Más peligroso que mono con navaja

Al fin tengo una camarita. Ahora sólo me falta aprender a utilizarla. Ojalá lo logre y podamos también estar en contacto por esta vía. Como les digo en el video, gracias por pasar por este sitio, gracias por adherir y gracias por disentir.  Les deseo a todos un 2009 con amor y trabajo. Espero puedan encontrar alegría en medio de la pelea.

Más peligroso que mono con navaja

Alfredo: ¿ángel o demonio?

NOTA: Escribí esta nota a pedido de la revista “C” del diario Crítica, se publicará el próximo domingo en el marco de una producción sobre los personajes del año. A mí me tocó Alfredo De Angeli.

-¿Vos sabés quién soy?

El hombre lanzó la frase cuando su entusiasmo se topó con la indiferencia de la mujer. Era de noche y, por azar, compartían ahora un viaje en el ascensor de un hotel de Rosario. Alfredo De Angeli no podía creer que la dama en cuestión, a la que había estado observando con atención en el lobby del hotel, no lo conociera. Su perplejidad tenía fundamento. Después del conflicto entre el gobierno y las entidades que representan a los productores del campo, su figura devino en ícono popular.

Lo saludan en la calle. Le dicen: “Alfredo no aflojés“. Lo reclaman todos los medios de comunicación y él aprendió que su presencia es garantía de buen rating. Lo veneran en la Sociedad Rural. Lo respetan y le temen en la Federación Agraria. Las madres le acercan a sus críos para que los bese. En el interior, si no llega a tiempo para hablarle a la gente los actos se suspenden. Hay empresarios que le aseguran movilidad y chacareros que le abren su corazón.

Cuando se movilizó por primera vez en 1997, para frenar remates del Banco Nación, Alfredo De Angeli nunca imaginó que alguna vez estaría tan alto en la consideración popular. A fuerza de organizar actos se convirtió en un especialista en cortes y protestas. Incluso estuvo preso varias veces por ejercer esa práctica en las rutas y caminos de Entre Ríos. Lideró el corte del puente internacional Gualeguaychú-Fray Bentos para protestar por la instalación de la pastera Botnia. Y después, como titular de la Federación Agraria Argentina de su provincia, se convirtió en el principal opositor a las retenciones móviles.

Su manera sencilla de hablar, sus modos campechanos, su vehemencia a la hora de defender sus ideas, le dieron un protagonismo superior al del resto de los dirigentes del sector. Nacido hace 52 años en la localidad entrerriana de María Grande, separado, con tres hijos y un hermano mellizo, De Angeli vive en pie de guerra.

Según sus apologistas, Alfredo es un patriota. Devolvió dinero que encontró en un maletín en plena crisis del 2001 y cuando le estaban por rematar el campo (“es honesto”, dicen). Se animó a enfrentar las cámaras sin un diente (“no le importa el aspecto personal”, dicen). Superó las operaciones que la SIDE tramó para perjudicarlo (“tiene un pasado intachable”, dicen). Sobrevivió a un accidente aéreo (“Dios lo protege”, dicen). Está dispuesto a volver a cortar las rutas (“No claudica jamás”, dicen). Y dicen más.

No faltan los que le vaticinan futuro político. Tal vez la gobernación de Entre Ríos o una banca de diputado nacional. Él lo niega pero deja una puerta abierta: “si el país me necesita, lo pensaré“.

Según sus críticos, Alfredo es un conspirador. Castigó con dureza a la Presidenta de la Nación y a los legisladores oficialistas cada vez que pudo, llegó a llamarlos ñoquis del gobierno (“Es golpista y antidemocrático”, dicen). En lo más caliente de la pelea con el kirchnerismo, aseguró que los chacareros estaban armados y dispuestos a resistir (“Es violento”, dicen). Aceptó que durante diez años fue colono de la familia Yabrán (“Tiene vínculos con la mafia”, dicen). Viaja en aviones privados y taxis aéreos (“Lo mantienen los oligarcas”, dicen). Llegó a hablar de una posible revolución social.

