su falta de experiencia en la gestión de la política burguesa, su paseo genuflexo por los recovecos del poder mediático, su negativa a acercarse a quienes como Sabatella presentan una oposición constructiva, su reconocida codicia y ambición personalista, su evitar tocar ciertos temas vaya a saber porque Nobles presiones, su negar las criticas internas y no tanto de militantes de su propio proyecto, son cosas todas que hacen que tanto su caracterización como su accionar político difícilmente puedan ser catalogados de izquierda o de centro izquierda. Mucho me temo que así como lo fue en el 2009 y lo es ahora, Pino y su Proyecto le son y serán absolutamente funcionales a la derecha y sus aliados, los mismos que el ,autoproclamadamente, dice combatir.

En definitiva, pienso, al contrario de Sietecase, que la construcción de un Frente Amplio a la Argentina seria un retroceso degradante en lo poco que se ha podido avanzar en los últimos 7 años, y seria, obvio decirlo, totalmente funcional a los intereses de los históricos enemigos del pueblo argentino. Alegraría solamente a quienes plantean el odio de clase ,el gorilismo en sus extremos mas decadentes, la vuelta al pasado de impunidad y unicato. Un Frente así, por estricta cuestiones de análisis de la coyuntura electoral de la democracia burguesa, solo lograría dejar la mesa servida a los buitres y nos mandaría para atrás varias décadas, mas cerca del basurero de la historia que de un futuro mejor y distinto.

Réplica: "Un frente no tan amplio"

¿Es posible un Frente Amplio Argentino?

Fernando Pino Solanas quiere ser candidato a Presidente de la Nación como se lo propuso un sector de Proyecto Sur y, a la vez, no quiere. No se trata de otro gesto de gataflorismo, tan común en la política argentina. Cerca del cieneasta aseguran que el anuncio es una señal que tanto propios como extraños deberían saber leer.

Pino Solanas será candidato a Presidente de la Nación sólo si no logra sumar a su sector a un amplio acuerdo de fuerzas de izquierda y progresistas para las elecciones del 2011. Si el Frente que imagina Solanas -para no utilizar el término Alianza, considerado maldito desde la debacle del 2001- propone un presidenciable con más posibilidades, él no tendría problemas en ser candidato a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Donde sabe, además, que tiene posibilidades ciertas de ganar. “Con Macri o sin Macri en la competencia”, como suele confesar con optimismo. Está convencido que los problemas de gestión exhibidos por el líder del PRO le impedirán lograr una eventual reelección en la Capital.

Para Pino el gran acuerdo que imagina debería abarcar a fuerzas que van desde la centro izquierda a la izquierda y excluir a las estructuras formales de los partidos tradicionales (PJ y UCR). Ser abierto a sectores independientes y generar una plataforma de cambio profundo de las estructuras sociales y políticas.

Realmente no son muchas las diferencias que separan a Hermes Binner, Margarita Stolbizer, Luis Juez, Víctor De Gennaro, Eduardo Macaluse y Pino Solanas. Las fuerzas que representan han coincidido en numerosas oportunidades en votaciones parlamentarias. Hay un caso notable: los legisladores de Proyecto Sur y del Socialismo, si bien se reinvindican críticos del gobierno, acompañaron decisiones fundamentales del kirchnerismo como la estatización de las AFJP y la sanción de la Ley de Medios Audiovisuales privilegiando sus ideas a la conveniencia.

A pesar de los elogios que Solanas le propinó a Elisa Carrió, por su portazo al Acuerdo Cívico y Social, y en reconocimiento a “su actitud ética” es muy difícil considerar al partido creado por la dirigente chaqueña como una fuerza de izquierda. En su desesperado intento por diferenciarse del kirchnerismo, tanto en lo económico como en lo político, la Coalición Cívica se mueve como un partido liberal y de centro. El periodista y diputado por la CC, Fernando Iglesias, se pregunta en un libro: ¿Qué significa ser de izquierda?, la fundadora del espacio que él integra, con la incorporación de Patricia Bulrich y Prat Gay, aportó una clara respuesta.

Para los hombres de Proyecto Sur más entusiasmados con un acuerdo, el gran escollo para la creación de un “Frente Amplio” en Argentina radica en la relación entre el Socialismo de Binner y el radicalismo de Ricardo Alfonsín. “No cometan el error de ir tras el trencito radical, hay que conformar una tercera fuerza que sea alternativa al bipartidismo”, advirtió Solanas.

