El Príncipe contra la soja manipulada

Mi amigo Pablo Robledo me manda esto desde Londres. Lo aporto para sumar a una polémica que casi no se desarrolla en nuestras pampas: Hoy salió un reportaje exclusivo en el Daily Telegraph que fue levantado por algunos diarios como The Guardian y la BBC y cadenas. Es el Principe Carlos avisándole a la humanidad que “la adopción de cultivos transgénicos en la agricultura ha puesto al mundo en camino del desastre medioambiental más grande de todos los tiempos”.

“Si siguen con los transgénicos y piensan que eso va a funcionar a mi no me cuenten porque está garantizado que esto causará el mayor desastre ecológico de todos los tiempos” dijo. Y hay más: “las grandes corporaciones han estado conduciendo un gigante experimento con la naturaleza y con la totalidad de la humanidad,un experimento que ha tenido resultados desastrosos“.

Predijo también que millones y millones de pequeños campesinos de todo el mundo serán expulsados de sus tierras y terminarán viviendo en las villas miserias de las grandes ciudades por la acción de las corporaciones que plantan semillas y cultivos transgénicos”.

Aqui va el link por las dudas que quieras verlo, es tapa de hoy del Daily Telegraph
http://www.telegraph.co.uk/earth/main.jhtml?xml=/earth/2008/08/12/eacharles112.xml

Pablo publicó una nota en Crítica sobre este tema

Anuncios
El Príncipe contra la soja manipulada

64 comentarios en “El Príncipe contra la soja manipulada

  1. Julio Ferrarotti dijo:

    Y si. E´jodido amigarse con uno, e´, cheDuardo.
    Unas cuantas veces transité tiempos muy enojado con el periodismo en general. Pero MUY enojado. A algunos emergentes les he echado un manto de piedad en mi fuero íntimo porque entiendo lo difícil que es abordar la tarea en estos tiempos. Y porque si “los otros” tuvieran todo el terreno liberado sería fatal.
    En mis épocas de facultad, y con pensamientos enfrentados en acaloradas discusiones, he pegado buena onda con los troscos. Respeto mutuo, que le dicen. Con una pizca de aprecio por aquellos tipos que después no he vuelto a ver.
    Guardás algún trazo de semejanza con mis ex compañeros: te gusta expresar tus opiniones por escrito. Bueno, al fin y al cabo a mi también me gusta.
    Seguramente nos putearíamos hasta el hartazgo con nuestras diferentes interpretaciones sobre la lucha de clases. Pero también algunos ladrillos colocaríamos juntos en la construcción colectiva. Hubo tiempos en que no podíamos darnos el lujo de hilar fino. Un abrazo.

    Me gusta

  2. Eduardo dijo:

    Por Alberto J. Lapolla *

    Muchos economistas han señalado que la Renta Diferencial Pampeana basada en la fertilidad de nuestras pampas dificulta la industrialización. Así, a diferencia de los países del Primer Mundo, en la Argentina los industriales se vuelven terratenientes y no al revés, como enseña la economía clásica. Esa renta genera que los costos de producción agropecuaria sean notablemente inferiores a los de otros países productores de alimentos. No incidieron en ese proceso sólo las condiciones ecológicas pampeanas, sino las sucesivas derrotas del proyecto industrial. Llama así la atención que la Federación Agraria, nacida en 1912 al calor de una rebelión chacarera de “gringos” arrendatarios, se haya aliado sólidamente a los planteos de la Sociedad Rural. El carácter rentístico que la sojización ha producido en los antiguos chacareros pampeanos explica este raro fenómeno de mímesis.

    La burguesía terrateniente ha poseído un nítido rasgo parasitario en su concepción económica. En Estados Unidos, en cambio, usaban ropa sencilla hecha por sus telares, mientras destinaban su renta agraria generada por la distribución democrática de la tierra –entre blancos– a crear un gran mercado interno, que le permitió industrializar su nación con recursos y tecnología propios. Mientras Argentina, con mejores condiciones ecológicas, destinaba la fertilidad pampeana a ser “la granja británica”, modelo agroexportador reivindicado hoy por las “cuatro entidades del campo” y su aliados, incluidos muchos propagandistas mediáticos, ignorantes de nuestra historia y de la historia económica mundial.

