El Príncipe contra la soja manipulada

Mi amigo Pablo Robledo me manda esto desde Londres. Lo aporto para sumar a una polémica que casi no se desarrolla en nuestras pampas: Hoy salió un reportaje exclusivo en el Daily Telegraph que fue levantado por algunos diarios como The Guardian y la BBC y cadenas. Es el Principe Carlos avisándole a la humanidad que “la adopción de cultivos transgénicos en la agricultura ha puesto al mundo en camino del desastre medioambiental más grande de todos los tiempos”.

“Si siguen con los transgénicos y piensan que eso va a funcionar a mi no me cuenten porque está garantizado que esto causará el mayor desastre ecológico de todos los tiempos” dijo. Y hay más: “las grandes corporaciones han estado conduciendo un gigante experimento con la naturaleza y con la totalidad de la humanidad,un experimento que ha tenido resultados desastrosos“.

Predijo también que millones y millones de pequeños campesinos de todo el mundo serán expulsados de sus tierras y terminarán viviendo en las villas miserias de las grandes ciudades por la acción de las corporaciones que plantan semillas y cultivos transgénicos”.

Aqui va el link por las dudas que quieras verlo, es tapa de hoy del Daily Telegraph
http://www.telegraph.co.uk/earth/main.jhtml?xml=/earth/2008/08/12/eacharles112.xml

Pablo publicó una nota en Crítica sobre este tema

El Príncipe contra la soja manipulada

Abogados: la forma más intensa de ser argentino

“Necesitamos más ingenieros electromecánicos, basta de tantos abogados”. Cristina Fernández de Kirchner lanzó la frase en su discurso del lunes pasado en la fábrica que la empresa Ford tiene en General Pacheco. La idea tiene un valor extra: la Presidenta de la Nación es abogada. Se recibió en la Universidad de La Plata, igual que su marido a quien conoció mientras estudiaba Derecho. Es evidente que su condición no le impide reconocer la grave falencia que tiene el país en sus recursos humanos. Hace un mes, Cristina había atribuido a “nuestro patrón cultural” el rechazo que tiene la mayoría de los jóvenes a las llamadas ciencias duras. “Nuestros chicos, nuestras chicas, incluyo a mi propia familia en esto, se inclinan poco a la ingeniería, las matemáticas, la química, la informática”, se lamentó.

Se estima que la industria argentina requiere unos veinte mil ingenieros y sólo se reciben mil por año. En cambio, sólo en la Universidad de Buenos Aires, se gradúan dos mil quinientos abogados por año. Si se suman los egresados de todo el país, más los que salen de las universidades privadas, la cifra se triplica. Se matriculan ochenta por día. Para Atilio Alterini, decano de la Facultad de Derecho de la UBA, el fenómeno se relaciona con “la búsqueda de justicia que existe entre los jóvenes”. ¿Será justicia? ¿Será así? Además aclara que la cantidad de especialidades en las que se abre la profesión es tan numerosa que eso explica el número creciente de abogados.

El poeta y abogado César Fernández Moreno, en su poema-ensayo Argentino hasta la muerte dice: “también conozco a fondo los rulemanes de la burocracia/ yo manejaba un afilalápices/ hasta una máquina de calcular/ fíjense/ un ascenso para nosotros era tan emocionante como el galope final de un western/ también soy abogado/ es la manera más intensa de ser argentino/ demandaos los unos a los otros/ dos o tres argentinos no son abogados/ me refiero a los escribanos/ pero nadie está nunca en su despacho/ nunca está porque nunca es/ cómo ser argentino sin una secretaria/ por favor dónde están dónde son los argentinos/ el médico está haciendo política/ el empleado está haciendo tiempo/ el abogado está haciendo versitos ¿no ven?/ en rigor nadie tiene profesión/ somos argentinos de profesión…”. El texto es extraordinario y debería transformarse en lectura obligatoria. La obra de César Fernández Moreno brilla con luz propia, casi una proeza si se tiene en cuenta que creció bajo la sombra gigante de su padre, Baldomero y sus Setenta balcones y ninguna flor.