No son pocos los que creen que su estrella se apagará más temprano que tarde. En el gobierno lo comparan con Juan Carlos Blumberg y confían que su popularidad tenga la misma fugacidad que la del papá de Axel.

Por el contrario, Alfredo De Angeli siente que llegó al escenario nacional para quedarse. Entre otras cosas, para enfrentar a Néstor Kirchner a quien en el 2003 votó para Presidente de la Nación.

-¿Seguro que no me conocés?

La bella mujer meneó la cabeza y mintió con el gesto. Esto no lo sabe De Angeli hasta hoy, pero se había cruzado con la esposa de un funcionario y ésta aprovechó para golpear con su desinterés la vanidad de uno de los dirigentes más odiados por el gobierno nacional. Fue una modesta venganza.

Alfredo: ¿ángel o demonio?

¿Alianza del Pro con la Coalición Cívica?

Todo es posible en la dimensión desconocida. ¿Se acuerdan que así remataban una serie de ficción que pasaban en nuestra infancia? El domingo en el programa de tele, Elisa Carrió no descartó algún tipo de entendimiento con el Pro. Unos meses antes, ante una pregunta similiar -también en Tres Poderes- nos dijo que su límite era Macri, pero esta vez se mostró más flexible. Luego, Gabriela Michetti, dejó abierta la posibilidad a un eventual acuerdo “aunque no tenga características de alianza electoral”.

El martes, los votos de la CC fueron claves para que el Pro lograra aprobar el presupuesto 2009 de la ciudad de Buenos Aires. No falta quien imagina un acuerdo que reúna a gran parte de la oposición. Un dirigente proclive a ese tipo de alianzas soñó en voz alta ante mi asombro: Cobos a la presidencia; Lilita primera candidata a diputada nacional y Mauricio a la reelección en la ciudad. Más allá de las especulaciones y las fantasías, el acercamiento existe.

En otro post ya me extendí en críticas a las alianzas cuando no son programáticas, cuando no incluyen acuerdos ideológicos y progamas comunes. Cuando los entendimientos políticos sólo se basan en la necesidad de los dirigentes, en este caso de imponerse al oficialismo, y no en las coincidencias destinadas a mejorar la calidad de vida de la gente, tienen la endeblez de un hoja mecida por el viento.  Los frentes que subsisten y fueron exitosos demandaron mucho tiempo de construcción y debate. Los ejemplos son remanidos pero precisos: el Frente Amplio y el PT.  Dos proyectos que exigieron esfuerzo, generosidad, discusión y tiempo. Casi lo mismo que se precisa para construir la amistad y el amor.

¿Alianza del Pro con la Coalición Cívica?

Represores libres

El Tigre Acosta, Alfredo Astiz y una veintena de represores, el núcleo duro de los que participaron de la demencial represión en la ESMA, quedaron a punto de salir en libertad gracias a un polémico fallo de la Cámara de Casación Penal.

La decisión se ajusta a derecho. Los jueces Yacobucci y García se basaron en el cumplimiento de los plazos para que una persona esté detenida preventivamente sin condena en su contra. La ley permite dos años, prorrogable por uno más según los delitos cometidos.

Claro que hay que contemplar varias cuestiones:

La Cámara de Casación Penal que favoreció a los represores es la misma que viene dilatando los juicios. Es el tribunal que integraba Alfredo Bisordi, reiteradamente cuestionado por sus demoras en este tema. Curiosamente Bisordi, después de renunciar, se dedica a defender a represores. Lo que extiende un manto de sospecha sobre la decisión.

Además sorpende la “casualidad” de que se conoció el fallo el mismo día de un acto por la memoria en la ESMA.

Mi posición sobre la necesidad de juicio y castigo a los culpables para que, alguna vez, se pueda superar este pasado de oprobio y muerte es conocida.

De todas maneras, me preocupa la celeridad en pedir juicio político a los jueces y la sobreactuación de algunos actores de la política y la justicia.

