Moreno y Marianela, vidas paralelas

“Moreno es amable y honesto”. “Es muy difícil controlar precios en la Argentina y se necesita mucha firmeza para hacerlo”. Los elogios del Ministro del Interior, Florencio Randazzo, se convirtieron en un nuevo respaldo oficial para el funcionario más cuestionado de los últimos años.“Guillermo Moreno, es igual a Marianela Mirra”. Eso me dijo un amigo. Y es verdad. Como la ganadora de la edición 2007 de Gran Hermano, el Secretario de Comercio fue nominado una decena de veces para irse de la Casa, pero cuando llega el momento de la decisión final, el tipo siempre se termina quedando.

Cuando más gente pide su cabeza, más firme está Moreno en su puesto. Cuando más críticas y nominaciones recibía Marianela, más se consolidaba en el juego.

Por su actuación en la Casa, la chica tucumana cargó con tantos calificativos como el funcionario kirchnerista. Le dijeron malvada, celosa, maquiavélica, conspiradora y jodida. La acusaron de no cuidar su modos. Le cuestionaron que se riera de todo y de todos. Hasta criticaron su voracidad. Parece que la pobre tenía angustia oral y no paraba de engullir lo que podía. Sus kilos de más, lejos de ser un problema, terminaron por ganarle la simpatía del público. Cada vez que la nominaban, los televidentes del reality del ocio se encargaban de salvarla con sus votos.

Según los especialistas, las debilidades de Marianela la transformaron en una chica como cualquier otra. Gran parte del público se identificó con ella. Gracias a eso, terminó llevándose el premio de cien mil pesos en una votación final que superó el millón y medio de televidentes y un rating de 50 puntos. Si los sondeos de opinión son certeros, en esto es imposible hacer una analogía entre la ex campeona de Gran Hermano y el interventor de facto del Indec. Moreno no podría sumar más votos que los de algunos de sus familiares. Y en esa tarea ni la simpatía de Jorge Rial podría ayudarlo.

De todas formas, Moreno nunca necesitó del apoyo popular para permanecer en pantalla. A él, lo salva un solo espectador: Néstor Kirchner, el verdadero dueño del control remoto. Cuando parecía que Miguel Peyrano, el Ministro de Economía que sucedió a Roberto Lavagna, le ganaba la pulseada, volvió a salir victorioso. Las últimas palabras de Peyrano, como ministro, suenan a epitafio: “Moreno o yo”. Después vino Martín Lousteau. Alertado del peso de su contrincante, el Joven Maravilla, lo ponderó preventivamente: “Moreno es un buen técnico”. Días después, tuvo que convencer al buen técnico para que no fijara las retenciones móviles en el 63% (sí, leíste bien, Moreno propuso el 63 por ciento). Quedaron en el 44. Igual fue un desastre político y Martín partió al exilio. El último que pasó por el confesionario fue Alberto Fernández. El Jefe de Gabinete puso su renuncia a disposición de Gran Hermano pensando: “Muero contento, nos vamos los dos”. Y no. Se fue solo. Moreno se salvó otra vez.

A estas nominaciones fallidas hay que sumar las denuncias judiciales que pesan sobre el funcionario y los planteos que impulsa el Fiscal de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, que hasta le pidió a la justicia que le impida salir del país.

La Presidenta de la Nación parece presa de esta disyuntiva. No lo quiere despedir ahora, cuando propios y extraños se lo exigen. Imagina en esa concesión, un signo de debilidad. Pero sostenerlo en el puesto, contra viento y marea, torna inverosímil la idea de un cambio de rumbo en la manera de gestionar el Estado y eso conspira contra la idea de recuperar confianza popular.

Cristina Kirchner puede convocar al gabinete nacional a los más buenos y honestos, a los más trabajadores y sensibles. Puede llamar a León Gieco, Estela de Carlotto o Juan Carr, pero si Guillermo Moreno sigue en su cargo, nadie creerá que algo va a cambiar.

Con todo, siguiendo el razonamiento de mi amigo, Moreno no debería celebrar. Más temprano que tarde se tendrá que ir. “Acordate de Marianela –insiste en su análisis– volvió para competir en la tele en Bailando por un Sueño, cuando ya era una estrella. Todos decían que era imposible que perdiera, que era una diosa. Al final, le terminó ganando un flaco que tenía menos onda que un semáforo y que ni siquiera sabía bailar”.

Así es la vida.

Anuncios
Moreno y Marianela, vidas paralelas

3 comentarios en “Moreno y Marianela, vidas paralelas

  1. Claudia C C dijo:

    Igual con respecto a Moreno, no se Rey si a vos te paso, pero hablas con kirchneristas que están más o menos involucrados en el “proyecto K” y mantenerlo parece todo un estandarte para ellos. Yo te diría que hablando con algunos te lo muestran como una especie de bastión de la resistencia (frente a TN, frente a la vieja burocracia del INDEC, etc). En fin, como ya dije, hablando con más de uno de ellos me sorprendió esa defensa tan acérrima que hacen de él.

    Me gusta

  2. Eduardo Real dijo:

    La renuncia de Moreno la pide el stablishment a coro por lo que representa: el Estado tocándole el culo al Mercado.

    Quieren a alguien a quien sobarle el lomo y ellos hacerse su picnic a costillas nuestras.

    Por supuesto, cuando habla el establishment, um coro de chirolitas por debajo repite el mantra, junto al clericó bizarro de la oposición, y llega finalmente a la doña rosa, el tachero banderita y toda la fauna cacerolera de viejas chotas que vimos ultimamente.

    Aguante el napia!

    Me gusta

  3. Claudia C C dijo:

    Si, Eduardo, la verdad tenes razón… Moreno es el baluarte que se necesita para cambiar las estructuras del sistema y hacer los cambios sociales que refunden la Nación! Como no va a ser así! Aparte es ignorar que además del valor político de este casi procer, es un tipo técnicamente irreprochable que cuando dice que el pan vale $2.50 es basado en métodos cuantitativos infalibles.
    Y la gente que no se que le pasa… si fue tan progre para votar a los dos K, y ahora se convierte en estos como vos decís “coro de chirolitas” que apenas pueden titubear lo que los medios le dictan! Y para colmo tenemos a “doña Rosa, el tachero y las viejas chotas” que como no comprenden la magnitud de estos cambios revolucionarios que se dan de la mano de estos grandes maestros (entre los cuáles además están De Vido, Anibal Fernández, los intendentes del conurbano bonaerense que supieron crecer al calor de Menem, etc) se volvieron golpistas!!
    Mira, la renuncia de Moreno, seguramente la pide el establishment, pero por otros motivos. Y que exista un sector privilegiado en términos económicos que esté en contra del gobierno no significa necesariamente no que se estén haciendo las cosas bien, ni tampoco que los sectores que no son privilegiados se hallan aliado a los que si lo son. Puede haber una multiplicidad de motivos, o quizas algunos pocos (la ineficiencia en términos de gobernabilidad y administración por ejemplo) que hagan que se pueda estar en contra de una gestión sin que esto signifique que la critica se haga desde un mismo lado. Y eso es algo que estaría bueno que el gobierno lo pueda entender para no poner toda la oposición (y yo creo que es legitimo poder no estar de acuerdo con algo) en un mismo lugar y entender un poquito más acerca de la complejidad política y social que implica un país. Porque no vaya a ser que el día que entienda que no solo gobierna para quienes piensan iguales a ellos decida que la mejor táctica es tranzar con los que representan los intereses económicos más mezquinos (total los chirolitas se comen todo lo que le dicen).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s