El fragmento del poema citado más arriba abre la página web del Colegio de Abogados de la Capital Federal. Es un reconocimiento ¿La abogacía es la manera más intensa de ser argentino? Jorge Lanata sugiere que en todos los curriculums del país figure una pregunta: ¿Estudió abogacía? Y las respuestas para tachar la que no corresponda: Sí/No.

Lo cierto es que muchas veces los criticamos pero nos representan como ningún otro profesional. Desde el retorno a la democracia, en 1983, sólo elegimos abogados para presidente: Raúl Alfonsín; Carlos Menem; Fernando De la Rúa; Néstor y Cristina Kirchner. ¿Será por el origen de la palabra? El doctor Mariano Grondona lo diría así: abogado viene del latín advocatus, que quiere decir “llamado en auxilio”. Los elegimos porque vienen a salvarnos. Aunque a partir de la actuación pública de algunos abogados metidos en la política, muchos ciudadanos podrían decir “otra ayuda como esa y estaremos perdidos”.

El doctor Mariano Cúneo Libarona, fiel a su estilo, lo explica con honestidad brutal: “Nadie burla mejor la ley que el que la conoce” y después lo hace extensivo a los legisladores: “Nadie burla mejor la ley que el que la hace”. Estas frases podrían ser el puntapié inicial de una autocrítica nacional y popular.

Más allá de las bromas, ante un problema concreto con la justicia todos queremos tener cerca al mejor abogado. Sólo un mal intencionado puede imaginar un mundo sin letrados. Aunque tal vez, como dice la Presidenta, algunos menos no estaría mal. Desde el gobierno se puede hacer algo más que describir este desequilibrio y lamentarlo como algo inevitable. No hace falta acudir a prohibiciones ni limitaciones. Por otro lado, lloverían los recursos de amparo. Con brindar información sobre las ofertas laborales que existen para cada especialidad; con establecer un sistema de subsidios y becas para las carreras técnicas y universitarias que el país precisa, se podría revertir la actual tendencia.

Cristina Kirchner reclamó más ingenieros ¿quizá no recordó que Mauricio Macri y Julio Cleto Cobos, lo son?

Abogados: la forma más intensa de ser argentino

Ranking de Presidentes: che, pibe, vení, votá

Estos son los resultados:

También podés verlos ACA (y acceder a la discusión)

18/08 – Fin de la encuesta. Gracias a todos los que tuvieron ganas de participar. En menos de una semana 541 votos. El mejor presidente, de los elegidos constitucionalmente y con mandato cumplido, fue Raúl Alfonsín por amplia mayoría.

El otro día decíamos en el programa de radio que en Argentina se cumple con el dicho popular: “Los que vienen me harán bueno”. Por lo pronto con Alfonsín lo hicieron más valorado.

Mi voto, me lo reclamaban algunos en los comentarios, lo dije al aire en la radio: fue para Néstor Kirchner. En la encuesta salió segundo lejos. Me parece que en la valoración de muchos aparecen los diez meses del gobierno de su esposa como propios y esto pesa. En cierta medida es justo dada la enorme participación que tiene en el gobierno. Un claro ejemplo de dilapidación de capital político.

En breve, si puedo, una por semana, abrimos otra consulta.

Ranking de Presidentes: che, pibe, vení, votá

Evo: la mejor noticia

Evo Morales es la mejor noticia de las últimas décadas en América Latina. Esta frase fue pronunciada por Luiz Inácio Da Silva, Lula.

El presidente de Brasil sabe lo que dice. Después de 500 años de aprobio, discriminación, asesinatos, humillación y probreza, los bolivianos eligieron a alquien que representaba sus sueños ancestrales. Los sueños de la mayoría indígena, eternamente postergada.

