El policía rojo

Esta nota de Guillermo Saccomanno sobre el policía-escritor Alejandro Gallo fue publicada por Página/12. Mi amigo Pablo me sugirió postearla. Además de permitirnos conocer a un personaje fascinante, abre una discusión interesante: ¿Sólo la derecha puede controlar la seguridad?.

Mi padre se extrañó cuando le dije que quería ingresar en la policía -se acuerda el poli de civil-. Porque mi padre era rojo. Trabajador minero, de izquierda, como mi madre y mis tres hermanos. Pero, comunista como era, lo comprendió. Todos vendemos nuestra fuerza de trabajo.
Domingo a la mañana temprano en Gijón, la segunda ciudad más segura de España. Llovió un poco, las calles desiertas, unos caminantes escasos. Vienen de la noche. O empiezan el día. Con Alejandro Gallo, tomamos un café sentados en la terraza de una peatonal. El motivo de la entrevista: me han dicho que Gallo, jefe de la policía local, se define como marxista. Un policía rojo no puede menos que resultar freak para quien viene del país de la corrupción, la mano dura y el gatillo fácil. Flaco, inquieto, de gestos cortos y secos, fuma un cigarrillo negro tras otro, con un rostro y una expresión de duro. Su voz grave completa la imagen de un personaje noir. Sin embargo a los cuarenta y siete años, siendo un tipo curtido, Gallo no pierde ni el humor ni una disponibilidad absoluta para asimilar las preguntas y responderlas al instante. “Suelo andar desarmado”, dice. “En esta ciudad no me hace falta llevar pistola.”
A orillas del Cantábrico, con sus calles estrechas y silenciosas, un puerto con cientos de amarras y un clima marino amable, Gijón es una ciudad a la vez provinciana y turística. Y esta calma que se respira en sus calles, a uno que viene de una realidad en la que la seguridad es patrimonio de la derecha, le llama la atención. “Si no llevo el arma”, dice Gallo, “es porque no tengo que usarla”.
A Gallo lo conocí en la Semana Negra, el hipermasivo festival literario que organiza Paco Taibo. Una movida que concentra miles de personas y en siete días reúne alrededor de ciento cincuenta escritores de diferentes lenguas, una movida que alcanza a regalar libros, presentar mesas de ofertas increíbles y alcanza a vender casi sesenta mil ejemplares. Politizada, popular, abierta a los géneros, incluyendo la ciencia ficción y la novela histórica pasando por el nuevo periodismo de denuncia, de convocar tanto a Los Lobos como Serrat, preestrenando films como el último Dillinger, la Semana Negra cuenta a Gallo entre sus invitados. En estos días, suele escribir una columna en el periódico A quemarropa, un tabloide que, informando sobre los debates y espectáculos, se imprime y regala al público. Además Gallo es autor de una durísima trilogía de novelas sobre las cuencas mineras. Ha escrito guiones de comics y de cine. Y sus novelas fueron elogiadas por la crítica de los principales diarios de España. “Las novelas de Gallo se sitúan en la estela abierta por Hemingway y que han seguido Marsé y Mendoza”, se dijo de su obra narrativa. Y también: “Como el mejor Semprún, Gallo recupera para la literatura las emociones y el tiempo de vísceras, de combates ideológicos y físicos, de ideas y de sangre, que a veces creemos haber perdido para siempre”.
Con sus carpas, la fritanga de los puestos de comida, el fanatismo por la literatura popular, la proyección de cine negro o de ciencia ficción, con los parlantes que aturden con rock o reggae, la Semana Negra es para Gallo “la Disneylandia de los comunistas”. Si el padre rojo pudo sorprenderse cuando el hijo ingresó a la policía, no menos se sorprende uno cuando se pone a hablar de sus lecturas y el policía escritor, o viceversa, el escritor policía, dice que sus autores predilectos son los que denomina pensadores de la sospecha: Marx, Freud y Nietzsche. Y me cuenta su historia:
-A los diecisiete años no tenía muy clara la vocación -cuenta Gallo-. A esa edad, si algo te atrae, te lanzas sin saber. Y al joven sin vocación que era yo lo sedujo la tradición española de la pluma y la espada. Si quieres, en mi caso, en vez de la espada es la pistola. O la placa. Lo que puede verse como una contradicción, esto de la pluma y la placa, no lo es. Me lo dijo un teniente coronel purgado por Franco. Purgado porque pertenecía a la UMD, la Unión de Militares Democráticos. “Húmedos” se los llamaba. El gran error, me dijo aquel oficial, consiste en creer que el militante de izquierda no debe entrar en el ejército o la policía. No hay que dejarle el campo libre a los fachas. Estas instituciones de derecha pueden cambiar si nosotros también cambiamos de mentalidad. A partir del ’75, con las afiliaciones de los sindicatos de clase y las comisiones obreras, se creó el SUP, primer sindicato unificado de policías. Que un poli conozca a la clase trabajadora y a sus compañeros es lo menos que corresponde. En este aspecto las sindicalizaciones progresistas de polis fue transgresora.
A los cuarenta y siete años, Gallo tiene licenciatura en tres carreras: Filosofía, Ciencias Políticas y Ciencias de la Educación. Con veintiún años en la fuerza, es en la actualidad profesor de la Escuela de Seguridad Pública del Principado de Asturias. “Fui afortunado. Yo entré en el ’88 y la Constitución ya estaba. En el ’86 se renueva la fuerza. Y se produce una purga que aparta los elementos del franquismo. Tuve la suerte de que en destinos distintos encontré alcaldes de izquierda y hubo una sintonía. Por supuesto, nunca me fue fácil al llegar a un nuevo destino. Porque te encuentras de todo.”
Refiriéndose a la seguridad que se respira en Gijón, Gallo cuenta una anécdota: “Hace un tiempo nos mandaron unos policías de Colombia para hacer prácticas. Los distribuíamos de a uno por auto patrulla. Después de recorrer una y otra vez la ciudad, ya de madrugada, preguntaban nerviosos cuándo empezaba la balacera. Les costaba creer que aquí no hay balaceras. Nuestro índice de delitos es de 13 por cada 1000 habitantes. Un robo, un tirón, sí tenemos. Los jóvenes que hoy roban, no delinquen para comer. Si fuera para comer yo los ayudaría. Pero no, violan la ley por hartazgo. Para cargar su teléfono celular roban. Porque viven en una sociedad del hartazgo. Se comete el delito por cuestiones suntuarias y no por necesidad. Así como no tenemos delitos de sangre, tampoco es alto nuestro índice de violencia doméstica. Porque la mujer, a partir de la cuestión del género, denuncia el acoso psíquico o físico apenas se presenta. La policía enseña en los colegios. Damos clases a 35.000 niños. Se los educa desde chicos a ser ciudadanos correctos.
Gallo cita al escritor Lorenzo Silva, que divide a los países en dos clases: hay países donde si te pasa algo llamás a la policía y países donde mejor no se te ocurra hacerlo. Para el policía rojo es impensable la corrupción policial que se ve en series como The Shield:
-Un policía recién salido de la Academia gana 25.000 euros por año y trabaja 1500 horas por año de acuerdo con el convenio de los sindicatos. Puede aplicar la ley sin corromperse. Además, no necesitamos Asuntos Internos. Quien vigila al vigilante es el vigilado. Y para eso están las organizaciones vecinales. Te cuento otra anécdota, cuando estuvieron acá el escritor de novela negra Juan Hernández Luna y el alcalde de Meza, mexicanos los dos, me preguntaron cuál había sido el último homicidio. Y tuve que pensarlo. Gijón es la segunda ciudad más segura de España -dice Gallo-. En una noche como la de ayer, una noche de sábado, miles de personas en la calle, hubo sólo dos situaciones tensas, una gresca entre familiares y una entre dos bandas de jóvenes.
Y es cierto. Este domingo El Comercio, el diario local, prácticamente carece de noticias policiales. La única está debajo de una crónica que describe el entusiasmo de hoteleros y gastronómicos, vecinos de Gijón, con el turismo que genera la movida de la Semana Negra. La noticia es breve y nada espeluznante para un argentino. Informa que anoche, sábado, hubo una reyerta protagonizada por miembros de “Los Ñetas”, una banda juvenil, con otra enemiga. El altercado se inició entre las carpas de la Semana y siguió más tarde en las puertas de la discoteca Go.
-Y no pasó más -dice Gallo-. Porque de haber ocurrido algo más, un vecino habría avisado. En cuyo caso, nuestra capacidad de respuesta es de 30 segundos.
Gallo me lleva a la Jefatura. La modernidad y la pulcritud definen el edificio y su interior. Me invita a una sala donde, desde sus computadoras de última generación, una serie de uniformados controlan, lo más tranquilos, la ciudad desde las pantallas. Acá opera el Centro de Coordinación General de Servicios. En caso de una urgencia, tres cámaras de alta velocidad dispuestas en toda la ciudad permiten enfocar en primer plano tanto un sujeto como una chapa patente. Nada escapa a la visión de este sistema de vigilancia muy Gran Hermano. “No nos ocupamos ni de terroristas ni de narcos”, dice, “pero completamos la ayuda de la policía nacional si se nos pide”. Frente a las computadoras, en una pared de la sala, dos pantallas enormes amplifican por igual el plano de la ciudad como la imagen que puede concentrar la atención si surge un delito. “Cuando Anne Perry, la novelista inglesa de policiales, pasó por aquí y le mostré nuestra tecnología, se asombró. ‘Esto no lo tiene hoy Scotland Yard’, me dijo Perry.”
Anne Perry no es la única firma de literatura negra que Gallo mecha en la conversación. Entre sus escritores admirados se cuentan dos argentinos: Ernesto Mallo, el de Delincuente argentino, y el prolífico y premiado Raúl Argemí, responsable de una considerable y potente narrativa hard boiled desconocida en nuestro país. Gallo es un conocedor de la literatura negra. Más allá de los clásicos de la serie negra norteamericana, a Gallo le importan pocos europeos: Sciacia, Markaris, Izzo y Manchette. Entre los españoles, Vázquez Montalbán, Andreu Martín, que se inspiró en él para crear su detective Alex Del Toro. Y, obviamente, Juan Madrid. “Me gusta Juan por su pulso del asfalto. Porque anda por ahí, yendo a todas partes anotando en su libretita”. Gallo se toma una pausa. No les cree demasiado a la mayoría de los escritores de novela negra. “Hablan de crimen y de armas y en su vida ni olieron ni la sangre ni la pólvora”, dice. Y lo dice con autoridad. Porque en la Semana Negra del año pasado invitó a varios escritores de policiales presuntamente duros a un polígono. “Hammett se habría reído viéndolos. Uno tenía que cuidar no sólo que no se lastimasen sino que no te mataran. Es que la inspiración de estos escritores no es la realidad sino las series y las películas que ven muy cómodos en su piso”, dice. No son muchos los escritores europeos que le gustan a Gallo: “Es que a la mayoría le preocupa más vender que la realidad. La edulcoran y se autocensuran: esto no va a gustar a los de izquierda, esto no a los de derecha. Y así. A diferencia de la literatura latinoamericana, que tiene tripas, los europeos resignan la observación. Lo que consiguen es una novela plana con personajes planos. Y no cuestionan el poder”.
Al terminar la entrevista me regala su última novela, Operación exterminio. Tiene un acápite de Albert Camus: “Fue en España donde los seres humanos aprendieron que es posible tener razón y, aun así, sufrir la derrota”. La novela narra, a partir de hechos reales, uno de los episodios más cruentos de la represión franquista, una infiltración maquinada tras los muros de la prisión de Carabanchel por la inteligencia de la Guardia Civil contra la guerrilla republicana en el otoño de 1946. Empiezo a leerla. La novela tiene una prosa que engancha.
Si lo que yo esperaba al conversar con Gallo era alguna historia en la que pudieran fundirse la violencia y la ficción, nada de eso. “Sí, alguna vez la pasé difícil”, reconoce, pero le resta importancia al contar. “Una vez un loco que tenía la navaja en el cuello de un compañero. Y nosotros estábamos ahí, con el dedo en el gatillo. Pero finalmente el loco entró en razón y pudimos detenerlo. Otra vez, en un cuarto, me pasó de estar con otro compañero, rodeados de escopetas que nos apuntaban. Delincuentes comunes. Hasta que llegaron los refuerzos. Pero no hay nada que deba destacarse. Trabajo simplemente.” Y después de otro silencio vuelve a repetirlo: “Es trabajo lo mío. Y lo que cuenta es que la noche del sábado terminó bien”.
Me falta una pregunta. Se la hago:
-Por la mañana –me contesta-. Escribo por la mañana. Y cuando es la hora en que me pongo la placa, ya tengo hecho el día. Porque lo de ser escritor es también un trabajo. Como el de policía. De lunes a domingo.

