Desde estas bonitas playas

Se acuerdan? A mi la frase me remite a la infancia. Cuando uno tenía la suerte de poder salir de vacaciones y escribía alguna postal. Ahora hasta las postales cayeron en desuso.

La primera vez que fui al mar tenía quince años.  Fuimos con mis viejos a Mar del Plata, recuerdo la sensación de inmensidad que me provocó el océano allí ocupándolo todo.

Tengo la suerte y el privilegio -digo así porque sé que muchos no pueden gozar de un descanso merecido- de pasar unos días en un pequeño pueblito de la costa argentina. Con algo de frío pero con sol y arena. Con siesta, amigos, picados en la playa y tiempo para la lectura.

Escribo para dar señales de vida. Junto a algunos amigos pasamos el último día del año aquí. Y, como a ellos, quiero desearles lo mejor para el 2010.

Yo imagino que el blog será todavía más importante para mí, ya que sin tele y sin las columnas en Crítica, nuestra comunicación se limitará a la radio y a este espacio que espero se consolide como vehículo de comunicación y debate de ideas.

Como novedad les cuento que en febrero saldrá por editorial Alfaguara mi nueva novela. Se trata de otro policial. Estoy feliz con esa idea. Apenas me autoricen publicaré un capítulo como anticipo exclusivo de este blog. Bien, nada más por ahora. Un abrazo.

Anuncios
Desde estas bonitas playas

39 comentarios en “Desde estas bonitas playas

  1. claudia dijo:

    la escritura en blogs ha recuperado el lenguaje epistolar…

    q linda foto? …de dónde es ?…

    podrías escribir algo lindo desde allá, lejos del mundo .. de la política… cuando puedas, y si tenés ganas por supuesto… q la pases bien !

    Me gusta

  2. ecolampadio dijo:

    Estimado Reynaldo, no sabés cómo extraño el programa de radio. La Fm que lo bajaba acá, en Comodoro Rivadavia (Radio Del Mar), dejó de hacerlo.
    Ojalá que pronto podamos volver a escucharlos,
    Saludos afectuosos,

    gustavo Gómez

    Me gusta

  3. SANDRA dijo:

    Hola Rey
    Espero tu adelanto de la novela!! ya que soy lectora compulsiva desde la infancia. Hasta leí la segunda parte de Drácula, escrita por el sobrino bisnieto de Stoker. Que bestia, no sabés lo que fue comprobar cómo destroza a los personajes de “Dracula de Bram Stoker”, pero desde lugares tan comunes, un impertinente el tipo. Un desastre. Pero es mi culpa, soy así: leo todo. Desde Corín Tellado a Enrique Medina y “Las Tumbas”. O “La zona caliente” de Richard Preston a Gerardo Young con su libro “blanco y Negro”.
    Ultimamente estuve leyendo a Jorge Fernandez Díaz. Me encanta esa forma tan natural que tiene al escribir. Es excelente. Sus historias con nombre y apellido son fabulosas.
    Te mando saludos afectuosos y seguimos conectados por el blog.
    Sandra Viviana

    Me gusta

  4. majo dijo:

    Mmmmmmmmmmmmm!me parece que esa foto no pertenece a ninguna playa de la provincia de Buenos Aires,che!no nos hagas trampa,Rey,colgá una de estos lares,no de Brasil!!!felices vacaciones!!

    Me gusta

  5. Rubén Poli dijo:

    “Enseñame a mirar”, le pedía el hijo al padre ante la inmensidad del mar no?.
    Rey, aunque ya no sorprende, es muy grata tu persistente generosidad. No me importa parecer cursi si te digo que, para mi, es bueno cuando uno intuye que sos un manantial que no puede, como le pasa a la flor, dejar de dar de si y que tus fuentes son tan ricas, sencillas y sabias.
    Intuir también que estas rodeado de muy buenos lectores, oyentes y televidentes que como vos, cada uno y a su modo, hace y da lo mejor de si para el día a día de este camino común que es la vida.
    Esta isla que es el blog también es un lugar energizante como deben estar siendo donde tus vagaciones y dispersaciones.
    Respecto a la foto, mmmm la altura de las nubes, el color del agua, el tipo de playa… no parece de la costa argentina esa foto. Despertaste la intriga, además de la de tu próxima novela.
    Lo de Crítica es lamentable, sabíamos que la tv es picacarne. Aunque la troupe de la radio está perfecta. Han recorrido y afianzado un largo camino ya.
    Feliz año para todos y que lo sepamos apreciar cuando eso esté sucediendo.

