El juego a la derecha

Terminó el paro del campo. Hay un mes de tregua. Los productores se tomaron un respiro. Ahora podrán seguir con la cosecha y volverán los alimentos a llenar las góndolas de los supermercados.

¿Los dirigentes ruralistas salen fortalecidos? Protagonizaron una huelga prolongada con apoyo contundente en los pueblos del interior, pero utilizaron un método que muchos de ellos repudiaban cuando era protagonizado por otros sectores: cortes y piquetes. También regalaron imágenes lamentables: comida podrida y leche derramada a la vera de las rutas.

¿Están juntos o sólo amontonados? La unidad del campo fue en gran medida mérito del gobierno nacional que no discriminó entre chicos y grandes. Para la conducción económica, es lo mismo un pool sojero que Silvio Corti, que trabaja sobre 18 hectáreas en San Pedro. Unió el agua con el aceite –de soja. La Federación Agraria con la Sociedad Rural. Está claro que las dos entidades tienen orígenes distintos y representan intereses contrapuestos. En algún momento volverán a expresarse estas contradicciones. Bienvenidas.

El conflicto también parió nuevos protagonistas: los productores autoconvocados y dirigentes de base. Habrá que ver cómo se ubican. El entrerriano Alfredo De Angeli, por ejemplo, sabe que ahora puede mostrar los dientes y esto es más que una metáfora. Eduardo Buzzi tendrá tiempo para preguntarse por qué Cristina Kirchner reivindica a Francisco Netri, el primer presidente de la FAA, pero a él no quiere verlo ni en fotos.

La Presidenta de la Nación también podrá tomarse un respiro. Por lo pronto, no tendrá que dar un discurso cada 48 horas como hizo en la última semana. Ya no hay necesidad de apelar al miedo, ni propiciar antinomias. La amenaza real que sintió desde el Gobierno ante la confrontación abierta con un actor poderoso de la economía la llevó a agitar fantasmas falsos.

El sistema democrático no corre riesgos y el camino de la justicia para los asesinos y torturadores no tiene retorno. En ese rumbo el impulso dado por los Kirchner fue fundamental. Pero la bandera de los derechos humanos, que pertenece a todo el pueblo argentino, no puede ser enarbolada para evitar cuestionamientos legítimos.

Hasta cuando cada mirada crítica va a ser considerada por el poder como una manera de “hacerle el juego a la derecha”. Se pueden apoyar las retenciones e impugnar, a la vez, su forma de aplicación indiscriminada y la falta de coparticipación a las provincias y pueblos que producen la riqueza.

No abrir la discusión, no aceptar el debate, eso es hacerle el juego a la derecha. No ir a fondo contra los grandes grupos concentrados de la economía; no hacer una profunda reforma tributaria; no recuperar el control de la energía; no plantear una reforma agraria; pactar con la burocracia sindical y los intendentes mafiosos del conurbano, eso es hacerle el juego a la derecha.

Los gobernadores y dirigentes justicialistas que cuestionaron el manejo que tuvo el Gobierno en esta crisis también tendrán su momento de paz. Aguantaron demasiados días entre la espada de los productores y chacareros de su zona y la pared kirchnerista. Algunos se lamen las heridas y esperan su momento. Esperan como sólo se espera en el justicialismo.

Algunos medios de comunicación también podrán relajarse. Ahora sólo tendrán “piquetes malos” para cuestionar y medidas de fuerza “normales” en lugar de paros “históricos” para desplegar en sus crónicas. Y los oficialistas podrán sentirse satisfechos porque “a la hora de definirse” entre blanco o negro, con nosotros o contra nosotros, pensarán que hicieron lo correcto. Como si la realidad fuese tan simple.

En ambas trincheras periodísticas, estos colegas se consideran actores no testigos. Olvidaron que este oficio consiste en contar lo que pasa de manera honesta, con sus porqué y para qué, sin supeditar la información a intereses personales o empresariales.