Anuncios
El policía rojo

21 comentarios en “El policía rojo

    1. pipikuku dijo:

      A LOS ROJOS MATARLOS ES POCO, LES PARECE POQUITITO LO QUE HICIERON EN LA UNION SOVIETICA Y SUS PAISES SATELITES CON SUS HABITANTES. LES POQUITITO LO QUE LE PASA A LOS POBRES CUBANOS QUE NO PUEDEN NI SALIR DE SU PAIS. VAYANSE AL KARAJO ZURDOS REVENTADOS.

      Me gusta

  1. Irma dijo:

    Una colaboración, para ayudar en el mantenimiento de la “MEMORIA de los Argentinos”, que tanto pregonan los dictadores de turno.

    Este mensaje me llegó con el título de “Recordando a un valiente”. Personalmente creo que, ni siquiera irónicamente se lo puede nominar así, por lo cual lo he cambiado.
    Abrazos

    RECORDANDO A UN COBARDE

    El viernes 4 de julio de 1975, estando en plenitud de sus funciones el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, estalló una bomba en el baño de caballeros del céntrico bar “El Ibérico” de Buenos Aires.

    El objetivo de aquel atentado fue el de asesinar a un oficial naval que tenía reservada una solitaria mesa en proximidades de la puerta que da a los baños.
    Casualmente ese día el marino no fue a tomar su café y en su lugar se sentó una mujer, completamente ajena a todo.
    El estallido la mató instantáneamente, juntamente con el mozo que la estaba atendiendo y un grupo importante de parroquianos recibió heridas de consideración, sin contar el bar que quedó demolido y su dueño en Pampa y la vía..

    Pocos días después se supo que el autor del atentado había sido Jorge Taiana.

    En vista de su peligrosidad, lo alojaron en el Penal de Rawson. Allí prestó servicios en la panadería, hasta que logró salir “bajo libertad vigilada”, porque el juez de la causa consideró su particular situación familiar.. Tenía dos hijos pequeños.

    El Estado Nacional lo indemnizó con una suma suculenta, por haber sido “víctima de la persecución fascista”.

    Los que no pudieron
    – salir de sus féretros con libertad vigilada,
    – ni recibir indemnizaciones,
    – ni cuidar de sus pequeños hijos,
    fueron la mujer y el mozo del café quienes todavía se deben andar preguntado por qué los mataron.
    Pero bueno: nadie es perfecto en la vida, o en la muerte, como en este caso.

    JORGE TAIANA HOY ES MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DEL GOBIERNO ARGENTINO

    Me gusta

    1. Pablo dijo:

      Irma, el grado de podredumbre y mentira que conlleva su “aporte a la memoria” no es solo notable sino vomitivo. Pocas dudas me caben que usted y su familia pertenecen a la version argentina del aparato de propaganda nazi ideado por Goebbells, por supuesto sin nada de la habilidad que tuvo ese verdadero genio del mal. Miente, miente, miente que algo quedara. Miente, miente, miente, intenta convencer a los demas de algo que no es verdad y lo lograras. En este blog, al que suelen entrar personas de las mas diversas tendencias ideologicas a intercambiar, no siempre pacificamente ni amistosamente, ideas y opiniones, ya la he leido a usted escribir orgullosa que todos los años se reune con la tropa en Tucuman para celebrar el exito de la represion anti-guerrillera conocido como Operativo Independencia, decir que el gobierno tenia chupado a productores rurales para armar una guerra civil, llamar a los brasileros gente bajada de los arboles y asegurar que los chilenos y colombianos no existian, decir que celebra el 24 de marzo como un triunfo, llamar HDP a Hebe de Bonafini, aparte, por supuesto, de insultar e insultar y mentir y mentir y destilar odio. Casi nunca una opinion suya, personal, mas que para degradar, siempre cadenas de mails de las que hacen circular la gente de Pando, Biondini, la mano de obra desocupada de la patota, agrupaciones de ultraderecha, agrupaciones ligadas a Tradicion Familia y Propiedad o a sectores neonazis infiltrados en el llamado “campo”. Respecto a esta deleznable entrada que publica usted, Irma, aqui va la version mas creible de lo que sucedio ese dia

      Los golpistas hondureños no perdonan las iniciativas del canciller Jorge Taiana para aislar al gobierno de facto de la comunidad internacional. Distribuido por el procurador de los Derechos Humanos Ramón Custodio, están haciendo circular un mail en el que acusan a Taiana de haber colocado un explosivo en un bar de Buenos Aires el 4 de julio de 1975. El panfleto injurioso ya había sido difundido en la Argentina por las agrupaciones que consideran presos políticos a los detenidos por crímenes de lesa humanidad durante la dictadura militar. El único problema es la cronología: Taiana fue detenido una semana antes, el 26 de junio de 1975, y el 4 de julio estaba incomunicado en la Superintendencia de Seguridad Federal. Pasó siete años detenido sin juicio ni condena, hasta el derrumbe dictatorial posterior a la guerra de las Malvinas.

      Si quiere mas datos sobre ese dia, aqui va una version resumida sacada del blog de Ariel Corbag, que se llama, sugestivamente, La pluma de la derecha, bajo el aun mas sugestivo titulo de No necesitamos mentiras, Taiana y la bomba en el bar Iberico.

      …Según las historias que se cuentan en internet, que es como decir “eso que se dice por ahí”, el 04 de Julio de 1975 Jorge Enrique Taiana colocó una bomba en el baño del Bar Ibérico con la intención de matar a un oficial naval que frecuentaba el local, pero en lugar de provocar la muerte del marino asesinó a un mozo y una mujer provocando heridas a otras personas. El relato se cierra diciendo que a los pocos días de producido el atentado Taiana fue detenido junto con su mujer… La crónica de los hechos a través de la prensa de época, por caso el diario La Nación, reduce la autoría material de Taiana a la categoría de mito urbano: El 29 de Junio de 1975, se informa que la familia Taiana denunció la detención del Profesor Jorge Enrique Taiana y su esposa en la madrugada del viernes 27 de Junio por personal de la Superintendencia de Seguridad Federal acusándolo de actividades extremistas. A las 02:30 hs del 03 de Julio un artefacto explosivo causó daños materiales en Parera 40, inmueble que había sido habitado por el padre del hoy Canciller, en ese momento ex Ministro de Cultura y Educación Dr. Jorge Taiana. El 04 de Julio de 1975, a las 00:15 hs, se produce la explosión de una bomba en el interior del Bar Ibérico, sito en la esquina de Córdoba y Uruguay. Producto de la explosión mueren dos personas: Mario Ramón Filipini, estudiante uruguayo de 26 años, soltero y con domicilio en Caseros, Provincia de Buenos Aires, cuyo cuerpo es expulsado por la onda expansiva a través de una ventana, y Laura Beatriz Manzano, de 21 años, argentina, empleada, quien resulta decapitada… Entre los heridos La Nación identifica a Ricardo Toscado de 49 años, Liliana Hendel de 23, Jorge Doello de 19 y Amil Kichiquies de 29, todos ellos argentinos y atendidos en el Hospital Alemán. Va de suyo que si Jorge Enrique Taiana fue detenido a finales de Junio y recién recuperó la libertad en 1982, no pudo detonar la bomba del Bar Ibérico unos días después…”

      Pocas dudas me caben que usted pertenece a una familia cuyos miembros han participado de la represion sufrida por el pueblo argentino bajo la dictadura militar del 76 al 83 y entonces me pregunto cual es su funcion entrando al blog de un reconocido democrata como Sietecase. ¿Provocar? ¿Jugar? ¿Trollear? Creo que para ninguna de esas cosas le da su capacidad intelectual , menos aun llena del odio ciego y paranoico que ejerce su vocabulario.

