Cuatrocientos mil

Son un ejército de fantasmas. No tienen educación. No tienen trabajo. No tienen abrazos. No tienen futuro. Son los empachados de hambre. Son los pibes sin calma.

Mueren como moscas. Viven como moscas. Algunos de ellos, con la cabeza rota por el paco y el alcohol, a veces matan. Sólo en ese momento se hacen visibles para el resto de la sociedad.

En la provincia de Buenos Aires, según el gobernador Daniel Scioli, suman cuatrocientos mil. De esa cantera del desamparo salen “ladrones y asesinos” cada vez más pequeños. Las soluciones propuestas por la dirigencia política tienen una simpleza que espanta. “Hay que encerrarlos.” Hay que evitar que “entren por una puerta y salgan por otra”. Esas cosas dicen los que dicen que saben.

Todos opinan desde lejos, como si esos chicos fuesen parte de un imprevisto proceso inmigratorio que invadió en los últimos meses el territorio nacional. Como si esos pibes no fueran el producto del deterioro social, la injusticia y la violencia. Como si no fueran nuestros y no sufrieran la falta de políticas de inclusión.

Cuatrocientos mil chicos que no estudian ni trabajan. Esa cifra, en lugar de promover un debate profundo sobre la inequidad o una declaración de emergencia social con medidas urgentes apuntadas a la infancia, sólo generó propuestas para bajar la edad de imputabilidad y reclamos de mayor dureza judicial.

Un estudio realizado el año pasado por el Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina señala que seis de cada diez niños o adolescentes viven en hogares vulnerables; tres de cada diez se desarrollan en familias que no pueden atender su salud y cuatro de cada diez están en hogares que tienen problemas para alimentarlos. Cuatrocientos mil chicos que no hacen nada de nada. Con esa cifra es un milagro que los ataques no sean muchos más.

“Nunca hubo la violencia que existe en este momento. Las calles están llenas de chicos armados, alcoholizados, drogados. Las casas están llenas de chicos maltratados y abusados física y psicológicamente.” La frase le pertenece a Rodolfo Brizuela, desde hace catorce años juez de menores en La Matanza. Brizuela habla por su experiencia pero también por su historia; hijo de madre soltera, cuando era niño estuvo dos años internado en un Instituto de Menores. Alguna vez contó que a la hora de llegar ya le habían pegado.

Para el juez, los lugares de contención que existen en Buenos Aires son un desastre: “No están mal, están peor que mal”, y asegura que la problemática de los delitos juveniles tiene que ser abordada también como una cuestión de salud pública: “En el noventa y ocho por ciento de los casos violentos que pasan por mi juzgado está la droga”.

La discusión, en lugar de ser amplia y profunda, es maniquea y tramposa. Algunos exponentes de la derecha paleolítica exigen que se trate a los pibes que delinquen como si fuesen adultos y, del otro lado, los abolicionistas de manual aseguran que no se les puede asignar ninguna responsabilidad penal a los menores. Estamos entre Blumberg y Zaffaroni. En el medio, se pueden encontrar las posturas más sensatas.

Emilio García Méndez, diputado por Solidaridad e Igualdad y destacado especialista en menores y adolescentes, recordó que la Argentina es el único país de América Latina que no tiene un sistema de responsabilidad penal juvenil.

En la actualidad, los menores son tratados según un decreto de la última dictadura (22278/80). Cuando tienen entre 16 y 18 años se los somete a un tratamiento tutelar que, si da resultado, habilita a que se los entreguen a sus padres, y si no funciona quedan demorados en algún instituto y se los juzga como adultos, a los 18 años, por los delitos que cometieron siendo menores. El contenido del tratamiento tutelar es un misterio, pero a la luz de los resultados se puede afirmar que para que dé resultado hay que tener dinero. Entre los 1.800 menores en custodia del Estado no hay ninguno de clase media o alta.

“Un sistema de responsabilidad penal juvenil, como existe en Colombia, Ecuador o Brasil, habilita a que los chicos que cometen un delito grave –como un asesinato– se los juzgue con un debido proceso. Es decir, con un fiscal que los acuse, un abogado que los defienda y un juez que les dicte sentencia.

