El equipo del Gordo (el broli de la semana)

Es la tercera vez en pocos meses que compro un ejemplar de Arqueros, goleadores e ilusionistas (Seix Barral, 36 mangos) para regalar a un amigo.

La obra de Osvaldo Soriano es deliciosa en casi toda su extensión. Sus novelas son divertidas e inteligentes, mis dos preferidas: A sus plantas rendido un león y la primera, Triste, solitario y final. Pero sus relatos de infancia y adolescencia en el sur; sus increíbles partidos de fútbol, las crónicas sobre Obdulio Varela  o la fundación de San Lorenzo y los últimos capítulos sobre las peripecias del Míster Peregrino Fernández alegran el corazón.

He vuelto a leerlas junto a mi hijo Luciano, al ritmo de un relato cada uno, y fue una fiesta de emoción y carcajadas. Para los futboleros, junto a Puro Fútbol de Fontanarrosa, es de lectura obligatoria.

Así son las novelas del fútbol: risas y llantos, penas y sobresaltos. González corrió con los brazos en alto a saludar la memoria de su padre. Llevaba lágrimas en los ojos y sus compañeros lloraban con él. De esa pasta están hechos los goleadores. Fantasmas que salen de ninguna parte. OSVALDO SORIANO

Anuncios
El equipo del Gordo (el broli de la semana)

8 comentarios en “El equipo del Gordo (el broli de la semana)

  1. aguantejauretche dijo:

    La puta, con todo lo que tenía para contar, cómo se nos fue a morir el Gordo! La hijadeputa podría haber esperado algunos años. Yo no sé qué habría pasado si hubiera vivido hasta este año, si algunos de los que se decían sus amigos podrían haberlo mirado a los ojos luego de su posición editorial en los últimos meses. La verdad, no sé si los cuentos de ese libro no están en alguno de los que tengo, porque todos sabemos cómo son las editoriales, refritan hasta el hartazgo. De cualquier modo, bienvenido sea este libro, especialmente para los que desconfían de “LA” literatura. Es una buena puerta de entrada a la buena literatura a secas.
    Pensar que todavía hay gente como Sarlo -titular de cátedra en filo y letras- que lo siguen ninguneando como “escritor menor” porque “escribía fácil”, como si “escribir fácil” fuera una tarea sencilla. Eso sí, después ven un cuadro de Miró y se quedan extasiados.

    Me gusta

  2. daniel dijo:

    el libro no lo lei,pero del gordo soriano que mas podes agregar,un genio que contradice a los que dicen que el futbol y el deporte no son compatibles,al igual que fontanarosa,galeano y dolina.
    rey cuado vas a subir la entrevista a mujica ayer la escuche a medias pero me conmovio la humildad,el esprendimiento y la generosidad,y me me llevo a una reflexion¿en argentina nos bancariamos un dirigente de esas caracteristicas?y no le echemos toda la culpa a los politicos,miremonos al espejo y sinceramente¿somos generosos,humildes,solidarios,y respetuosos con las ideas o cultura o forma de vida del otro?

    Me gusta

  3. Que genial el gordo! Se nos fué muy pronto el gordo Soriano, como Fontanarrosa!! por suerte nos han dejado el maravilloso legado de sus obras para deleitarnos… como en tu caso, con tu hijo! Si no es de las más bellas cosas que existe disfrutar de carcajadas con los hijos formando un nexo formidable. Te cuento que nuestra querida Calcanhotto (aún no confirmó teatro en Bs As) está lanzando un libro de narraciones de viaje “Saga Lusa” Es muy divertida y es factible que lo sea su libro. Según cuentan, con un poco de remedio, veneno o antídoto. Con 4 colores diferentes de tapas a elegir y una edicion para Portugal. Besos AnnaBella

    Me gusta

  4. sil dijo:

    Yo extraño a poca gente. Pero al Gordo lo extraño de veras… Me enamoré del “Triste, solitario…” cuando salió recién y se lo regalé a todo el mundo. Su muerte fue como la partida de un ser querido, aunque solo había compartido con él un viaje en subte… Y no se por que, tengo la terrible sensación de que cada vez nos vamos quedando más solos. Hubiera gozado enormemente de sus contratapas en Pag, de sus notas sobre San Lorenzo que anda tan bien. No se, debe ser que tengo una noche nostalgiosa, pero el Gordo me ayudaba a creer que entre todos podíamos, y que el mundo era menos malo…
    Cuando se murio sabía que algo de todos nosotros se fue con él.
    En tanto lo recordemos, seguira vivo. Y la verdad, lo que diga la Sarlo me chupa…lo que saben. Sus libros seguirán en nuestra biblioteca, él sera un dulce recuerdo, sus cuentos (de futbol, de viajes) sus magnificas semblanzas de los “proceres” a quienes los docentes recurrimos en cada fecha patria por que supo darles vida como pocos (recomiendo su artículo sobre “la escarapela”), estarán vivos y vigentes. El Gordo era entrañable y querible. y un amigo posible. Será por eso que lo extrañamos tanto…
    Un abrazo
    Sil

    Me gusta

  5. Daniel ya subimos la nota con el Pepe, sorry por la demora.
    AnnaBella teneme al tanto de lo de Calcanhotto, gracias.
    Y otra cosa, omití otra gran novela del Gordo, No habrá más penas ni olvidos. Sí, se lo extraña. Es inconcebible que se lo piense como un narrador menor. Igual lo mismo se dijo de tantos otros y hasta se burlan de la poesía del tango. El tiempo hace justicia.

    Me gusta

  6. joe dijo:

    Yo me acuerdo que cuando murio, mi vieja me lo vino a contar llorando, yo creo que lo queria mas por su amor a los gatos que por lo que escribia, aunque las contratapas de Pagina eran sagradas…

    Me gusta

  7. SI ME AMAS

    No llores si me amas …

    Si conocieras el don de Dios y lo que es el cielo…

    Sí pudieras oír el cántico de los ángeles

    y verme en medio de ellos…

    Si pudieras ver desarrollarse ante tus ojos

    los horizontes, los campos y los nuevos

    senderos que atravieso…

    Si por un instante pudieras contemplar como yo la belleza ante la cual las bellezas palidecen…

    ¡Cómo!… ¡Tú me has visto, me has amado

    en el país de las sombras y no te resignas a verme y amarme en el país de las inmutables realidades?

    Creéme. Cuando la muerte venga a romper las ligaduras como ha roto las que a mí me encadenaban;

    cuando llegue el día que Dios ha fijado y conoce, y tu alma venga a este cielo en el que te ha precedido la mía…

    Ese día volverás a verme.

    Sentirás que te sigo amando, que te amé,

    y encontrarás mi corazón con todas sus ternuras purificadas.

    Volverás a verme en transfiguración, en éxtasis feliz. Ya no esperando la muerte,

    sino avanzando conmigo, que te llevaré de la mano por los senderos nuevos de luz y vida.

    Enjuga tu llanto y no llores si me amas.

    San Agustín Numidia – África 354-430

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s