Invitación: Mapas para Perderse

Los invitamos a la inauguración de la muestra y presentación del libro Mapas para Perderse, con textos de Reynaldo Sietecase y obras de Horacio Sanchez Fantino.

Producción y coordinación general de Paula Mikulan.

El jueves 15 de Abril a las 19hs en el Centro Cultural Recoleta, Sala C.

Junin 1930, Buenos Aires

La muestra estará abierta hasta el 9 de Mayo.

¡Los esperamos!

Anuncios
Invitación: Mapas para Perderse

Día D: mil años después

Como fantasmas del viejo pasado el lunes 5 de abril en la librería Libros del Pasaje de Palermo volvimos a reunirnos Jorge Lanata, Marcelo Zlotogwiazda, Ernesto Tenembaum, Martín Caparrós, Marcelo Martínez (el histórico productor de los ciclos televisivos) y yo. El motivo del encuentro fue la presentación de “Qué les pasó”, el libro de ET que publicó Sudamericana.

Ernesto hizo una pequeña introducción, diciendo que había invitado a periodistas amigos pero también a tipos incómodos: “incómodos para el gobierno, incómodos para las empresas para las que trabajan e incómodos para mí”.

De hecho, casi todos tenemos posiciones diferentes sobre lo que está pasando en el país, también algunas coincidencias importantes. Pero lo interesante es que en base al respeto que nos tenemos podemos plantearlas amigablemente.

Es un desafío para todos: se puede debatir y crecer en base a las miradas diferentes.

La presentación estuvo muy buena: se habló de todo, de los Kirchner (sujetos del libro), sobre los medios de comunicación, el rol del periodismo, etc, etc. No faltó el nostálgico que pidió la vuelta del programa a la tele.

Todos coincidimos en que ningún canal bancaría un producto así. De hecho no hay programas políticos en la tevé abierta.

Entre las cuestiones interesantes que surgieron, a mí me sorprendió que Zloto dijera que, desde el punto de vista de la economía -a diferencia de lo que se desprende del libro de ET: que el gobierno hizo una gestión de mala a regular- la gestió del kirchnerismo era “de regular a buena”. Ésta es apenas una de las puntas de esa noche llena de intensidad.

Me pareció una buena manera de abrir un debate. Desde el punto de vista de la economía, siguiendo el planteó de Zloto, cómo calilficarías la gestión del gobierno. Yo concuerdo con la opinión de mi colega de radio Mitre, me parece que en lo económico la gestión desde Lavagna a Boudou es relativamente buena.

Día D: mil años después

Invitación: El Sol Después

El sol después es un viaje por el corazón de Serbia y, a la vez, es un viaje existencial. La persecución del deseo.

“La primera creación fue el viaje –puede leerse en el libro- Luego llegaron la duda y la notalgia”. Se trata de una novela poética profunda y bella que narra

la historia de un amor tan apasionado como deslumbrante. La guía para esta travesía es estupenda. Si a Liliana Heer le dieran a elegir un don, como su personaje Nicole, eligiría la clarividencia. Y qué mejor que dejarse llevar por una mujer que, como su alter ego literario, tiene la capacidad de vislumbrar.

Paradiso Ediciones invita a la presentación de El Sol Después, de Liliana Heer.

Hablarán sobre el libro Branko Andjic, Jorge Monteleone y Reynaldo Sietecase. Video de Macarena Cordiviola.

Jueves 8 de Abril, 19:00 hs., Auditorio “Jorge Luis Borges” de la Biblioteca Nacional, Agüero 2552 1er piso.

Están invitados.

Invitación: El Sol Después

Por los caídos en Malvinas: para la vida

2 de Abril. Día para recordar. Para volver a pasar por el corazón. El 30 de marzo de 1982 los militares nos habían dado duro. Éramos estudiantes universitarios y fuimos a la convocatoria de la CGT contra la dictadura que empezaba a mostrar su debilidad. Hubo gases, palos y balas de goma. En Buenos Aires un asesinado: Dalmiro Flores. Un joven obrero metalúrgico.

Dos días después los militares ocupaban las Islas Malvinas. Recuperaban ese entrañable territorio en manos de los británicos. Era un manotazo de ahogado. Un gesto demencial para lograr perpetuarse en el poder. Confusión y engaño. Sentimientos encontrados. Nacionalismo.

Nosotros teníamos un grupo literario. Le debo a Patricia Bussa y a Boris Padován, amigos y poetas,  el haber iluminado nuestas conciencias en esos días de triunfalismo hipócrita. Patricia con sus ojos claros clamaba contra la guerra, cualquier guerra. No podía ser bueno lo que estaba por pasar. Y Boris, que llegó a una reunión de nuestro grupo con una remera con la bandera inglesa. Era su protesta personal. Su grito valiente y solitario. Era una locura. Y lo fue.

Por los chicos caídos en Malvinas, que en gran medida contribuyeron con su sacrificio al retorno a la democracia. Por sus familias. Por Malvinas que, algunas vez, volverán a ser argentinas. Tal vez porque como escribió un poeta: “nosotros en este continente nos vamos a la luz irremediablemente”.

Por todo y por todos: Memoria.

Por los caídos en Malvinas: para la vida