Con esta norma, los menores (por ejemplo de 14 a 18 años) que cometan un delito grave deben hacerse cargo ante la Justicia, pero no serán tratados como adultos”, explica García Méndez. En Brasil, por ejemplo, la responsabilidad penal va de los 12 a los 18 años, se aplican trabajos comunitarios para los delitos menores y la pena máxima de prisión es de tres años.

Hay una veintena de proyectos en el Congreso que prevén algún tipo de sistema de responsabilidad penal para jóvenes que delinquen. Casi todas las bancadas políticas presentaron alguno. Los proyectos existen, pero no se tratan. La CTA, el Movimiento de los Chicos del Pueblo y el ARI, entre otras organizaciones, tienen propuestas de subsidios universales para la infancia. Hay propuestas pero no se discuten.

Las aguas parlamentarias sólo se agitan cuando se produce un hecho criminal con amplia repercusión mediática. Mientras tanto, en el tiempo que demoraste en leer esta nota alguno de esos chicos abandonados a su suerte tomó un arma y no hicimos nada para detenerlo.

Anuncios
Cuatrocientos mil

34 comentarios en “Cuatrocientos mil

  1. María Fernanda dijo:

    Hola a todos,
    cada tanto los medios sacan a la luz un caso donde se encuentra involucrado algún ‘pibe chorro’, los medios llenan minutos y líneas sobre el tema, aparecen los debates legislativos y la opinión de la gente. Aparecen los brutales hay que matarlos a todos (levante la mano el que no escuchó eso…), y de ahí para abajo cualquier cosa.
    Respecto a lo que plantea Rey, estoy de acuerdo con lo que propone García Méndez, y aclara muy bien en la entrevista que dio a Sur del domingo pasado, que no se trata de bajar la edad de imputabilidad y tratar a los niños como adultos, sino de implementar otro sistema que es el que describe Rey en la nota, el sisteme de responsabilidad penal para jóvenes en conflito con la ley.
    Pero no podemos dejar de pensar, cómo ocurrió esto?
    Como trabajadora social me ha tocado trabajar desde el 87 en barrios del conurbano con altos niveles de NBI. En aquel momento comenzaba a sentirse en los barrios la desocupación, muchos trabajadores en realción de dependencia perdieron sus empleos. Llegó la famosa crisis del 89 y se inauguraron masivamente las ‘ollas populares’, las familias ya no podían sostener la alimentación de sus hijos, y estos se alimentaban (con los requerimientos nutricionales necesarios?) allí en las iglesias, las escuelas, las organizaciones barriales que armaban ollas.
    LLegaron los ’90: los pocos recursos laborales se destruyeron por completo, sabemos que el neoliberalismo proyectó un país viable para la mitad de la población; y la otra mitad que se cayera al mar….y se cayó.
    La educación pública deteriorada por completo, traducido en una baja considerable de la calidad educativa; el sistema de salud pública devastado, con con la reaparición o aumento de las ‘enfermedades de la pobreza’. (Recordemos que para la biblia neoliberal la salud y la educación son gasto y no inversión)
    No quisiera ser tan larga, pero hay muchos elementos más para este análisis, que llevaron a que en el 2001 tengamos la mitad de nuestra población bajo la línea de pobreza.
    Traducido en hechos concretos: nacieron niños que nunca tuvieron la suerte de ver trabajar a sus padres, y luego siguieron naciendo más niños que vieron que sus padres y sus abuelos no encontraban la posibilidad de incluirse socialmente mediante el trabajo. Durante estos últimos 20 años la única posibilidad de ser ‘ciudadanos’ que pudieron experimentar fue conseguir algún plan social, alguna bolsa de mercadería, alguna caja de leche y alguna zapatilla con la firma de ruckauf.
    Sumemos a esto otros elementos más: la expansión de sustancias intoxicantes(ni podria llamarlas drogas); la violencia policial indiscriminada contra jóvenes pobres(inaugurada oficialmente con la masacre de Budge en el 87) , y más que tal vez ahora se me escapen pero que hacen al contexto.
    Con todo esto… qué podemos esperar?, hay una generación de niños-jóvenes que se ha hecho cargo de esta complejidad que incluye violencia, descuido, abandono, exclusión (llamemoslo como querramos, menos pobreza) que como sociedad hemos generado, algunos por acción y otros por omisión.
    Bueno, sòlo quería compartir estas reflexiones sueltas que para mí son dolorosas; y aportar una idea, para que cuando analicemos esta situación no lo hagamos responsabilizando individualmente a esos niños o familias, sino que podamos ver estos hechos puestos en contexto.
    Saludos