Evo es la esperanza. Evo es el camino hacia un futuro diferente no sólo para Bolivia sino para todo el continente. Por esa razón, el resultado del referéndum del domingo pasado es también una buena noticia.

Aún con todas las contradicciones y errores que revelan los procesos que nacieron en Bolivia, Ecuador, Paraguay (Lugo asume esta semana) o Venezuela, implican una reacción a décadas de saqueo.

Para los interesados en el proceso Boliviano, recomiendo el libro de Martín Sivak “Jefazo” (editorial Sudamericana) y la película “Cocalero”, en la que estuvo implicada como productora mi amiga Julia Solomonoff.

Evo: la mejor noticia

Luche y vuelve Peter

Luche y vuelve. La consigna de los años 70 que alentaba a los jóvenes de la izquierda peronista a pelear por la vuelta de Perón, tiene aplicación precisa para reclamar la vuelta de Peter Capusotto y sus videos. Canal 7 suspendió sus emisiones por la cobertura especial que la emisora estatal hace de los Juegos Olímpicos 2008. Eso hace que nos perdamos maravillas como el picnic de los Montoneros, la película que filmó Bombita Rodríguez, el Palito Ortega Montonero. Se imaginan al diputado Kunkel por los bosques de Palermo? A pesar de la polémica que genera este personaje, qué bueno que nos podamos reir de la tragedia. Algo que hizo magistralmente Roberto Benigni en La Vida es Bella.

Luche y vuelve Peter

Entre internet y el vinilo

Tengo unos cien discos de vinilo, tal vez más. Los llamados LP. También un equipo AIWA con bandeja giradiscos que funciona perfectamente. Cargo con esas reliquias por amor y memoria. Por la misma razón  conservo una máquina de escribir Royal que debe andar por el medio siglo de edad y aunque adoro a mi  notebook, ella gobierna mi departamento de San Telmo. Hoy daré a conocer este espacio en la web, es decir que oficialmente me subo a este formato extraordinario y vertiginoso. Lo hago con entusiasmo y esperanza. Como un marino en busca de nuevos mundos. Siento que vale la pena.  Y como sé que voy a apelar a las nuevas teconologías, anuncio que lo haré sin olvidar las viejas.

Por eso evoco para este viaje a mis discos de vinilo -Led Zeppelin, Stravinnsky o la trompeta de Louis Asmstrong suenan en ese formato mucho mejor que en un CD- y, aunque incómoda, un poema tipeado en la Royal luce como una navaja recién afilada. Como escribió Paco Urondo: “Sé que futuro y memoria se encontrarán algún día”. Así navegaré por esta página. Espero me acompañen. (Agradezco a Damián Taubaso y a José Pace que me impulsaron a esta aventura)

Entre internet y el vinilo

El mejor regalo es un libro

Se viene el día del niño.  Sugiero por lo menos dos razones para regalar libros. La primera es que los juguetes incrementaron sus precios en un 45 por ciento en el último año. La otra es que regalar un libro implica regalar un mundo. Un juguete se rompe, se olvida por allí, un buen libro te acompaña toda la vida, en forma física y en el corazón.

Me animo a hacer unas sugerencias: tres de Roal Dahl en orden a mis preferencias, Las Brujas; Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate (las tres tienen buenas versiones cinematográficas).

Para los románticos un libro conmovedor Mi planta naranja lima del brasilero José Mauro de Vasconcelos. Para los amantes de la aventura -varones de 12 en adelante- la trilogía Memorias de Idhún de la española Laura Gallego, el primer tomo acaba de publicarse en argentina. También de aventuras, la saga de El capitán Alatriste de mi amigo Arturo Pérez Revérte. Y para todos un clásico: los Cuentos de la selva de Horacio Quiroga.

Podría seguir hasta cansarme y siempre me quedaría corto -están Tolkien y Carroll, dos imprescindibles- pero si seguís leyendo no tendrás tiempo de ir a la librería. Dale regalá un libro o regalate un libro.

El mejor regalo es un libro