    En ese país agroexportador sólo cabría “un habitante por cada cuatro vacas”, según expresaran varios presidentes de la SRA. En la nueva versión, la Argentina debería ser un país agroindustrial-exportador, dando cabida sólo al 40 por ciento de su población, cifra correspondiente al empleo generado por toda la cadena agroindustrial. A partir de 1976 la renta agraria, que el peronismo había nacionalizado para industrializar el país, volvió a la oligarquía, tanto en capital como en tierra. Así, si en los ’60 gracias a los Planes Quinquenales, a las leyes de Arrendamientos y del Peón Rural había 650.000 productores agropecuarios, hoy sólo restan 330.000. La oligarquía recuperó así tierras que debió vender o arrendar durante los años del peronismo, restituyendo su monopolio sobre la propiedad del suelo. Monopolio que tiene expresión concreta: el 49,7 por ciento de la tierra pertenece a 6900 familias-empresas, 936 terratenientes poseen 35,5 millones de hectáreas, cifra equivalente a toda la superficie sembrada en 2007.

    Si bien en el proceso de concentración influye la mejora tecnológica, son las políticas reaccionarias implementadas desde 1976, agudizadas durante la sojización, las que lo exacerban. Así, a partir de 1995, cuando el entonces secretario de Agricultura Felipe Solá autorizó la propagación de la soja transgénica, la eliminación de pequeños productores y la depredación del ecosistema se aceleraron, eliminando unos 200.000 productores, la mayoría de ellos afiliados a la FAA, que pasó de tener 400.000 miembros a sólo 100.000, concentrando el poder de los productores pampeanos atados al monocultivo sojero. De los 330.000 productores restantes en todo el país, sólo 110.000 poseen más de 100 hectáreas –cifra límite para hacer soja–, mientras que unos 220.000 que poseen menos de 100 hectáreas son los verdaderos chacareros y campesinos pobres. De los 110.000 productores que poseen más de 100 hectáreas, sólo 80.000 hacen soja. Así todo el conflicto por las retenciones refería en última instancia a unos 80.000 productores, que proyectados a una familia tipo no alcanza al 1 por ciento de la población nacional. Sin embargo ese sector ha asumido de manera notable el parasitismo histórico de la oligarquía terrateniente, que sólo en la campaña 2004-2005 recibió por arrendar sus campos 3000 millones de dólares, sin invertir, trabajar, ni arriesgar nada.

    La sojización modificó la estructura de clases rural y la mentalidad del antiguo chacarero productor de alimentos. Ya no sólo no es arrendatario de la oligarquía y necesita de una organización que lo defienda como en 1912, sino que ahora es propietario de una fortuna. Una hectárea en la Pampa Húmeda vale de 12.000 a 20.000 dólares. Un propietario de 100 hectáreas posee un capital cercano a los 2 millones de dólares. La brutal destrucción de mano de obra que produce la sojización explican el escaso empleo agrícola y que sólo un tercio del mismo sea legal. Esta situación –y la no intervención del Estado– hizo altamente rentable y previsible la sojización, permitiendo el ingreso del capital financiero a través de los pools de siembra. El viejo chacarero de la FAA ha devenido en terrateniente rentista al igual que su antiguo patrón oligarca. Por eso están juntos en las asambleas y piquetes. Sus intereses son los mismos, aun cuando posean escalas y problemáticas diferentes. La sojización ha hecho que desde el punto de vista de la estructura de clases sean lo mismo. Por eso Eduardo Buzzi inaugura la muestra de la SRA y Alfredo De Angeli se junta con Mauricio Macri. Los chacareros ya no son los humildes campesinos del imaginario social y tienen mucho tiempo libre para salir a cortar rutas junto a sus socios más grandes de la SRA y CRA, para impedir que el Estado toque su renta extraordinaria para utilizarla en aras del desarrollo colectivo.

    * Ingeniero agrónomo.