    Me gusta

  2. En los 400.000 pibes que no trabajan ni estudian hay de varias clases sociales, también de clase media, y gran parte esta lejos de un riesgo de alimentación o falta de hogar (si por hogar entendemos la cama y la comida).
    Los chicos que cartonean o que hacen calqier tipo de trabajo no estan incluídos.
    Este no es un problema económico, aunque los haya, es un problema social y cultural, falta de contención y de liderazgo en casa, idem en la escuela, y lo terminan encontrando en la pandilla de la esquina.

    Me gusta

  3. Y los que no son urbanos, a veces se ven obligados a trabajar de “banderilleros humanos” para que los sojeros rieguen el glifosato sobre ellos por dos mangos miserables y una muerte segura ¿no es así, Mariano T?

    Me gusta

  4. Hay que reactivar las fábricas abandonadas que tenemos por todo el país y construir nuevas para volverlas cooperativas para los sin trabajo, hay que cambiar la realidad de los padres de estos chicos, que viven sin esperanza, hay que darles esa oportunidad de capacitarlos y que se sientan productivos, y hay que volver las cárceles también áreas de trabajo, productivas, que den ganancia a el sistema, que ya no den pérdidas, así mejoraría la calidad de vida allí dentro, los servicios médicos, el nivel alimentario, hay que volverlas frigoríficos (de paso le quitamos la exclusividad a toda esa cadena de comercialización que nos sube tanta los costos finales), así los prisioneros cobrarían un sueldo, podrían ahorrar para salir y tener con que invertir, para salir capacitados, hay que acabar con la corrupción carcelaria, hay que acabar con todo el aparato que se alimenta de los pobres, lo único que les brindan es una bolsa de alimentos y un DNI cuando estamos en elecciones.

    Hay que cambiarles la realidad, una vez que los padres vean que hay un futuro, van a darse cuenta de que sus hijos tienen que volver a el buen camino para aspirar a ser algo.

    Hay que crear empresas de reciclado, se mueve mucho dinero en esas actividades, pensar que es lo que el mundo quiere de Argentina, a producir para exportar, vino, camperas de cuero, dulce de leche, y así de paso el gobierno, por su propia falta de creatividad va a poder dejar de hacer de vampiro siempre de los mismos sectores hasta llevarlos casi al límite de la revolución.

    En resumen, las villas y zonas marginales en general pueden ser sectores muy productivos.
    Las fábricas abandonadas y las que se puedan construir pueden ser muy productivas, a bajo costo.
    Las cárceles pueden ser más que productivas, pueden ser de una vez por todas absolutamente reformatorias, que entren delincuentes y salgan ciudadanos, con vocación, con preparación, con ahorros y con bancos que esten dispuestos a prestarles para sus pymes si las buscan, las cárceles pueden ser grandes empresas que den ganancias extraordinarias, que en vez de significar impuestos los paguen, y pueden liberar presiones impuestas por sectores que monopolizan.

    Hay muchas cosas por hacer…SI SE PUEDE CONSEGUIR PLATA PARA UN TREN BALA ABSOLUTAMENTE INNECESARIO POR AHORA, TAMBIÉN SE PUEDE CONSEGUIR PLATA PARA SALVAR VIDAS.

    Me gusta

  5. Crianças que se alimentan de luz… como dice Chico Buarque. Esto es un problema que viene de lejos; de la dictadura para acá se han encargado de devastar el país y así generación trás generación se va desgastando. Se habla más de lo que se hace y no veo compromiso concreto. Creo que hay dinero pero está mal utilizado y por ende distribuido.
    Lo que hay que hacer es educar principalmente y enseñar oficios!!! dar herramientas. Para que queremos superavit si hay tanta hambre y muerte en las calles?? hay prioridades que no podemos dejar de lado… no nos sirve tanta encuesta si no actuamos. Tenemos que tomar una actitud como sociedad de compromiso en serio… somos una sociedad muy hipócirta!! Nos preocupamos hasta ahí… Llevamos hoy 25 años de democracia y no le damos el valor que tiene, con lo que nos costó llegar a ella! Tenemos que reflexionar como sociedad o estamos fritos!! Hay que ser menos egoistas y más solidarios pero no dando monedas o un paq. de arroz!! dar nuestro conocimiento compartir educacion que es la base de todo! Un abrazo AnnaBella