Luis D’Elía también podrá descansar. Cómo será un fin de semana sin pechazos ni insultos. Lo propio hará Cecilia Pando y otros cavernícolas; deberán guardar sus megáfonos. Esta película fue un drama con pasos de comedia.

Ojalá que mientras todos nos tomamos un respiro se abra un tiempo para el pensamiento y la reflexión. Qué se hizo mal, en qué se acertó. Qué fue evitable y qué no.

Aunque no faltará quien opine que el pensamiento y la reflexión le hacen el juego a la derecha.

Anuncios
El juego a la derecha

3 comentarios en “El juego a la derecha

  1. Ilda Lago dijo:

    Rey escucho todos los dias tu programa de radio, y todos los dias me agarro unas rabietas infernales con tus comentarios, a veces envio mails, y antes los leian, ya no, si es por disentir, lo siento, pero yo no voy a cambiar mis puntos de vista para congraciarme con nadie, escucho el programa, porque los comentarios de Romi son buenisimos, siempre da información exacta y sus comentarios son tan valederos que no creo que nadie pueda rebatirlos.
    Los escucho tambien porque el Ruso, pasa la musica que me encanta, y sus conocimientos tanto en deporte, como en musica son barbaros, la frescura y desenfado de Vero, tambien me gusta, solo disiento con vos, y es porque tenes la idea fija, sobre que y bueno quizas esta todo mal, pero, siempre tenes un pero, y eso para mi no va, o es blanco o negro, no gris. Este es el peor gobierno que hemos tenido desde el 83, y lejos, peor que el del innonbrable, el riojano tuvo una politica mas genocida que los milicos de los 70, los milicos mataron muchisimos jovenes que tenian ideales, como los tenia yo, pero el cretino de menen condeno a toda una generación de chicos al hambre y a su destrucción mental, y eso es mucho mas genocida que las balas de una ametralladora, a deladuda, no me alcanzan las palabras para descalificarlo, bueno no se ya escribi un monton y no se si todo muy claro, lo unico que puedo decirte, es que releas un poco mas de historia y vas a ver, que solo dos gobiernos pudieron cambiar el destino de este pais, Frondizi, y el mejor de los mejores, el dignisimo Dr.Illia. Yo vivi su gobierno, y si los cretinos de los argentinos lo hubieran dejado gobernar, hoy seriamos el mejor pais del mundo, pero nosotros somos asi, a los buenos, los destruimos y aplaudimos a cualquier atorrante que enarbola como el cretino de K la bandera de los derechos humanos y decimos es el mejor. Y con respecto a eso de que derechos humanos me habla cuando se rie en la cara de todos los tarados que lo aplauden, metiendoles la mano en el bolsillo todos los dias, y saqueando al pais con una impunidad que sinceramente asusta. Bueno Rey no se si esto te muestra un poco lo que es esta vieja que te escribe, juro que ya estoy muerta de sueño, pero por favor, cuando envio un mail, no quiero que lo lean al aire, pero si que tengan la gentileza de agradecer a todos los que los enviamos y no los leen. Mi afecto a todos, los periodistas son muy valiosos, aunque algunos como vos muchas veces me enojen. Ilda.

    Me gusta

  2. Ilda leí tu mensaje, como leo todos los de esta página. En la radio también lo hacemos, lo hace Verónica, ocurre que son tantos que es muy difícil dar cuenta de todos. Mis disculpas. Y te dejo una frase que utilizábamos con mi padre: ojalá nos sigan uniendo llas diferencias.

