Carrió de novia con el Gordo Valor

Hoy un juramento, mañana una traición. Ese es el verso tanguero al que podría apelar Elisa Carrió después de lo que pasó con Ricardo Alfonsín.

No pasó una semana de su encuentro con el hijo del ex presidente en Junín, dónde saludaron para la foto y se mostraron “más cerca que nunca” de cara a una posible alianza entre todo el arco panradical, y ya todo saltó por los aires. El motivo: Ricardito se mostró en Chascomús junto a la presidenta de la Nación y algunos ministros del gabinete. “Lo quiero mucho a Alfonsín pero así no se puede”, castigó Carrió y agregó: “El guasón Kirchner se ríe desde Santa Fe, los macristas piden la destitución de Macri y la oposición se resiste, Chávez declara la guerra a Colombia al lado del técnico de la selección argentina y, por último, Ricardito se abraza con De Vido. Lo único que falta es ponerme de novia con el Godo Valor y entonces ya nadie entiende nada”.

Más allá de las imprecisiones de la frase – los macristas piden el juicio político no la destitución, Chávez rompió relaciones no declaró la guerra y Alfonsín saludó a los miembros del gabinete no anduvo a los abrazos – , lo dicho es todo una definición política. También hubo quejas de los llamados radicales cobistas. Según todos ellos, Alfonsín hijo no debió ir a su distrito, que gobierna una intendente radical, ni aparecer al lado de la presidenta de la Nación.

A mi gusto una muestra del canibalismo político que atraviesa a la clase política. El viernes pasado entrevisté al diputado Alfonsín, aquí está el audio con sus explicaciones y mi comentario sobre el tema.

[audio:23-07-ALFONSIN-MET.mp3]
Carrió de novia con el Gordo Valor

Mapas para perderse

El sábado 24 de julio a las 18,30  presentaremos en el Museo Castagnino de Rosario (Avenida Pellegrini y Oroño) el libro Mapas para Perderse que acompaña la muestra del mismo nombre.

Allí estaremos con Horacio Sánchez Fantino, el artista plástico, y la productora del proyecto Paula Mikulan para brindar con los amigos por este trabajo que nos trajo tantas alegrías. Están todos invitados. La entrada es libre y gratuita.

Para los que no pueden asistir o, simplemente, para que tengan una idea del material que se exhibe en el Castagnino, a través de estos videos pueden  participar de una visita guiada por la Muestra tal como estaba en el Centro Cultural Recoleta.

Mapas para perderse

Sarlo y Macri

“Kirchner ha logrado el procesamiento de Mauricio Macri”. Esta es la primera frase del artículo que hoy publica en el diario La Nación, Beatriz Sarlo. Apenas leí esa afirmación me zambullí en la nota con la esperanza de encontrar alguna revelación esclarecedora. Me dije: “Sarlo consiguió lo que no pudieron obtener los periodistas ni los asesores del PRO, algún dato clave que demuestra la manipulación de un juez y tres camaristas”. Pero no. La nota que tiene por título “Un melodrama familiar” sólo se basa en la convicción de su autora, una intelectual prestigiosa, de que el ex presidente Néstor Kirchner está detrás de ese procesamiento.

La afirmación no está acompañada de ningún dato. Sin embargo, el diario la ubica en la tapa. Esto es apenas una muestra de la degradación del periodismo argentino. Y esto no tiene que ver con la pelea entre el gobierno nacional y los multimedios más concentrados. La falta de calidad y rigor no tienen origen en la puja mediática. Tal vez por eso sean más lamentables. En el escrito de hoy la autora termina hablando de la relación tóxica de Mauricio con su padre y cuestiona la vinculación del Jefe de Gobierno con el Fino Palacios y otros ex policías. Ese entorno –según Sarlo– es el que determinó los problemas actuales que enfrenta Macri. Más allá de su afirmación más atinada: ni Néstor ni Franco quieren aceptar el retiro y la sucesión.

¿Qué está pasando en la Argentina? ¿Las convicciones y los prejuicios se imponen sobre la información? ¿Nadie se asombra de que se publique un artículo sin sustento informativo? ¿Y si es así, a quién creerle?

Si Kirchner está detrás del procesamiento hay que demostrarlo. Sería de suma gravedad. Ahora bien, decirlo sin el más mínimo dato es irresponsable. En boca de un político es menos extraño que en boca de un intelectual al que uno imagina sólo atado a sus convicciones e ideas. Sarlo habla como si fuese Gabriela Michetti. Como socia política. Qué triste.