    Me gusta

  6. María Fernanda dijo:

    Hola a todos,
    unas opiniones que me surgen al leer los post.
    Mariano T., disiento con vos; creo que el problema es básicamente económico, vuelvo a reiterar que sería un simplismo responsabilizar a las familias cuando la la economía del libre mercado, aquella que proponí un Estado mínimo (según un autor, Estado mínimo que es Estado máximo para la expansión del capital). Lamentablemente el neoliberalismo también impuso un arrasamiento social y cultural que permitió el background necesario para la destrucción del capital productivo en favor del capital financiero.
    M.Dicasolo y Anabella, proponen capacitación en oficios para los chicos, es una herramienta importante; pero el deterioro es tan grande que lamentablemente hoy por hoy esa herramienta no podria por si sola revertir la situación.
    Saludos cordiales

    Me gusta

  7. Alejandro Vallarino dijo:

    Reynaldo: He notado en tu articulo un sincero interes en el tema de la niñez y adolescencia, más allá de maniqueismos y
    pensamientos arbitrarios ,regidos por la clase social o cultural de los ciudadanos.
    Ya se puede decir que estamos
    presenciando un nuevo genocidio de millares de niños y jovenes.
    Soy un simple ciudadano, sin profundos conocimientos, pero ¿que puede hacer una persona común desde el punto de vista de la
    justicia?

    Existe la Ley 26.061 de protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes —

    Hay buena cantidad de articulos que el estado no cumple : ¿No habria que demandar al Estado por imcumplimiento y obligarlo a la inmediata ejecucion de los derechos de los niños , niñas y adolescentes?

    A continuación algunos extractos:

    ARTICULO 4° – POLITICAS PUBLICAS.
    Las políticas públicas de la niñez y
    adolescencia se elaborarán de acuerdo a las siguientes pautas:

    a) Fortalecimiento del rol de la familia en la efectivización de los derechos de las niñas, niños y adolescentes;
    ————————————————————————————————
    ARTICULO 5° – RESPONSABILIDAD GUBERNAMENTAL.

    Los Organismos del Estado tienen la responsabilidad indelegable de establecer, controlar y garantizar el
    cumplimiento de las políticas públicas con carácter federal.
    En la formulación y ejecución de políticas públicas y su prestación, es prioritario para
    los Organismos del Estado mantener siempre presente el interés superior de las
    personas sujetos de esta ley y la asignación privilegiada de los recursos públicos
    que las garanticen.
    Toda acción u omisión que se oponga a este principio constituye un acto contrario a
    los derechos fundamentales de las niñas, niños y adolescentes.
    Las políticas públicas de los Organismos del Estado deben garantizar con absoluta
    prioridad el ejercicio de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.
    La prioridad absoluta implica:

    1.- Protección y auxilio en cualquier circunstancia;

    (……………..)

    3.- Preferencia en la atención, formulación y ejecución de las políticas públicas;

    4.- Asignación privilegiada e intangibilidad de los recursos públicos que las
    garantice;

    5.- Preferencia de atención en los servicios esenciales.

    ARTICULO 6° – PARTICIPACION COMUNITARIA. La Comunidad, por motivos de solidaridad y en ejercicio de la democracia participativa, debe y tiene derecho a ser
    parte activa en el logro de la vigencia plena y efectiva de los derechos y garantías de
    las niñas, niños y adolescentes.
    —————————————————————————————-

    ARTICULO 14. – DERECHO A LA SALUD. Los Organismos del Estado deben garantizar:

    a) El acceso a servicios de salud, respetando las pautas familiares y culturales reconocidas por la familia y la comunidad a la que pertenecen siempre que no constituyan peligro para su vida e integridad;

    b) Programas de asistencia integral, rehabilitación e integración;
    ———————————————————————————————