      Estoy totalmente en contra del uso de la violencia armada en periodos democraticos, por mas corrupta y decadente que esa democracia burguesa pueda ser y siento pena profunda por las victimas de ese atentado que usted, no se a titulo de que porque no tiene absolutamente nada que ver con el posteo de Sietecase, menciona, asi como por las de cualquier otro atentado perpetrado bajo el nombre de una ideologia o religion o patria, de cualquier ideologia, de cualquier religion, de cualquier patria. Creo que la violencia armada solo es justificada en casos de invasion de un territorio soberano o de resistencia a una dictadura militar o de autodefensa ante un golpe de estado que intente acabar con el normal funcionamiento de una democracia o en determinadisimos casos relacionados con las coyunturas historicas de los pueblos. Y creame, Irma, personas como usted me producen un asco no solo irracional sino tambien profundisimo.

      Queria escribir algo sobre este interesantisimo reportaje que posteo Sietecase, sobre el tema de porque la seguridad parece de pertenencia exclusiva de la derecha, sobre el debate que se proponia, pero ya ve, el asco me pudo. Esta noche ha vencido, Irma, pongase contenta.

      Me gusta

    2. jmg dijo:

      Irma:
      De ser cierto lo que posteó, sería interesante que ud. o quienes hicieron circular ese te4xto explicaran por qué la dictadura, detentando la suma de todos los poderes del estado (esos mismos que usaron, p. ej., para autoindultarse) no hizo justicia con este tipo, juzgándolo y condenándolo de por vida. ¿Habrá sido porque aplicar la ley no era su estilo? ¿O es que estaban muy ocupados torturando gente y robando bebés para salvar a la patria?

      Me gusta

      1. Patricio dijo:

        “señor” jmg:
        Ud comienza poniendo en duda una declaración de un forista: “…de ser cierto lo que posteó…”. lo que me lleva a pensar que, a su criterio, los mensajes que aquí se vierten están teñidos de mentirillas, o no, pero deja clavada la duda. En lo que a mi respecta, estoy absolutamente convencido de la certeza de las cosas que aquí escribo, y si tuviera dudas o inseguridades al respecto, utilizo verbos y/o expresiones que denuncian esas dudas. De igual modo pienso respecto a lo que expresan Irma y Lágrima_Negra. Entonces me queda por asumir, acorde a lo que Ud manifiesta, que el resto de los foristas dicen sus “no verdades” o “verdades” según convenga al momento. Pero dejemos ésto, que no hace a la cosa.
        Ud pregunta porqué la dictadura no enjuició y metió preso de por vida a éstos asesinos (Taiana, Kunkel, etc.)..Bien, permítame explicarle mi punto de vista: Ya en el gobierno de Onganía se promulgaron varias leyes antisubversivas o antiterroistas, en salvaguarda de las primeras acciones guerrilleras que se venían dando, luego de los sucesos en Bolivia, y que se manifestaban en Salta, Córdoba, Misiones, y en general, en el norte del país. En esa época se crea la Superintendencia de SEguridad Federal, o “Coordinación Federal”, que tenía que ver directamente con los incipientes actos de terrorismo. Bajo el amparo de éstas leyes se condenan varios “militantes sociales” y se los encierra en Trelew, dando lugar, a posteriori, la famosa y remanida fuga del penal, la “pirateada” a un avión de Austral, aterrisaje en Chile y posterior “viaje turístico” a Cuba. Algunos de los personajes involucrados eran Gorriarán Merlo y Vaca Narvaja. Pero, ete aquí que cuando sube Cámpora al Gobierno, el primer (o segundo) acto de gobierno es indultar a todos los “presos políticos”, dando lugar a los hechos archiconocidos de aquella noche del 25 de Mayo de 1973, en que se abrieron las cárceles (aún antes de firmarse el Decreto), y quedaron en libertad todos los “muchachos idealistas” indiscriminadamente. El otro inmediato “Acto de gobierno” del “Tío”, fué derogar, “ipso facto” TODAS las Leyes Antisubversivas, antiterroristas, o consideradas “represivas”. A partir de allí, hubo “carta blanca” para que los “muchachos” se despacharan a gusto con sus tropelías…
        DEspués del 76, muchos de éstos personajes, que obraban en la clandestinidad, estaban escondidos debajo de las piedras, o se refujiaron en el exterior, y desde alli movían los hilos de sus “Huestes” perfectamente adoctrinadas y aleccionadas para “matar milicos”… al decir de una “señora” madre muy bien considerada…
        jmg…un error le reconozco a los militares que actuaron en la légitima represión de los terroristas… y fué la de “desaparecerlos”…de convertirlos en una “entelequia” al decir de Videla. Deberían haberlos fusilado en la plaza pública, previo juicio sumarísimo, y entregarles el cuerpo a sus familiares.
        Otra vez me cansé…..

        Me gusta

      2. jmg dijo:

        “Patricio”

        Yo no pongo en duda la veracidad de lo que comenta Irma. Simplemente no le doy ningún crédito. No hay fuente, no hay documentación, ni siquiera una referencia a una investigación periodística. Y estoy seguro de que si la hubiera, no provendría de ningún medio considerado mínimamente serio. En cuanto a mi opinión acerca de la veracidad de lo que se postea en este blog, no entiendo que conclusiones saca Ud. Como en todos lados, hay aportes veraces y otros que no lo son, hay aportes interesantes y otros que son totalmente irrelevantes. Si le dejo una espina, me alegro: me parece saludable tener una visión crítica de cada cosa que se lee por ahí, ya sea que esta esté impresa en papel o provenga de algún oscuro sitio de internet que vaya uno a saber que intereses persigue. En lo personal, los pocos vínculos que aporté son fácilmente verificables y de fuentes originales y comprobables, como en el caso del link a Der Spiegel. Y en el caso que Ud. fuera un exquisito de la objetividad informativa (no creo que sea su caso: hace algún tiempo ud., en este mismo blog, se hacía eco de la conspiración de lo protocolos del sion ), convendrá conmigo que para dar una idea de lo que es metapedia, la rudimentaria wikipedia es más que suficiente.

        Su explicación acerca de por qué la dictadura no juzgó a supuestos terroristas es disparatada, por no decir lamentable. Resulta que la dictadura no pestañeó en hacer desaparecer y torturar, sin juicio, sin garantías, sin derecho a la defensa, a por lo menos 8000 personas (dato perfectamente documentado), entre los que se encontraban embarazadas y adolescentes. ¿Quiere un ejemplo? Vaya al blog del montonero Alfreso Leuco y lea “Avellaneda Blues”. Eso sí, le pido que no me obligue a insistir con este tema. Acordará conmigo que se trata de un tema lo suficientemente sensible como para mantener un mínimo de respeto, y qu eno da como para bastardearlo en este intercambio banal de opiniones. Ahora bien, siguiendo su razonamiento, cuando la dictadura encuentra a un individuo (el sr. taiana) que, según su información, sabe positivamente que es el responsable de un atentado que tiene como resultado por lo menos tres muertos, no sólo no tiene condena sino que lo “recluyen debido a su evidente peligrosidad”?… ¿Ud. nos está tomando el pelo?

        Lo de los juicios sumarísimos me dan una clara idea de cuál es su idea de democracia y república. No existe en nuestra constitución ni en nuestro código penal ni en los tratados internacionales lugar para semejante figura. Por favor, salga de su burbuja setentosa y vuelva al presente.

        Por último, la suerte de Taiana y Kunkel me importan bastante poco. En todo caso me indigna la forma en que uds. usan un medio libre como este blog para difundir información basura y poner en duda hechos que están sobradamente probados. Uds saben perfectamente que en aquellos años que añoran, escuchar a León Gieco o enseñar matemáticas modernas eran un acto criminal. Y ya que menciona a Onganía, Ud no ignora que la ópera Bomarzo de Mujica Láinez o, más patético aún, la Consagración de la Primavera de Stravinski no pudieron ser estrenadas por considerárselas inmorales.

        Insisto, de ser cierto lo que ud e Irma dicen de T y K, desgraciadamente, quienes tuvieron la oportunidad de juzgar en tiempo y en forma los delitos por ellos cometidos, se ocuparon de opacarlos con crímenes horrendos. Para éstos, sí existe una figura universalmente aceptada y que jamás prescribe: crímenes de lesa humanidad.

        Me gusta

      3. jmg:
        No te descalifico.
        Lo que interpreto es que una posiciòn tomada como la tuya siempre termina en un ataque a quiénes pensamos distinto.
        Quiero quedar claro:
        Los militares que mataron, secuestraron, robaron, tienen que estar presos. Así es en cualquier sociedad del mundo, pues sólo son una determinada parte de un grupo social. No tienen diferencias ante la Ley con un cartonero, un médico, un abogado, etc.
        Lo que no estoy de acuerdo es que hayan indultado a los asesinos del otro lado. Tipo Kunkel, y varios mas.

        Descreo que alguien mate en nombre de una ideología.
        Mata porque es un asesino, y lo debe pagar.
        Las justificaciones a estos criminales, de uno y otro lado, llevan a interminables enfrentamientos en una sociedad.
        Lo está teniendo Chile en estos días, por la propuesta de Bachelet de indultar a militares, en homenaje al bi-centenario.