Para ayudarnos a pensar, les sugiero escuchar esta nota que le hicimos en la radio al doctor Gabriel Cavallo; el juez que dictó la inconstitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

[audio:gcavallo191208.mp3]

Audio gentileza Radio del Plata (para descargar el audio, hacé click derecho, y elegí “Guardar destino como”)

Represores libres

Un pibe enojado con Papá Noel

Esta Carta de un pibe enojado con Papá Noel fue leída en un programa de radio de España que se llama Goma Espuma (salió hasta el 2007 por Onda Cero). Es irreverente y divertida.

Con muchos insultos, les advierto a los sensibles a este tipo de modo de hablar.

Me lo acercó José Pace al que le pareció excesiva mi defensa del Gordo Santa Claus.

Feliz Navidad para todos!!!!!

[audio:carta.mp3]
Un pibe enojado con Papá Noel

Defensa del gordo

¿A quién le toca este año? La pregunta atraviesa a muchas familias como un mandato temido y entrañable. Es un papel difícil. El público es muy exigente. Cualquier error de interpretación podría desencadenar una catástrofe. Un tsunami de llantos. En general, si no se consigue voluntario, la tarea recae en el adulto con más hijos o en el tío soltero siempre dispuesto a congraciarse con todos. Ser Papá Noel no admite pasos en falso. Algunos lo disfrutan y no aceptan relevos. Es como ser Alfredo Alcón por unas horas. Otros le escapan. A falta de valientes, a veces les toca a las mujeres de la casa encarar al personaje.

Más allá de cualquier discusión, está claro que se trata de un rito de la ilusión. Y todo vale. Las voces cavernosas o el silencio. Las barbas falsas y los almohadones. La aparición lejana en la terraza o la irrupción sorpresiva en un balcón, con la luz baja.

El verdadero San Nicolás era un obispo de origen griego nacido en el año 280 en la ciudad de Patara, Licia, actualmente Turquía. La versión que sostienen los creyentes asegura que Nicolás, que provenía de una familia adinerada, descubrió su amor por Dios muy joven. Se hizo sacerdote a los 19 años y llegó a obispo. Se le atribuyen diversos milagros. Incluso, dicen que resucitó a un marinero. En su camino a la santidad, el llamado “obispo de los niños” se dedicó a repartir la fortuna familiar entre niños y adolescentes pobres. A tres niñas pobres que no tenían dote para casarse, les dejó dinero en las medias que éstas habían colgado en la ventana para secarse. De allí vino la costumbre de colgar las medias para recibir sorpresas.

Con el tiempo, cualquier regalo imprevisto fue atribuido a San Nicolás. La leyenda se extendió primero por el Oriente católico y luego llegó a todos los países de Europa. Las Iglesias para honrar “al santo de los regalos” se hicieron muy populares. San Nicolás fue declarado patrono de Grecia, Turquía, Rusia y Lorena. Las imágenes que lo recuerdan lo muestran como un hombre alto, de larga barba, vestido de blanco.

Esa figura se mezcló luego con las creencias nórdicas del Padre Invierno y “los abuelos generosos” de Alemania. El personaje estaba a punto de caramelo. Los colonos holandeses lo llevaron en sus relatos a los Estados Unidos. A comienzos del siglo XIX, el escritor Washington Irving le quitó sus ropas clericales y lo convirtió en “el guardián de Nueva York” (que era la Nueva Amsterdam): un holandés amable y bonachón. Sinter Klaas (en holandés San Nicolás) que en poco tiempo pasó a ser el Santa Claus del mundo anglosajón.

El primero que lo dibujó fue el alemán Thomas Nast, en 1862. Ganó barriga y perdió religiosidad. Volvió a Europa para fusionarse con Father Christmas, que ya era popular entre los ingleses. En Francia, el Padre Navidad se convirtió en Papá Noel (Navidad en francés) y con ese nombre llegó primero a España y después a toda Hispanoamérica.

Así tuvimos un anticipo del realismo mágico: un gordo abrigado hasta el cuello con gorro y botas, cuyo domicilio conocido es el Polo Norte, recorriendo el Caribe, Manaos, Formosa o el Bajo Flores al mando de un trineo con ocho renos. En las grandes ciudades del litoral argentino, los inmigrantes europeos le dieron una mano. No tenían chimeneas pero sostuvieron el mito de sus padres a fuerza de algodón para simular la nieve y fruta seca y budines deglutidos con 40 grados de temperatura a la sombra.

