San Patricio y el almirante Brown

Hoy es San Patricio, una buena oportunidad para recordar a un gran patriota: el almirante Guillermo Brown.

En el año del bicentenario la historia de este valiente e intrépido marino irlandés, al que le debemos en gran medida la gesta libertadora, es un buen espejo dónde mirarse.

Marcos Aguinis, cuando era escritor, publicó una buena biografía novelada llamada El combate perpetuo que le hace justicia.

Aquí el homenaje que le hizo el grupo irlandés Wolfe Tones. Un grupo de música rebelde irlandesa de raíz tradicional. Se llaman así en honor a los irlandeses rebeldes y patriotas, particularmente por Wolfe Tones, que fue uno de los líderes de la rebelión irlandesa de 1798, con el doble sentido de que wolf tone es un “falso sonido” que puede asemejarse a la familia del violín.

Sus letras combinan el costumbrismo irlandés con el compromiso político a favor de la anexión de Irlanda del Norte a la República de Irlanda, y el retiro definitivo de los británicos de la isla. Aún hoy siguen dando recitales y giras por Irlanda y el exterior. El tema que evoca a nuestro almirante también habla de las Islas Malvinas.

Anuncios
San Patricio y el almirante Brown

Morales vs. Majul

Debatir sobre el periodismo que se está haciendo en la Argentina es saludable. Una manera de que no aparezcamos todos mezclados en el mismo lodo. La investigación periodística es un modo en extinción en la Argentina. En gran medida porque los dueños de los medios de comunicación rechazan invertir en mejor periodismo. Hace unos días enterada de esta “mesa sobre investigación periodística” en torno al último libro de Luis Majul (el best seller El dueño), Romina Manguel me dijo: “Vos irías a una mesa así si te invitan?”. Le dije que no.  Con las diferencias que tenemos, en esto pensamos lo mismo. No entendíamos que relación había entre el tema y el libro citado. Reproduzco la crónica que Perfil.com  para seguir amplificando un debate necesario.

Un duro cruce se produjo ayer entre dos de los periodistas más famosos de la Argentina, Víctor Hugo Morales y Luis Majul. Ocurrió durante la presentación del libro El dueño, una investigación de Majul sobre Néstor Kirchner, en el Auditorio del edificio anexo al Congreso, durante un debate sobre la libertad de expresión “Estoy aquí por un afecto particular por Luis, es una especie de debilidad en lo personal”, comenzó Víctor Hugo en la reunión que incluyó a la diputada y presidente de la Comisión de Libertad de Expresión, Silvana Giudici, y a periodistas como Nelson Castro, Jorge Fontevecchia (CEO de Editorial Perfil), Joaquín Morales Solá y Daniel Santoro, entre otros.

Sobre Majul, Victor Hugo sostuvo que es “un gran entrevistador” y “capaz de hacer cualquier cosa por el rating”. El periodista luego opinó que el libro El dueño “es hacer cualquier cosa por el rating” y que no representa “el mínimo riesgo” porque “el prestigio del gobierno es débil”. El conductor de Radio Continental luego relató que Néstor Kirchner lo llamó a la radio para criticarlo por haber cuestionado la compra de dos millones de dólares que había realizado. “Hasta me preguntó si estaba bien de la cabeza”, afirmó Víctor Hugo. Kirchner le aseguró que compró las divisas no para especular sino porque “tenía un compromiso en dólares”. “Después me pregunté ‘¿Cómo puede ser que Kirchner llame a un periodista menor, de radio, con 100, 200 mil oyentes?’ Es la desesperación. La desesperación de ese hombre por tratar de desmentir lo que el gran periodismo nunca desmiente. Comete errores pero es muy difícil que se apee de esos errores, y deja flotando en la opinión pública que han ocurrido cosas que no han sucedido”, expresó Víctor Hugo Morales. Por último, el periodista caracterizó al libro de Majul: “Lo de Luis es una hábil, marketinera forma de poner en contexto lo que prácticamente todos sabemos. Llamarle investigación al libro de Luis es una falta de respeto a la verdadera investigación periodística”, afirmó.

La réplica de Majul. “Víctor Hugo Morales es un gran relator de fútbol, histórico, importantísimo, pero padece de algunas debilidades profesionales: quizás no sea un enamorado del dato. Por eso le voy a contestar con datos”, comenzó Majul en su respuesta al periodista. “En la última declaración jurada, Kirchner dice que tiene cuatro millones de dólares, no tenía por qué comprar dos millones adicionales para adquirir una compañía”, afirmó el autor de El dueño. “¿Sabés en el momento en que lo compró? Días antes de que se decidiera la estatización de las AFJP, cuando todo el mundo pensaba que esa medida produjera un cimbronazo que hiciera subir el tipo de cambio. Eso no lo hace culpable de nada, pero sí susceptible a ser investigado. Yo lo investigo por eso, por tener información privilegiada al ser esposo de la presidente”, sostuvo Majul.