    ARTICULO 35. – APLICACION. Se aplicarán prioritariamente aquellas medidas de
    protección de derechos que tengan por finalidad la preservación y el fortalecimiento
    de los vínculos familiares con relación a las niñas, niños y adolescentes. Cuando la
    amenaza o violación de derechos sea consecuencia de necesidades básicas insatisfechas, carencias o dificultades materiales, económicas, laborales o de vivienda, las medidas de protección son los programas dirigidos a brindar ayuda y
    apoyo incluso económico, con miras al mantenimiento y fortalecimiento de los
    vínculos familiares.
    ———————————————————————————————-

    ARTICULO 47. – CREACION. Créase la figura del Defensor de los Derechos de las
    Niñas, Niños y Adolescentes, quien tendrá a su cargo velar por la protección y
    promoción de sus derechos consagrados en la Constitución Nacional, la Convención
    sobre los Derechos del Niño y las leyes nacionales.

    Nota: ¿alguien sabe algo de este defensor?

    Aqui la ley 26061 completa:

    http://www.casacidn.org.ar/media_files/download/0_LEY26061.pdf

    Me gusta

  8. No, yo propongo la lucha en tres frentes que son amplios, adultos de zonas marginales, niños, y cárceles, es un buen círculo creo yo para rodear este problema…

    Hay otros asuntos, que son peligrosos, todo un sistema, gente que trabaja directamente para paliar el hambre se queja de todo tipo de amenazas y abusos, osea, ese sería otro frente, los que han hecho de nuestra realidad una industria del pobre.

    Por otro lado, no nos sirve ya de nada recordar tiempos pasados para estos fines, porque si nos ponemos a tirarnos culpas unos a otros solamente perdemos tiempo y la oportunidad única de la unificación necesaria para llegar a nuestra meta, que es, acabar con la injusticia social.

    De acuerdo con quien dijo que la sociedad debe actuar, la bolsa de arroz no está mal para quien no posee nada que enseñar, que cada quien ayude de la manera que pueda, la cosa es que seamos muchos los que ponemos nuestro granito de arena.

    Por otra parte, si alguien tiene alguna idea compártala en: elequilibrista77.blogspot.com gracias

    Me gusta

  9. Ricardo dijo:

    No trabajar no es un delito. no estudiar si, el menor o los padres estan violando la ley que de educación.
    Una manera de que estudien es que se reinstale la colimba, pero de 3 años y para los piobes y pibas que no hayan llegado a la ecolaridad obligatoria.
    En esos 3 años la pueden terminar, aprender unoficio,y sobre todo método y disciplina.
    Entran vagos y salen potenciales obreros.

    Me gusta

  10. FeDe dijo:

    Yo estoy de acuerdo con todo lo que se dice. Hay que integrar a esto chicos al mundo real. Sacarlos de la droga y sacarlos de los ambientes nocivos.

    Ahora bien, ¿se puede dejar impune un asesinato? ¿se DEBE dejar impune? ¿podemos dejar que estos pibes sigan con la sensación que son INVULNERABLES e INTOCABLES? y que cualquier cosa que hagan no importan las consecuencias?

    En mi mundo no alcanza con atacar los efectos, hay que ir a las causas, hay ir a la raíz. pero tampoco podés dejar que los efectos te hagan agua.

    Un ejemplo con la misma mentalidad: un tipo (de 30 años, para diferenciar) que roba es declarado imputable; no tiene la culpa de no tener trabajo, se lo deja libre. Hay que generar trabajo, para que no tenga que robar. Eso es cierto, pero el que roba debe ir preso. El que mata debe ir preso.

    Nos tienen que dejar de vender los extremos. Si mató que vaya preso, pero tenemos que poner el grueso del esfuerzo en prevención y lucha contra la droga.

    Demosle a esos chicos la oportunidad de una vida diga, pero tampoco nos caguemos en las familias que sufren las consecuencias.

    Mis 2 centavos.