        Ni tu ni yo, somos inocentes.
        Las sociedades se amalgaman en un férreo respeto por las Ley y las Instituciones.
        Nada de esto sucede en Argentina. Por eso nos seguiremos enfrentando, mientras el matrimonio genocida no se detiene en sus atracos a nuestra sociedad.

        El demencial discurso de este mediodía demuestra que es irrecuperable.
        Me sorprendió la cantidad de alcahuetes que la aplaudían, al mejor estilo de Hugo Chávez…

        Me gusta

  2. jorge dijo:

    La lectura de la nota de Saccomano me ha despertado no pocas inquietudes.
    El asombro o la extravagancia que trasunta el “hallazgo” de un hombre de izquierda y de la literatura trabajando en las fuerzas de seguridad, no hace más que ratificar una suerte de percepción colectiva o un dogma cultural según el cual: El orden y la seguridad son patrimonio de las derechas y a las izquierdas les corresponde el rol de la violencia.
    Infinidad de frases conocidas y repetidas hasta el hartazgo, han contribuido a esta forma de estereotipo. Por citar algunas:
    “La violencia es la partera de la historia” (Marx)
    “La guerra es la continuación de la política por otros medios” (Von Clausewitz)
    “Los pueblos que quieren prepararse para la paz tienen que prepararse para la guerra” (Von der Goltz)
    “Matar a un europeo es matar dos pájaros de un tiro: quedan un hombre muerto y un hombre libre” (Frantz Fanon – Los Desheredados de la Tierra – interpretado por Sartre).

    ¿Podemos asegurar con certeza que sector es el propietario exclusivo de la violencia?

    Dice JP Feinmann en su texto La Sangre Derramada:
    “Fracasó el comunismo, fracasó el nacionalsocialismo, triunfó el capitalismo de mercado? No es así: por un lado, el capitalismo de mercado exhibe un fracaso irresoluble. Ha generado una sociedad de exclusión que, a su vez, genera violencia creciente. Por el otro, el esquema victorioso niega un hecho absolutamente incómodo: que el nacionalsocialismo fue un fenómeno capitalista”.
    El Policía Rojo induce a una contradicción que no tiene que ser tal, finalmente no creo que seamos lo que hacemos, o bien la pregunta que debiéramos formularnos no es: ¿Que hacemos?
    sino: ¿Al servicio de quién ponemos lo que hacemos o sabemos?
    Toda guerra aún las “santas” no son más que la más profunda demostración del fracaso de lo humano.
    No suscribo ninguna forma de violencia, mucho menos la de Estado que es la forma más aberrante de su ejercicio.
    Otras objeciones, si se quiere menores, que tengo respecto al artículo y a la visión de Gallo,son: Su interpretación banalizada de la violencia juvenil. Su lectura de la sociedad española en general donde insidiosa y creciente, como en otras naciones de Europa, se despliega una profunda xenofobia con innumerables víctimas. He vivido en España por más de tres años y no es Gijón precisamente una pequeña aldea bucólica, hoy es una ciudad de más de 250.000 habitantes.
    Entiendo que el hambre es en ocasiones una puerta muy estrecha, pero no comparto la afirmación: “Todos vendemos nuestra fuerza de trabajo, por lo menos diría que no todos.
    Creo profundamente en las ideologías, es en ellas donde podemos desplegar nuestras convicciones, pero también estoy atento a sus usos. Como decía Hegel:
    “La astucia de la razón es poner los hombres adelante y las ideas atrás.”
    Comparto la sentencia de Camus: “Fue en España donde los seres humanos aprendieron que es posible tener razón y, aun así, sufrir la derrota”, sin embargo me parece más significativo que también en España y a pesar de subsistir algunas cicatrices, la capacidad de regenerar el entramado social después de la guerra ha sido un proceso admirable.
    En mi humilde opinión la nota no aporta a lo “reparativo”, por el contrario parece propender a incrementar las diferencias y las dolorosas pugnas que no cesan. Los comentarios que me preceden dan testimonio de este efecto.
    Prefiero recordar y compartir con Uds. la gran novela de Juan Cercas: “Los Soldados de Salamina” (2001) o su versión cinematográfica de D.Truebas. Mezcla de ficción y de un gran trabajo de investigación histórica, aborda la guerra civil española desde otra mirada, rescatando un episodio poco conocido relacionado con el escritor falangista Rafael Sánchez Mazas y su fusilamiento frustrado a manos de unos milicianos. Un pelotón de soldados, de esos que a última hora siempre ha salvado la civilización en la que, quizás no mereció militar Sánchez Mazas.
    En ese texto, en el centro de la muerte, del odio y la devastación aparece como una luz lo mejor de lo humano.
    La historia de los ganadores siempre es vulgar. La miseria de la guerra es redimida por la grandeza de aquel que busca el abrazo de alguien cuyo nombre jamás será recordado y que lleva consigo “el olor desdichado de los héroes” ¿Otro momento estelar de la humanidad?
    Gracias por el aguante
    Jorge D.

    Me gusta

    1. Pablo dijo:

      Estimado Jorge D, como siempre, excelencia en sus comentarios. Destilan humanidad, obligan a la reflexion, desafian y mejoran a quienes los leen y demuestran que quizas no sea en vano perder un poco de tiempo y energias escribiendo (¿para quien? ¿para uno mismo, para los demas, para la gran nube blogosferica o sea para una cosa cercana a la vacuidad del siglo XXI?) en un blog, este o cualquier otro.Recientemente en una nota de Revista Eñe de Clarin referida a un seminario sobre Rodolfo Walsh, Daniel Link afirmaba “Si hoy Walsh viviera, tendría un blog y sería hacker”. No se lo primero, estoy todo lo seguro que se puede estar de lo segundo. Permitame entonces decirle que esta vez, disiento con algunas de las cosas que usted opina en este comentario. ¿Por donde empezar?

      Hagamoslo por el libro de Javier Cercas. Lei el libro, no vi la pelicula. El libro duele, por la tragedia que represento esa guerra, por la busqueda epica propia de ese gran tema que devela a la literatura europea que es la explicacion de sus guerras y el rescate de los seres humanos enfrentados a situaciones limites que sacan de ellos lo mejor de su humanidad (aqui me recordo en algo a Jules y Jim, la hermosa pelicula de Truffaut basada en el libro, creo que inferior a la pelicula, de Henri Pierre Roche), por el recuerdo cariñoso y la presencia reanimadora de quien creo fue y todavia es el mejor escritor latinoamericano de su generacion, Roberto Bolaño, pero sobre todo duele porque un fascista perverso como Sanchez Mazas se convierte en un heroe nacional y el miliciano, que no me gusta llamarle soldado porque estoy seguro que el no eligio estar ahi, ese miliciano piadoso,noble y desconocido que le perdona la vida pasa al olvido, a la nada, a la condicion de perdedor, al lugar vacio en que los vencedores reescriben la historia, con la vulgaridad que usted cita brillantemente y es un libro quien debe rescatarlo del olvido, esa forma peor de la traicion que nos proponen a cada paso. Miralles,es para mi, desde que lei ese libro, un apellido al que siempre asociare con dos cosas, la memoria y la humanidad mas plena. Desgraciadamente a Miralles nadie le pdio perdon, nadie le agradecio nada, alli, solo, en ese geriatrico.

      En lo que me permito no estar de acuerdo es que “ en España la capacidad de regenerar el entramado social después de la guerra ha sido un proceso admirable.”, como dice usted. Si ha sido algo, para mi, es deplorable, España, todavia hoy, sangra por las heridas de esa guerra y ninguno de los gobiernos, sean de Suarez, del PSOE o del PP que siguieron a la dictadura franquista ha hecho nada por remendarlas, salvo con la excepcion para nada suficiente de este gobierno de Zapatero. En España no hubo juicio y castigo a absolutamente uno solo de los culpables, sea del levantamiento fascista contra las instituciones de la Republica, sea de la muerte o desaparicion de cientos de miles de personas, los fusilamientos sumarios en las madrugadas del terror, el exilio de otro millon de personas y el aislamiento social, laboral y hasta a veces familiar de quienes sostuvieron o pelearon por las instituciones democraticas y el gobierno de la Republica. Nada, ni uno, ni absurdamente uno, garantizados por el infame Pacto de la Moncloa. La lucha de la Asociacion para la Recuperacion de la Memoria Historica (uno de cuyos lemas es ¿Porque los padres de la Constitucion dejaron a mi abuelo en una cuneta?), de la Coordinadora de Colectivos de Vixctimas del Franquismo (uno de cuyos lemas es “devuelvenos tambien nuestros cadaveres, enseñanos tambien los asesinos), la de los familiares de Federico Garcia Lorca por intentar abrir las fosas comunes, por sus derechos y por poder dar reposo definitivo al poeta son solo algunos de cientos de ejemplos que podria brindarle. En España primo el olvido, la falta de memoria, el pacto de silencio, el mirar para otro lado, el dejar pasar, el dejar hacer, el aqui no ha pasado nada. Ni siquiera hubo los tibios intentos que en Argentina significo la CONADEP o en Sudafrica la Comision por la Verdad o similares. Creo, sinceramente, que lo sucedido en España despues de la reinstauracion de la democracia, es sencillamente vergonzozo, nada admirable. Los libros de Jorge Semprun, prisionero en los campos de concentracion del nazismo, entre tantos otros, estan ahi para recordarlo. Como el mismo dice .” Una de las ideas que sustentaron la transición fue la amnistía a los dirigentes del régimen franquista, por lo tanto en una primera instancia fue necesaria la amnesia o el olvido voluntario para domesticar la memoria. En España éste fue un movimiento casi espontáneo que bajo estos argumentos se proponía consolidar el proceso democrático, que al fin y al cabo salió airoso, incluso después de los atentados del 11 de marzo en Madrid, gracias a la movilización ciudadana. La democracia hizo literaria la recuperación de la memoria, las persecuciones y las opresiones, pero el carácter de esta memoria es sólo reivindicativo, opera desde lo simbólico. Es una memoria más sociológica y operativa.” Yo la llamaria la desmemoria mas completa que jamas haya existido.