Con esos aliados, Papá Noel se convirtió en imbatible. Pocos meses antes de morir, el maestro Osvaldo Soriano me mandó una postal con un Papá Noel gordo, con su traje rojo, su barba blanca, bebiendo una botella de Coca-Cola. En 1986 había escrito una crónica imperdible sobre esa bebida (“Historia de un símbolo del capitalismo moderno”) para la revista Crisis. Ocurre que en pleno siglo XX la empresa le encargó al pintor Habdon Sundblom que rehiciera a Santa Claus. La idea original era hacerlo “más humano”. Los críticos aseguran que el toque creativo tenía como destino acercarlo a la imagen de la empresa. De hecho, hasta los dibujos de Habdon, Santa Claus aparecía de verde o de blanco. En 1931, los spots publicitarios de la empresa lo mostraron con los colores de River.

Varios de mis amigos, abstemios de gaseosas, lo han representado con solvencia. Mi primo Ricardo Torres; el poeta Javier Cófreces, y el especialista en actos generosos: Helio Migliore. “Me gusta ser Papá Noel. Somos los antipaladines, gordos y viejos, cuando la sociedad dice que hay que ser joven y fuerte para triunfar. Esa noche ganamos nosotros.” Eso dice Helio, que lleva casi veinte años vistiendo el traje rojo y blanco. Helio es operador de la Central de Emergencias en Rosario -un cargo perfecto para Santa Claus- y, además, periodista.

Es verdad, se trata de un símbolo del capitalismo. Una de las mejores creaciones del marketing comercial a gran escala. Un invento de la Coca-Cola. Una chapucería que tiene como objetivo central mejorar las ventas de tiendas y jugueterías sobre fin de año. Es muchas cosas más. Un ser injusto y arbitrario. Reparte, como el sistema al que representa, más al que tiene más y menos al que tiene menos. Los regalos que carga en su bolsa interminable nunca están en relación con la generosidad o la conducta de los niños; sus presentes tienen la medida del dinero. Con todo, debo confesar que cada 24 de diciembre, cuando los niños miran ansiosos hacia la profundidad de la noche, también espero ver a Papá Noel cruzando el cielo.

Defensa del gordo

El paco arranca corazones

Click para agrandar

El Ministro de Seguridad Bonaerense, Carlos Stornelli, aseguró que el país dejó de ser un lugar de tránsito para ser de producción de drogas sintéticas. El Ministro de Justicia, Aníbal Fernández, le contestó: “Argentina jamás va a ser productora de drogas“. Como telón de fondo: aparecieron ocho kilos de cocaína en una camioneta del Sedronar, la secretaría que lucha contra el narcotráfico. Su titular José Granero, dijo que le plantaron la droga. Granero mantiene un viejo enfrentamiento con Fernández.

Mientras los principales responsables de combatir el narcotráfico en Argentina se pelean por espacios de poder o revelan su ineficacia, los chicos del Bajo Flores, uno de los sitios más castigados por la presencia de la llamada Pasta base (el residuo de cocaína mezclado con virulana y otras porquerías llamado paco), generaron una actividad para enfrentar el consumo de esa sustancia que arrasa con muchas vidas jóvenes.

Editaron un CD con testimonios de los pibes que concurren a los talleres de radio de la FM Bajo Flores (88.1) y canciones de distintas bandas de la zona. También participa el gupo La Mancha de Rolando. El CD es de distiribución gratuita.

Mañana jueves a partir de las 18 participarán de una charla en la Cámara de Diputados junto a varios legisladores dónde se tratará el tema del consumo del paco y también se reclamará por una nueva ley de Radiodifusión que contemple las valiosas iniciativas y aportes de las radios comunitarias y libres. Vale la pena apoyarlos. Aquí está un video producido por ellos y un audio en base al CD.

[audio:pasta-base.mp3]

Audio (para descargar el audio, hacé click derecho, y elegí “Guardar destino como”)

Link: FM Bajo Flores

El paco arranca corazones