    Fede

    Me gusta

  11. Perdonen que insista, pero conozco más de la cultura de Brasil que es con la que más contacto tengo por mi trabajo y es bueno copiar proyectos piolas como p/ej en Bahia está uno creado por un músico Carlinhos Brown, llamado Candeal que rescata a travéz de la música… es formidable lo que logró;acercándose por la via músical evitado que esten en las calles creádoles una conducta de vida y en Rio otro Casa Cultural Cartola que tambien enseña oficios y contiene, arte de por medio. No creo en la colimba… alli los chicos no hacian nada el nombre mismo lo dice… AnnaBella

    Me gusta

  12. Horacio, no hay contradicción -o eso pienso- porque me refiero a lo que digo en la nota “estamos entre Blumberg y Zaffaroni”. Llamo garantismo absurdo a la bartola a los planteos de algunos hombres del derecho que dicen que NO hay que asignarles ninguna responsabilidad a los chicos que cometen delitos graves. Eso es tan miope como la postura del que dice que se soluciona todo tratando a los niños delincuentes como adultos. Hay que asignarle responsabilidad penal pero de acuerdo a su edad y bajo un debido proceso, algo que no ocurre ahora. Yo esto a favor de la propuesta de la mayoría de los especialistas en minoridad: Un sistema de responsabilidad penal juvenil que puede abarcar de los 12 o 14 años a los 18, con penas de tareas comunitarias para delitos menores y penas de prisión, en lugares apropiados, para delitos graves. Creí que estaba claro en la nota. Saludos

    Me gusta

  13. SANDRA dijo:

    REY:
    A VECES CUANDO CAMINO CON MIS HIJOS ADOLESCENTES Y VEO LA MIRADA DE LOS CHICOS DE LA CALLE MIRARLES LA ROPA, LAS ZAPATILLAS, ME PREGUNTO ¿COMO NO QUERER QUITARLES TODO AUN LA VIDA MISMA? ¿COMO NO SENTIR RENCOR POR LO QUE NO TIENEN? ¿POR QUE NO DROGARSE PARA OLVIDAR AUN OLVIDAR EL DELITO QUE HAYAN COMETIDO?.
    LAS POLITICAS QUE SE TOMEN, SI SE TOMAN, SERAN PARA LOS CHICOS QUE AUN NO HAYAN NACIDO O LOS RECIEN NACIDOS.
    LOS CHICOS QUE HOY TIENEN ENTRE 12 A 18 SON, COMO DIJO AYER ROMINA, CHICOS CON FECHA DE VENCIMIENTO.
    CARIÑOS

    Me gusta

  14. carlos fanjul dijo:

    Reynaldo: no nos conocemos y te cuento que hago la prensa del Foro por los Derechos de la Niñez bonaerense. Tu nota tiene una visión excelente y te cuento que ya la colgué de nuestra pagina: foroporlosderechos.org.ar, junto a otras de igual nivel para compartirlas con nuestra gente.
    Lo que te quiero marcar, es que en la Provincia sí existe un sistema de responsabilidad penal juvenil, con fiscales y defensores y demás garantías para los jóvenes. También una ley de Promoción y Protección de Derechos, que debería hacer la prevención en cada barriada de cada pibe que no llega a estar en conflicto con la ley penal (o sea la enorme mayoría). Que el Estado bonaerense no las cumple o las traba, es otra cosa. Este Foro fue creado, justamente, para luchar por su aplicación. Abrazo

    Me gusta

  15. carlos dijo:

    El problema de los pibes, es el problema de los grandes. Un Estado que se dejo estar en el tiempo, Alfonsín, Menem, DeLarúa, Kirchner y fernandez y los padres, que siendo de clase media dicen en una radio, como escuché los otros dìas, (no en la tuya Rey, una de T. del Fgo) “Que no entiende lo que les pasa a estos chicos de hoy, que sus hijos hicieron todo el primario y el secundario y que tuvieron una exelente “educación” en la escuela”. Hasta lo que yo se, la escuela brinda conocimientos y tangencialmente algo de educación, pero el rol primario y fundamental de educación, les corresponde a los padres, o tutores, oencargados como solía decirse. Entonces, si una generación de padres que a su vez fue hija de una mejor generación de padres, no sabe, no entiende no reconoce que son “ellos” los que deben dar educación, que nos espera cuando estos “pibes” desprovistos totalmente de esos padres educadores, ¿Qué haran cuando ellos sean padres?, por un lado puedo decir, suerte que yo ya no voy a estar y por otro, que desgracia, mis hijos tendrán que convivir con esa realidad.