      Me atrevo a recomendarle dos libros sobre el tema. Uno, se titula Decidme como es un arbol, del poeta Marcos Ana, prisionero del franquismo por 23 años. Su lectura me llevo a las lagrimas profundas. Y curiosamente ayer sabado, El Pais publica un reportaje con Marcos Ana hecho por Juan Cruz, donde el poeta habla de algunos de los temas que mencionaba anteriormente. Por si le interesa aqui va el vinculo, creo que no tiene desperdicio.

      http://www.elpais.com/articulo/ultima/Tengo/90/anos/23/elpepiult/20090815elpepiult_1/Tes

      El otro es Mala gente que camina, de Benjamin Prado, una investigacion literaria, similar a la de Cercas pero mucho mas comprometida desde el punto de vista politico, sobre la apropiacion de niños y niñas de padres y/o madres “rojos” por parte del franquismo para ser entregados a las “buenas familias”, un libro que azota la memoria de una manera clara y precisa y cercana a pesar de la distancia y las diferencias. Y que actua como tambien actua la novela de Cercas, haciendo conocer a las nuevas generaciones una parte del pasado que parecen empecinados en querer robarle. A veces me pregunto porque en Argentina en vez de llevar a los escolares a la Sociedad Rural no se los lleva a la ESMA o a los diferentes museos de la Memoria que hay por todo el pais. O al menos que se los lleve a los dos lugares.

      Estoy de acuerdo con usted en que no somos lo que hacemos, al menos la mayoria de las veces, porque muchas veces no depende de nosotros poder hacer algunas cosas, o tener que hacerlas. Pero creo que si somos lo que no hacemos, los lugares en los que nos negamos a estar, las cosas que decidimos no hacer. Y vuelvo a acordar con usted, debemos preguntarnos cada dia al servicio de que o de quien ponemos lo que hacemos, lo que aparentemente somos al hacerlo, la cotidianeidad que nos abarca. Aunque nos duela, aunque nos marque, aunque nos llene de contradicciones.

      Al igual que usted, y ya lo he dicho en este blog varias veces, pienso que toda guerra es inutil, vana, horrible, extrema, sucia, inmunda diria. Tampoco suscribo a ninguna forma de violencia, pero creo, lamentablemente, que algunas veces la violencia puede entenderse o hasta diria, encontrar motivos justificantes. Seria un tema largo de tratar, pero pienso en el levantamiento armado de los judios del Ghetto de Varsovia, en la resistencia a la invasion nazi por parte de la resistencia francesa o los partisanos italianos, en la resistencia del pueblo palestino a la brutal ocupacion de sus territorios por parte de Israel, en las brutales dictaduras latinoamericanas, en Vietnam, en Irak, no se, creo que no me dan ganas de seguir pensando en este tema. Recientemente jmg menciono a Slavoj Zizek en este blog, pero paso desapercibido. Le remitiria a usted Jorge D a su libro Sobre la violencia: seis reflexiones marginales. Y despues de su lectura creo que los dos coincidiramos en lo que constantemente repite Eduardo, la violencia oculta, la que produce la otra violencia, la violencia oculta que sostiene a este sistema y pare las otras violencias, la violencia escondida, subyacente, que muy pocos formadores o deformadores de opinion quieren ver o analizar porque no conviene a sus posiciones sean estas criticas o pseudoprogres, porque seguramente amenazaria su permanencia en las torres de marfil que construye el sistema para adeptos y criticos aceptados porque mantienen el status quo. En sintesis, no me lo imagino a Majul entrevistando a Severino Di Giovanni, y conste que hablo del Majul de la epoca en que miraba algunos programas de TV, circa 8 o 9 años atras, ya no los miro mas, ninguno. Quizas ya leyo el libro de Zizek, pero si no lo hizo, se lo recomiendo.

      En lo personal, creo ya haberlo dicho, si tuviera que elegir una figura del siglo XX no dudo en elegir a Gandhi. Soy vegetariano, me opongo a la matanza de cualquier animal para satisfacer nuestras necesidades alimenticias, no soy capaz de matar ni un insecto y por cierto practico esta creencia incluidas cucarachas y arañas, aunque debo reconocer que a veces algun que otro mosquito me puede.

      Acuerdo con usted en que existe la estereotipizacion acerca del monopolio del orden y la seguridad y del monopolio de la violencia y las frases que usted aporta no hacen mas que demostrar lo peligroso que es esta estereotipizacion, y lo aceptada que esta en la mayoria de los entornos del capitalismo globalizado y dominante. Pero tambien sus citas demuestran lo peligroso de mencionar frases escritas o dichas sacandolas de su texto, de su discurso, o del contexto historico o social en que dicho texto o discurso fue escrito o pronunciado. Sacar a Marx del ascenso imparable de la revolucion industrial y del apogeo del Imperio Britanico es imposible, descontextualizar a Fanon del proceso de descolonizacion de Africa y Asia posterior a la Segunda Guerra Mundial y las consiguientes luchas independentistas tambien lo es, ignorar en que momento Von Clausewitz teorizo, desde su condicion de estratega militar y formacion prusiana, resta validez a las frases.

      Volviendo a España, si, de acuerdo, existe la xenofobia,comoen muchas otras partes de esa Europa que tiene la pesadilla de convertirse en Eurabia. Pero no existe de la manera institucionalizada, es decir representada en las instituciones democraticas a la manera de partidos politicos de ultraderecha o filonazis, como si existe en Italia, Francia, Reino Unido, Dinamarca, Holanda, Austria, Rusia, Polonia y algunos otros paises del este. Existe de manera mucho mas suave y sin representacion democratica. Lo que existe si es el racismo, esa enfermedad endemica de las civilizaciones, pero tambien, creo que mucho mas atenuado que en los paises que le mencione antes. Un racismo externo contra moros y sudacas pero tambien interno, contra los andaluzes, los charnegos en Barcelona, los extremeños, los vascos por razones politicas, los gitanos, la gente de los pueblos en las ciudades. Tal cual existe en Argentina, un racismo interno y otro externo referido a los paises limitrofes o lo que aparente la idea del otro, lo diferente. Pero repito, no creo que sea tan preocupante ni el racismo ni la xenofobia en España como lo es en los otros paises. No se si estara de acuerdo en esto…

      Creo que la vision de Gallo aporta,y aporta mucho. No solo por su doble condicion de hombre de letras y de “ley” sino por su pasado familiar, por su cosmovision, por su ironia, por su “enfrentarse” a los escritores de novela negra paridos por la TV y el cine. La frase que pronuncia el padre de Gallo deberiamos ponerla en su contexto, el de un minero asturiano comunista y republicano marcado por la Guerra Civil, es decir un “perdedor” en una sociedad donde la grandisima mayoria vendia su trabajo,y todavia hoy lo vende, esa sociedad, estas sociedades pero tambien cualquier otra. Un minero comunista viendo el mundo como lo veia el. Gallo, para mi, acierta en definir a la Europa moderna, o a la porcion que le corresponde vivir, como sociedad del hartazgo, del materialismo extremo (en Italia hay 2 celulares por habitante y casi un auto per capita), de la falta de ideas e idealismo, del consumo exacerbado y la competitividad maligna, de los winners y los losers, la sociedad que nos proponen,y aqui me acuerdo de Mauro y la cancion de Silvio, “nos vienen a convidar con tanta mierda”. Aporta Gallo con su brillante definicion de Marx, Freud y Nietzche como los pensadores de la sospecha. Aporta Gallo, como Sostenia Pereira,el de Tabucchi, desde su incitacion al gremialismo democratico en las fuerzas de seguridad (¿que pasa con este tema en America latina y sus “nuevas” realidades politicas?), desde su formacion universitaria triple, desde su no querer llevar armas a pesar de poder hacerlo, desde su intentar debatir y no ostentar. Pero claro, alli en Gijon un policia gana 25.000 euros al año, no es un mileurista sino un dosmileurista y mas. Alli es posible concebir sindicatos policiales democraticos y hasta funcionarios de izquierdas y escritores policias. Pensar algo similar en Argentina no es solo utopico sino delirante. Alli es posible no llevar armas. Alli, la pobreza estructural, la miseria que provoca la riqueza, la riqueza misma (otra vez, gracias Eduardo), la marginalidad, hasta lo que el sistema llama delincuentes, es distinto, son distintos y todo resulta utopico visto desde el sur del mundo.

      Y aporta Gallo desde la literatura. No he leido sus novelas pero intentare conseguirlas pronto. Siempre hubo en los escritores de novela negra,o al menos en cierta parte de los que yo mas he leido, un intento de presentarnos a los personajes centrales, sean policias o detectives o investigadores privados como personas si bien no a la izquierda, o a veces si, como personas intentando tirar para ese lado. Se me viene a la memoria el Pepe Carvalho de Vazquez Montalban, el Comisario Montalbano de Andrea Camilleri (homenaje a Montalban), el Wallander de Mankell, el Martin Beck de Sjowall y Wahloo, el Robicheaux de James Lee Burke, el comisario Brunetti de Donna Leon, el inspector Mario Conde (cuyo sueño es ser escritor en La Habana) de Leonardo Padura, esos policias intermedios de Paco Ignacio Taibo, ni hablar de la novela negra norteamericana de Hammett a Chandler pasando por Jim Thompson y Elmore Leonard, que tiene pocos policias, y asi podria seguir nombrando especimenes porque me apasiona la novela negra. Es por eso que destaco el aporte y la originalidad de Gallo, un ser que revierte el concepto,es decir no un escritor que crea personajes de izquierda sino un policia de izquierdas que escribe novela negra, y como aun no lo he leido no se que tipo de personajes inventa. Un original, creo.