    Me gusta

  6. Rosana dijo:

    No se si es correcto escribirlo en este post, no tiene mucho que ver con la nota, pero me llego a mis manos y queria compartirlo con ustedes: “Hubo un principe que estaba por ser coronado emperador. La ley, lo obligaba primero a casarse. Decidió hacer una competencia entre las muchachas de la corte para ver quien sería digna de su propuesta. Una anciana que servía en el palacio, escuchó los comentarios sobre los preparativos. Al llegar a la casa y contar los hechos a su joven hija quien tenia un sentimiento profundo de amor por el principe, se asombró al saber que ella quería ir a la celebración. Sin poder creerlo le preguntó: “¿Hija mía, que vas a hacer allá? Todas las muchachas más bellas y ricas de la corte estarán allí. Podrías sufrir mucho”. No querida madre, no voy a sufrir. Quizás no sea escogida, pero es mi oportunidad de estar por lo menos cerca de él. Eso me hará feliz”. Por la noche la joven llegó al palacio. Allí estaban todas las pretendientas. Entonces, finalmente, el príncipe anunció: “Daré a cada una de ustedes una semilla. Aquella que me traiga la flor mas bella dentro de seis meses será escogida por mí, esposa y futura emperatriz de China”. La propuesta del principe seguía las tradiciones de aquel pueblo, que valoraba mucho la especialidad de cultivar algo, sean: costumbres, amistades, relaciones, etc. El tiempo pasó, la joven, no tenía mucha habilidad en la jardinería, pero cuidaba con mucha paciencia y ternura de su semilla, pues sabía que si la belleza de la flor surgía como su amor, no tendría que preocuparse con el resultado. Luego de 3 meses, nada brotó. La joven intentó todos los métodos pero nada. Dia tras día veía más lejos su sueño. Cumplido el tiempo dado ella regresó igualmente al palacio sólo para estar cerca del principe por unos momentos. Y así fué, se presentó con su vaso vacío. Todas las demás tenían una bella flor, una más linda que la otra. Ella estaba admirada. Nunca había visto una escena tan bella. Finalmente, llegó el momento esperado y el príncipe abservó a cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. Después de pasar por todas, una a una, anunció su resultado. Aquella bella joven con su vaso vacío sería su futura esposa. Todos los presentes tuvieron las más inesperadas reacciones. Nadie entendia por que él había escogido justamente a aquella que no había cultivado nada. Entonces, con calma el príncipe explicó: “Esta fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en emperatriz: la flor de la honestidad. Todas las semillas que entregué eran esteriles.” (LEYENDA CHINA)

    Me gusta

    1. Eduardo dijo:

      Rosana! Es buena la leyenda porque mirando el revés de la trama se descubre la falta de honestidad del príncipe! Es el eterno padecer de los pueblos, la lectura subordinada de la vida, la vida como alumno, los eternos aprendices del dueño, una mirada no democrática y jerárquica que muestra las dificultades que tenemos para ser libres.

      Me gusta

    1. Eduardo dijo:

      Es verdad Rosana, es un cuento con pretensión de moraleja. Si tu intención, como decís, es que cada uno de nosotros decida donde se instala el verdadero valor de la palabra honestidad, así lo hago y juego con el juego de des-honestidades que nos mancomuna, con el juego de jerarquías que jerarquiza las des-honestidades, con el juego de des-honestidades que se nos propone con relación a los mitos fundantes del poder. El príncipe “honesto y mucho menos el poder sabe de la des-honestidad de sus súbditos que le obligan a una des-honestidad pedagógica, que termina fundando la relación con el poder, todos hacemos como que somos honestos y que el otro nos obliga a no serlo. Pasa que todos percibimos la injusticia antidemocrática de la relación jeráquica pero no estamos dispuestos, por ahora, a horizontalizarla y por lo mismo democratizarla.
      Es a mi manera de ver, el origen de los problemas de la humanidad, hacer como que somos libre y democráticos a sabiendas de que no lo somos, el problema para el poder es que un día decidamos cambiar el viento como la taba!