Fuente: Perfil.com

Morales vs. Majul

Merceditas

La actual pelea política en Argentina está vinculada a intereses sectoriales y conyunturales. Nada tiene que ver el bienestar de los argentinos. Si así fuese no se entendería bien porque el PRO o la UCR que aprobaron la reapertura del canje hace unos meses, ahora se opongan al pago de la deuda con reservas. El procedimiento utilizado por el gobierno fue torpe y prepotente. Un estilo que parece no abandonarán a pesar del repudio que cosechan con esos gestos. Es evidente que un proyecto de ley consensuado no hubiese sido difícil de lograr. Ahora bien, apuntado esto, la actual crisis política revela actitudes miserables que no dejan de sorprender. La oposición haciendo valer su número, surgido del triunfo electoral, se quedó con el control de la mayoría de las comisiones, y eso es legítimo. También lo sería eventualmente tumbar los DNU -aunque muchos legisladores exhiban contradicciones notables con su propio pensamiento y postura ideológica- pero el veto a la presencia de Mercedes Marcó del Pont esconde otras intenciones. La economista elegida por la presidenta CFK para dirigir el Banco Central es la primera funcionaria que no está vinculada al sistema financiero extranjero. Nunca fue operadora de intereses privados. En eso es una excepción notable. En general, desde el regreso a la democracia, los funcionarios que ocupan ese sillón tienen la bendición del establishment y, en muchos casos, sirvieron a esos intereses.  Hasta hace una semana, la UCR la ponderaba, Luis Juez la elogiaba y Giustiniani destacaba su calidad intelectual y honestidad. Hoy van por su cabeza. Igual que el resto de las fuerzas de la derecha en el Congreso. ¿Están pensando en el país o en el 2011?

Merceditas

Pobre país

Comerse al caníbal. Esa es la apuesta de la oposición política en la Argentina. Giustiniani y Reutemann, Chiche Duhalde y Carlos Menem, Rodríguez Saá y Julio Cobos, Gerardo Morales y Estensoro. Todos unidos por el espanto que les provoca el gobierno nacional no sólo se quedaron con la mayoría de las autoridades en la comisiones del Senado –algo que el número surgido por las urnas le permite- también rechazaron el pliego de Mercedes Marcó del Pont en el Banco Central e intentarán voltear el DNU que habilita el pago de la deuda externa con reservas. Van por todo. Está claro que el kirchnerismo contribuyó como nadie a este escenario demencial de guerra permanente. Pero la oposición responde de la misma manera. Se discute poder no se discute el bienestar de la población. Sólo por eso es posible ver a “liberales” y a dirigentes de derecha oponiéndose al pago de la deuda externa y a “progresistas” pidiendo por el pago de los vencimientos. Lo que se discute en el parlamento argentino es poder. Hace años que la mayor apuesta política en Argentina es que “al otro” le vaya mal. Esto no ocurre sólo en el ámbito nacional. Basta ver las trabas que el peronismo le pone a Hermes Binner en Santa Fe y el inédito nivel de conflictividad social en el que transcurre su administración o los problemas que tiene Mauricio Macri en la Capital cada vez que se dispone a instrumentar una medida. Y en eso no hay ninguna valoración de ambas gestiones. Cualquier legislador logra un amparo contra las medidas que disponen los miembros de los ejecutivos o, peor aún, contra leyes aprobadas en el Congreso. Algunos jueces co-gobiernan de acuerdo a los intereses políticos y económicos de los poderosos. El oficialismo desprecia el diálogo. La oposición también. Los Kirchner creen que el diálogo es una concesión y no una convicción. La mayor parte de la oposición toca esa misma canción para sordos. La esencia misma de la democracia está vulnerada. Unos dicen que los otros son golpistas, los otros dicen que éstos son fascistas. ¿Quién se sentaría a negociar con alguien con esas características que tan livianamente se endilgan? Basta mirar hacia Chile o hacia Uruguay para entender la singularidad del “caso Argentino”. Mientras la clase política revela su fracaso, su falta de grandeza, las grandes corporaciones se consolidan y terminarán marcando el ritmo de la política. Qué no piensen que otra vez la población les dará carta blanca. Que se hagan responsables de lo que pueda pasar en el país. Kirchner, Cristina, Cobos, Morales, Carrió, Duhalde, Giustiniani, Rodríguez Saá, Menem, Alfonsín, De Narváez, Macri… En el año del bicentenario que Dios y la Patria se lo demanden.

Pobre país

¿Qué les pasó?

Esta semana la editorial Sudamericana publicó un libro de Ernesto Tenembaum con esa pregunta como título. En la imagen están Néstor y Cristina Kirchner. El libro hace un racconto de los últimos siete años del país.

El proceso de construcción de poder, desde el magro 22% de su triunfo en 2003, el gran momento económico del país, la altísima imagen positiva de NK en el 2007 y la dilapidación de capital político a partir, fundamentalmente, del conflicto con las entidades del campo.

El periodista también se interroga sobre qué le paso a él mismo y qué le paso a la sociedad. Está bien escrito y es polémico e interesante. Un gran punto de partida para el debate.

Ayer recordé la pregunta del título cuando la presidenta hizo referencia a las cifras del aglomerado Rosario. Dijo la presidente, para ponderar la gestión que vienen realizando desde el 2003, que en el Gran Rosario el 42,4% era pobre a comienzos de ese año y que en el primer semestre de 2009 la cifra cayó al 10 por ciento. También, que los índices de indigencia bajaron de 20,7 a 4,2 en el mismo período. Para darle credibilidad a sus dichos CFK citó cifras del Insituto de Estadísticas de Santa Fe.

Más allá de esa consideración, las cifras del INDEC son sospechadas y la presidenta lo sabe. La pregunta que me surgió es: con esos datos tan positivos ¿Por qué en esa zona 8 de cada 10 personas rechazan al gobierno? ¿Qué les pasó?

¿Qué les pasó?

Presentación de "A cuántos hay que matar" en Rosario

Quedan todos invitados a la presentación en Rosario del último libro de Reynaldo Sietecase, “A cuántos hay que matar”.

Será este viernes 5 de Marzo a las 19:30hs. en la Librería Ross, Córdoba 1345, Rosario.

Van a estar, además de Sietecase, los periodistas Roberto Caferra y Gerardo Rozin.

La entrada es libre y gratuita.

Presentación de "A cuántos hay que matar" en Rosario