      De los temas que toca usted en sus ultimas entradas, respecto a este blog, a los que comentamos en el, a las supuestas batallas, a que hacer o que no hacer, a lo antiguo ylo superador,a los dilemas, a las apologias del terrorismo de Estado y el golpismo, a las mentiras posteadas como verdades supremas, al odio ciego, al partidismo inacabable,al pais que se viene y sus consecuencias, al pais que hay y sus consecuencias, a…quedo en contestarle otro dia. Simplemente, son temas que me preocupan.

      Cordiales saludos.

      Me gusta

      1. jorege D dijo:

        Pablo: agradezco sus comentarios.
        Su respuesta es “enriquecedora”, no solo por la densidad del pensamiento y la mirada que plantea sobre diferentes temas, sino porqué además está planteada desde el discenso, esa forma de no acordar que estimula a la reflexión, al replanteo y porqué no, a la saludable y movilizadora duda.
        Debo confesar que los comentarios que se vuelcan en su respuesta me colocan en ciertas dificultades para responder. En principio por mi natural limitación en el conocimiento y luego porqué percibo que, aún en la diferencia, hay una suerte de acuerdo común que circula por debajo de las consideraciones históricas, ideológicas, políticas y aun literarias.
        Me atrevería a decir que esa “empatía” reside en la común consideración privilegiada que otorgamos a lo humano.
        Solo intentaré efectuar algunos comentarios y aclaraciones que considero necesarias.
        En el texto de Cercas, o si prefiere en el film de Trueba, en efecto, es correcto el escenario que Ud. refiere: El absoluto horror y la profunda estupidez de una guerra fraticida, la derrota de aquellos a los que les asistía la razón y el derecho, la naturaleza fascista y opresora del escritor de “las falanges”.
        Pero es, ciertamente, ese contexto el que se convierte en posibilidad de elevar a texto la simple y grandiosa acción de un hombre.
        La guerra toda, la tragedia, la muerte ensoberbiada quedan “minimizadas” por el gesto humano. Esto es o que rescata la obra de Cercas y es también su homenaje al hombre anónimo, al que se coloca siempre por delante de cualquier causa.
        Sánchez Mazas será para nosotros un sujeto más, desprovisto de talento y cuyo único mérito parece haber sido “correr por su vida”.
        Pero cuando alguien diga Miralles nos acercará a quienes conocemos el episodio, a la noción de heroísmo y de anonimato, y se convertirá en una adjetivación de grandeza
        Esa “mirallesca” grandeza es uno de los aspectos, no únicos, que como seres humanos nos habitan. Recuerdo siempre un pasaje de la gran novela de Carlos Fuentes “La Muerte de Artemio Cruz” que resume de una forma admirable la condición multifacética y contradictoria que caracteriza a la condición de hombre: (..)” Tu mismo impedirás el olvido: tu valor será gemelo de tu cobardía, tu odio habrá nacido de tu amor, toda tu vida habrá contenido y prometido tu muerte: que no habrás sido bueno ni malo, generoso ni traidor”.(..) “Que tu existencia ha sido fabricada con todos los hilos del telar, como la vida de todos los hombres”…
        Somos seres “plurihabitados”, cohabitan en nosotros desde las peores miserias a las más sublimes de las grandezas, esas que en ocasiones emergen en lo más profundo de la oscuridad para dar cuenta del hombre.
        A propósito de Tabucchi, Pessoa llamaba a “esos” que nos habitan los disponibles. Quizás a eso se refería Rimbaud cuando afirmaba “Yo es Otro” aludiendo a la imposibilidad de capturar el entramado de identificaciones que nos constituye. Y que este mundo devenido en “globo” pretende suprimir

        Debo decir tal como lo escribí en mi comentario sobre la nota de Saccomanno que Gallo, el escritor, el llamado “Policía Rojo” goza de toda mi simpatía. Mi crítica se refería al hecho de presentarlo como una rareza, casi un imposible o un delirio, una forma, inocente o no, de reafirmar en el colectivo social o pensamiento dominante, que a la derecha le queda reservada la tutela del orden y la izquierda está limitada a la trasgresión y a la violencia.
        De la misma forma, no coincido con Ud. en usar los términos “Perdedores o “Ganadores” que se han convertido insidiosamente en esta era del vacío en una nueva forma de categorización social (winners y losers), que responde a una forma muy propia del neoliberalismo en sus formas de establecer escalas, o modelos de fragmentación.
        Es en el seno de una Europa solo unida por una moneda común, en donde el sistema a que hace referencia: la gran factoría que acumula riqueza y produce miseria se pone muy de manifiesto en las formas más aberrantes de la xenofobia, discriminación cargada de violencia y que tiene esa remanida “astucia” de generar el más dramático de los enfrentamientos: el de “pobres contra pobres”, el de “excluidos contra excluidos” o de “marginados contra marginados”
        Este fenómeno, como bien afirma, está claramente emparentado con la discriminación en cuyo lecho más profundo yace soberbio el MIEDO. Que es discriminar, sino volver sobre uno mismo? Un desesperado intento de reafirmar nuestra identidad amenazada?
        Como dijo Hobbes “Cuando yo nací, mi madre parió gemelos: Mi miedo y yo.
        El eufemismo de la “globalización” que no hace más que ocultar un modelo socio económico dominante, sabe muy bien como usar el miedo, siempre lo supo, es un saber incorporado en su memoria genética.
        Justamente el brillante lacaniano S.Zizek, que Ud. trae a este diálogo hace mención a este fenómeno en un artículo titulado: “Multiculturalismo o la Lógica Cultural del
        Capitalismo Multinacional” (es poco lo que he leído de el). En ese trabajo expone al igual que lo hace Amayrta Sen en “Identidad y Violencia”, esta notable tendencia a categorizar al planeta y sus habitantes en pocas y muy abarcativas formas de agrupación que se basan casi exclusivamente en las pertenencias religiosas o culturales. Un mundo encorsetado, reduccionista que impide otra formas de filiación o de individualidad, o al menos pretende ignorarlas, con la consecuente regresión a formas muy arcaicas de identificaciones étnicas o fundamentalismos. Esos fundamentalismos que en los discursos son enfáticamente reprobados.
        El mundo devenido en globo: imagen infantil, inflada. Artefacto plástico, vacío, hueco, hinchado, resbaladizo y frágil. La panacea del pensamiento dominante es como un mandamiento inevitable: Hay que integrarse a lo global!!
        Es notable que no se haga uso de la metáfora de la pelota, pero no es casual ya que la pelota evoca peligrosamente al pié que la impulsa, a la voluntad, al individuo…. (Ivonne Boudeloire: “La palabra bajo amenaza”.
        La historia del siglo pasado es una historia de sucesivos asesinatos, muerto el Dios del medioevo, entronizamos a la razón, que a su vez sucumbió a manos de la tecnocracia y esta fue victima del mercado. Las ideologías garantistas fuero devoradas por el Fin de las Ideologías.
        Somos como piedras lanzadas al vacío, debemos repensarnos más allá de la razón y de un humanismo que era puro ombliguismo, solipsismo irremediable. De la razón pura sospechaban los maestros.
        La caída de los socialismos ha desprotegido a los desprotegidos. Que ideología los alberga como el núcleo y objetivo de sus posiciones? Ya no se habla de explotación o dominación, se habla del escándalo de la pobreza, pero pocos intentan exponer las condiciones estructurales y dominantes que la condicionan. Los pobres no son ya el motor de la historia, son los efectos no deseados, los daños colaterales de una máquina tan voraz que de vez en cuando cas se autofagocita. Pobreza, no es ya una descripción es una herramienta de la oratoria..
        Permítame el juego de palabras, pero yo se que Ud. sabe que no desconozco el recorte histórico-social en que fueran dichas las frases que enumeré en mi post previo.
        Mi único propósito al citarlas era resaltar ese concepto Hegeliano sobre la astucia de la razón: poner los hombres adelante y las ideas atrás.
        De esa racionalidad empapada de galantismos históricos hemos sido víctimas.
        Diría, escéptico, que temo por la certeza de la admonición de Marx y aprovecho para acordar con Ud. en que hay situaciones en que la violencia es casi un acto de sobrevida.
        Con el resto de las frases por mi citadas no concuerdo, aún leyendo a un Fanon menos virulento: “Cuanto peor mejor.”
        Seguramente, soberbio, intenté llamar la atención a la mayoría de los participantes del blog que los comentarios descalificadores, sectoriales, aún los justamente demandantes terminan por legitimizar un cada vez más peligroso regreso a procesos que ya vivimos y de los que todos excepto algunos, hemos sido víctimas. Es inevitable tener una mirada trágica frente a tanta desmesura y no pensar en “El eterno Retorno”.
        Han pasado más de setenta años desde el inicio de la Guerra Civil Española y es muy cierto que las cicatrices aún no terminan de cerrar, pero reconozco en el pueblo español una necesidad, un imperativo de seguir hacia delante. Acuerdo con Ud. en que es necesario una reparación histórica. No abogo por dejar todo atrás cuanto antes y ponerse a tratar de crecer con los pies frágiles, de arcilla.
        También es necesario recontextuar aquella guerra, en media de dos guerras y en la que España fue usada como un escenario para desplegar los primeros amagues del enfrentamiento definitivo.
        Es muy cierto que la ostentosa grandeza del Valle de los Caidos levantado con la sangre de los derrotados, lejos de ser una “ofrenda” para el reencuentro es una ofensa.
        Bueno, es evidente que tenía ganas de escribir algunas cosas…. Disculpe esta “monserga”..
        Para terminar le diré Pablo que yo soy, digamos, nacido en los 50 y no puedo ser del todo “inocente”

        Los ecos de aquel tiempo me despiertan la nostalgia que inseparable acompaña al recuerdo de la juventud y voces no tan gratas que evocan una pasión e idealismo crecidos casi salvajes y esfumados con languidez y mal sabor en la boca.
        Tanto creer, que hoy nos sentimos pueriles, ingenuos y con muy pocas respuestas para los que nos siguen, nos interrogan y en ocasiones, hasta nos demandan.
        Hay una novela: “El sueño más dulce” de Doris Lessing, que puede ser muy recomendable para contextuar la “época” del mayo francés.