      Me gusta

      1. Rosana dijo:

        Eduardo, no puse el cuento para polemizar sobre la actitud politica del principe, la verdad, en un principio pense ponerlo en mi correo privado para mis amigos, pero como aca hay mucha gente que publica alguna notas, cuentos y poemas, dije porque no puedo; pero si esto trae tanto alboroto, no volvere a hacer ningun tipo de publicacion.

        Me gusta

      2. Eduardo dijo:

        Pero que pasa, molesta tanto el cambio de ideas? para que venimos al blog sino para enriquecernos con la mirada del otro, o lo tomamos como la cartelera de la rotisería donde pegamos el cartelito hasta que se pone amarillo sin que nadie le de pelota?
        A uno le parecen huevadas al otro le molesta polemizar y lo toma como alboroto. Para ser un foro, empezamos mal el año!

        Me gusta

      3. miguel dijo:

        Rosana: me gustó tu aporte; todo aporte, el tuyo y el de Eduardo, son valiosos por sí mismos; ayudan; son un buen ejercicio porque provocan reflexiones e intercambio de ideasnada más. Adelante!

        Me gusta

  7. 3l_g4to dijo:

    Como se vuelan con cualquier huevada.
    Felices vacaciones rey, ahh, donde dice picados debería decir picadas, donde dice siesta debería decir durmiendo la mona.

    Salu2

    Me gusta

  8. Lilian dijo:

    Rey, voy a lamentar mucho que no estén al aire los dos programas, espero te llegue otra oferta, si es así, tendré un buen programa político para mirar y escuchar.
    Ahora deseo pases muy hermosas vacaciones!!!!!

    Me gusta

  9. Irma dijo:

    LEY NACIONAL 26.032: Este correo electrónico (e-mail) fue emitido en la República Argentina, en concordancia con las libertades constitucionales establecidas en esta ley desde el 18/6/2005 y con las atribuciones y derechos que la Constitución Nacional otorga a los ciudadanos (art.14 y relacionados).El contenido del presente mensaje es privado y exclusivo para mis destinatarios, pudiendo contener información protegida por normas legales y de secreto profesional. Bajo ninguna circunstancia su contenido puede ser transmitido o revelado a terceros ni divulgado en forma alguna sin mi expreso conocimiento o de manera que mis datos figuren en el mensaje de re-envío. En consecuencia de haberlo recibido por error, solicito contactarme y eliminarlo de su correo.Muchas gracias

    Policía Federal Argentina
    Prevención del Delito

    Policía Federal Argentina
    Prevención del Delito

    POR UNA CUESTIÓN DE SEGURIDAD!!! !!

    HACE UNOS DÍAS SE EMPEZÓ A VER REPENTINAMENTE EN LOS BARRIOS PASACALLES QUE SUELEN DECIR: ‘SAN EXPEDITO’, ‘GRACIAS SAN EXPEDITO’ U OTRAS COSAS HABLANDO DE ESTE SANTO. ÉSTE MISMO ESTÁ, SABEMOS QUE MUCHA GENTE CREE EN ÉL, PERO NO SON ESTOS LOS CASOS.SE ESTÁ DICIENDO QUE ESTOS PASACALLES SE SUELEN COLGAR PARA MARCAR UNA ZONA COMO ‘ZONA LIBERADA’. O SEA, NO CREAN QUE ESOS PASACALLES LOS CUELGA LA GENTE, SINO QUE ES TODO UN ARREGLO PARA QUE LOS DELICUENTES PUEDAN ROBARNOS TRANQUILOS!! !!! LO QUE NOS QUEDA ES HACER CORRER LA BOLA..ASÍ QUE TODO PASACALLES QUE VEAN, AVISEN A LA MUNICIPALIDAD QUE LO SAQUÉ!!!!!! POR DOS MOTIVOS: NADIE LO MANDÓ A COLOCAR, Y SEGUNDO, ESTÁ PROHIBIDO SUJETAR PANCARTAS, PASACALLES, BANDERAS O CUALQUIER OTRO TIPO DE OBJETO A LAS COLUMNAS DE ALUMBRADO, SEMÁFOROS, POSTES DE SEÑALIZACIÓN DE TRÁNSITO, PARADAS DE COLECTIVOS, ÁRBOLES O CUALQUIER ELEMENTO DEL MOBILIARIO URBANO, según lo establecen la Ley 2148 y la Ordenanza 41.115.
    HAGAN RECORRER ESTE MAIL A LA GENTE QUE MÁS PUEDAN, ESTO ES PARA LA SEGURIDAD DE TODOS!!!!!!!