    Me gusta

  3. cuesta entender dijo:

    Reynaldo: como vos, espero no equivocarme, creo que hay un saldo muy negativo para todos nosotros del proceso conflictivo de los meses anteriores. Lo que creo más negativo es el olvido periodístico del dato. Durante estos meses a muchos periodistas, (no te incluyo a vos, no por quedar bien, sino porque lo sentí honesto a tu trabajo en la radio, donde te escucho a vos y tus cpñeros) no les interesó ir a buscar información: sencillamente se pusieron del lado de la protesta campesina. No creo que haya habido inocencia en esa actitud, aunque muchos deben haber estado desprevenidos. Hay muchos otros que actuaron con soberana ignorancia. La imagen más prototípica del comportamiento periodístico fue el de Bazán del canal 13. Creo que ese canal sabe jugar con él: el mismo comportamiento narrativo lo tuvo cuando fue el santiagazo en el 94 o 95. Nadie en la comunidad periodística nacional consideró siquiera, vos incluido, que un clima destituyente no quiere decir golpe de estado. Pero qué otra consecuencia se puede extraer cuando un grupo poderoso acompañado por medios poderosos le dice a todo el mundo: “la presidenta es un obstáculo para solucionar el conflicto”. yo me pregunto, ¿porqué razón se escondió en la crónica periodística el padecimiento de los pasajeros de omnibus o de los conductores atrapados en las rutas durante horas?. Seguí los archivos televisivos y vas a notar una exagerada ausencia de esa parte parte de la vivencia en las rutas cortadas. Y la respuesta es evidente: hubo manipulación deliberada de la información para hacerla manifiestamente amable a la pretensión de los estancieros. Los cuales, por otro lado, tienen claramente pretensiones hegemónicas: se quieren apropiar de “la patria”, “el pueblo”, “la Argentina interior”, “la institucionalidad”. Establecieron de ese modo la línea de confrontación estratégica de manera que quien les discutiera quedara en el otro frente: la antipatria, el poder, el centralismo, el autoritarismo. En eso fueron muy astutos, se dieron cuenta rápido de que el problema es político y no administrativo, aunque cuando les sirve hablan de que se trata solamente de un problema sectorial: obvio cuando tengan que sacar ventajas no las van a compartir, en términos prácticos a eso apuntan. El periodismo ayudó o entró rápido en el juego. ¿No te parece eso destituyente?. Está claro que hay por lo menos dos objetivos en ese juego facilitado por el oficialismo: que Cristina se vaya o que quede condicionada para el resto de la gestión. Ellos quieren gobernar y no lo dicen. Los periodistas no han visto o deliberadamente han escondido esta doble intención.
    Yo te sugiero que revises la historia de la hegemonía agraria, cuyo final coincide, seguramente ya lo sabés, con la llegada del peronismo y la sustitución de importaciones. Ya hemos tenido hegemonía agraria y lo que sabemos es que hubo esclavitud ( hay un amigo en Catamarca que estudio este período y tiene registros de personas que sufrían latigazos en la zona de viñedos). Seguramente no va a ser ese el trato para estos tiempos, pero la sofisticación sólo puede disimular la explotación. La lógica del predominio agrario, por la naturaleza de las relaciones de producción involucradas, es salvaje. Es la de Bush: valores de comunidad cerrada, sentido común excluyente, y sobre todo, exacervado sentido de propiedad privada. He escuchado comentarios que resaltan la alianza campo – ciudades, por supuesto que con la esperanza de que eso contribuya a sacar a los kirchner. Pero hay que preguntarse, ¿hubo alguna vez conflicto campo – ciudad?, de ninguna manera, los dueños del campo son hombres de ciudad (y además los productores de ahora no son los del grito de Alcorta, son más hedonistas, prefieren calcular ganancias antes que herencia cultural o visión de mundo o proyecto colectivo). Lo novedoso es que los dueños del campo han persuadido a buena parte de la población urbana de que es mejor que estén de su lado sino las cosas se les va a complicar: claro, controlan los alimentos. En tu radio, Leuco, es uno de los que exalta este resultado virtuoso del conflicto. Pero que