Estoy en las antípodas ideológicas de Macri, opino además que su gestión en la Capital Federal no cumplió las expectativas, pero me cuesta imaginarlo como partícipe de una asociación ilícita. Parece más una víctima de su soberbia, su impericia y la confusión que arrastra entre lo público y lo privado. Pero eso es apenas una opinión, una apreciación. Ni lo que escriba Sarlo ni lo que piense yo tienen importancia.

Por lo pronto, Macri debe explicar muchas cosas. Desde la designación del comisario Fino Palacios al mando de la Policía Metropolitana hasta las escuchas ilegales a Sergio Burstein, familiar de las víctimas de la AMIA. Y, más allá de sus deseos y sus necesidades políticas, tendrá que exponer ante un tribunal. La justicia determinará su responsabilidad. De ese proceso dependerá su carrera política. Entonces Beatriz Sarlo podrá escribir otro artículo pero ya sabremos desde qué lugar escribe.

Sarlo y Macri

Basura

Si tuviera que enumerar las cosas que me hacen amar a Buenos Aires podría pasarme horas escribiendo. Ahora si me propusieran mencionar las que me molestan, hay dos que se me aparecen de inmediato: el tiempo que se pierde en los traslados de un sitio a otro (uno se la pasa viajando y, en general, en malas condiciones. Yo utilizo el transporte público), y la mugre que hay en las calles.

Para mí la Capital Federal es uno de los sitios más sucios de la Argentina, y esto es así a pesar de los esfuerzos económicos que se ponen al servicio de la limpieza. La falta de conciencia ciudadana, la ineficiacia de los servicios y la falta de ideas y planes se unen para que el panorama sea el peor. Hoy el diario La Nación comenzó a publicar una serie de notas sobre la basura, en especial sobre cómo algunas megalópolis han logrado reciclar un alto porcentaje de los desperdicios que generan.

En Rosario hace un tiempo, a partir del apoyo de organismos internacionales, se implementaron unos contenedores  de metal que están dando muy buenos resultados. Todavía falta una etapa profunda que apunte al reciclado, ya que en estos contenedores se pone todo y eso no es lo correcto, pero han cambiado la cara de la ciudad. Los invito a verlos. Tal vez se pueda imitar la experiencia en la Capital.

Basura

Lo que nos preocupa es esa abuela

Si mi memoria no me falla, el título de este post es un verso de Luis Alberto Spinetta. Decía algo así como que la Abuela era la conciencia que movía al mundo. Me gusta citar al voleo, espero no les moleste.

Esta semana tomó estado público la historia de Ada Ghiara de Rodríguez, una mujer de 88 años que el 6 de julio pasado no pudo ingresar a España. Había llegado para visitar a sus dos hijos y a sus seis nietos. Ella es docente jubilada y viaja muy seguido a ver a sus familiares en la península. Fue con una de sus hijas y después de seis horas de espera, como no pudieron demostrar que tenían el dinero suficiente para sostenerse en España -de nada les valió explicar que pararían en la casa de sus hijos, que por otro lado, la esperaban en el hall del aeropuerto- fueron embarcadas de vuelta con destino Buenos Aires.

La embajada de España en Buenos Aires se apuró a explicar que los argentinos rechazados representan sólo el 0,8 por ciento del total de los que ingresan por año (unos 160 mil). Visto así parece poco. Pero a uno no lo deja de indignar el maltrato que recibió esta Abuela y la política cada vez más cerrada y xenófoba que se vive en España y en Europa en general de la mano de la crisis. A mi me provocó indignación y verguenza.

Aquí va la nota que le hicimos a Ada en la radio.

[audio:1407-ada.mp3]

Audio gentileza Radio Del Plata

Lo que nos preocupa es esa abuela

El sexo de la democracia

No pasó nada. Todos los ciudadanos podrán casarse y tendrán los mismos derechos sin importar el sexo del elegido para esa aventura de intentar un proyecto común. Hoy es un día como cualquier otro. Los peores augurios de algunos miembros de las distintas Iglesias no se cumplieron. Es una tarde fría de julio en la Capital Federal. Ni el Diablo (“el padre de la Mentira”, según la invocación realizada hace unos días) se adueñó de la Argentina, ni peligra la república. Hay sí, un cambio sustancial para una minoría. El Estado extendió su manto de protección a todos los ciudadanos independientemente de su credo, condición o elección sexual. Lo de ayer fue un triunfo de la democracia y el Estado de Derecho. Nada más y nada menos. Como cuando se sancionó el divorcio vincular. Un paso más en pos de la igualdad. Pero hay varias lecturas políticas que aparecen como pertinentes:

-Vale la pena recordar que esta batalla legislativa fue iniciada por legisladores de centroizquierda: la socialista Silvia Ausburger, por un lado, y la actual legisladora Vilma Ibarra.