    GRACIAS!

    Policía Federal Argentina
    Prevención del Delito
    750 violadores en prisión fueron entrevistados para saber lo que buscan en una víctima potencial. He aquí algunos hechos interesantes:

    1) La primera cosa que ellos observan en una víctima potencial es el peinado.
    Es más probable que ellos ataquen una mujer con un peinado tipo cola de caballo, trenzado o cualquier otro peinado que sea posible tironear más fácilmente. Es probable también que ataquen mujeres con cabellos largos. Las mujeres con cabellos cortos no son blancos comunes.

    2) La segunda cosa que ellos observan es la ropa.
    Observan a las mujeres que usan ropa fácil de arrancar rápidamente. También buscan

    Me gusta

  10. miguel dijo:

    Rey:
    Comparto contigo, ví el mar por primera vez a los 11 años y aun hoy recuerdo ese momento y lo que sentí. Me emociona recordarlo. Ah! yo también te escribo de mi lejano estudio (ja).

    Me gusta

  11. Hola amigos, perdón por la demora en responder pero estoy en un sitio con poco acceso a las comunicaciones. Claro que no es el de la foto. Eso me ayuda a desconectar, cssi no sigo la actualidad. Ayer hubo una suerte de sudestada y el mar enloqueció, bajé con mi camarita y filmé el mar, prometo subirlo apenas tenga condiciones técnicas para hacerlo. En tanto les mando un abrazo y gracias por los buenos deseos.

    Me gusta

  12. El mar ejerce una atracción casi magnética, salvo en determinados momentos. Yo vivo a una cuadra, y lo veo desde la ventana del comedor, y cada vez que salgo y entro. Sin embargo me paso semanas sin mirarlo, y de golpe me atrapa.

    Me gusta

    1. 3l_g4to dijo:

      No es el mar sino el paisaje cambiante, si vivieras frente al paraná te pasaría lo mismo o frente a las montanias de Mendoza, si viniera un huracan te tentarías a quedarte a verlo, (la cordura te dice que no), no pasa así a los que viven en lugares que son estáticos, le dicen la monotonía del lugar, el hombre tiende a perder atención frente a las cosas monotonas.

      Salu2

      Me gusta

  13. Leti dijo:

    Rey, ¿estas en costas patagonicas?
    ahora otra cosa, ¿alguien sería tan amable decirme cuál es el nombre de la canción con la que abre mañana es tarde? me parece que es Bob Dylan, pero no estoy segura.
    Rey Felices Vacaciones!

    Me gusta

  14. miguel dijo:

    Hola a todos. En mi opinión la naturaleza cambia a cada instante, el problema es que no le prestamos atención. Yo vivo en José C. Paz (¡horrible!) y en mi jardín las plantas que cultivo me sorprenden cada día, no sé, es difícil de explicar que una parte de mí se sorprenda con tan poco y tanto a la vez. Qué se yo… tiene que ver con el tema? Buenas noches…

    Me gusta

  15. Pablo dijo:

    Desde esas bonitas playas, Juan Jose Becerra nos sigue demostrando porque es uno de los escritores mas agudos e interesantes de este pais grasa y egoistamente egolatra y ombligo omblicuo que nos ha tocado en suerte. Aqui quiero compartir su ultimo y excelente dardo, publicado en Ñ de Clarin

    Consumo, crispación y pies descalzos

    “Ya no hay heladerías, ni ropa, ni vehículos de lujo, ni bebidas, ni libros sino denominaciones industriales que los sustituyen”, asegura el autor de Grasa tras un recorrido crítico por la costa bonaerense. “En lugar de la cosa, ahora está el nombre”.