alguien te ponga las cosas de ese modo es extorsión más que persuación: el resultado es el voto de Cobos, como las felices Pascuas de Alfonsín. Cómo son las cosas: a D’Elia le decían que estaba loco cuando pedía rendición total. Los del campo lo lograron con Cobos sin mediar semejante demanda. Lo hicieron con la fuerza de los hechos: si votaba de otro modo las cosas se pondrían peor. ¿Eso no es clima destituyente?. Los resultados para la práctica democrática están a la vista. Ahora cualquier sector podrá exigir el mismo trato recurriendo a las mismas armas. Ya lo advirtieron los estatales cordobeses. Por cierto que el resultado no será el mismo: no tienen el mismo poder de demanda que De Angelis o la mesa de enlace. Ahora imaginate a los del campo asumiendo el gobierno: qué seria de los estatales si ellos creen que comen de la riqueza de ellos, que políticos y burócratas son zánganos corruptos, que la policía que merece gasoil es la que cuida los campos. La lógica de la propiedad de la riqueza como la han expuesto ellos es terrible. Para ellos no hay mérito social ni político en la recuperación del valor de la tierra. Ahora saben que necesitan del gobierno, pero no como instancia política sino como administración de bienes. Nunca más apropiada la percepción de Marx: quieren una junta que administre las ganancias y haga llevadera la explotación.
    Los periodistas que glorifican el triunfo “por paliza” (como lo expresó un periodista de Críticadigital) miran lo que quieren ver y se desentienden del conjunto de las cosas o que las cosas pueden ser de otro modo. Se han olvidado de hacer periodismo, de pronto todos son editorialistas y le dan consejos o le hacen demandas al gobierno ¡y sólo al gobierno!
    Ojalá no vaya a ser y estemos preparados para lidiar con un poder que no conocíamos desde hace décadas (de manos de civiles en elecciones fraudulentas y de militares después) y que ahora buscará seguramente hacerse del gobierno por elecciones. Pero que quieren otro gobierno lo más pronto posible, no tengas dudas. Y ya hay políticos profesionales dispuestos a brindarles sus servicios. Ah!! por cierto, estos no son corruptos ni zánganos: “me doy cuenta que no eran tan malos”, dijo de Angelis cuando le preguntaron por el calibre de algunos de los que votaron a favor de ellos.
    Mirá cómo actuó el periodismo con Saadi. Lo trataron de especulador, de entongar con el gobierno, etc. No había ninguna evidencia en el relato de Crítica (el primero que mencionó el supuesto acuerdo) que diera a entender de reuniones para volcar su voto. Seguramente lo hubo, pero el diario no mostró ninguna evidencia: usó el eufemismo “según pudo saber este diario”. Y después la satanización de Saadi del resto de los diarios apoyándose en el relato de Crítica. Por cierto, el senador stgueño. fue bastante más especulador y no recibió el mismo trato: él anda con la frente alta. Ocurrió en Catamarca: el Ancasti reproduce hasta hace unos días la versión de acuerdos espúreos; la Cámara de Diputados discutió si llamaba a la diputada Acosta que votó a favor de la 125 para que responda porqué lo hizo; el PJ local quiere expulsar a Saadi porque las versiones de los periodistas dicen que acordó con el gobierno.
    Reynaldo, ¿qué pais es este en el que el dueño del campo dice que van a comer lo que él quiera darles y al precio que él ponga y después reciba el aplauso de 200 mil entusiastas ilustrados – espontáneos – desinteresados – democráticos ciudadanos comunes?. Y resulta que los que están con el gobierno tienen que andar con la cabeza baja o esconderse porque no van a poder andar por los pueblos del interior que son propiedad de los dueños del campo. Habría que preguntarle a Duhalde donde hay más peligro de fascismo: él lo sabe bien y es un auspiciante de eso, no?. Nada más que él les está ofreciendo sus sofisticados servicios de control democrático.
    Bueno, ojalá que las cosas no se vuelvan peor. Pero el periodismo tiene que revisar rápidamente sus códigos profesionales si no quiere terminar absorvido, si no quiere terminar siendo gacetillero del nuevo dominio.
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s