        Aquel mayo se inscribe como un epifenómeno, quizás el más “memorable” de un período caracterizado, entre otros por las luchas por la descolonización en Africa y los movimientos por la democratización en América Latina y más tardíamente por episodios como La primavera de Praga.
        Amantes de consignas tales como ” La imaginación al poder”; “Sea realista, pida lo imposible” o el “Futuro Hoy” Adheridos al “fraternalismo” Sartriano”, al pensamiento surrealista y devotos del pacifismo.

        Muchos de los logros de aquel período, quedaron diluidos por su final y el devenir se despojó en su lucha por el poder de todo sentimiento espontáneo y solidario.
        Creo, sobraron buenas intenciones e “intelectuales de café”, faltaron acciones más comprometidas y una lectura más pragmática de la realidad y del escenario geopolítico de postguerra.
        Pienso cómo diría Neruda que: “Teníamos los bigotes demasiado largos”……La coexistencia de al menos dos generaciones: los que participaron de la guerra y los hijos de la guerra y sobre el final los hijos de estos, le dieron heterogeneidad y riqueza al “movimiento”, pero también disidencias y un desgaste progresivo.
        No puedo evocar aquel “espacio” sin una mirada autocrítica, quizás por advertir lo irrepetible de aquel tiempo y “repudiar” a los sectores que nacidos en la cuna del poder se enriquecieron a costa de un mundo marginado y periférico, valiéndose de aquella espontánea y fresca movilización ideológica como excusa que les permitió transformar lo auténtico en funcional a sus intereses, y la miseria más descarnada en su mejor herramienta de marketing.
        Muchas veces me digo….”Que desperdicio”….

        Aprovecho su post para saludar y agradecer a todos aquellos que contestaron a mi última intervención (Mauro, Eduardo, Aquiles M,, entre otros. )
        Un abrazo,
        Gracias por sus recomendaciones literararias.
        Le dejo como sugerencia una pequeña novela del francés Michel Houellebeck “ Ampliación del Campo de Batalla” con un lenguaje descarnado, escéptico muestra el dolor y la soledad que nos impone este tiempo.
        Jorge D
        Como siempre: A Rey, gracias por el espacio.

        Me gusta

    2. Eduardo dijo:

      Respecto al comentario de Jorge, en lo atinente a España, comparto lo opinado por Pablo en un todo.
      El tema de la violencia es apasionante porque aún cuando nos cruza desde el nacimiento hasta la muerte, renegamos de ella cuando vivimos apelando a ella.
      En cuanto a las frases que reproduce Jorge, también comparto lo dicho por Pablo sobre el acercarse a lo contextual de las mismas para interpretar el sentido en el que fueron expresadas, y aún así hoy, en un contexto histórico y geopolítico distinto, contienen esencias de un simbolismo cargado de actualidad.
      O acaso parir no es elemental y necesariamente violento, la más enamorada de las penetraciones copulares se asienta sobre la violencia y la resistencia deseosa de ser vencida del himen, para consumar el destino del ser y del placer. La historia esta preñada con violencia y parirá con violencia al decir de Marx, y como al pasar, sobre Von Clausewitz que la tenía clara, si invirtimos la famosa frase del Von, se trasunta que es imposible librarnos de la violencia, quizás tan solo dirigirla, orientarla, confundirla. Al invertirla queda que “la política es la guerra por otros medios” lo que haría muy lábil la frontera de inversión, solo dependería de la capacidad de resolución de los conflictos, lo que indicaría para que ello fuera posible, la necesidad de acotar al mínimo las diferencias del supuesto incordio.
      Traducido a lo social que no es otra cosa lo que nos convoca, es terminar con una sociedad de clases que por su propia esencia, polariza a los hombres llevándolos al borde de la matanza, una sociedad de clases que reproduce su modelo a todo nivel, tabica clases, naciones, fronteras, culturas, religiones, excusas eufemísticas del dinero y éste, del poder.
      El padre, el sentido, dios, en ese orden y por la violencia, nos atraviesan en forma de cultura vertical que deviene poder. Es mucho lo que hay que “matar” y como queda esa violencia en el marco de lo simbólico, debemos empezar por el presente.
      La pregunta de Jorge ¿Podemos asegurar con certeza que sector es el propietario exclusivo de la violencia? devela otra percepción ideologizada, la de que los buenos no usan la violencia, solo los malos. Sin embargo la pregunta conlleva la duda y su respuesta, no hay sector en este asunto.
      Jorge dice “No suscribo ninguna forma de violencia, mucho menos la de Estado que es la forma más aberrante de su ejercicio.” y he ahí el hilo de Ariadna para escapar de la creencia de que el estado es un colchón mediador entre las diferencias, la sola existencia del estado es el indicio de una violencia estructural, aún sin disparar una bala, aún sin dar un solo golpe!
      No somos libres, por lo que no vendemos nuestra fuerza de trabajo, nos la compran que es otra cosa, le ponen un precio a dicha mercancía y son ellos los que al decir del Sr Gallo venden su fuerza de trabajo, y compran la nuestra.
      La paz es una ilusión estúpida si no hay justicia y llorar por la justicia en una sociedad productora de injusticias es actuar como niños pidiendo chupetines. No creo que lo humano haya fracasado cuando todavía estamos en la prehistoria. Gran parte de la humanidad no es consciente de si misma aún y los que nos creemos en ella, estamos sosteniendo un sistema que fabrica sub-humanos, en esta situación no nos hemos probado aún como humanos, mal podemos fracasar.
      Seremos humanos cuando no necesitemos a DIOS, cuando hayamos matado al PADRE para siempre y cuando en el último confín de la tierra haya alguien sufriendo por tu sufrimiento:
      Un fuerte abrazo

      Me gusta

      1. jorge D dijo:

        Estimado Eduardo:
        En esta noche,como en tantas otras estoy desvelado y gracias a comentarios como el tuyo con renovadas ganas de escribir algo.
        En una especie de largo sermón que le remití a Pablo efectuó algunas aclaraciones sobre mis dichos en el post a que aludes.

        Los comentarios de Pablo y los tuyos respecto a la guerra civil españoña y la evidente falta de reparación histórica, o a los tibios intentos de “mitigación”, me han dejado reflexionando sobre el asunto. No me gustaría, o creo que no es adecuado efectuar un análisis sobre el fenómeno en términos comparativos con nuestras experiencias más cercanas: Me refiero a todos los golpes militares hijos de la Doctrina de la Seguridad Nacional que asolaron a Latioamérica. Si, quedan claramente expuestos los intereses sectoriales que sirven de abono a cualquier interrupción republicana, basta leer los comenterios periodísticos de la época en Argentina y los diarios en que eran publicados, diarios que aún hoy exponen apellidos que siguen en la disputa por mantener el poder.

        En principio y sin que esto justifique nada, hay una diferencia sustancial entre un Golpe de Estado y una Guerra Civil. Resulta interesante el análisis del porqué algunos golpes de estado como el franquista de 1936 devienen en guerras civiles y otros no. Hay un conglomerado de factores que entran en juego: paridad de fuerzas que se enfrentan, contexto internacional, adhesión de masas etc.. De todas formas mi intención con este post es exponer las profundas dudas y ciero desconcierto que me genera el caso español.

        Respecto a las frases por mi citadas, efectúo una aclaración en la respuesta a Pablo.
        Coincido en que el tema de la violencia es apasionante y que nuestras vidas están signadas por las diferentes formas que adopta. Más allá de cualquier lectura analítica, en las que resulta claro la relación sexo-violencia trabajo-violencia u otros pares del tipo.

        La frase “La guerra es la continuación de la política por otros medios” es la declaración más absoluta de la estupidez y resulta condenatoria a toda posibilidad de lo humano en el sentido nás amplio y no en el de puro antropocentrismo.
        Siguiendo esta línea de pensamiento no hay sectores que sean propietarios exclusivos de la violencia y otros de la paz… Es más, nuestra condición de seres diversos nos convierte en individuos “habitados”, nadie es absolutamente pacífico o violento de la misma forma que nadie está absolutamente sano o enfermo.
        Resulta claro que en mi afirmación, no muy original por cierto, referida a que la más detestable forma de violencia es la de estado, alude a que frente a ella estamos inermes, en toda desventaja, no hay lucha sino exterminio “legalizado”.

        La constitución del estado tal como lo conocemos, aún en las formas democráticas es en origen un acto de violencia, ya que por razones de fuerza mayor nos vemos obligados a resignar nuestra libertad individual a cambio de un contrato social que se supone a cambio de esa renuncia nos protege y nos iguala ante la ley.. Es la alternativa que señala Hobbes cuando esboza su teoría de la constitución del Estado: Leviatán o Guerra Civil. El Leviatán es una figura bíblica con forma de serpiente, en la versión de Hobbes su cuerpo está constituido por el cuerpo de infinitos hombres: El pueblo. Esta concepción del origen del estado se basa en el Miedo y en la idea de que el hombre presocial o primitivo es violento por naturaleza y esclavo de sus pasiones. La película Los Siete Samurai de Kurosawa es una versión de fílmica de esta concepción.