    Por: Juan José Becerra

    Desde la mirada rapaz del Google Earth puede verse la costa bonaerense como un borde eléctrico en el que los accidentes de la tierra son apenas vibraciones filtradas por las nubes. Pero si se baja más, si el ojo satelital se digna a sobrevolar la superficie en incursiones rasantes se verá, ya a otra escala –la escala de una verdad mayor– una composición más nítida de su realidad geográfica. Esa composición tiene nombres y materia. Va de los asfaltos posnucleares de Santa Teresita a los bosques importados de Cariló, en cuyas sombras se hallan comunidades de pájaros autóctonos, aficionados al coro vocacional y a los servicios indeseables de bicho-despertador, una cierta arquitectura de la vanidad –poco racionalismo, mucho casa FOA– y los rallys espontáneos de Divisadero a espaldas de la vigilancia.

    Más allá, Mar del Plata, la ciudad total; la de toda la oferta y toda la demanda del mundo, resumida en un número (dos millones de visitantes por temporada alta, que en movimiento se convierten en dos billones), una serie de nombres plateados: Toledo, Manolo, Montecatini, Boston, Casino, Rambla, Peatonal, Puerto y Farándula; y un nombre dorado que ya no nos pertenece en los hechos pero sí le pertenece a nuestros corazones: Havanna. Y por debajo del nombre consagrado que se alarga, fluorescente, en tipografías de neón retorcido, el verdadero punto de encuentro entre veraneante y verano: la cultura de la cola. Esperar, padecer, donar el tiempo del ocio a la máquina de consumo, prestarse nuevamente al disgusto de la postergación aun en vacaciones, como respondiendo a la nostalgia del trámite –el vicio más frecuentado del año civil–, para obtener a cambio una docena de churros rellenos o un frasco de sardinas apretadas como personas en vagón de subte. O una suprema a la Maryland, el tesoro gourmet de la cadena de felicidad gastronómica Montecatini, en cuyas superficies enormes se arrumban contingentes enteros del llamado turismo gremial que saben hacer valer la sociomoneda de su república: el patrón voucher.

    Es cierto que en Mar del Plata no hay puntos de vista superiores al de La Normandina, el Manolo de la costa o Waikiki. Más que puntos de vistas son hermosos sueños marinos en los que actúan embarcaciones de pesca al borde del naufragio, perfiles más bien tiesos de buques mercantes con sus popeyes irascibles por la abstinencia de todo lo que se tiene en tierra y generaciones completas de surfers esperando el desarrollo completo del día: olas, puesta de sol, delivery de marihuana.

    Enconado con esas versiones exteriores del veraneo, el paisaje de Montecatini obliga a mirar hacia adentro, hacia un interior prácticamente quemado por las luces de artificio en el que el turista tradicional podrá hacer lo que más le gusta: sentirse como en casa. Es, si se acepta la asociación, un feed lot para humanos que nada tiene que envidiarle en densidad demográfica, rendimiento industrial y caja al West Lake de Changsha, China, un restaurante para cinco mil comensales sentados que ordenan a la carta decenas de platos en forma simultánea. Montecatini es la maqueta o el hermano sudamericano de ese negocio de locos, una especie de monumento a la mandíbula batiente en el que comer es un espectáculo que se da, y en el que ver comer es el plato principal de un teatro mudo de la abundancia.

    Pero si se cortara con una plancha de acero esa escena en el centro de Mar del Plata, su zona más comprimida y desdeñosa de la naturaleza, como si un pánico inexplicable de sus habitantes pasajeros no pudiera admitir que la naturaleza se les presente sin la compañía de elementos hiperurbanos como el hacinamiento, la contaminación ambiental y la molestia, y saltáramos al Bosque Peralta Ramos, o al shopping horizontal en el que se convirtió la calle Güemes, o a las playas al sur del faro, ¿qué veríamos de diferente? Veríamos otra gente, es decir otro mercado, pero una misma dificultad para abandonar la cultura que se trae de casa.

    Las bikinis que se lucen, cada cual a la altura del cuerpo que la lleva, en las caminatas del parador Honu Beach, por ejemplo, ¿son clásicas o modernas? Porque es cierto que la moda dice que estamos en una temporada de animal print, texturas metalizadas, hebillas, bordados y detalles que resplandezcan –lentejuelas, strass, trenzas de titanio, hierros de obra niquelados, rieles ferroviarios: cualquier cosa–, pero hace falta detenerse a mirar y a recordar un minuto para advertir que, en efecto, los trajes de baño de hoy son más actuales que los de la última temporada, pero también son más antiguos que los de hace veinte años.