    Me gusta

  16. Max, por más nueva que sea la colimba, no creo sea la solución!
    Está en que de una vez por todas decidamos ponernos a laburar en serio, como sociedad, dejando de lado muchas diferencias que aparecen cada dos por tres desde sociales a xenófas… No hay respeto a las diferencias y siendo un pais de inmigrantes a nuestros chicos de acá nomás les siguen diciendo “cabeza”, “villero” o “bolita”… Es una conjuncion que de una vez tenemos que apostar a construir con el estado, la sociedad, la escuela, las familias… Me encantaria saber como poder llegar a complementar todo eso para lograr cada vez más chicos y familias recuperadas de la pobreza…no puede haber las mismas falencias durante tantos y tantos años porque estamos haciendo mal las cosas y como sociedad me siento en deuda por más que yo colabore desde mi minúsculo lugar… y no me deja tranquila! Abrazos AnnaBella

    Me gusta

  17. adrian dijo:

    Maria fernanda…comparto muchas de las cosas que decís en el post 1 a pesar de cierta dispersión en el modo de exponerlas. Se también que no es fácil y que a todos nos pasa un poco lo mismo: son tantas las causas que atraviesan la problemática, que cuesta encontrar un orden para expresarlas. Creo también que tus opiniones complementan y amplían la muy buena descripción que Reinaldo realiza en la nota. No se si a Ud. les pasa pero es increíblemente frustrante pensar u opinar de esta situación que de antemano parece destinada al fracaso. No soy por naturaleza un tipo pesimista, pero creo que el estado en los últimos 30 años, fruto de la mediocridad, la falta de escrúpulos y la incapacidad de quienes, por la razón que fuera, no asumieron sus responsabilidades, ha pasado de ser nuestro principal aliado a ser nuestro peor enemigo. De arranque me parece que para atacar los efectos es urgente tomar medidas que apunten en dos direcciones: primero tratar de evitar por todos los medios que este número siga creciendo porque de lo contrario cualquier remedio va a ir siempre tras la enfermedad y en segundo lugar, que cualquiera sea la pena que les pudiera caber, la misma se efectivice mediante la devolución a la sociedad de tareas que lo reconcilien aunque sea parcialmente con ésta y le permitan a quien ha cometido faltas graves encontrar un cauce o una actividad que lo ayuden a sustituir los métodos violentos como herramienta para conseguir sus objetivos. En cuanto a las causas, es evidente que debemos prepararnos para una tarea de largo plazo, algo que en nuestro país desapareció lamentablemente hace ya mucho años. El que crea que este deterioro espiritual, social, cultural, educativo, etc. que desemboca en una falta total de perspectivas para los sectores más desprotegidos y que se gestó durante muchos años con la complicidad del estado y bajo la más absoluta indiferencia de quienes hoy reclaman medidas ejemplares, se podrá resolver rápidamente, no tiene la más mínima idea de la naturaleza y la gravedad del problema en cuestión. Tenemos que tener la certeza de que algún día lo vamos a resolver, no sólo para reparar la situación de los que en nuestro país vienen en caída libre desde la historia, sino también, para poder soportar y sublimar la crueldad diaria, pues mientras tengamos la sensación que la situación no tiene límites, podemos caer en un proceso en el cual la meta más importante sea sobrevivir “a como de lugar” y con la desoladora sensación de acostumbrarnos a vivir con temor y como rehenes de la violencia.

    Me gusta

  18. Fede, nadie dijo nada de permitir que un pendejo te ponga un caño en la cabeza, pero sí de cuando ese pendejo entre en cana, si entra en la cárcel va a haber una gran diferencia si esta sirve para reformarlo, si las cárceles Argentinas no cambian de perfil solo van a seguir sirviendo de universidades del delito, ahí van y hacen varias especializaciones, y cuando salen vamos a tener un adulto poniéndote un caño en la cabeza con mucha más seguridad y arte para llevar a cabo tu ejecución y después darse a la fuga.