-El tema dividió a la clase política de forma transversal. Y tanto los que votaron a favor como los que lo hicieron en contra, salvo tristes excepciones, aceptaron dar la discusión con vehemencia y libertad.

-Por otro lado, es muy pobre pensar que algún sector pueda obtener réditos políticos.

-Es innegable que el gobierno nacional le dio un importante impulso al debate y no dudó en confrontar con los sectores más reaccionarios de la Iglesia. Pero ya. Es lo que hizo el ex presidente Alfonsín con la ley de Divorcio.

-Cabe preguntarse: si harán lo mismo con otros temas complejos como la despenalización del aborto.

-Hay que rescatar la actitud de los principales referentes del radicalismo: Ricardo Alfonsín, Ernesto Sánz y Gerardo Morales que defendieron el proyecto con contundencia y lo votaron a pesar de la oposición de amplios sectores en su partido. Cinco fueron los votos favorables del radicalismo, además de Morales y Sánz: Nito Artaza (Corrientes), Alfredo Martínez (Santa Cruz) y Oscar Castillo (Catamarca).

-Lo mismo ocurrió con el peronismo. El presidente del PJ, Néstor Kirchner, se manifestó a favor pero la mayoría de los gobernadores de su partido estaban en contra.

-Merece una especial mención los votos de Luis Juez y Norma Morandini, quienes votaron a favor de este proyecto a pesar que la opinión mayoritaria en su provincia es contraria a la nueva ley. El propio Juez mencionó las presiones y admitió que puede costarle su carrera a la gobernación.

-También el buen discurso del senador Rubén Giustiniani, que como el resto de los legisladores socialistas, volvieron a privilegiar los principios a la conveniencia. Así lo habían hecho con la ley de Medios Audiovisuales.

-Carlos Reutemann, Alfredo Rodríguez Saá y Juan Carlos Romero, tres ex gobernadores, todos del llamado peronismo federal, se levantaron de sus bancas. No hubiese sido mejor que votaran en contra. No hubiese sido mejor que votaran. Lo del Lole escapándole al bulto ya es una marca de identidad. A todo esto; Roxana Latorre, su compañera de banca votó a favor.

-También votó en contra Hilda Chiche Duhalde.

-Carlos Menem estuvo al principio y luego se retiró por un “malestar”. El riojano en el ocaso de su carrera política provoca pena pero no por su estado de salud.

-Hubo otros tres senadores que faltaron y tres que se abstuvieron. Faltar o abstenerse en un tema trascendental define el perfil de cada uno de los que huyeron o callaron.

-Lo más importante es que a la luz de las cámaras de la televisión, los argentinos pudimos observar a los senadores en un debate histórico. Ayer también, en diputados, se votó un ley clave: la protección de Glaciares. También con divisiones y discursos duros. Y aquí la mejor noticia, a pesar de todo, la democracia argentina goza de buena salud.

El sexo de la democracia

Peligra el futuro de la patria

Esto es lo que dijo el Obispo de Río Cuarto, monseñor Eduardo Martín: “(el matrimonio entre personas del mismo sexo) representa una situación de grave peligro para el futuro de la patria” y agregó “no hay otra forma de ser humano que ser varón y mujer. El matrimonio no puede ser objeto de votación parlamentaria“. Por su parte, Monseñor Roberto Rodríguez, de la Rioja, dijo que el proyecto produjo una guerra entre el gobierno, la prensa “que no dice la verdad” (en su opinión no se hace eco de los planteos de las autoridades religiosas contra la ley) y la Iglesia.  Antes distintos prelados, entre ellos monseñor Aguer, habían advertido: “El matrimonio entre personas del mismo sexo… se contrapone abiertamente a los presupuestos biológicos y antropológicos del matrimonio”. “La adopción de niños, que es la razón última de este desatino, será sin ninguna duda el fracaso de la humanidad misma”. “Esta propuesta sólo le interesa a Buenos Aires para recibir buques gay, shoppings gay, restaurantes gay”.  ¿No será mucho? Y si lo pensamos así: el Estado protege de una manera a las parejas heterosexuales y desampara a las parejas homosexuales. ¿Es eso correcto?¿Y la igualdad ante la ley que pregona la Constitución Nacional? Una minoría se siente discriminada y exige: “el mismo amor/ los mismos derechos”. No se trata de fe, ni de convicciones religiosas. Eso es inalterable por ley.  Sólo se trata de igualar derechos. Bienvenido el debate pero es necesario sacudirse los miedos. La Patria no está en peligro, en todo caso se tambalean viejos prejuicios en nombre de la igualdad.

Peligra el futuro de la patria