El gobernador de Santa Fe se debate entre ratificar su alianza con el radicalismo también a nivel nacional o apostar a la construcción de un frente sin la UCR. En su provincia gobierna en sociedad con el radicalismo y otras fuerzas (PDP y CC). Con esa coalición logró imponerse al PJ y se convirtió en el primer gobernador socialista de la historia argentina. Binner ya resolvió que no será el vice de Julio Cobos pero la decisión es más difícil si quien articula la alianza es Ricardo Alfonsín. En un abuso de simplificación, las opciones de Binner pasan por ser el candidato a vice de Alfonsín en el marco del Acuerdo Cívico y Social o ser, eventualmente, la cabeza de una fórmula de centro izquierda que excluya al PJ y la UCR. En este último caso, las dudas pasan por saber si podría sostener la sociedad política con el radicalismo santafesino.

En el Socialismo las opiniones están divididas. Es sabido que ideología y pragmatismo no se llevan bien. En Proyecto Sur también hay interna. Están quienes tratan de convencer a Solanas de que su destino debe ser la disputa por la Presidencia. En este caso, los consejos nacen más de la especulación personal que de la lógica política. No faltan los que creen que Proyecto Sur podría ganar la Capital sin Pino de candidato. Un cálculo que no resiste el análisis más simple. Los votos son de Solanas y de nadie más.

En la elección del 2011 abundarán las propuestas de la derecha. El PJ Federal exhibe un abanico impresionante: Eduardo Duhalde, Felipe Solá, Francisco De Narváez, Rodríguez Saá y Carlos Reutemann. A esto hay que sumar al PRO, eventualmente con Mauricio Macri a la cabeza. Un Frente de centro izquierda afectaría especialmente al oficialismo no a éstas fuerzas. Es sobre ese sector dónde el gobierno construye su discurso.

¿Qué pasaría si además de las variantes radicales y justicialistas en las próximas elecciones, aparece una fuerza que propone consolidar la política de Derechos Humanos, profundizar la distribución de la riqueza, hacer una profunda reforma impositiva, luchar contra la pobreza y la corrupción, reinvindicando el rol del Estado?

Claro que se trataría de una apuesta a mediano plazo. Esa alternativa progresista y superadora, debería estar pensada primero para perder y luego para permanecer. Imaginada después para crecer y más tarde, tal vez, para ganar. Así fueron las experiencias exitosas en Brasil y en Uruguay. Una alternativa política es como el amor o la amistad, necesita de generosidad, convicción y especialmente, tiempo.

Publicado en Diario Z Jueves 19 de Agosto de 2010.

¿Es posible un Frente Amplio Argentino?

Sorpresas te da la vida

Nota: Mientras FOPEA (Foro de Periodismo Argentino) todavía está monitoreando si el levantamiento de Tres Poderes (América), Lado Salvaje (América 24) y mi columna de radio (LT8 Rosario) todos medios del Grupo Uno (Vila, Manzano y De Narváez) para decidir si se trató o no de censura. Mientras la comisión de libertad de prensa del Senado, que me invitó amablemente a explicar los levantamientos, no logró que De Narváez asistiera a dar explicaciones. Y mientras puedo contar con los dedos de las manos las expresiones públicas de colegas sobre el tema, ocurrió una sorpresa. La revista de ADEPA (Nro 243, Julio 2010), la entidad que agrupa a la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas –sí, la entidad que agrupa a los dueños de los diarios del paísse ocupó de este caso en forma clara y contundente. Transcribo la nota y aprovecho para agradecer a los miembros de esa entidad que se ocuparon del tema.

Título: SUCESION DE LEVANTAMIENTOS A PROGRAMAS DE REYNALDO SIETECASE

“El domingo 14 de junio de 2009 (en realidad fue el 7 de junio, día del periodista) en el programa Tres Poderes, del canal América, entrevistaron al candidato a diputado nacional Francisco De Narváez, uno de los dueños de ese canal. El reportaje, inducido por el propio De Narvaéz, fue riguroso y si bien no hubo reclamos generó malestar en el canal. A la semana siguiente el programa fue cambiado de día y horario y también cambió de estudio: del central de América pasó a uno alquilado. Según Sietecase, en el equipo tenían posiciones distintas sobre la ley de Medios y tomaron la decisión de propiciar el debate y la discusión con la participación de todas las voces y los actores de la política. En noviembre, un mes antes de la finalización de los contratos, Román Lejtman, gerente de Noticias del canal, les informó el levantamiento del programa Tres Poderes (Montenegro, Rozín y Sietecase), en esos días también les comunicaron el levantamiento del programa Lado Salvaje (Montenegro y Sietecase) que se emitía desde hacía cinco años por América 24. Justo en la semana en que el programa ganaba el Martín Fierro como mejor programa periodístico. Así mismo, el gerente artístico de LT8 de Rosario el cese de su columna matinal, la que llevaba adelante desde 1998. Esta sucesión de levantamientos sin explicación, salvo los trascendidos de personas de segunda línea del canal, hacen pensar en un castigo de las autoridades del grupo América por diferencias de opiniones”

Sorpresas te da la vida