    El pesimismo nos lleva a decir: QUE LOS MATEN A TODOS, QUE VUELVA LA DICTADURA, CON LOS MILICOS TODOS SE PORTABAN BIÉN, NADA FUNCIONA, ¿como vamos a saber que nada funciona si no se hace nada?, necesitamos una campaña nacional, artistas, ciudadanos, políticos, pensadores, deportistas etc etc etc avocados a un cambio, se necesitaría la mitad de lo que gastó Cristina en su campaña para lograrlo en materia publicitaria y la buena voluntad de todos, estamos muy entreverados pensando en cuestiones del pásado, tan entreverados y confundidos que el presente se nos fue de las manos.

    Todo esto dicho con absoluto respeto.

    Me gusta

  19. Eduardo dijo:

    Tema peliagudo!! Es de una credulidad rayana en el idealismo pensar, que un sistema que produce un patos de violencia como el que nos avoca, pueda construir una red punitiva, educativa-punitiva o como se quiera de humanizada. Foucault enseñaba que en las cárceles se reproducía, al desnudo, el mismo sistema que en la sociedad abierta, y esta sociedad, argentina e internacional, se ha dado para si el sistema capitalista (no el neoliberalismo como eufemísticamente se lo denomina), y en él, un enfermo terminal, produce ganancias a alguien!! ¿no nos dice nada esto? más paradógico aún!! ¿no nos preguntamos como puede ser?. ¿Porqué pedimos justicia a un sistema injusto, que se muesra sin impudicias, desnudo ante nuestros ojos y conciencia. Esto tiene un nombre, “negación”, y ¿porque negamos la realidad? porque nos pone en contradicción, y nos asusta la respuesta, que es “Nos tenemos que deshacer de él.

    Me gusta

  20. Eduardo, es que eso es verdad, el final de tu escrito es cierto, realmente, después de leer en Perfil lo que leí hoy, sinceramente creo que en vez de estar viendo SAN Lorenzo Boca que se debió haber suspendido por la violencia de ayer, deberíamos estar en las calles jugandonosla por el país, es la verdad.

    Me gusta

  21. también se hacen visibles a la hora de estereotipar, y de marcar bandos de malos y de buenos. Mientras se sigue ignorando a los marginales, nada cambiará.
    Si el estado no les garantiza las necesidades básicas, tiene derecho ese Estado a exigirle deberes?

    Me gusta

  22. fernanda dijo:

    Sabes que creo Rey? Que los gobernadores peronistas se la pasan reproduciendo el sistema clientelar al pie de la letra. Hace 20 años que están y todavía no hay una solución. Ha hablado de la crisis del 2001. Antes del 2001 no había pobreza y/o marginalidad? Acaso Menem con su capitalismo exacerbado no ha aumentado la brecha entre ricos y pobres? No tengo nada personal contra Scioli, pero no me parece respuesta el “Estamos trabajando” ante cada pregunta tuya anoche en el programa con respecto a los 400.000 chicos en la calle en situación extrema, 400.000 o cuatrocientos mil!!!! es una locura. Creo que es hora de ponerse a conversar con la oposición.

    Me gusta

  23. Beatriz dijo:

    Todos los que dicen “pobrecitos esos chicos” son los que nunca sufrieron las consecuencias. Yo opino que hay que matarlos a todos, como hicieron dos de ellos (que estan sueltos por ahi) que arruinaron la vida de toda mi familia, ya que golpearon y cortaron con cuchillos de la cocina en las orejas a mi padre y a mi madre .

    Me gusta

  24. Beatriz, entiendo tu rabia, y entiendo tu postura, pero hay límites que un ciudadano honorable como nosotros esta obligado a respetar, sí, por más que un delincuente no nos respete la vida en lo más minimo…¿es injusto?, pues podemos sentir que sí, y mucho más en momentos como el que pasaste, pero es que justamente esa es la diferencia entre un delincuente y una persona honorable, y tenemos que trabajar mucho para hacer de todos nuestros ciudadanos precisamente eso, ciudadanos honorables.

    Un abrazo.

    Me gusta

  25. SANDRA dijo:

    FEDE:
    ES REAL LO QUE DECIS DEL CHUMBO EN LA CABEZA. PERO LO QUE PASA ES QUE MUCHAS VECES LA POLICIA NO PREGUNTA Y ALGUNA VEZ LE PUEDE TOCAR UN BALAZO EN LA CABEZA A UN HIJO TUYO O A ALGUN AMIGO CONOCIDO SIN TENER QUE VER EN EL ASUNTO.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s