        No creo,con honestidad, que las deformaciones a que toda forma de organización de la “polis” o la cosa pública pueda llegar por intereses dominantes, por ejerccio de un poder que excluye, hambrea y ciertamente mata, como muchas veces he expresado en este blog, abra las puertas a la disolución de cualquier forma de organización social que los sujetos quieran darse, si implica una mayor participación, compromiso responsabilidad y lucha para alcanzar niveles de vida aceptables y dignos para todos.
        Solo asi entiendo la libertad, de otra forma deberemos darle razón a Platón cuando afirmaba “Solo los muertos han visto el final de la guerra”. Solo asi lo humano no habrá fracasado o será un callejón sin salida, una pueril utopía.

        Está claro y también de está claridad se “cuelgan” algunos, que la violencia de la exclusión es mayor y más intensa que la de clases..escuchamos entonces a los iluminados de la “Deriva Social” o los Neo Malthusianos con sus guerras preventivas, las pestes, y los enfrentamientos étnicos como forma de equilibrio ecológico entre la producción y la demanda.

        Cuado me refería a que algunos hombres pueden no vender por nada o por migajas su trabajo, aludía a que aquellos que no están sometidos a las necesidades más inmediatas y a las de sus familias pueden, al menos por un fugaz instante de la historia, plantar la bandera de la convicción y ser pasajeros “superhombres” como los pensó Nietzsche, recuperando su capacidad de poder.

        Creo como vos, que cualquier forma de garantía histórica sacralizada nos limita, nos asfixia, nos reduce a la peor de las comodidades, la inación, la abolición de la fuerza que impulsa el cambio posible.

        No creo en el anarquismo, puede por momentos despertar miradas de aceptación cuando las condiciones de existencia están sometidas a formas espantosas e intolerables de poder.( Severino Di Giovanni x ej. y su lucha en la huelga patagónica que dejó 1.200 fusilados) En el anarquismo hay una exacerbación del individuo sobre la comunidad, y pienso al hombre como un ser social satisfaciendo sus necesidades entre y con otros.

        Para nosotros habitantes de esta tierra, en este hoy, el monstruo más amenazador es cualquier forma de interrupción de la vida institucional.

        Para aquellos que les sobran los motivos para sentirse decepcionados, estafados o robados por la actual administración, la salida no es precisamente ser amplificadores de un susurro desestabilizador que ya es un grito desembozado, ese camino lleva irremisiblemente a un monstruo más voraz y destructivo con el cual no hace mucho nos hemos enfrentado.
        Como siempre un abrazo
        Jorge D.

        Me gusta

      2. Eduardo dijo:

        Amigo Jorge! los intereses en Latinoamérica y en España son primariamente los mismos, no así las causas. Toda superestructura política y cultural tiene una base material radicada en el desarrollo de las fuerzas productivas, una habilita a la otra e interdependen en forma determinante. En el caso español la brusca quiebra de la revolución por parte del franquismo determinó el congelamiento por no decir el atraso liso y llano del desarrollo capitalista español. Funciono igual pero a la inversa, como la exigencia de la incipiente burguesía que necesitaba el poder político para arrasar con las aduanas feudales que les eran un traba insoportable para el traslado de las mercancías, el impulso revolucionario fue impuesto por las necesidades del desarrollo del intercambio mercantil y el consiguiente apoderamiento por parte de los burgueses de un poder económico que exigía la toma del poder político. Se podrá aducir que en España dicho desarrollo económico burgués no era tal y por eso las fuerzas político-culturales del Medioevo seguían vigentes y tuvieron un plus temporal con la derrota de la revolución, encabezada como en la Rusia zarista por un proletariado incipiente y un mayoritario campesinado que fue carne de la etapa contra-revolucionaria europea encabezada por el nazismo.
        En la Argentina los golpes tienen que ver con una puja oligárquico liberal y una dependencia colonial gestada en nuestros orígenes solidificada en la división internacional del trabajo instaurada en Bretton Woods, con la subsiguiente desigualdad en los términos de intercambio que hace imposible un desarrollo industrial sostenido y exportador. La última disputa con el campo mostró al país postrado y de rodillas, aplaudiendo al sector más atrasado en tanto desarrollo industrial capitalista, y una burguesía extranjerizada indispuesta a cualquier ofensiva inversora que catapulte un crecimiento sustancial. En realidad el capitalismo esta frenando el desarrollo de las fuerzas productivas argentinas y con ello el desarrollo de la supestructura político cultural liberal.
        En España como en Argentina, respecto al “acuerdo de La Moncloa” funcionó a la perfección la frase de Clausewitz en sus dos términos: “Ud le pone cual a quien” o se lo pongo yo, en España una vez ganada la guerra y aplastada la convicción popular, fue la “política”, en Argentina para aplastar la convicción popular, fue la “guerra”.
        Respecto a la supuesta estupidez de la famosa frase de Clausewitz, lo es tanto como la guerra misma. A mi modo de ver, es erróneo analizar los hechos desde la moral si es que deseamos encontrar un “sentido”, la frase del Von tiene esa certera y fría aparente crueldad, no es el comienzo de un rezo, es una concentrada síntesis político cultural de las relaciones humanas de fines el siglo XVIII y nosotros podemos decir inalterable hasta hoy. “Ni reír ni llorar, comprender” diría Spinoza, un siglo antes que el prusiano. El dolor y los pesares, son malos consejeros de la compresión. La moral delante de la realidad la detiene, la frena, la atrasa, y si no miremos como viven los Amish. La realidad tiene el mando y la moral viene en su ayuda, para conformarnos.
        Amigo Jorge, a esta altura de la historia está comprobado que las mieles del brebaje del contrato social del filósofo de la burguesía Jean-Jacques Rousseau, al igual que Hoobes han quedado después de Marx, Freud, Gramsci, como falsas conciencias de supestos acuerdos en la subjetividad social, que al desnudo es solo una imposición hegemónica. Razonamiento de café! de otra forma seríamos suicidas!
        Respecto a tu concepción de libertad te diré que el propio Russeau acuñó la frase “El hombre nace libre, pero en todos lados está encadenado”.
        Respecto a tu frase sobre los neo-malthusianos, no han inventado nada que el propio capitalismo no haya puesto en practica innumerables veces. La GUERRA, que se traduce en la destrucción de fuerzas productivas, viene en ayuda de los “pobres burgueses” acuciados por las crisis de sobreproducción y consiguientes sobrestocks, e imposibilidad de realizar la plusvalía encerrada en ellos, necesaria para la inversión a que le urge la necesaria cada día más rápida amortización del capital, por la exacerbación de la competencia. La Guerra, La Guerra, siempre la guerra, no como moral sino como necesidad, como necesidad de la riqueza, exculpándose de ella, en la perentoriedad de producirla para terminar con la pobreza. Es la ideología de la burguesía, en la concepción marxiana del término, como falsa conciencia. Una más, como la de la alianza del capital y el trabajo del peronismo.
        Por eso a la humanidad y si queres ahora si, desde lo moral, le urge la revolución, aún no sabiéndolo, eso es lo de menos, lo demás es la necesidad y eso sobra.

        Me gusta

  3. Creo que es el lugar más adecuado de postear esto. Pero, casi me muero cuando leí esta nota en el “decano de la prensa argentina”:

    –Esperanza: murió Chiquito, el único perro preso de la Argentina–
    “Chiquito”, el único perro que estaba detenido por una causa judicial en Argentina, murió este sábado sin sentencia acusado de morder a un hombre.

    No tiene desperdicio! se las recomiendo:

    http://www.lacapital.com.ar/contenidos/2009/08/12/noticia_0040.html

    Me gusta

    1. jorege D dijo:

      Gracias por el post Mauro
      De que color serían esos policías, o será que los humanos todos estamos hechos de diferentes colores? Somos seres habitados capaces de las peores miserias y a la vez de las mayores grandezas.
      Un abrazo
      Jorge D. (multicolor)

      Me gusta

  4. adrián dijo:

    Amigos Benjaminianos…recién hoy puedo subir al blog y la verdad que sus últimos comentarios en torno a la violencia, el capitalismo, etc., son, como siempre, un lujo. Jorge, creo haber leído por allí que sus comentarios son algo extensos, quiero que sepa que no es mi caso. Por mi, extiendasé cuanto se lo pida la pluma y si alguien anda apurado no nos hagamos cargo…no es nuestro problema. Pablo le cuento que ya comencé a tirar las líneas para conseguir el libro de Arpaia ya que vivo en un pequeño pueblo alejado de las “grandes librerías”, si no lo consigo lo buscaré cuando viaje a Baires, desde ya, le agradezco infinitamente la data. Eduardo exquisitas sus reflexiones del post 3.2, tiene párrafos que se los robaría ¡ya mismo!…un lujo amigo…
    Pero bueno después de sus excelentes diagnósticos no sería una mala idea preguntarnos que podemos hacer para contrarrestar tanto engaño…ahora que las multinacionales se esconden prolijamente detrás de pomposas fundaciones creadas para repartir las migajas del gran saqueo capitalista, ahora que las ONG (no todas) son cooptadas por las grandes compañías para hacer negocios y mitigar el espanto de la injusticia social…ahora empujados hacia el abismo, se impone la pregunta: Que hacemos?, Como generamos alternativas que nos permitan articular otros modos de relación o crear nuevos vínculos sociales, en definitiva, como construimos otro tipo de sociedad ?….Aunque parezca excesivamente pedestre y terrenal no se me ocurre otra cosa que no sea empezar a “vivir de otra manera”, dejar de “optar” para comenzar a “elegir” que es una cosa bien diferente… aunque sea, en aquellas cosas mínimas. Comenzar a andar por la vida de otro modo como cuando empezamos a caminar con torpeza pero sabiendo que podíamos “elegir” hacia donde ir. Descubrir que volverse para tender una mano no es retroceder, sino recorrer un nuevo camino acompañado de “otra” experiencia. No se…me gustaría saber que piensan Uds. pero no en un plano filosófico sino en un “aqui y ahora”….
    No se…antes de irnos de acá tenemos que inventar ese nuevo camino…es lo menos que le podemos dejar a nuestros hijos….un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s