    El parador es un paraíso de insolación donde duermen densas monas de sardina los avatares de Danny De Vito y Néstor Kirchner. Un desierto sin carpas ni techos de juncos que defiendan al bañista de las tormentas ultravioletas que nos están matando. Mar y playa, y personas casi desnudas buscándose con la mirada como en una orgía que todavía no empezó (estamos en la fase del casting). ¿Nada más? Mucho más, tanto más que para simplificar habría que usar la única palabra capaz de incluir el todo ofrecido a la vista: marcas. De bebidas nocturnas, claro –que se hacen diurnas en la playa–, pero sobre todo de vehículos de doble tracción, verdaderos predadores de naturaleza que en la temporada del dolce far niente y el consumo empujado por la inercia que gobierna los túneles mentales de los manirrotos, el consumo porque sí (porque sobra plusvalía, o porque el consumo en verano es un entretenimiento), se justifican, digamos, existencialmente.

    La imagen general de esos brillos de bicapa expuestos al sol es un espejo de lo que sucede en La Frontera, la playa salvaje de Pinamar de la que hace varias temporadas salen en estampida los autos de lujo ante la llegada de ARBA, la tormenta de arena fiscal que dispersa a los beduinos en sus cápsulas climatizadas. Porque si la marca es algo que se desea y se consume para ofrecerla en verano como un blasón seriado (un blasón maldito que tanto podemos tener nosotros como nuestros vecinos), también es algo que, llegado el caso, se defiende del modo en que la mamá leona defiende a sus leoncitos del clan de hienas que planea sonsacarlos del nido y convertirlos en bifes de gran felino.

    La marca: el hit del verano que impregna todos los paisajes. Está en los parasoles, en las sombrillas, en los vasos de chopp, en las frases que cuelgan del timón de los aviones que van y vienen, suben y bajan, sobre los vientos enrulados del Atlántico; y en las llamadas promociones donde el beneficiario rugbier armará su tocata con una guinda marca Kevingston, así como el jubilado entrenará con tejos marca Ibupirac 600. Pero ni el centro cívico de Cariló, ni la calle Alem de Mar de Plata –donde bailar es consumir en movimiento varias cosas, además de ofertar una imagen llena de marcas– tendrán un núcleo de incitación al consumo tan intenso e insoportable como el cruce de Bunge y Libertador de Pinamar. Es el punto en el que se muere todo lo que pueda considerarse un fenómeno genérico. No hay heladerías, ni vehículos de lujo, ni ropa, ni bebidas, ni libros sino denominaciones industriales que los sustituyen. En lugar de la cosa, el nombre. El veraneante, que podrá descansar del trabajo pero ya no de la obligación de la compra, ¿se preguntará dónde empezó todo esto? Una ráfaga de memoria trae en oleadas un poco turbias la vieja escollera del Club de Pesca Mar del Plata y los nombres pioneros que se alzaron años ha: Balcarce, Celusal, Quilmes, los primeros interventores del paisaje marítimo que un día podría faltar si se lo reemplaza por un buen artificio.

    Me gusta

  16. hector dijo:

    sietecase, volve a conducir el programa de radio, por que con la conductora actual nos vamos a hacer mierda, no sabe mas que doblar a la derecha. que pases buenas vacaciones.

    Me gusta

  17. Mariano D. dijo:

    Excelente escrache de Greenpeace por los proyectos en curso que atentan contra el medioambiente. Riqueza para pocos, mal para muchos.

    Si bien faltaron mencionar varias otras vergüenzas nacionales donde se antepone el interes particular a la cuestion medioambiental, me pareció excelente repudiar el veto-atentado a los glaciares y la planta de carbón verde de cristobalito.

    El lado lamentable es que se tenga que recurrir a un foro internacional para obtener algun impacto, no pudiendo encontrar limites u organismos de control confiables en el pais. Pero bueno, es lo que hay, y en ese contexto, excelente el repudio.

    Busque alguna entrada de este blog que tenga que ver con la contaminacion o al menos con el medio ambiente. Lamentablemente tuve que remontarme hasta este punto, donde el titulo y la foto vinieron barbaro.

    Espero algun dia estos temas suban de prioridad en la agenda politica y periodistica.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s