Aerofobia

El miedo a volar se llama aerofobia. Dicen los que saben que es más un síntoma que una enfermedad y que puede tener orígenes diversos. Existen cursos y terapias para superarlo. El miedo a los aviones, en cambio, no tiene un nombre específico, pero en su variante argentina merece uno. ¿Aviónfobia?

No hace falta convocar al profesor Grondona para deducir que avión proviene del vocablo ave y, como los pájaros de Alfred Hitchcock, los aviones se convirtieron en una pesadilla para el gobierno nacional.

El lunes pasado Crítica de la Argentina publicó el último episodio de aviónfobia. El Fiscal de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, denunció ante la Justicia al Secretario de Transporte, Ricardo Jaime, por la posible “aceptación de dádivas”, un delito cuya pena puede llegar a los dos años de prisión.

Según la denuncia, en un año, el funcionario hizo nueve viajes a Brasil con aviones privados y gracias a la generosidad de distintas empresas vinculadas al Grupo Cirigliano. Las empresas que financiaron las vacaciones de Jaime y sus familiares reciben subsidios y deben ser controladas por el Estado. El fiscal estimó el costo de pasajes en 370 mil dólares.

Pero la historia de los aviones viene de lejos. El 29 de Mayo del 2002, los Kirchner montaron un operativo aéreo para torpedear una iniciativa del entonces presidente Eduardo Duhalde, quién quería derogar la Ley de Subversión Económica. A instancias de la senadora Cristina Fernández, el gobernador Néstor Kirchner mandó el avión de Santa Cruz a Corrientes. Allí estaba varado el senador Lázaro Chiappe, cuyo voto negativo era clave. Tenían un fin noble: el proyecto oficial consagraba impunidad para banqueros y financistas. El final de la sesión fue empate en 34. Juan Carlos Maqueda, presidente del Senado, al revés que Cobos desempató a favor del gobierno y le dio el gusto al FMI y sus amigos.

Los aviones reaparecieron a mediados del 2003, con los K en la Casa Rosada. Después de reiterados reclamos gremiales, el gobierno hizo un acuerdo por el cual la empresa Líneas Aéreas Federales SA (LAFSA) -fusión de las finadas Dinar y LAPA- se asoció con la privada Southern Winds. LAFSA pagaría los sueldos a mil ex empleados de LAPA y Dinar, de los cuales más de la mitad ya trabajaba en SW y entregaría combustible. SW ponía los vuelos.

Después del escándalo de las valijas con cocaína encontradas en Barajas en un vuelo de SW en setiembre del 2004, el acuerdo se deshizo. LAFSA, la empresa de aviación sin aviones, fue liquidada. Sin embargo, un centenar de empleados siguieron cobrando sus sueldos, entre ellos diez gerentes y catorce pilotos. Se abrió una causa en el Juzgado de Daniel Rafecas pero el expediente se movió menos que un avión en tierra.

El 4 de agosto del 2007 aterrizó en el sector privado del Aeroparque el avión que más problemas provocó al kirchnerismo. Ese día Guido Antonini Wilson quiso ingresar al país una valija con 800 mil dólares. Había sido invitado por el influyente Claudio Uberti, quien estaba a cargo del Control de Peajes. El vuelo fue rentado por la empresa estatal ENARSA. El resto es historia conocida. Wilson visitó la Casa Rosada y se fue de Buenos Aires muy tranquilo. Luego reveló que el dinero era para la campaña presidencial de Cristina. El gobierno adujo que se trató de una operación de la CIA para perjudicarlo.

En el 2007, los doctores Gil Lavedra y Strassera denunciaron al gobierno por un viaje que realizó la candidata Cristina Fernández a Ecuador en un avión del empresario Eduardo Eurnekián. Los cuestionamientos se basaron en que no existía constancia de que el Estado hubiese pagado el viaje. El empresario es titular de la concesión de una treintena de aeropuertos. También se investigó el uso de aviones por parte de la candidata oficial en una gira europea. Finalmente la justicia consideró que no había delito ya que le cabían los beneficios de “Primera Dama”.

El lunes 9 de febrero, en pleno desastre por el alud de barro en Tartagal, el vicepresidente Julio Cobos quiso viajar hacia Salta en avión oficial. Cristina estaba en Madrid. No había mejor oportunidad para los abrazos y las fotos. Pero le dijeron que no. Se abrió otra causa judicial por esa negativa.

Una semana después, quién sí pudo volar fue Néstor Kirchner. Llegó a Jujuy para participar de un acto partidario como presidente del PJ en el avión Tango 10. Se abrió otra causa judicial por la utilización indebida de bienes públicos. En el gobierno creen que en Tribunales le darán a Néstor el mismo trato que a Cristina. “Fue en su carácter de Primer Caballero”, dicen.

Hay más vuelos y más aviones. Hay más funcionarios que prefieren volar de garrón aunque les sobre el dinero. Y más empresarios generosos y gentiles con el poder. También hay jueces que cuidan su trabajo. No quiero abrumar al lector. En realidad, no importa demasiado si la justicia encuentra delitos o perdona dádivas. Como la mujer del César, en estos casos, no sólo hay que ser honesto: también hay que parecerlo.

En agosto del 2007, volvía de Madrid a Buenos Aires en un vuelo de Aerolíneas Argentinas cuando una azafata me comentó que en el avión se encontraba la esposa de José Luis Rodríguez Zapatero. Sonsoles Espinosa viajaba en clase turista junto a sus compañeros del Coro de la Capilla Real. Venían a cantar en Buenos Aires. Me acerqué a saludarla. Después de un rato le pregunté por qué no viajaba en primera clase. La esposa del presidente de España me respondió: “Por que no corresponde, voy a cantar y viajo en las mismas condiciones que mis compañeros del Coro”.

Anuncios
Aerofobia

155 comentarios en “Aerofobia

  1. Eduardo dijo:

    Creo que el post se termino, pero yo siempre repito una frase del filosofo Baruch Spinoza ” ni reír ni llorar, comprender” Si te enojas, o te asustas, no estás listo para pensar Max!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s