    Me gusta

  3. Julio Ferrarotti dijo:

    ¡Qué bien, Eduardo!. Veo que te interesan temas relacionados con el régimen de tenencia de la tierra. Mi abuelo, Don Julio Andrés (Ingeniero Agrónomo) fue el autor intelectual de la Ley 13246/47 de Arrendamientos y Aparcerías Rurales. Tuvo activa participación en la subdivisión de latifundios en las Pcias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y el Noroeste. Director y Editor Responsable del Diario La Tierra en las épocas duras fue una pieza fundamental en el salvataje de la quiebra de Federación Agraria en el 30 acompañando a su tío, el Dr. Juan Luis. (abogado). Participó en infinidad de paritarias en representación de los productores federados. Fundó el criadero de trigo que entonces tenía la FAA con base en Guardia Escolta (Sgo del Estero) y los concursos de holando argentino puros por cruza con base en Villa María (Córdoba). Actor fundamental del cooperativismo argentino fundó cientos de cooperativas, además de Coninagro. Cansado de las ambiciones políticas de los dirigentes abandonó su querida entidad y el cargo de asesor jefe en 1960. A principios de los ´70 publicó su libro “Tierra, Familia, Trabajo” (bases argentinas que amalgaman la trilogía dentro de una integral reforma agraria) luego de su regreso de Chile (Gobierno de Allende), donde fue invitado como congresal a una cumbre sobre reforma agraria. Me críe con ese gran hombre hasta mis 21 años, cuando ya no lo tuvimos más. Si me das una dirección postal te mando un ejemplar de su libro. Ahí está parte de la historia de aquellos tiempos contada por un protagonista directo. Abrazo.

    Me gusta

  4. Ruben dijo:

    Soy hijo de un productor agropecuario y entre a leer la noticia referente a la soja transgenica; y descubro como me parecia obvio que el tema se convierte en un debate político. Ahora resulta que para muchos lectores de este foro, mi viejo se convirtió en una especie de oligarca que trata de destruir la tierra, que solo le importa ganar plata con la soja, que se convirtió en uno de los nuevos ricos de la Argentina.
    La verdad es que sigo viendo al mismo tipo que arranco hace 30 años, criando unas vacas en campos ajenos, que vendió todas sus cosas en Bs As para comprar sus has en epocas en donde no valian nada; un tipo que se levanta como cualquier trabajador, rico o pobre, a las 6 de mañana y termina cuando el sol se esconde. Tiene la suerte que despues de 30 años las cosas ahora estan mejor, mejor para ellos y para todos los pueblos del interior; claro estan mejor si laburas e invertis, al igual que cualquiera cientos de miles de pesos en maquinas e insumos. Las cosas se fueron transformando con el tiempo, las empresas agropecuarias son eso, empresas, sea de una o una docena de chacareros, si el campo en las malas se rigiera por las reglas de la industria, hoy no tendriamos industria agropecuaria, se habria muerto junto con el Menemato, a diferencia de la industria el campo nunca dejo de invertir, siempre sintieron que las epocas mejores estaban por venir, y cuando llegaron estaban preparados para el desafío; la industria todavia esta a la espera lamentablemente.
    Si un chacarero siembra soja es un oligarca, si una empresa fabrica autos de 90.000$ que usarian el 2% de los Argentinos es faborecer a la industria, por que no se fabrican autos economicos para los Argentinos ..??? porque es mas rentable fabricar autos para la exportación y el mercado interno que lo abastezca Brasil. pero parece que para muchos resentidos esto no es oligarca, y si los chacareros que siembran soja; e invierten sus ganacias en el pais, y no se llevan los dolares a bancos extrangeros.
    Tambien me pregunto, el dueño de las tirras no tiene derecho a la renta de su capital ..??? o debe vender sus tierras a los testaferros de los sindicalistas y comprar departamentos, porque los dueños de los Dtos si cobran renta y los duños de la tierra no tienen derechos. Tal vez tendiamos que averiguar quienes son los verdaderos terratenientes, los de 50.000 has o mas, tal vez encontremos un solo apellido nacional.
    Gracias Rey por dejar expresarnos.

    Me gusta

  5. Hola a todos! No soy objetivo, Nadie lo es. Lo único objetivo son los hechos, el resto es la suma de miradas subjetivas sobre los hechos. La mía es una más. Sí, soy honesto. Cuando me equivoco y cuando acierto lo hago sin ningún otro interés que mi leal saber y entender. Como diría Serrat no me baño en agua bendita. Creo en este oficio y que en su ejercicio puedo completar mi formación. Claro que, para pesar de todos los que me leen o escuchan, aprendo lento y en público. No voy a argumentar en relación a sus opiniones sobre mí, tienen todo el derecho a pensar y decir lo que quieran. Si alguna vez me enojo en la radio con alguien, lo lamento. Pero no es fácil escuchar que te dicen cualquier cosa -y no me refiero a las críticas- cuando pueden no escucharte y buscar otro medio. Igual es un error enojarse. Más allá de esto, me parece muy piola el debate sobre la soja. A mi juicio se deslizan mentiras, verdades y medias verdades con mucha ligereza. Dado el interés que tiene el tema veré de postearlo más arriba -no sé si logreré hacerlo bien- para que la discusión quede con más visibilidad. Abrazos.

    Me gusta

  6. Eduardo dijo:

    Julio te envío la diercción por mail Te agradezco el gesto, va a ser un placer leerlo y enviarte mi parecer.
    A Ruben, es verdad que meter a todos en una bolsa no es, ni justo ni preciso, pero sino se generaliza, no se puede hablar. Por “desviación” de origen, los rentistas sean del ramo que sean no me son “simpáticos”. Claro que en este capitalismo parasitario, es casi el deber ser. No es una cuestión moral claro está, campo o industria dá igual casi diría que es dificil distinguir, tanto por el orígen del capital como por el método de producción como por la timba del los precios de los granos etc. Ni siquiera es la oferta y la demanda, iconos fetichizados del sistema, las que ponen precio a la producción, hoy la especulación financiera a llegado a los estomagos de las personas, y el ruido del hambre hace subir o bajar la cotización en Wall Street. Los programas radiales sobre el campo nada tienen que ver con el campo, son vulgares lobystas de los capitales concentrados de las grandes multinacionales propietarias de la cada vez más pequeña diversidad biológica alimenticia, y paga faraónicos viajes a sus conductores, para travestirlos en agentes de sus negocios.
    Las semillas tienen marca registrada, y el mundo no se indigna. Han desaparecido inmensas variedades de semillas de trigo, maíz, etc, que ya no cohabítan esta tierra, se la comieron las hibridas, que pena, el problema son las urgencias del capital, lo importante, el hombre, ya no es nada. Hemos llegado a aceptar que sin capital, el hombre no existe, te explican que, por eso se necesita más capital, y en aras de ello seguimos echando hombres a la caldera de la produccion del capital, que un día, salvará al hombre. Mientras tanto el bendito capital se concenetra en cada vez menos manos, y las multitudes hambrientas se acumulan en las fronteras y las guerras son válvulas que regulan la existencia de fuerzas productivas adaptándolas a las necesidades del capital, que es de dios.-

    Me gusta

  7. Julio Ferrarotti dijo:

    Estimado Eduardo:
    Ya levantyé tu dirección del mail. Te envío el libro. Soy Ingeniero Agrónomo y especialista (MS) en Mejoramiento Genético Vegetal. Lo que se dice un estudioso del tema desde hace 30 años. Enteramente formado en el grado y posgrado con el aporte del pueblo argentino.
    Puedo asegurarte que es falso eso de la desaparición de variabilidad a causa del Mejoramiento. La riqueza que se encuentra en los bancos de germoplasma y colecciones activas en todo el mundo es inmensa. Hay especies que, por dificultades evolutivas, hoy no existiría de no ser por los bancos de germoplasma. Hubiesen desaparecido solitas. Conozcvo mucho el universo de la industria de semillas, desde que soy un actor activo desde chico. Si me permitís, voy a darte una recomendación. Cuando intenetes profundizar acerca de variedades mejoradas, híbridos, organismos genéticamente modificados y temas aledaños no te prendas en la pelea de las multis. Hay una lucha de intereses muy grande detrás de la carrera tecnológica entre las multis europeas y las yanquis. Tampoco compres el discurso de las organizaciones ambientalistas. Muchas de ellas, y las más importantes, son funcionales interesadas en esa pelea. Tampoco me creas a mí.
    Remitite a los organismos de los gobiernos (cualquier gobierno) como los diferentes INIA, el INTA, el Embrapa, el INRA, el USDA, el CIMMYT, el IICA, el CIP, la CONABIA, el SENASA, la FDA, la Oficina Europea, la FAO, etc etc. O a publicaciones científicas prestigiosas (podría listarte unas cuantas si te interesa). Son las fuentes más creibles. La responsabilidad social que tienen respalda su inocuidad en cuanto a intereses económicos.
    Para nosotros los agnósticos, el Dios de los creyentes tiene más que ver con la ética y la conciencia que con el capital.
    Abrazo,
    Julio

    Me gusta

  8. Tiene razón eduardo en que la agricultura y la industria cada vez se parecen más, pero es inevitable ante las mayores necesidades de alimentos del mundo.
    Y por supuesto que es un negocio, si innovar no fuera un negocio, nadie lo haría, y las innovaciones no serían aceptadas masivamente.
    Pero me ofende eso de “rentistas”. los rentistas son los que no arriesgan su capital a la intemperie. Los productores de verdad hacemos esas inversiones, en tierra propia o ajena, esperando una retribuición acorde, cuando ésta no llega porque hay superproducción y elmarcado nos castiga el precio, nadie se acuerda de nosotros, cuando es al revés vienen los primos de la ciudad a pedir su parte.

    Me gusta

  9. Eduardo dijo:

    Es razonable lo que decís, Julio, sobre los intereses de las multi. Lo que pasa es que el bombardeo de información es apabullante y los neófitos nos agarramos de donde podemos, y sacamos a veces conclusiones, basadas en la dinámica de la historia de la competencia capitalista, que en general ha sido a favor de los intereses de pocos y en desmedro de las mayorías del mundo. Puede ser un preconcepto, pero sirve para leer bajo el agua, a esta altura, la incredulidad me es una buena compañera. Respecto a dios lo hice jugar como la metáfora de lo inalcanzable para nosotros, los pedestres humanitos, frente a los capitalistas que aparentemente viven “como dios manda”.- (la diferencia entre los agnósticos y los ateos, es que para estos últimos, dios, va con minúscula. Un abrazo a lo Rey, para todos

    Me gusta

  10. Julio Ferrarotti dijo:

    Se entendió pefectamente, Eduardo. Quise aportar a ese juego en la metafísica del término. Pero estoy de acuerdo con el concepto materialista. Por otro lado, me he tomado de viejo la pésima y poco castiza costumbre de poner con mayúsculas algunas palabras de mayor énfasis en los párrafos y frases. Fijate que por ahí he escrito “Mejoramiento” con mayúsculas, y no tiene nada que ver. Gracias por notarlo y hacerlo notar. Voy a corregir el yerro.
    Chau chau. Me voy al yugo.

    Me gusta

  11. rgb dijo:

    te escuche hoy en la radio y entre en la pag.
    el principe tiene razon al decir q los alimentos transgenicos causaran un desastre, ya q a la soja “original” se le cambiaron unos cuantos genes, uno de ellos fue para ayudarla a combatir la roya o rolla.
    Es muy facil decirlo desde su caastillo porque en inglaterra no hay hambre, pero en paises africanos o asiaticos y tambien en sudamerica la soja es un elemento vital.
    un abrazo y buen laburo

    Me gusta

  12. Cacho dijo:

    No entiendo como los países permiten este tipo de manipulaciones por parte de multinacionales inescrupulosas, es que lamentáblemente la argentina es una victima mas de este monopolio llamado monsanto que de “santo” no tiene nada, el pueblo tiene que saber quienes son y lo que están haciendo, igual que la minería en nuestro país es un desfalco avalado por el poder político que está envenenando a la población, a las napas acuíferas, y cuando se cansen de robar van a pasar el raastillo como en la ruleta y nos van a dejar un suelo destruido, miles de muertos y enfermos por contaminación, se creen los dueños del país, la el gobierno es responsable directo de que esto suceda y deben ser juzgados penalmente por su complicidad

    Me gusta

  13. Reynaldo no sos ni Grondona ni Eduardo Feinmann, pero cuanto te pareciste a ellos durante la rebelión gauchócrata!
    ¿Cuantas preguntas (no centros a la cabeza) le hiciste al energúmeno de De Ángeli y su asociación ilícita?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s